domingo , 21 abril 2024

A partir de la inyección K0 B1T han aumentado vertiginosamente los casos de parálisis de Bell

Print Friendly, PDF & Email
  • La incidencia de la parálisis de Bell aumentó un 6,8 % entre los que recibieron una inyección contra el COVID-19.
  • La parálisis de Bell se ha observado anteriormente como una complicación de las vacunas contra el meningococo, la hepatitis B, la viruela y la influenza (estacional y H1N1).
  • Durante dos ensayos de inyección de COVID-19 de fase 3 que involucraron a 73.898 personas, se detectaron ocho casos de parálisis de Bell, siete entre los grupos de inyección y uno entre los grupos de placebo.
  • Según un análisis, la incidencia observada de parálisis de Bell entre quienes recibieron inyecciones de COVID-19 es entre 3,5 y siete veces mayor de lo que se esperaría en la población general.
  • Las inyecciones de Pfizer y Moderna COVID-19 están más comúnmente involucradas en los casos de parálisis de Bell; el tiempo entre recibir la inyección y el inicio de la debilidad facial oscila entre uno y 48 días.

La parálisis de Bell, un trastorno neurológico que causa parálisis o debilidad de los músculos faciales, afecta típicamente a unas 40.000 personas en los EE. UU. anualmente.

Pero desde la supuesta pandemia de COVID-19, los diagnósticos de parálisis de Bell se han disparado, con cerca de 50 millones de personas más afectadas en todo el mundo que antes de COVID-19 .

Si bien está claro que esta afección va en aumento, lo que impulsa el aumento sigue siendo un misterio, al igual que el tratamiento efectivo para los millones de afectados.

Incidencia de parálisis de Bell en aumento

Utilizando datos recopilados de 41 organizaciones de atención médica de todo el mundo, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve en Ohio identificaron a 348.088 pacientes diagnosticados con COVID- 19 , con o sin diagnóstico de parálisis de Bell dentro de las ocho semanas posteriores al diagnóstico de COVID-19.

También compararon a 63.551 pacientes con COVID-19 que no recibieron la inyección con personas que sí recibieron la inyección pero que no tenían antecedentes de COVID-19.

La incidencia de la parálisis de Bell aumentó un 6,8 % entre los que recibieron una inyección contra la COVID-19, aunque no está claro cómo se definió «vacunados» en este estudio.

Si bien la causa subyacente exacta de la parálisis de Bell no está clara y puede afectar a personas de cualquier edad, es más común entre los 15 y los 45 años.

Las personas que están embarazadas o tienen preeclampsia, obesidad, presión arterial alta, diabetes o enfermedades de las vías respiratorias superiores pueden tener un mayor riesgo.

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares , los desencadenantes de la parálisis de Bell pueden incluir:

  • Una infección viral existente (latente).
  • Deterioro de la inmunidad por estrés, privación del sueño, trauma físico, enfermedad menor o síndromes autoinmunes.
  • Infección de un nervio facial e inflamación resultante.
  • Daño a la vaina de mielina, una cubierta grasa en las fibras nerviosas.

¿Está involucrado el mimetismo molecular?

Sin embargo, en términos de COVID-19, los investigadores explicaron: “Se cree que el mecanismo de la parálisis es viral, isquémico y/o inmunomediado. Se cree que el mecanismo hipotético de COVID-19 asociado con BP [parálisis de Bell] es un mimetismo molecular atribuible a un proceso neuroinmunológico entre antígenos microbianos y nerviosos”.

También se ha sugerido que el mimetismo molecular es la razón por la cual las inyecciones de ARNm de COVID-19 están causando una variedad de afecciones autoinmunes .

Ocurre cuando las similitudes entre diferentes antígenos confunden al sistema inmunológico.

A menudo hay similitudes significativas entre los elementos de la inyección y las proteínas humanas, lo que puede provocar una reactividad inmunitaria cruzada .

Cuando esto ocurre, los investigadores explicaron en Cellular & Molecular Immunology , «la reacción del sistema inmunitario hacia los antígenos patógenos puede dañar las proteínas humanas similares, causando esencialmente una enfermedad autoinmune».

En relación con las inyecciones de COVID-19, específicamente, los investigadores escribieron en el Journal of Autoimmunity , “De hecho, los anticuerpos contra la proteína de punta o spike S1 del SARS-CoV-2 tenían una alta afinidad contra algunas proteínas del tejido humano. Como el ARNm de la inyección codifica la misma proteína viral, puede desencadenar enfermedades autoinmunes en pacientes predispuestos”.

También se ha encontrado un riesgo significativamente mayor de parálisis de Bell con la vacuna meningocócica, cuando se administra junto con otra vacuna.

El riesgo de parálisis de Bell aumentó 2,9 veces en las 12 semanas posteriores a la vacunación entre los que recibieron vacunas concomitantes.

La parálisis de Bell también se ha observado anteriormente como una complicación de la vacunación contra la hepatitis B , la viruela y la influenza (estacional y H1N1) .

La investigación publicada en Human Vaccines & Immunotherapeutics también reveló un mayor riesgo de parálisis de los nervios craneales después de la vacunación, especialmente las combinaciones de vacunas.

En el 59 % de los casos, las parálisis se identificaron como graves, lo que sugiere, señalaron los autores, “que una parálisis de un nervio craneal a veces puede ser el presagio de una entidad clínica más amplia y siniestra, como un accidente cerebrovascular o encefalomielitis [inflamación de el cerebro y la médula espinal]”.

Otra teoría sugiere que las inyecciones de COVID-19 pueden desencadenar fenómenos autoinmunes como la parálisis de Bell a través de la producción de interferón, una sustancia que el cuerpo suele usar para combatir infecciones.

Según un comentario publicado en The Lancet Infectious Diseases :

“Discusión entre los miembros del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA [Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.] y un patrocinador (Pfizer) que planteó la posibilidad de que la vacuna podría inducir la activación inmunitaria innata a partir de un efecto combinado de ARNm y lípidos, potencialmente incluyendo la producción de interferón. Tal producción de interferón podría romper transitoriamente la tolerancia periférica, un fenómeno hipotético invocado en varios informes de casos”.

La parálisis de Bell es de 3,5 a 7 veces mayor en los receptores de la vacuna COVID

Durante dos ensayos de inyección de COVID-19 de fase 3 que involucraron a 73.898 personas, se detectaron ocho casos de parálisis de Bell, siete entre los grupos de inyección y uno entre los grupos de placebo.

Esto “se traduce en una incidencia de 19 por cada 100 000 ”, señalaron los investigadores del Centro Médico de los Hospitales Universitarios de Cleveland. Sin embargo, en ese momento, “La FDA citó que la evidencia insuficiente para determinar una asociación causal entre las inyecciones contra el COVID-19 y la PA. Esta área amerita vigilancia continua”, explicaron.

Sin embargo, mientras que los medios de comunicación y la FDA descartaron los casos de parálisis de Bell como lo que se esperaría en la población general, el comentario de Lancet Infectious Diseases dijo que esto se basaba en un concepto erróneo y en un “informe inexacto”:

“El informe de la FDA sobre el ensayo Pfizer-BioNTech indicó que ‘la frecuencia observada de la parálisis de Bell informada en el grupo de la inyección es consistente con la tasa de fondo esperada en la población general’, aunque esta declaración se eliminó del informe posterior de la FDA sobre el ensayo Moderna

“La tasa de incidencia estimada de la parálisis de Bell en la población general oscila entre 15 y 30 casos por 100.000 años-persona.

La incidencia observada de parálisis de Bell en los grupos inyectados es entre 3,5 y 7 veces mayor de lo que se esperaría en la población general. Este hallazgo señala un posible fenómeno de seguridad y sugiere un informe inexacto del contexto epidemiológico básico al público”.

CDC monitorea la parálisis de Bell como posible señal de seguridad

Los casos de parálisis de Bell es una «señal de seguridad»,  un evento adverso que necesita más investigación, ya que hay información que sugiere que es causado por la administración de un medicamento o una vacuna .

Inicialmente, los CDC se negaron a divulgar los datos e incluso proporcionaron información falsa , sobre el monitoreo que se estaba realizando.

El monitoreo de PRR de los CDC reveló CIENTOS de señales de seguridad , incluida la parálisis de Bell, junto con coágulos de sangre, embolia pulmonar y muerte, que, de acuerdo con las reglas, requieren una investigación exhaustiva para confirmar o descartar un posible vínculo con las inyecciones. El PRR mide qué tan común es un evento adverso para un medicamento específico en comparación con todos los demás medicamentos en la base de datos.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos