lunes , 22 julio 2024

Escape de patógenos en accidentes de laboratorios relacionados con infecciones

Print Friendly, PDF & Email

Laboratory-acquired infections and pathogen escapes worldwide between 2000 and 2021: a scoping review DOI: https://doi.org/10.1016/S2666-5247(23)00319-1https://www.thelancet.com/journals/lanmic/article/PIIS2666-5247(23)00319-1/fulltext

Informes de casos de infección adquirida en laboratorio, incluidos los patógenos causales para cada región geográfica para el período de 2000 a 2021. Stuart D. Blacksell et al.

La publicación del estudio Lancet Microbe , que coincide con la preocupación mundial sobre el posible origen de la COVID-19 mediante “fugas de laboratorio”, ha generado una creciente conciencia sobre la investigación de ganancia de función y la preocupación pública por cuestiones de bioseguridad, con llamados a poner fin a la arriesgada ganancia de función. -La investigación de funciones es cada vez más común.

Ha habido un aumento del gasto en bioseguridad por parte del gobierno de EE. UU., que dieron lugar a una escalada de estudios de «ganancia de función» que apuntan a desarrollar deliberadamente patógenos altamente virulentos y fácilmente transmisibles con el propósito declarado de desarrollar vacunas preventivas para animales para prevenir la infección de virus antes de que «pasen» a los humanos. Esto llevó a la transformación del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) en una agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Entre 2000 y 2021, al menos 16 patógenos supuestamente escaparon de los laboratorios de investigación, según un nuevo estudio publicado en The Lancet Microbe, pero los autores del estudio dijeron que sus hallazgos pueden “sólo representar la punta del iceberg” en términos de números debido a la falta de los requisitos estándar de presentación de informes.

Un equipo de investigadores examinó artículos revisados ​​por pares e informes en línea en inglés, chino y alemán, buscando todos los indicios de «escape» de un patógeno accidentalmente de algún laboratorio o que se determinó que una infección fue «adquirida en el laboratorio» durante el período del estudio. .

Además de los 16 episodios de “escape” de patógenos, los investigadores encontraron 309 casos de infecciones adquiridas en el laboratorio causadas por 51 patógenos diferentes.

El setenta y siete por ciento de esas infecciones fueron causadas por patógenos bacterianos, el 13,9% por virus, el 7,1% por parásitos, el 1,6% por hongos y menos del 1% por un agente priónico .

Ocho de los casos fueron mortales, y seis de esas muertes fueron causadas por bacterias, como Yersinia pestis , causante de la peste, o Neisseria meningitidis . Una muerte fue causada por el virus del Ébola.

La gran mayoría de las infecciones se produjeron como resultado de:

  • “errores de procedimiento”,
  • violaciones de los procedimientos de bioseguridad o
  • mitigación de riesgos, que incluían
  • el uso de equipo de protección personal inadecuado,
  • una formación inadecuada o
  • un mal manejo de muestras.

El resto de las infecciones fueron causadas por pinchazos de agujas, derrames, salpicaduras, viales abiertos, mordeduras de animales o “razones desconocidas”.

La mayoría de las enfermedades ocurrieron en América del Norte, Europa y Asia, y Estados Unidos representa más de las tres cuartas partes de las infecciones. La mayoría de los escapes de patógenos fueron “internos”, lo que significa que se limitaron al laboratorio, pero algunos escaparon a la comunidad en general.

Algunos de los ejemplos más conocidos de fugas externas discutidos en el informe incluyeron un brote a gran escala de Brucella en 2019 , que se filtró de una planta biofarmacéutica donde el Estado chino producía vacunas contra la brucelosis animal en Lanzou, China.

La fábrica había estado utilizando desinfectantes y sanitizantes vencidos, lo que resultó en una mala desinfección del gas residual de sus cubas de fermentación. El gas contenía Brucella en aerosol, que el viento llevó hacia el sureste, hacia el Instituto de Investigación Veterinaria y las comunidades cercanas.

Las primeras infecciones por brucelosis se identificaron en el instituto de investigación en noviembre de 2019 y la fábrica fue cerrada, pero no se pudo contener la propagación.

