lunes , 5 diciembre 2022

Estudio contundente para suspender las inyecciones contra K0 B1T

Curing the pandemic of misinformation on COVID-19 mRNA vaccines through real evidence-based medicine, Journal of Insulin Resistance | Vol 5, No 1 | a71 | DOI: https://doi.org/10.4102/jir.v5i1.71  – https://insulinresistance.org/index.php/jir/article/view/71

The Journal of Insulin Resistance publicó un artículo de investigación de dos partes , «Curar la pandemia de desinformación sobre las vacunas de ARNm de COVID-19 a través de medicina real basada en evidencia».

Esto fue escrito por uno de los cardiólogos más eminente del Reino Unido, el Dr. Aseem Malhotra, quien fue uno de los primeros en tomar dos dosis de la inyección y promocionarla en » Good Morning Britain «.

Malhotra ahora dice que desde el lanzamiento de la inyección, la evidencia de su efectividad y las tasas reales de eventos adversos han cambiado y ahora, “Hay un fuerte argumento científico, ético y moral para demostrar que el lanzamiento de las inyecciones COVID-19 debe detenerse inmediatamente hasta que los datos sin procesar se hayan publicado para un escrutinio completamente independiente”.

Además, los datos del mundo real revelan que en la población no anciana, el número necesario para vacunar para prevenir una muerte por COVID-19 asciende a miles y que el nuevo análisis de los datos de ensayos controlados aleatorios de los ensayos clínicos iniciales de inyecciones sugiere una mayor riesgo de sufrir un evento adverso grave por la inyecciones que ser hospitalizado con COVID-19.

Los resúmenes generales del trabajo de investigación de dos partes se encuentran a continuación, junto con una transcripción del video anterior en el que presenta sus hallazgos.

Documental: «Inyecciones K0B1T ¿Seguras y Efectivas? – Una segunda opinión» https://odysee.com/@CienciaySaludNatural.com:3/2-opinion:a?r=8kGvFrRV7tzMKHtUuaT9jivuk3Ky6ddW

Parte 1

Antecedentes: en respuesta al síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), se han administrado varios agentes farmacéuticos nuevos a miles de millones de personas en todo el mundo, incluidos los jóvenes y sanos con poco riesgo de contraer el virus.

“Se ha otorgado un margen considerable en términos de pruebas preclínicas y clínicas de estos agentes, a pesar de un mecanismo de acción completamente nuevo y características de biodistribución preocupantes».

“ Objetivo: obtener una mejor comprensión de los verdaderos beneficios y los daños potenciales de las inyecciones contra la enfermedad por coronavirus (COVID) del ácido ribonucleico mensajero (ARNm).

“ Métodos: una revisión narrativa de la evidencia de ensayos aleatorios y datos del mundo real de los productos de ARNm de COVID con especial énfasis en la inyección de BionTech/Pfizer.

Resultados: En la población no anciana el ‘número necesario a tratar’ para prevenir una sola muerte asciende a miles.

“El nuevo análisis de los ensayos controlados aleatorios que utilizan la tecnología del ácido ribonucleico mensajero (ARNm) sugiere un mayor riesgo de eventos adversos graves por las inyecciones que ser hospitalizado por COVID-19.

“Los sistemas de farmacovigilancia y los datos de seguridad del mundo real, junto con los posibles mecanismos de daño, son muy preocupantes, especialmente en relación con la seguridad cardiovascular».

“Reflejando una señal potencial del ensayo de fase 3 de Pfizer, se observó un aumento significativo en las llamadas de ambulancia por paro cardíaco en Inglaterra en 2021, con datos similares que surgieron de Israel en el grupo de edad de 16 a 39 años».

Conclusión: No se puede decir que el consentimiento para recibir estos agentes fue plenamente informado, como se exige ética y legalmente. Hace ya mucho tiempo se tendría que haber hecho una pausa y una reevaluación de las políticas globales de vacunación para COVID-19 ”.

Parte 2

“Antecedentes: Las autoridades y secciones de la profesión médica han apoyado políticas poco éticas, coercitivas y mal informadas, como los mandatos de inyecciones y los pasaportes de vacunas, socavando los principios de la práctica médica ética basada en evidencia y el consentimiento informado.

“Estas acciones lamentables son un síntoma del ‘desorden de la información médica’: la punta de un iceberg de mortalidad donde se estima que los medicamentos recetados son la tercera causa más común de muerte en todo el mundo después de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

“ Objetivo: Identificar las principales causas profundas de estas fallas en la salud pública.

Métodos: una revisión narrativa de los factores impulsores actuales e históricos que sustentan la pandemia de desinformación médica.

Resultados: Las causas subyacentes de este fracaso incluyen la captura regulatoria: los guardianes que se supone que deben proteger al público en realidad están financiados por las corporaciones que se benefician de la venta de esos medicamentos.

“La falla de los mensajes de salud pública también ha resultado en un desperdicio desenfrenado de recursos y una oportunidad perdida de ayudar a las personas a llevar una vida más saludable con cambios de estilo de vida relativamente simples y de bajo costo.

Conclusión: Hay un fuerte argumento científico, ético y moral para demostrar que la administración actual de la inyecciones COVID debe detenerse hasta que todos los datos sin procesar hayan sido sometidos a un escrutinio completamente independiente.

“Mirando hacia el futuro, las profesiones médicas y de salud pública deben reconocer estas fallas y evitar el dinero contaminado del complejo médico-industrial.

“Tomará mucho tiempo y esfuerzo recuperar la confianza en estas instituciones, pero la salud, tanto de la humanidad como de la profesión médica, depende de ello”.

En una entrevista reciente con GB News del Reino Unido , Malhotra dijo:

“Cuando se lanzaron las inyecciones por primera vez, nos dijeron que tenían una eficacia del 95 % contra la infección.

«Esto no es verdad. Esto se basa en la reducción del riesgo relativo. En términos absolutos, brindaron una protección del 0,84 %, lo que significa que solo una de cada 119 personas estaría protegida contra la infección.

“Esta estadística fue el pretexto bajo el cual se implementaron los mandatos de vacunación».

“Los datos más recientes revelan que una vez infectados, no hay una diferencia significativa en las tasas de transmisión entre los vacunados y los no vacunados, lo que hace que cualquier caso científico para los mandatos sea ilegítimo.

La OMS anuncia que las personas que reciban la inyección transgénica también pueden contagiar

CDC admite que las personas completamente vacunadas propagan la variante Delta

“A medida que las cepas mutadas más nuevas y, afortunadamente, menos letales se volvieron dominantes, cualquier protección contra la infección se volvió por lo menos menos efectiva y probablemente completamente ineficaz, incluso si hay alguna protección significativa (aún por determinarse completamente en términos individuales absolutos) contra enfermedad grave y muerte.”

Precisamente como se describe en el video de Canadian Covid Care Alliance, que publiqué de forma cruzada, lo que provocó que me quitaran la plataforma de Twitter .

Extractado del documental de Canadian Covid Care Alliance, alianza de más de 500 médicos, científicos y profesionales de la salud canadienses independientes. https://www.bitchute.com/video/8ibEoCdqsHgc/

Desde entonces, la Canadian Covid Care Alliance ha desarrollado videos adicionales que señalan lo mismo: las vacunas genéticas del SARS-CoV-2 no son seguras ni efectivas, y deben detenerse. Consulte la página web de Canadian Covid Care Alliance para obtener enlaces.

En una nota personal… Malhotra se dio cuenta de que su padre acababa de ser vacunado justo antes de su paro cardíaco y su muerte lo llevó por el camino del descubrimiento.

Ser un buen científico significa mirar más allá de la propaganda y profundizar en la investigación.

En agosto, Malhotra escribió una carta abierta al primer ministro Boris Johnson y al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pidiendo la publicación inmediata de los datos sin procesar del ensayo original de la vacuna COVID-19 de Pfizer.