jueves , 9 diciembre 2021

Las personas recuperadas de K0 B1T no tienen ningún beneficio real para asumir los riesgos de la inyección

Epidemiologos 1 , inmunologos 2 ​​y datos clínicos 3 demuestran que no hay ninguna buena razón para vacunar a los recuperados.

Mucha gente sigue ignorando el poder de la inmunidad natural, su duración prolongada, si no de por vida, y sobre el riesgo inherente a cualquier procedimiento médico así como el aumento de los niveles de eventos adversos, cosa que muchos creen que no se imaginan que les puede pasar a ellos …

Aunque es difícil evaluar con precisión la gravedad real y la amplitud de los eventos adversos relacionados con la vacuna dada la falta de transparencia de los controladores, está muy claro que la vacunación contra K0 B1T tiene muchos riesgos 4  contrario a lo que las compañías farmacéuticas, los medios de comunicación, el mundo académico, las autoridades sanitarias y muchos de la comunidad médica anuncian.  Y, a diferencia de las personas de alto riesgo que aún son susceptibles, las personas recuperadas no tienen ningún beneficio real para asumir los riesgos adicionales de la vacunación.

Colabore con Nosotros, sea parte del equipo click aqui , su participación es fundamental!

Durante más de un año, los principales medios de comunicación, las autoridades sanitarias y muchos “expertos” han minimizado el poder del sistema inmunológico, descartando la inmunidad natural 5  y proclamando que la inmunidad al K0 B1T era de corta duración. 6 Simultáneamente, las vacunas han sido tratadas como la solución milagrosa de esta crisis, sin riesgo alguno. Los datos muestran una imagen diferente y muchos se están preparando 7 8  para desafiar la narrativa oficial, que es una peligrosa falacia.

El sistema inmunológico humano es uno de los logros más sofisticados de la evolución. La supervivencia de nuestra especie ha dependido de ella durante milenios. Hoy en día, todavía confiamos mucho en élla. Para el registro, el 99% de las personas infectadas con SARS-CoV-2 se recuperan sin tratamiento. Solo el 1% de los pacientes con SARS-CoV-2, que no recibieron tratamiento temprano en el hogar, terminan hospitalizados. 9 En otras palabras, el sistema inmunológico protege de manera abrumadora.  10

Sobre la falacia de la inmunidad menguante

Así como un estado de fiebre permanente es dañino, una gran cantidad de anticuerpos o células T que circulan constantemente por el cuerpo podría crear complicaciones graves, como enfermedades autoinmunes. 11  Desde una perspectiva evolutiva, solo sobrevivieron aquellos cuyo recuento de anticuerpos y células T disminuyó después de la infección. Por lo tanto, una cantidad decreciente de anticuerpos y células T es incluso saludable.

Pero esta disminución de las células T y los anticuerpos no significa que se pierda la inmunidad. Significa que el sistema inmunológico se ha adaptado a la nueva situación y ahora está en  modo centinela : las células B y T de memoria, que circulan en la sangre y residen 12  en los tejidos, actúan como  centinelas vigilantes 13 y efectivas durante décadas:

  • los supervivientes de la epidemia de gripe española se sometieron a pruebas de inmunidad al virus de la gripe de 1918 90 años después 14,  15 y aún así demostraron inmunidad;
  • las personas que se habían recuperado de la infección por SARS de 2003 demostraron respuestas sólidas de células T diecisiete años después. 16
  • la prevalencia generalizada de inmunidad cruzada alta 17 18 19 obtenida de infecciones pasadas por resfriado común, demuestra aún más la resistencia de la inmunidad natural para los coronavirus.

De hecho, todos los estudios recientes muestran que la inmunidad específica anti-SARS-CoV-2 sigue siendo eficaz, 20 21 23 24 posiblemente durante toda la vida. 24  Nuestro sistema inmunológico es una plataforma modular, se puede combinar de infinitas formas para abordar una multitud de amenazas en una variedad de contextos. Como tal, es neutral a las amenazas virales a las que se enfrenta. En otras palabras, no hay absolutamente ninguna razón para creer que los que se recuperaron de Covid-19 perderían su inmunidad a lo largo de los años, o incluso décadas las 25  venideros.

Sobre la falacia de la reinfección

Es posible que también haya oído hablar de personas que se han vuelto a infectar por el SARS-CoV-2. De hecho, la inmunidad, natural o inducida por vacunas, no es el escudo impenetrable descrito por muchos. Se producen reinfecciones esencialmente inofensivas y asintomáticas. Ese es, de hecho, el mecanismo por el cual se activa la inmunidad adaptativa .

Sin embargo, las reinfecciones sintomáticas son muy raras. 26 27 Al igual que un ejército que adapta su respuesta al tamaño y la progresión de sus fuerzas enemigas, la inmunidad adaptativa proporciona una respuesta específica, rápida y con recursos optimizados. Como tales, las reinfecciones son en su mayoría asintomáticas 28  y los pacientes recuperados están protegidos de la enfermedad grave.

De hecho, las reinfecciones inocuas pueden desempeñar un papel positivo en la salud pública al actuar como actualizaciones inmunes continuas 29, 30  para la población. Pueden ayudar a formar una adaptación perfecta y progresiva a las variantes y cepas emergentes. Y, de hecho, un estudio reciente demostró que las parejas con hijos eran asintomáticas con mayor frecuencia que las parejas sin ellos, probablemente porque los niños actúan como vehículos de inmunización naturales e inofensivos. La razón más probable por la que los países de alta densidad en su mayoría tienen un número de muertes muy bajo es que tienen reinfecciones asintomáticas que actualizan de manera regular y amplia la inmunidad de la población.

Sobre la falacia variante

Como se demuestra por el bajo número de reinfecciones sintomáticas mencionado anteriormente, y también por múltiples estudios, 31 32 variantes hasta ahora no han escapado a la inmunidad adquirida. Así como los estadounidenses pueden hablar e interactuar sin problemas en Inglaterra, sin el impedimento de algunas variantes de palabras, 33 la inmunidad natural no se ve obstaculizada por variantes, posiblemente más que la inmunidad inducida por vacunas. Existe amplia evidencia de la sofisticación y amplitud del sistema inmunológico humano, y está claro que unos pocos cambios genéticos menores en el virus no pueden evadir su arsenal.

En todo el mundo, 34 estudios múltiples demuestran altos niveles de células T con reactividad cruzada 35 preexistentes  y anticuerpos contra el SARS-CoV-2. En otras palabras, muchos ya eran en gran parte inmunes a través de otros coronavirus. Ésta es la explicación más probable del inesperadamente alto nivel de infecciones asintomáticas durante la pandemia. Más importante aún, esto demuestra que incluso con grandes diferencias genéticas, la inmunidad previa a los coronavirus relacionados es suficiente para evitar el K0 B1T grave. Por lo tanto, es bastante evidente que las variantes no preocupan a la población recuperada.

Sobre la falacia de que la inyección es mejor que la inmunidad natural

Es posible que haya escuchado a la gente decir que las vacunas brindan una mejor protección que la inmunidad natural. Esa es una forma interesante de acultar la realidad. ¿Cómo puede una vacuna ser más eficaz en la inmunización que la enfermedad que intenta imitar?

En teoría, hay varias razones que explican por qué la inmunidad natural es mejor que la inmunidad inducida por vacunas:

  • Menos objetivos inmunes:  las inyecciones de ARNm / ADN presentan solo una fracción del código genético del virus (5-10%). Por ejemplo, no utilizan los epítopos altamente inmunogénicos de ORF1. 36 Por lo tanto, el sistema inmunológico recluta un número menor de células T aprovechando un repertorio más estrecho y, en consecuencia, genera una respuesta menos efectiva. 37 La lógica: imagina que pierdes a varios jugadores clave en un torneo de fútbol, ​​es posible que aún ganes, pero será más difícil.
  • Mayor tiempo de activación inmune:  la menor cantidad de epítopos objetivos también significa que la alarma para el sistema inmunológico se retrasará. Este es un factor clave del éxito en la batalla COVID-19. Cuanto más amplio sea el repertorio de objetivos, más rápido será el encuentro entre las células dendríticas y los antígenos identificables.
  • Ubicación de administración inadecuada : La administración intramuscular de las vacunas actuales, desafortunadamente, no imita en absoluto la penetración y propagación viral. Los coronavirus no ingresan al cuerpo a través de los músculos. Lo hacen a través del tracto respiratorio, a menudo infectando de célula a célula. A diferencia de las vacunas administradas por los músculos, la inmunidad natural coloca una fuerte fuerza centinela de las células residentes en la memoria en los portales de entrada 38  y cierra la entrada del cuerpo al virus de forma preventiva. Desde un punto de vista evolutivo, esto tiene mucho sentido.
    La lógica: es mucho más fácil detener a un ejército que atraviesa un desfiladero estrecho que en el campo abierto.

Un estudio comparativo 39 en Israel encontró que la protección contra enfermedades graves era del 96,4% para los individuos recuperados por K0 B1T y concluyó que “ Nuestros resultados cuestionan la necesidad de vacunar a los individuos previamente infectados. Otro estudio comparativo de referencia 40 41 42    realizado por un equipo de la Universidad de Nueva York destacó una reacción humoral y citotóxica más rápida, más amplia y más impactante en la inmunidad recuperada frente a la inducida por la vacuna.

Existe una amplia evidencia de que vacunar a las personas recuperadas del COVID-19 no aporta ningún beneficio. Es muy posible que haga lo contrario, debido al riesgo de desarrollar tolerancia a elementos del virus 43   que se traduzca en una potencia inmunitaria reducida.

Sobre la falacia de la inocuidad de las vacunas

Las inyeccioness modifican el sofisticado equilibrio del sistema inmunológico. Eso en sí mismo exige respetar estrictos protocolos de seguridad. Aunque hemos logrado un progreso considerable en nuestra comprensión de la inmunología, todavía estamos muy lejos de comprender sus complejidades y sutilezas, especialmente cuando se trata de nuevas tecnologías de ARNm y ADN. Debido al riesgo de reacciones anafilácticas 44  , enfermedades autoinmunes, las interacciones imprevistas, defectos de diseño, protocolos de calidad deficiente, la sobredosificación, y así sucesivamente.

La historia nos enseña a estar 45 atentos  con las vacunas, desde la inactivación fallida de las vacunas contra la polio que terminaron infectando a 40.000 niños 46  con polio en 1955, hasta la vacuna contra la gripe porcina de 1976 47  que provocó que 450 desarrollaran el síndrome de Guillain-Barré, hasta la vacuna más reciente. –brote de poliomielitis inducido en Sudán48 El reciente rechazo 49  de las autoridades sanitarias brasileñas al Covaxin de Bharat es un claro recordatorio de cuán rigurosas e independientes deben ser nuestras autoridades sanitarias para que las vacunas promuevan, no obstaculicen, la salud pública.

Referencias:

The 2021 seasonal peak in Europe started down on January 22 when only 0.13% of the population was fully vaccinated.
“Comprehensive analysis of T cell immunodominance and immunoprevalence of SARS-CoV-2 epitopes in COVID-19 cases” by Alessandro Sette et al, Cell, February 2021.
“No point vaccinating those who’ve had COVID-19: Findings of Cleveland Clinic study” by Dr. Sanchari Sinha Dutta, June 2021.
Pfizer-BioNTech vaccine is “likely” responsible for deaths of some elderly patients, Norwegian review finds” by Ingrid Torjesen, British Medical Journal, May 2021.
“Why COVID-19 Vaccines Offer Better Protection Than Infection” by Brian W. Simpson, John Hopkins School Of Public Health Expert Insights, May 2021.
“Study Finds People Have Short-Lived Immunity to Seasonal Coronaviruses” by Dr. Francis Collins, CDC’s Director Blog, September 2020.
“Are Covid Vaccines Riskier Than Advertised? There are concerning trends on blood clots and low platelets, not that the authorities will tell you” by Joseph A. Ladapo and Harvey A. Risch, The Wall Street Journal, June 2021.
“Why we petitioned the FDA to refrain from fully approving any covid-19 vaccine this year” by Peter Doshi et al, The British Medical Journal Opinion, June 2021.
“Phase 3 trial shows REGEN-COV™ (casirivimab with imdevimab) …” show 4.1% of at risk Placebo (non treated) patients are hospitalized, or 1% of the general population.
10 “Coronavirus vaccines may not work in some people. It’s because of their underlying conditions.” by Ariana E. Cha, The Washington Post, May 2021.
11 “Determinants and outcomes of accelerated arteriosclerosis: Major impact of circulating antibodies” by Alexandre Loupy, Circulation Research, June 2015.
12 “Peripheral and lung resident memory T cell responses against SARS-CoV-2” by Meritxell Genescà et al, Nature, May 2021.
13 “Tissue-Resident Memory T Cells and Fixed Immune Surveillance in Nonlymphoid Organs” by Francis R. Carbone, Journal of Immunology, July 2015.
14 “Flu survivors still immune after 90 years” by Ed Yong, National Geographic.
15 “Neutralizing antibodies derived from the B cells of 1918 influenza pandemic survivors” by James E. Crowe Jr., Nature.
16 “SARS-CoV-2-specific T cell immunity in cases of COVID-19 and SARS, and uninfected controls” by Le Bert et al, Nature, July 2020.
17 “Targets of T Cell Responses to SARS-CoV-2 Coronavirus in Humans with COVID-19 Disease and Unexposed Individuals” by A.Sette et al, Cell, June 2020.
18 “A majority of uninfected adults show pre-existing antibody reactivity against SARS-CoV-2” by Pascal M. Lavoie et al, JCI Insight, March 2021.
19 “Cross-reactive antibody immunity against SARS-CoV-2 in children and adults” by Todd Bradley et al, Nature, May 2021.
20 “Robust SARS-CoV-2-specific T cell immunity is maintained at 6 months following primary infection” by Paul Moss, Nature Immunology, May 2021.
21 “Naturally enhanced neutralizing breadth against SARS-CoV-2 one year after infection” by Michel C. Nussenzweig, Nature, June 2021
22 “A long-term perspective on immunity to COVID” by ” by A.Radbruch & H-D.Chang.
23 “SARS-CoV-2 natural antibody response persists up to 12 months in a nationwide study from the Faroe Islands” by Peter Garred et al, 2021.
24 “SARS-CoV-2 infection induces long-lived bone marrow plasma cells in humans” by Ali H. Ellebedy et al, Nature, May 2021.
25 “Immunity to the Coronavirus May Last Years, New Data Hint” by Apoorva Mandavilli, New York Times, November 2020.
26 “Prior SARS-CoV-2 infection is associated with protection against symptomatic reinfection” by Christopher J.A. Duncan, Journal of Infection, December 2020.
27 “What we know about covid-19 reinfection so far” by Chris Stokel-Walker, British Medical Journal, January 2021.
28 “Antibody Status and Incidence of SARS-CoV-2 Infection in Health Care Workers” by Thomas G. Ritter, et al, New England Journal of Medicine, December 2020.
29 “Development of potency, breadth and resilience to viral escape mutations in SARS-CoV-2 neutralizing antibodies” by Paul D. Bieniasz et al, March 2021.
30 Get article on.
31 
“Comprehensive analysis of T cell immunodominance and immunoprevalence of SARS-CoV-2 epitopes in COVID-19 cases” by A.Tarke et al… – Cell – 16-02-2021.
32 “Landscape of epitopes targeted by T cells in 852 individuals recovered from COVID-19: Meta-analysis, immunoprevalence, and web platform” by Matthew R. McKay et al, Cell, May 2021.
33 “How Broad is Covid Immunity?” by M.Yeadon/M.Girardot, Panda, March 2021
34 Countries: Canada, Ecuador, Gabon, Germany, India, Singapore, Sweden, UK, USA, Tanzania, Zambia.
35 “Cross-reactive CD4+ T cells enhance SARS-CoV-2 immune responses upon infection and vaccination” by Claudia Giesecke-Thiel, April 2021.
36 “Profiling SARS-CoV-2 HLA-I peptidome reveals T cell epitopes from out-of-frame ORFs” by Pardis C. Sabeti, Cell, June 2021.
37 “The landscape of antibody binding in SARS-CoV-2 infection” by Irene M. Ong et al, PLOS biology, June 2021.
38 “Adaptive immunity to SARS-CoV-2 and COVID-19” by Alessandro Sette & Shane Crotty, Cell, January 2021 – page 866.
39 “Protection of previous SARS-CoV-2 infection is similar to that of BNT162b2 vaccine protection: A three-month nationwide experience from Israel” by Amit Hupper et al, April 2021.
40 “Discrete Immune Response Signature to SARS-CoV-2 mRNA Vaccination Versus Infection” by Sergei Koralov, Cell, May 2021.
41 “We observe striking expansion of circulating plasmablasts in COVID-19 patients relative to healthy volunteers”.
42 “In COVID-19 (recovered) patients, we observed an expansion of cytotoxic populations and a dramatically elevated cytotoxic signature in NK cells, CD4 and CD8 T cells, and γδ T cells.”
43 “Differential Effects of the Second SARS-CoV-2 mRNA Vaccine Dose on T Cell Immunity in Naïve and COVID-19 Recovered Individuals” by Jordi Ochando et al, Cell, March 2021.
44 “Suspicions grow that nanoparticles in Pfizer’s COVID-19 vaccine trigger rare allergic reactions” by Jop de Vrieze, Science,  December 2020.
45 “Historical Vaccine Safety Concerns”, CDC.
46 “The Cutter Incident: How America’s First Polio Vaccine Led to a Growing Vaccine Crisis” by Michael Fitzpatrick, Journal of the Royal Society of Medicine, 2006.
47 “The Public Health Legacy of the 1976 Swine Flu Outbreak” by Rebecca Kreston, 2013.
48 “UN says new polio outbreak in Sudan caused by oral vaccine” by Maria Cheng, Associated Press, September  2020.
49 “Anvisa denies certificate of good practice to Bharat Biotech, which produces Covaxin” by Enzô Machida and Murillo Ferrari, CNN, March 2021.