domingo , 3 marzo 2024

Pfizer ocultó información demostrando que las inyecciones K0 B1T no deben usarse en embarazadas

Print Friendly, PDF & Email

Las inyecciones de ARNm se lanzaron a nivel mundial a principios de 2021 con el lema «seguras y eficaces». Inusualmente, pronto fueron recomendadas por las autoridades de salud pública para mujeres embarazadas. A fines de 2021, las mujeres en edad de trabajar, incluidas las que estaban embarazadas, estaban siendo despedidas de su trabajo por no aceptar ser inyectadas. Aquellos que recibieron las inyecciones de ARNm lo hicieron basándose en la confianza en las autoridades sanitarias, asumiendo que no habrían sido aprobadas si la evidencia no fuera absolutamente clara. El papel de las agencias reguladoras era proteger al público y, por lo tanto, si se aprobaban, los medicamentos, supuestamente eran seguros.

Recientemente, se publicó un extenso informe de evaluación de vacunas patrocinado por Pfizer y presentado al regulador australiano, la Administración de Productos Terapéuticos (TGA) con fecha de enero de 2021 bajo una solicitud de Libertad de Información (FOIA). El informe contiene nueva información importante que había sido suprimida por la TGA y por la propia Pfizer. Mucho de esto se relaciona directamente con los problemas de seguridad en el embarazo y los impactos en la fertilidad de las mujeres en edad fértil. Todo el informe es importante, pero se destacan cuatro puntos de datos clave:

  • La rápida disminución de anticuerpos y células T en monos después de una segunda dosis;
  • Estudios de biodistribución (publicados anteriormente en 2021 a través de una solicitud de libertad de información en Japón);
  • Datos sobre el impacto de los resultados de fertilidad para ratas;
  • Datos sobre anomalías fetales en ratas.

https://www.tga.gov.au/sites/default/files/foi-2389-06.pdf

Nos enfocamos en los últimos tres elementos ya que, para el primer punto, es suficiente citar el informe en sí: “Los anticuerpos y las células T en monos disminuyeron rápidamente durante cinco semanas después de la segunda dosis de la inyección de Pfizer Covid, BNT162b2 (V9), planteando preocupaciones sobre la inmunidad a largo plazo”. Este punto indica que los reguladores deberían haber anticipado la rápida disminución de la eficacia y deben haber sabido desde el principio que era poco probable que el ciclo inicial de dos dosis confiriera una inmunidad duradera y, por lo tanto, requeriría múltiples dosis repetidas. Esta expectativa de fracaso fue destacada recientemente por el Dr. Anthony Fauci, exdirector de los NIH de EE. UU.

Los tres elementos restantes deberían ser una causa importante de preocupación con el sistema regulatorio farmacéutico. El primero, como se reveló en 2021 , involucró estudios de biodistribución del transportador de nanopartículas lipídicas en ratas, utilizando una enzima luciferasa para sustituir la inyección de ARNm. El estudio demostró que la inyección recorria todo el cuerpo y se ditribuye no solo en el lugar de la inyección sino en todos los órganos analizados, con una alta concentración en los ovarios, el hígado, las glándulas suprarrenales y el bazo. Las autoridades que aseguraron a las personas vacunadas a principios de 2021 que la inyección se queda en el brazo, como sabemos desde hace dos años, no estaban siendo honestas.

Concentración de lípidos por gramo, recalculada como porcentaje del sitio de inyección.

En cuanto al impacto sobre la fertilidad y las anomalías fetales, el informe incluye un estudio de 44 ratas y describe dos métricas principales, la tasa de pérdida previa a la implantación y el número de anomalías por feto (expresado también por camada). En ambos casos, las métricas fueron significativamente más altas para las ratas vacunadas que para las ratas no vacunadas.

En términos generales, la tasa de pérdida previa a la implantación compara el número estimado de óvulos fertilizados y los óvulos implantados en el útero. La siguiente tabla está tomada del propio informe y muestra claramente que la tasa de pérdida para los vacunados (BNT162b2) es más del doble del grupo de control no vacunado.

https://www.tga.gov.au/sites/default/files/foi-2389-06.pdf pag. 55

En un estudio de control de casos, una duplicación de la pérdida de embarazos en el grupo de intervención representaría una señal de seguridad seria. En lugar de tomar esto en serio, los autores del informe compararon los resultados con datos históricos de otras poblaciones de ratas (27 estudios de 568 ratas) e ignoraron el resultado porque otras poblaciones habían registrado pérdidas generales más altas. Este rango se muestra en la columna de la derecha como 2,6% a 13,8%. Este análisis es alarmante, ya que permanecer por debajo de los niveles más altos de pérdida de embarazos registrados previamente en poblaciones de otros lugares no es un resultado seguro cuando la intervención también se asocia con el doble de daño que el grupo de control.

Resumen de la 1° parte de los documentos liberados que Pfizer queria ocultar por 75 años, la Dra. Naomi Wolf en Hillsdale College en un ciclo de conferencias en marzo de 2023, https://www.bitchute.com/video/0uPyV0C2u0ju/

Se observa un patrón similar para las malformaciones fetales con mayor tasa de anormalidad en cada una de las 12 categorías estudiadas. De las 11 categorías en las que Pfizer confirmó que los datos son correctos, solo hay dos anomalías totales en el grupo de control, frente a 28 con la inyección de ARNm (BNT162b2). En la categoría que Pfizer etiquetó como poco confiable (costillas lumbares supernumerarias), hubo tres anomalías en el grupo de control y 12 en el grupo vacunado.

Al igual que con el aumento de las pérdidas de embarazo, Pfizer simplemente ignoró la tendencia y comparó los resultados con datos históricos de otras poblaciones de ratas. Esto es muy significativo ya que se ve en todas las categorías de malformaciones. Nuevamente se ignora la naturaleza de control de casos del diseño del estudio, para ocultar aparentemente los resultados negativos demostrados.

Estos datos indican que no hay base para decir que la inyección contra Covid es segura durante el embarazo. La concentración de nanopartículas lipídicas en los ovarios, el doble de la tasa de pérdida de embarazos y el aumento de la tasa de anomalías fetales en todas las categorías medidas indican que la designación de una etiqueta de seguridad durante el embarazo (categoría B1 en Australia) era contraria a la evidencia disponible. Los datos implican que el lema ‘seguro y efectivo’ del gobierno no solo no fue exacto, sino que fue totalmente engañoso con respecto a los datos de seguridad disponibles.

A pesar de la naturaleza negativa de estos resultados, la clasificación de este medicamento como «vacuna» parece haber impedido realizar más ensayos con animales. Históricamente, los nuevos medicamentos, especialmente en clases nunca antes utilizadas en humanos, requerirían una evaluación muy rigurosa. Las inyecciones, sin embargo, tienen un requisito de comprobación de la prueba menor que los medicamentos ordinarios. Al clasificar las inyecciones de ARNm como «vacunas», aseguró la aprobación regulatoria con requisitos de seguridad significativamente menos estrictos, como señala la propia TGA. De hecho, estos productos de terapia génica de ARNm (para usar el término adecuado) funcionan más como medicamentos que como vacunas, ya que modifican el funcionamiento interno de las células, en lugar de estimular una respuesta inmune a la presencia de un antígeno. Etiquetar estos productos de terapia génica como «vacunas» significa que, hasta donde sabemos,

Este informe, que solo se publicó después de una solicitud de libertad de información (información que Pfizer y la FDA querían ocultar por 75 años), es extremadamente inquietante, ya que muestra que las autoridades conocían los principales riesgos de la vacunación de ARNm contra el COVID-19 y, al mismo tiempo, aseguraban a las poblaciones que era segura. El hecho de que los principales medios de comunicación (hasta donde sabemos) hayan ignorado por completo los datos recientemente publicados debería reforzar la necesidad de tener precaución al escuchar los consejos de los mensajes de salud pública con respecto a la vacunación contra el COVID-19.

https://openvaers.com/covid-data/reproductive-health

En primer lugar, está claro que los reguladores, las compañías farmacéuticas y el gobierno habrían sabido que la inmunidad inducida por la inyección disminuye muy rápidamente, y esto se observó posteriormente en datos del mundo real con una eficacia contra la infección que se redujo a cero. En consecuencia, las cifras de un punto en el tiempo del 95 % y el 62 % de eficacia contra la infección con PCR positiva sintomática citadas para Pfizer y AstraZeneca respectivamente no significaron casi nada, ya que se esperaba una rápida disminución. De manera similar, el concepto de un ciclo de dos dosis era inexacto, ya que probablemente se habrían requerido innumerables refuerzos dada la rápida disminución de anticuerpos y células T observada en los monos.

Lo que es más importante, los datos no respaldan de ninguna manera la conclusión ‘segura’ con respecto al embarazo; ‘peligroso’ sería mucho más exacto. Las garantías de seguridad fueron, por lo tanto, completamente engañosas dada la divulgación de datos en el reciente comunicado de libertad de información. 

Las autoridades reguladoras sabían que los estudios en animales mostraban importantes señales de alerta con respecto tanto a la pérdida del embarazo como a las anomalías fetales, en consonancia con la distribución sistémica del ARNm que habían estado ocultando al público. Incluso en marzo de 2023, es imposible dar estas garantías, dado que, según nuestro conocimiento, no se han realizado estudios importantes. 

Pfizer decidió no realizar un seguimiento de la gran mayoría de los embarazos en los ensayos originales en humanos, a pesar de las altas tasas de aborto espontáneo en la minoría que siguieron.

En Dinamarca, el 4,2 % de los lotes de inyecciones contra el COVID-19 de Pfizer representaron el 71 % de los eventos adversos sospechosos

En Dinamarca, el 4,2 % de los lotes de inyecciones contra el COVID-19 de Pfizer representaron el 71 % de los eventos adversos sospechosos (SAEs, por sus siglas en inglés), según investigadores daneses en un estudio reciente  publicado en el European Journal of Clinical Investigation el 30 de marzo.

El estudio ha planteado serias preocupaciones sobre las inconsistencias en la calidad de los diferentes lotes de las inyecciones y las implicaciones para los receptores de estas.

Investigadores daneses estudiaron las tasas de efectos adverso graves entre diferentes lotes de la inyección de Pfizer-BioNTech, BNT162b2, que se administró en Dinamarca del 27 de diciembre de 2020 al 11 de enero de 2022.

Se administraron aproximadamente 7,8 millones de dosis a 3,7 millones de personas de 52 lotes diferentes de inyecciones de Pfizer durante ese período. 13.635 personas informaron efectos adversos SAE de 43.496.

“Inesperadamente, las tasas de SAE por 1000 dosis variaron considerablemente entre los lotes de inyecciones”, escribieron los investigadores en la publicación.

La línea de tendencia azul en el gráfico anterior muestra que del 71 % de los SAE informados de solo el 4,2 % de todas las dosis de vacunas, el 27 % se consideró grave y el 47 % provocó la muerte.

Los SAE graves significan hospitalización, enfermedad potencialmente mortal o discapacidad permanente.

Los viales de inyecciones no son de la misma calidad en todos los lotes. Los investigadores sugirieron que se debe considerar el vial de vacuna individual al investigar reacciones adversas graves, como la anafilaxia, ya que podría ser causada por un vial defectuoso. ver HowBadIsMyBatch.com

En los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos ha emitido una guía para el desarrollo y la concesión de licencias de la inyección contra la COVID-19. Pero se ha doumentado que no se requieren inspecciones de los viales finales llenos y terminados en virtud de la Autorización de uso de emergencia que maneja el Departamento de Defensa de EE.UU..

Como ocurre en todos los demás países el sistema de informes de SAE administrado por la Agencia Médica Danesa es un sistema de vigilancia pasiva similar al VAERS en los Estados Unidos, por lo que puede haber informes insuficientes, excesivos o incompletos.

Como se puede leer explícitamente en el informe de Moderna , la conciencia pública sobre los efectos secundarios de las preparaciones de ARNm podría requerir una revisión de la clasificación legal de los medicamentos con un retorno a los altos estándares de seguridad aplicables a los medicamentos de terapia génica. Suprimir los efectos secundarios y el daño de las mal llamadas «vacunas» de la percepción pública corresponde al deseo de la industria farmacéutica.

.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. L Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos