jueves , 29 julio 2021

Estudio considera posible que ARN de una inyección de ARNm se pueda integrar a nuestro ADN

 “ARN del SARS-CoV-2 transcrito de forma inversa e integrado en el genoma humano”. bioRxiv (2020) SARS-CoV-2 RNA reverse-transcribed and integrated into the human genome doi: https://doi.org/10.1101/2020.12.12.422516. https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.12.12.422516v1

Un nuevo estudio realizado por científicos del MIT y Harvard plantea que los segmentos del ARN del propio coronavirus probablemente se están convirtiendo en un elemento permanente en el ADN humano. Estos investigadores encontraron que los segmentos genéticos de este virus de ARN probablemente se están abriendo camino en nuestro genoma. Encontraron que la vía probable que se está utilizando es (retrotransposón, y en particular un elemento LINE-1) para que ocurra esta retrointegración.

Parece que esta integración de segmentos de ARN viral en nuestro ADN no es tan raro, según la frecuencia con la que pudieron medir este fenómeno tanto en placas de Petri como en pacientes con COVID, la probabilidad es mucho mayor de lo que anticipaba inicialmente

Este estudio no demostró que el ARN de las vacunas actuales se esté integrando en nuestro ADN. Sin embargo, sí demostraron, de manera convincente, que existe una vía celular viable mediante la cual fragmentos de ARN viral del SARS-CoV-2 podrían integrarse en nuestro ADN genómico. 

Dicho esto, estos datos se pueden usar para hacer una conjetura sobre si el ARN presente en una vacuna de ARN podría alterar potencialmente el ADN humano. Esto se debe a que una vacuna de ARNm consiste en fragmentos del ARN viral del genoma del SARS-CoV-2; en particular, las vacunas de ARNm actuales albergan ARNm estabilizado que codifica la proteína Spike del SARS-CoV-2, que es la proteína que permite que el virus se una a los receptores de la superficie celular e infecte nuestras células.

Esto se pensó casi imposible, posiblemente la importancia de este estudio se minimizará rápidamente con informes de expertos que responden a otros intereses, pero poder responder a la pregunta: ¿Puede el ARN del coronavirus utilizar las vías celulares existentes para integrarse permanentemente en nuestro ADN, desde esa perspectiva, la investigación es sólida. Estos son científicos tienen una trayectoria significativa en MIT y Harvard no pueden ser invalidados tan facilmente.

¿Por qué estos investigadores se molestaron en investigar si el ARN viral podría estar integrado en nuestro ADN genómico? resulta que su motivo no tiene que ver con las vacunas de ARNm. Los investigadores estaban desconcertados por el hecho de que hay un número respetable de personas que dan positivo por COVID-19 por PCR mucho después de que la infección desapareció. También se demostró que estas personas no fueron reinfectadas. Los autores buscaron responder cómo una prueba de PCR es capaz de detectar segmentos de ARN viral cuando se presume que el virus está ausente del cuerpo de una persona. Plantearon la hipótesis de que de alguna manera se copiaban segmentos del ARN viral en el ADN y luego se integraban permanentemente en el ADN de las células somáticas. Esto permitiría a estas células producir continuamente fragmentos de ARN viral que se detectarían en una prueba de PCR, aunque no existiera una infección activa. A través de sus experimentos, no encontraron ARN viral de longitud completa integrado en el ADN genómico; más bien, encontraron segmentos más pequeños del ADN viral, en su mayoría representando la proteína nucleocápside (N) del virus, aunque se encontraron otros segmentos virales integrados en el ADN humano con una frecuencia más baja.

En este artículo, demuestran que:

1) Los segmentos de ARN viral del SARS-CoV-2 pueden integrarse en el ADN genómico humano.

2) Esta secuencia viral recién adquirida no es silenciosa, lo que significa que estas regiones genéticamente modificadas del ADN genómico son transcripcionalmente activas (el ADN se vuelve a convertir en ARN).

3) Segmentos de ARN viral del SARS-CoV-2 retrointegrado en el ADN genómico humano en cultivo celular. Esta retrointegración en el ADN genómico de los pacientes con COVID-19 también está implícita indirectamente en la detección de transcripciones de ARN quimérico en células derivadas de pacientes con COVID-19. Aunque sus datos de RNAseq sugieren que se está produciendo una alteración genómica en pacientes con COVID-19, para probar este punto de manera concluyente, se debe llevar a cabo PCR, secuenciación de ADN o Southern Blot en el ADN genómico purificado de pacientes con COVID-19 para probar este punto de manera concluyente. Esta es una brecha que debe cerrarse en la investigación. Sin embargo, los datos in vitro en líneas celulares humanas son herméticos.

4) Esta retrointegración viral de ARN en ADN puede ser inducida por retrotransposones LINE-1 endógenos, que producen una transcriptasa inversa activa (RT) que convierte ARN en ADN. (Todos los seres humanos tienen múltiples copias de retrotransposones LINE-1 que residen en su genoma). La frecuencia de retrointegración del ARN viral en el ADN se correlaciona positivamente con los niveles de expresión de LINE-1 en la célula.

5) Estos retrotransposones LINE-1 pueden activarse por infección viral con SARS-CoV-2, o exposición de citoquinas a las células, y esto aumenta la probabilidad de retrointegración.

Si el virus es capaz de lograr esto, entonces la vacuna podría hacer lo mismo?

Estas vías que estos investigadores verificaron con sus experimentos no son desconocidas para las personas que entienden la biología molecular a un nivel más profundo. Este no es un conocimiento oculto que solo está disponible para los iniciados. Las personas que están desarrollando las vacunas son personas que entienden la biología molecular a un nivel muy sofisticado. Entonces, ¿por qué no investigaron esto, ni siquiera hicieron esta pregunta, o incluso hicieron algunos experimentos para descartarlo. En cambio, solo usaron biología básica superficialmente simplista como una pantalla de humo para decir que el ARN no se convierte en ADN. Esto es completamente falso.

El ARN de la vacuna es diferente al ARN producido por el virus. El ARN de la vacuna está diseñado artificialmente. Primero, está diseñado para permanecer en sus células durante mucho más tiempo de lo habitual (el ARN es naturalmente inestable y se degrada rápidamente en la célula). En segundo lugar, está diseñado de manera que sea eficaz para traducirse en proteína (lo logran mediante la optimización de codones). Aumentar la estabilidad del ARN aumenta la probabilidad de que se integre en su ADN; y aumentar la eficiencia de la traducción aumenta la cantidad de proteína traducida del ARN si llega a incorporarse a su ADN en una región transcripcionalmente activa de su genoma. Teóricamente, esto significa que cualquier efecto negativo asociado con el proceso natural de integración de ARN / ADN viral,

Estos investigadores del estudio, encontraron que la información genética de la proteína nucleocápsida “N” era, el mayor culpable de estar permanentemente integrada en el ADN humano (porque este ARN es más abundante cuando el virus se replica en nuestras células). La vacuna, por otro lado, contiene ARN que codifica la proteína Spike (S). Por lo tanto, si el ARNm de la vacuna (o subsegmentos de la misma) llegara a una región transcripcionalmente activa de nuestro genoma a través de un proceso de retrointegración, haría que nuestras células produjeran una sobreabundancia de proteína Spike, en lugar de que la proteína N. Nuestro sistema inmunológico produce anticuerpos contra las proteínas N y S, pero la proteína Spike es el objetivo principal de nuestro sistema inmunológico porque existe en el exterior del virus. Si nuestras células se vuelven fábricas productoras permanentes (en lugar de temporales) de proteínas de pico debido a la alteración permanente de nuestro ADN genómico, esto podría conducir a problemas autoinmunes graves

No se está afirmando que una inyección de ARNm alterará permanentemente el ADN genómico, esta investigación sin duda, merece una inspección y una prueba más seria para descartar esta posibilidad, y debe ser incorporada en el programa de prueba riguroso y completo con el mismo entusiasmo que impulsó la vacuna al azar a través de los puntos de control de seguridad normales.

Citando de al estudio:

En apoyo de esta hipótesis, encontramos transcripciones quiméricas que consisten en secuencias virales fusionadas con secuencias celulares en conjuntos de datos publicados de células cultivadas infectadas con SARS-CoV-2 y células primarias de pacientes , consistentes con la transcripción de secuencias virales integradas en el genoma. Para corroborar experimentalmente la posibilidad de retrointegración viral, describimos evidencia de que los ARN del SARS-CoV-2 se pueden transcribir de forma inversa en células humanas mediante transcriptasa inversa (RT) de los elementos LINE-1 o por RT del VIH-1 , y que estos ADN las secuencias pueden integrarse en el genoma celular y posteriormente transcribirse .  La expresión endógena de LINE-1 se indujo tras la infección por SARS-CoV-2 o por exposición a citocinas en células cultivadas , lo que sugiere un mecanismo molecular para la retrointegración del SARS-CoV-2 en pacientes. Esta nueva característica de la infección por SARS-CoV-2 puede explicar por qué los pacientes pueden continuar produciendo ARN viral después de la recuperación y sugiere un nuevo aspecto de la replicación del virus ARN .

ver más:

PROTEÍNAS RETROVIRALES HUMANAS EN POSIBLE CONFLICTO CON LA “VACUNA” DE ARNm QUE CODIFICA PARA LA PROTEÍNA DE ESPIGA DE SARS COV 2.
Dra. Medicina Mª José Martínez Albarracín y Almudena Zaragoza Licenciada en Biología. Máster en Técnicas de Caracterización y Conservación de la Diversidad Biológica http://www.biologosporlaverdad.es/spikeysincitinas.pdf