En noviembre de 2020, más de 10.000 personas estaban infectadas con brucelosis, que causa fiebre y dolores musculares que pueden durar desde semanas hasta años.

En otro incidente de fuga de laboratorio muy publicitado y documentado en el artículo, un investigador del virus del Nilo Occidental, que sólo tenía 20 minutos de entrenamiento en un laboratorio P3 (o laboratorio de Nivel de Bioseguridad 3, BSL3) en Singapur, se infectó en 2003 con la primera Virus SARS mientras trabaja. El investigador expuso 84 contactos y corrió el riesgo de reactivar allí la epidemia de SARS de 2002-2004, según el Boletín de los Científicos Atómicos .

Otro escape del laboratorio de SARS ocurrió en el Instituto Militar de Investigación Preventiva de la Universidad de Defensa Nacional de Taiwán, un laboratorio P4 (BSL4), en 2003. En este caso, un investigador fue descuidado en la limpieza porque “tenía prisa” y contrajo SARS.

El profesor de derecho internacional Francis Boyle, JD, Ph.D. de la Universidad de Illinois, un experto en armas biológicas que redactó la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989 , dijo:

“En términos generales, estas filtraciones de laboratorio indican que los respectivos laboratorios están involucrados en la investigación, el desarrollo, las pruebas y el almacenamiento de sus respectivas armas ofensivas de guerra biológica en violación de la Convención sobre Armas Biológicas y, aquí en los EE.UU., en violación dela Convención sobre Armas Biológicas. -Ley contra el terrorismo de 1989”.

Boyle dijo que todos los laboratorios BSL3 y BSL4 a nivel mundial «deben cerrarse inmediatamente antes de que tengamos otra pandemia de COVID-19». Dijo que cree que la pandemia se originó como un arma de guerra biológica ofensiva con propiedades de ganancia de función que se filtró del BSL4 de Wuhan, en cooperación con el BSL3 de la Universidad de Carolina del Norte.

El nuevo libro de Robert F. Kennedy Jr., “ El encubrimiento de Wuhan : y la aterradora carrera armamentista de armas biológicas”, proporciona “pruebas definitivas en apoyo de esa propuesta”, añadió.

Una breve historia de infecciones y fugas de laboratorio de alto perfil

Las infecciones adquiridas en el laboratorio se registraron por primera vez en 1915, informó el Bulletin of the Atomic Scientists, cuando una encuesta identificó 47 infecciones que ocurrían principalmente porque los investigadores usaban la boca para succionar material patógeno con pipetas.

Pero también ha habido varios escapes de laboratorio probables o confirmados de patógenos de altas consecuencias que resultaron en transmisión más allá del personal del laboratorio, según el historiador médico Dr. Martin Furmanski .

Por ejemplo, la gripe porcina H1N1, que se consideraba extinta en 1957, estalló en Fort Dix, Nueva Jersey, en 1976, lo que provocó la hospitalización de 13 soldados y una muerte. Se hizo un esfuerzo para vacunar a todos los estadounidenses contra el virus, aunque el programa de inmunización se detuvo después de que 25 personas murieran a causa de la vacuna y no estallara ninguna pandemia.

El virus humano H1N1 apareció en Rusia y China en 1977. Los investigadores determinaron en 2010 que había sido una cepa liberada en un laboratorio, probablemente de un laboratorio que intentaba fabricar una vacuna atenuada H1N1 en respuesta a las preocupaciones sobre la pandemia de gripe porcina en Estados Unidos.

El H1N1 se propagó rápidamente por todo el mundo, aunque sólo afectó a personas menores de 20 años, según Furmanski .

Una fuga en una instalación de producción de ántrax en Sverdlovsk, URSS, en 1979 causó la muerte de unas 60 personas, informó la Dra. Meryl Nass en Substack.

Entre 1963 y 1978 en el Reino Unido hubo 80 casos de viruela y tres muertes que fueron el resultado de tres fugitivos de dos instituciones de investigación acreditadas diferentes.

En 1995, un brote grave de encefalitis equina venezolana , que se supuso que procedía de un laboratorio, infectó a 85.000 personas en Venezuela y Colombia, mató a 300, hirió a 3.000 y provocó 10 abortos espontáneos.

Un brote de fiebre aftosa en el Reino Unido en 2007 que provocó el sacrificio de casi 2.000 vacas comenzó a cuatro kilómetros de un laboratorio BSL4, informó Furmanski, y se descubrió que se transmitía a la comunidad en general en el barro contaminado pegado a los vehículos de construcción. .

El periodista e historiador Chernoh Bah , el periodista Sam Husseini y el virólogo Jonathan Latham también han argumentado que hay pruebas sustanciales que indican que el brote de ébola de 2014-2016 en África occidental también puede deberse a una fuga de laboratorio BSL4, informó US Right to Know.

Recientemente, los investigadores plantearon la hipótesis de que el brote de viruela del simio de 2022 provino de un laboratorio.

Y, por supuesto, la larga controversia sobre los orígenes del COVID-19 en el laboratorio se ha prolongado durante los últimos años y se trata en detalle en el libro de Kennedy .Nuevo libro de RFK Jr. y Brian Hooker

Los laboratorios de los CDC tienen algunos de los «peores historiales regulatorios del país»

En los EE. UU., los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA) administran conjuntamente el Programa Federal de Agentes Selectos (FSAP), cuyo objetivo es regular el trabajo con patógenos peligrosos y mortales.

Las instalaciones del sector público y privado que trabajan con 68 agentes y toxinas selectos deben registrarse en el FSAP para ser monitoreadas, principalmente mediante informes propios y visitas a las instalaciones de la agencia.

Su sitio web incluye un informe anual que, entre otras cosas, incluye una lista de robos, pérdidas (falta de contabilización) y liberaciones (infecciones/fugas) reportadas. El informe de 2022 , por ejemplo, no registra ningún robo, seis pérdidas y 170 liberaciones.

Desde que se creó el programa en 2003, no ha habido robos, muertes o casos de enfermedad en el público en general causados ​​por los sujetos obligados, según el sitio web. Pero sus informes sí indican que muchas personas en los laboratorios han necesitado tratamiento médico.

Nass, experta en bioterrorismo y ántrax, dijo que había un gran incentivo para que los países y los laboratorios encubrieran cualquier brote porque los costos de revelar un brote son altos: los países pierden inversión o debe gastar mucho dinero en remediación y los laboratorios pueden cerrarse.

Nass también expresó su preocupación sobre los CDC como agencia reguladora, dado que las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) mostraban que a la propia agencia se le habían suspendido en secreto sus permisos por violaciones graves de seguridad mientras trabajaba con patógenos para armas biológicas.

Sus propios laboratorios han sido remitidos seis veces desde 2003 a la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., que se encarga de las acciones coercitivas por violaciones de agentes selectos.

Ejemplos de violaciones de los CDC incluyeron incidentes de seguridad de alto perfil en la sede de la agencia en Atlanta que involucraron ántrax, ébola y una cepa mortal de influenza a mediados de la década de 2010.

«Las instalaciones de los CDC se encuentran entre un pequeño grupo de operadores de biolaboratorios que tienen los peores antecedentes regulatorios en el país y reciben repetidas sanciones según las regulaciones federales», informó Alison Young de USA Today, quien presentó las FOIA.

En la historia del Programa de Agentes Selectivos, sólo cinco laboratorios han sido suspendidos y otros cinco enfrentaron repetidas remisiones para su aplicación, informó el CDC al Congreso.

Los propios laboratorios de los CDC formaban parte de este grupo muy pequeño, pero esa información se mantuvo oculta.

“¿Por qué los CDC, que no parecen ser capaces de actuar en conjunto en esto, deberían ser ellos quienes recopilen la información y traten con las otras agencias o laboratorios?” —preguntó Nass.

Los autores del estudio de Lancet advirtieron que las cifras de infecciones y fugas en su propio estudio deben “interpretarse con cautela debido a posibles sesgos en los informes voluntarios”.

«Sin requisitos formales globalizados de presentación de informes, los datos resumidos aquí sólo podrían representar la punta del iceberg «, escribieron.

Agregaron que es posible que las infecciones adquiridas en el laboratorio no se notifiquen porque puede resultar difícil discriminarlas de las infecciones presentes en la comunidad.

También señalaron que, si bien el diseño del laboratorio, las mejores prácticas y otras regulaciones son importantes, el problema sigue siendo que la mayoría de las infecciones y fugas son producto de errores humanos y «deben gestionarse con cuidado».

El director de los NIH duplica su compromiso con la investigación de ganancia de función

Dr. Peter Daszak y el Dr. Jeremy Farrar tenían pleno conocimiento de que el SARS-CoV-2 fue diseñado por el Dr. Ralph Baric, financiado por NIH y el trabajo realizado por el Dr. Shi Zhengli en el Instituto de Virología de Wuhan. Documentado en artículos publicados en 2015-16 https://www.nature.com/articles/nm.3985https://www.pnas.org/doi/full/10.1073/pnas.1517719113

La publicación del estudio Lancet Microbe , que coincide con la preocupación mundial sobre el posible origen de la COVID-19 mediante “fugas de laboratorio”, ha generado una creciente conciencia sobre la investigación de ganancia de función y la preocupación pública por cuestiones de bioseguridad, con llamados a poner fin a la arriesgada ganancia de función. -La investigación de funciones es cada vez más común.

Las agencias de salud estadounidenses, particularmente los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y sus sub-agencias – como el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) – han sido objeto de un intenso escrutinio a medida que las investigaciones han revelado que desde el 11 de septiembre han dirigido masivamente financiación para investigaciones peligrosas sobre ganancia de función tanto dentro como fuera del país.

Durante este período, se puso en marcha un plan “para transformar el NIAID, bajo la dirección del Dr. Anthony Fauci , en una agencia de facto del Departamento de Defensa.

Sin embargo, los funcionarios de salud estadounidenses han minimizado continuamente los riesgos asociados con la investigación de ganancia de función.

La Dra. Monica M. Bertagnolli , la nueva directora de los NIH (cargo que anteriormente ocupaba el Dr. Francis Collins) dijo recientemente al New York Times que no tenía planes de cambiar el rumbo en la financiación de la investigación de ganancia de función.

Respondiendo a la pregunta de un periodista sobre si, dadas las preocupaciones planteadas por los expertos sobre la arriesgada investigación, ella planeaba hacer algún cambio en la estrategia de los NIH, dijo:

“La investigación sobre ganancia de función a la que usted se refiere específicamente son las modificaciones que se realizan de posibles patógenos pandémicos, ¿verdad? ¿Qué pasaría si pudiéramos desarrollar una vacuna mucho antes de que tuviéramos que ver un nuevo virus que será otro virus Covid-19? Eso sería un gran beneficio.

«Pero si vamos a hacer ese tipo de investigación, debemos asegurarnos de que los riesgos se minimicen por completo y tener siempre en cuenta que los beneficios justifican los riesgos».

Boyle dijo que esta respuesta era la «propaganda estándar para estos científicos de la muerte«.

Añadió:

“Todos sabemos que la ganancia de función es un eufemismo para referirse al trabajo con armas de guerra biológica ofensivas, como el Covid-19. Se debe terminar toda ganancia de función.

“Dejó en claro que los NIH avanzarán a toda máquina en materia de ganancia de función. El supuesto pretexto que utiliza es que podríamos usar una vacuna contra el próximo Covid-19, que es un trabajo de guerra biológica ofensiva con ganancia de función que se filtró del BSL4 de Wuhan (el Fuerte Detrick de China) en cooperación con el BSL3 de la UNC”.

Todo el marco de su argumento es engañoso, dijo Boyle, porque «en primer lugar, utilizan la ganancia de función para desarrollar el arma ofensiva de guerra biológica y luego aplican ingeniería inversa para desarrollar una ‘vacuna’ en caso de retroceso».

«Entonces, en teoría, podrán utilizar el arma», añadió. «Pero los científicos de la muerte dicen que están haciendo esto para desarrollar la ‘vacuna‘».

Furmanski llamó a este fenómeno una “ profecía autocumplida ”, donde supuestamente los laboratorios estaban trabajando con patógenos para prevenir los brotes que finalmente ellos mismo causaron.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos