miércoles , 22 mayo 2024

La contaminación del ADN en las inyecciones contra Covid promueve el cáncer

Print Friendly, PDF & Email

El panel de expertos del Consejo Mundial de la Salud encuentra que la contaminación del adn en las inyecciones contra el covid-19 promueve el cáncer. Un panel internacional de expertos concluye que las inyecciones Covid están contaminadas con ADN extraño y que se ha encontrado Simian Virus 40, SV40, una secuencia genética que promueve el cáncer.

Bath, Reino Unido – El Consejo Mundial para la Salud, en colaboración con asesores expertos, se dedica a brindar al público información precisa y confiable para promover la salud y el bienestar. A la luz de las recientes preocupaciones sobre el ADN bacteriano y las secuencias genéticas en las inyecciones de ARNm, el Consejo Mundial para la Salud organizó una audiencia urgente de expertos sobre este tema crítico el lunes 9 de octubre, 2023.

Kevin McKernan (EE.UU.); Dra. Janci Lindsay (EE.UU.);Prof. Sucharit Bhakdi (Alemania); Prof. Byram Bridle (Canadá); Dr. Peter McCullough (EE.UU.); Prof. Brigitte König (Alemania); Dra. Jessica Rose (Canadá); Prof. Alexandra Henrion-Caude (Francia); La abogada Katie Ashby-Koppens (Australia) compartieron las implicaciones legales del uso de productos transgénicos no regulados como inyecciones génicas «vacunas». Traducido por el canal de telegram Vida y Consciencia. ver directo en: https://www.bitchute.com/video/1ypr6XlLGirG/

La audiencia se llevó a cabo virtualmente y abordó las implicaciones de estos hallazgos para todas las personas del mundo. Los siguientes inmunólogos, genetistas, médicos especialistas e investigadores de renombre internacional compartieron sus hallazgos con la audiencia. El Dr. Mark Trozzi y Christof Plothe, DO , moderaron la audiencia, que incluyó a los siguientes participantes:

Resumen de resultados:

  • 1 Se ha encontrado ADN bacteriano (plásmidos) en viales de inyecciones de ARNm.
  • 2 Se ha encontrado una secuencia genética que promueve el cáncer, el SV40, en las inyecciones contra el Covid-19. Esto no estaba presente en los viales utilizados para los estudios de aprobación, pero se ha encontrado en todos los viales de BioNTech difundidos para uso público.
  • 3 Estos descubrimientos han sido confirmados en varios laboratorios independientes en todo el mundo.
  • 4 El descubrimiento fue realizado originalmente en abril de 2023 por Kevin McKernan, momento en el que se contactó a los organismos reguladores. No se ha recibido ninguna respuesta oficial.
  • 5 Existen múltiples mecanismos en los que esta información genética podría integrarse en el genoma humano.
  • 6 Este ADN podría ordenar a nuestros cuerpos que produzcan ARNm y proteínas extrañas durante un período desconocido, con posibles implicaciones para las generaciones posteriores.
  • 7 No se ha identificado ningún propósito constructivo para la secuencia promotora SV40 no declarada, que además de su riesgo de cáncer, aumenta la capacidad de incorporar el otro material genético extraño en los propios cromosomas de los receptores, lo que podría convertirlos a ellos (y posiblemente incluso a su descendencia) genéticamente de forma permanente. modificado.
  • 8 Hay múltiples secuencias genéticas completamente no declaradas en los viales de Moderna y Pfizer y la secuencia SV40 se encuentra solo en los viales de Pfizer. Sin embargo, las infecciones latentes por SV40 en una parte importante de la población podrían presentar el mismo riesgo para los receptores de Moderna.
  • 9 Incluso en ausencia de integración cromosómica, los plásmidos de ADN podrían generar ARNm para la toxina de la proteína pico y otras proteínas dañinas durante períodos de tiempo prolongados e impredecibles.
  • 10 La integración de ADN extraño en el genoma humano altera las secuencias genéticas naturales existentes; Esto conlleva un mayor riesgo de enfermedades, incluido el cáncer.
  • 11 Las inyecciones contra la Covid-19 califican como productos OGM (organismos genéticamente modificados), que requieren aprobación además de la requerida para las vacunas más antiguas y tradicionales.
  • 12 El consentimiento informado para estos productos es imposible ya que los riesgos de los productos nunca han sido evaluados de manera formal y transparente por los reguladores y no se conocen en su totalidad. Una evaluación independiente de la evidencia emergente y disponible es que estos productos son extremadamente peligrosos con implicaciones de enfermedad, muerte, transmisión y herencia.
  • 13 Los panelistas expertos exigieron una moratoria inmediata sobre estas nuevas “vacunas” genéticas.

a https://childrenshealthdefense.org/defender/covid-vaccines-dna-contamination/?utm_source=telegram&utm_medium=social&utm_campaign=defender&utm_id=20231012

Christof Plothe abrió la audiencia y describió la cuestión de la contaminación por plásmidos de ADN en las inyecciones de ARNm como “probablemente el tema más importante de nuestro tiempo”.

Trozzi describió los esfuerzos para crear conciencia sobre el tema como «una lucha de David contra Goliat», refiriéndose a los recursos limitados del Consejo Mundial de la Salud en comparación con el » presupuesto de 7 mil millones de dólares » de la OMS .

Bhakdi dijo : «Creemos que el descubrimiento del plásmido podría cambiar las reglas del juego», porque la alteración del genoma conduce a la creación de humanos genéticamente modificados, lo que, según dijo, «no será tolerado por el mundo».

“Los médicos de todo el mundo se enfrentan a la decisión de si quieren salvarse o pasar a la historia como cómplices del mayor crimen contra la humanidad. Creemos que aquí existe una oportunidad real”, afirmó Bkahdi.

Hasta un 35% de la inyección de ARNm está contaminada con ADN bacteriano

Los datos y testimonios presentados el lunes se centraron en el hallazgo de McKernan, replicado por otros investigadores, de que hasta el 35% del contenido de las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 consiste en plásmidos de ADN .

Plothe describió los plásmidos como «un anillo circular de ADN en el que se han colocado elementos, mediante modificaciones genéticas, para producir los ARNm».

«Lógicamente, [los plásmidos] no deberían estar en la inyección, porque son los sitios de producción de ARNm y ciertamente no se desea que duren en el cuerpo», dijo Plothe, y agregó que dichos plásmidos contribuyen a la resistencia a los antibióticos.

Henrion-Caude dijo: «Los genes resistentes a los antibióticos más frecuentes nacen en plásmidos y, por lo tanto, se transfieren fácilmente [al ADN]».

El ADN plasmídico bacteriano es «una señal de peligro muy conocida para el sistema inmunológico», dijo Bridle, describiendo cómo activa los agentes que combaten las bacterias del sistema inmunológico y causa inflamación.

«El ADN plasmídico es muy robusto y puede durar mucho tiempo», añadió Bridle, señalando que si estos plásmidos de ADN se modifican aún más, esto «abre la puerta a exacerbar otro problema, que es la expresión potencialmente prolongada de la proteína de pico o spike«. en el cuerpo.

Trozzi dijo que existen «al menos seis o siete métodos» mediante los cuales ADN extraño puede potencialmente incorporarse a los cromosomas humanos, y añadió que «no es de ninguna manera hiperbólico hablar de la invasión genética de personas inocentes sin su conocimiento».

Cómo se produce el ARNm con plásmidos

Bhakdi explicó cómo tiene lugar este proceso dentro del cuerpo. «El genoma es el conjunto completo de instrucciones del ADN que se encuentran en una célula… los libros de la vida que están salvaguardados en el núcleo celular», dijo, describiendo el ARNm como «la receta copiada» de estas instrucciones.

«Las inyecciones son copias de corta duración de recetas cromosómicas que dirigen la producción de antígenos seleccionados como la proteína de pico o spike».

Debido a que la producción en masa de ARNm requiere una disponibilidad masiva de plantillas de ADN, “con cada inyección en el cuerpo humano se administran más de mil millones de copias”.

Bhakdi dijo que esto se logra a través de “miles de millones y billones de copias de ADN” derivadas de bacterias. Las “recetas” de proteínas virales están contenidas en diminutos cromosomas bacterianos que se insertan en plásmidos, que luego se multiplican.

Posteriormente, «los plásmidos se recolectan y se utilizan como plantillas para la producción de copias de ARN», dijo Bhakdi, describiendo cómo las moléculas de ARN se empaquetan luego en pequeños glóbulos grasos denominados nanopartículas lipídicas (LNP).

«El material de embalaje es esencial para proteger el ARN de la destrucción, de modo que pueda viajar por el torrente sanguíneo y llegar a todos los órganos del cuerpo», dijo Bhakdi.

Las nanopartículas lipídicas (LNP) actúan como “caballos de Troya”, según Bhakdi. «Son absorbidos por las células, su carga se libera… y las ‘recetas’ dirigen la producción del producto genético», dijo. Rose comparó este proceso con un sistema de “entrega rápida”.

La inyección COVID aprobada no es la que recibió el público

McKernan señaló que los viales de la inyección COVID-19 utilizadas en ensayos clínicos y posteriormente aprobadas “no son los viales que se entregaron al público”.

En el ensayo clínico se administró una inyección elaborada con el “proceso uno”, que utilizaba PCR para producir el ADN que luego se convertía en ARN para producir la proteína de pico o spike, explicó McKernan.

Sin embargo, “una vez que se completó la prueba, realizaron un cambio”, dijo. «Pasaron a un proceso de producción que fabricaba este ADN en E. coli».

«Esto conlleva un riesgo diferente», dijo McKernan. «Cuando cambiaron para ampliar esto… ahora hay que sacar el ADN de E. coli y no tener ninguna parte de E. coli en la inyección».

McKernan explicó que partes de E. coli son endotoxinas conocidas que pueden causar anafilaxia , una reacción alérgica grave.

Bhakdi dijo: “la contaminación de las inyecciones de ARNm con ADN plasmídico… parece ser la regla y no la excepción”.

Simin Virus 40 (SV40) DNA ‘la revelación más sorprendente

McKernan habló sobre “la revelación más sorprendente”: los componentes promotores del cáncer SV40 que se encuentran en las vacunas monovalentes de Pfizer. Estos “no fueron revelados a los reguladores”, dijo.

Esto es importante, dijo McKernan, porque “SV40 es una herramienta bien publicada para terapia génica . Si desea introducir ADN en el núcleo, este es el transbordador que debe utilizar para hacerlo”.

Según McCullough, SV40 significa Simian Virus 40 . «Estos son potenciadores comerciales conocidos que regulan la producción de un gen en E. coli para producir un producto», dijo.

Se sabe que el código genético SV40 es absorbido por las células humanas y potencialmente causa cáncer.  «Promueve que los protooncogenes se activen y se vuelvan cancerosos dentro de las células», dijo McCullough.

Lindsay llamó al SV40 un «súper promotor» y explicó que el SV40 es «impulsa la expresión genética y si eso se ubica por encima de un oncogén, por supuesto, podría tener una explosión de amplificación en un gen canceroso».

McKernan añadió: «Si tienes nanopartículas lipídicas que encapsulan este material, ahora tienes un caballo de Troya para entrar en las células».

Las inyecciones de ARNm según todas y cada una de las definiciones son terapias genéticas

Según Bridle, la documentación revelada la semana pasada por Health Canada a través de una solicitud de Libertad de Información mostró que el ADN plasmídico no figura como ingrediente en las inyecciones de ARNm.

«Cualquiera que haya recibido ADN plasmídico en estas inyecciones, nunca ha dado su consentimiento informado para ello», dijo. «Aquellos de nosotros que conocemos el proceso de fabricación… se nos aseguró que no habría ADN plasmídico presente».

Bridle dijo que esto debería haber sido fácil de notar para los reguladores. Describió su participación en el comité asesor de un estudiante de maestría que trabajaba en la producción de una inyección preclínica basada en ARN mensajero. «Un solo científico novato» no tuvo «ningún problema en deshacerse de estos contaminantes bacterianos del ADN», dijo.

“No hay excusa para que empresas como Pfizer y Moderna, con todo su dinero y todos sus científicos expertos” dejen el ADN plasmídico en las inyecciones”, dijo Bridle. «El hecho de que no se hayan librado de esto es atroz».

Rose dijo que dado que tenemos evidencia de que hay ADN en las inyecciones de ARNm modificado de COVID-19, “entonces estos productos, debido a que existe una probabilidad de integración a través de secuencias de ubicación nuclear, según todas y cada una de las definiciones, califican como terapias genéticas”.

«Incluso si este no fuera el diseño previsto, este es el resultado al que nos enfrentamos ahora», dijo, y agregó que «el potencial de cáncer es claro aquí, y dado el aumento en la tasa de informes en VAERS en el pasado 3 años combinados con la disminución en el número de inyecciones, realmente debemos investigar la posible relación entre este aumento en los informes de cáncer en el contexto de las inyecciones de COVID y la contaminación del ADN. A las personas inyectadas se les deben examinar las células madre y otras células para detectar componentes contaminantes”.

“¿Qué sucede cuando el ADN plasmídico de estos plásmidos, fragmentado o intacto, ingresa al núcleo de la célula?” -Preguntó Lindsay. «Se puede producir una mutación del ADN y eso puede ocurrir mediante sustituciones o eliminaciones».

Las terapias genéticas pueden contaminar laos genes y transmitirse a los niños

Lindsay dijo que una preocupación adicional con respecto a las vacunas COVID-19 es «que las terapias genéticas se transmitan a la progenie y causen contaminación de los genes«, y señaló que existen mecanismos a través de los cuales esto puede ocurrir, como a través del gen mediado por el esperma transferencia o mediante la “integración real en el genoma”.

«El propio ARNm puede transcribirse de forma inversa a ADN y luego también integrarse en el genoma, lo que provoca cánceres», dijo Lindsay, «particularmente en los ovarios y los testículos».

«Mi gran preocupación es que estas terapias genéticas se transmitan a nuestra descendencia y contaminen la base genética», dijo Lindsay. «Esto no se está investigando en absoluto… y me comuniqué con varios laboratorios para preguntarles si investigarían esto».

“Las inyecciones se acumulan en los órganos reproductivos y esto podría afectar inmediatamente la fertilidad y provocar la muerte fetal”, dijo Bhakdi. Esto ya esta pasando.

https://openvaers.com/covid-data/reproductive-health

Bhakdi explicó cómo el daño placentario también puede permitir que los genes empaquetados entren en la circulación fetal. «De hecho, se sabe que las células madre de la sangre del cordón umbilical se reducen y deterioran después de la vacunación», afirmó.

Bhakdi describió las posibles consecuencias como una “interrupción interminable de la red exquisitamente sintonizada que controla la división y diferenciación celular” que podría provocar cáncer, defectos de desarrollo y rasgos alterados.

El ADN plasmídico puede producir inflamación crónica, «un factor clave del cáncer»

Los panelistas dijeron que uno de los peligros de este tipo de terapias es el riesgo de cáncer.

Bridle dijo que «el ADN plasmídico puede tener una vida muy larga» y que su presencia a largo plazo hace que «las células del sistema inmunológico se activen y produzcan o promuevan la inflamación crónica… un factor clave del cáncer».

McKernan dijo que si bien «siempre estamos propensos al cáncer… es sólo cuando la mutagénesis supera al sistema inmunológico que se empieza a notar».

«El aumento del ADN por sí solo puede no ser suficiente», dijo, pero una alteración crónica del sistema inmunológico del tipo observado con las inyecciones COVID-19 «puede ser una combinación realmente potente».

McKernan también se refirió a datos derivados de los registros de defunción de Massachusetts, que muestran “un aumento constante del cáncer”. Dijo: «Esa es una señal clara de que tenemos un aumento en el cáncer después de la vacunación», y agregó que «se trata de datos realmente potentes que creo que deberían estar a la vanguardia de cualquier caso que llevemos adelante».

ARNm de larga duración y LNP, ambos tóxicos y cancerígenos

Plothe dijo que las proteínas pico (spike) contenidas en las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 se modificaron para “tener un efecto más prolongado, produciendo así más proteínas pico”. Como resultado, su vida media aumentó de 10 minutos a “horas, días o incluso semanas”.

«Esto también es el desencadenante de muchas enfermedades autoinmunes», dijo.

McCullough dijo que las inyecciones contra la COVID-19 afectan los sistemas de vigilancia de tumores del cuerpo y señaló que “si ya existen mutaciones que debilitan esos sistemas de vigilancia de tumores, se sabe que esas mutaciones predisponen a las personas al cáncer”.

Añadió que el ARN modificado «es extraño al cuerpo humano», y señaló que «la administración de dosis repetidas de ARN mensajero perjudicaría la capacidad de nuestro cuerpo para reparar» una mutación en el cuerpo, «por lo tanto, prepararía esa célula para convertirse potencialmente en una célula cancerígena».

McCullough dijo que ahora hay “un conjunto de conocimientos suficiente” que demuestra que las inyecciones contra la COVID-19 pueden causar cáncer, y señaló que “las tasas de cáncer están aumentando en todos los sistemas de vigilancia del cáncer”, y agregó que “ahora tenemos la situación en la que se administran múltiples dosis de una inyección contra el COVID-19 podría acelerar” la progresión del cáncer.

“Creo que probablemente no haya surgido aquí un mejor término para expresar la preocupación que ‘turbocáncer ‘”, dijo.

Rose dijo que los informes sobre el cáncer están “en aumento” desde que comenzó la vacunación contra el COVID-19.

Sin embargo, según McCullough, “Ninguno de los sistemas de vigilancia del cáncer ha combinado esto con la administración de inyecciones”.

Trozzi dijo que los LNP también son tóxicos. «Esa es una de las razones por las que esta inyección causa un grado más alto de shock anafiláctico que las vacunas [sin ARNm]», dijo, y agregó que «también tenemos los efectos de dañar los mecanismos de reparación del ADN, y eso perjudica el tumor». supresión.»

Rose dijo que los posibles efectos adversos graves de las LNP «incluyen anafilaxia, sepsis, shock tóxico y muerte».

Henrion-Caude señaló que no son sólo las inyecciones de ARNm las que representan un riesgo, y dijo que en las inyecciones COVID-19 basadas en adenovirus, como las de Johnson & Johnson y AstraZeneca, «los adenovirus pueden permitir la integración» de fragmentos de ADN, y agregó que tales cápsulas con los fragmentos de ADN pueden provocar metástasis del cáncer.

La proteína Spike causa coágulos sanguíneos, derrames cerebrales y muerte súbita

Bhakdi dijo que el sistema inmunológico es bueno para reconocer y eliminar células extrañas, y señaló que este es el proceso en el que el cuerpo humano rechaza los trasplantes de órganos. Dijo: «El mismo principio subyace a la intensidad cada vez mayor de los eventos adversos que siguen a las inyecciones de refuerzo».

«Una miríada de eventos de ataques inmunológicos estallarán en todo el cuerpo», dijo. «Eso sólo podrá detenerse cuando finalice la producción de la proteína extraña. Dijo que si bien los fabricantes de inyecciones han dicho que la proteína de pico (spike) abandona el cuerpo en unos pocos días, «hallazgos alarmantes» han demostrado que en realidad pueden estar presentes durante semanas o meses.

“Con esa afirmación, se detectó proteína pico e inflamación multiorgánica en los vacunados semanas e incluso meses después de las inyecciones”, dijo. «Esto se asoció con enfermedades graves y, a menudo, mortales«.

McCullough dijo que se ha descubierto que la proteína de pico causa «enfermedades cardiovasculares e inflamación del corazón… [y] acelera la enfermedad cardiovascular aterosclerótica que causa el accidente cerebrovascular». También puede causar síndrome de Guillain-Barré , neuropatía de fibras pequeñas y pérdida de audición y visión, dijo.

La proteína de pico o spike también se encuentra en los coágulos de sangre, según McCullough: «coágulos de sangre como nunca antes habíamos visto, resistentes a la anticoagulación y que causan anomalías inmunitarias como la trombocitopenia inducida por la inyección («vacuna») [ y ] el trastorno inflamatorio multisistémico «, añadió.

La producción continua de cualquier proteína no celular provocará inflamación a largo plazo y daño a órganos en todo el cuerpo, dijo Bhakdi. “Las paredes de los vasos sanguíneos resultarán dañadas. El sangrado y la formación de coágulos de sangre son inevitables… Los tejidos morirán por falta de oxígeno”.

“El corazón es un órgano que no puede reemplazar las células muertas. ¿Quién no ha oído hablar de las misteriosas muertes cardíacas súbitas que están ocurriendo en todo el mundo? Son sólo la punta del iceberg”, añadió.

El cerebro es el segundo órgano que no puede reemplazar sus células muertas, afirmó Bhakdi. «Dependiendo de dónde se produzca el daño de la inyección, cualquier enfermedad neurológica y psiquiátrica puede seguir de manera similar».

«Esta tiene que ser la inyección más promotora de enfermedades que jamás podría idearse o administrarse», dijo McCullough. “Sin embargo, se ha administrado a dos tercios de la población mundial.

Las autoridades reguladoras ignoran la evidencia de contaminación por plásmidos de ADN

Henrion-Caude comentó cómo, después de más de dos años de implementación de las inyecciones de ARNm, “ningún trabajo ha podido describir el hecho de que el ARN de la vacuna COVID no presentó toxicidad genética ni carcinogenicidad”.

«Los CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, han… admitido que no tenían información», añadió.

«Deberíamos alentar a todos los sistemas de vigilancia del cáncer a fusionarse con los sistemas de administración de vacunas e inyecciones y realizar estudios epidemiológicos», dijo McCullough, señalando que ha escrito tanto al Instituto Nacional del Cáncer como a la Sociedad Nacional del Cáncer, pero se ha visto «obstruido».

Ashby-Koppens advirtió sobre las muchas nuevas instalaciones de fabricación que se pondrán en marcha en todo el mundo, “con la capacidad de fabricar al menos cien millones de inyecciones al año utilizando esta tecnología de ARNm”.

“Esta es la razón por la que tenemos que decir basta y por la que todos estamos aquí hoy”, dijo.

Ashby-Koppens compartió detalles sobre una orden judicial contra Pfizer y Moderna que está solicitando en Australia, alegando que las inyecciones COVID-19 cumplen con la definición de organismo genéticamente modificado.

Lindsay se refirió a la iniciativa “ We The People 50 – Recall the Shots ”, que destaca la contaminación para que se retiren las inyecciones de ARNm en Estados Unidos y otros países.

«El futuro de la humanidad está en nuestras manos», dijo Trozzi, el Consejo Mundial para la Salud está exponiendo las mentiras y difundiendo la verdad, a través de tales iniciativas se fortalecen las redes científicas internacionales y se harán esfuerzos concertados para llevar a los perpetradores ante la justicia.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos