sábado , 1 octubre 2022

¿Es la viruela del mono el nuevo intento de fraude sanitario y mediático?

Por la Dra. Mª José Martínez Albarracín

Las consecuencias nefastas de las mal llamadas vacunas covid están eclosionando con virulencia ante los ojos de todos, pero las “autoridades científicas” apoyadas en los medios Mainstream, barren para debajo de la alfombra, intentando achacar el extraordinario exceso de mortalidad de estos meses pasados a tonterías como el calor. Si así fuera, entonces en el sur de España hace tiempo que la población habría disminuido drásticamente porque de calor sabemos un rato…

Otra manera de despistar de las consecuencias dañinas de las inoculaciones covid es generando alarma sobre supuestas emergencias epidemiológicas que, oportunamente y por arte de la desinformación y la mala praxis medico-diagnóstica basada en test PCR, se achacan a patógenos emergentes o que nunca antes molestaron demasiado, pero que oportunamente se confabulan ahora para atacar sin piedad. Hagamos un breve repaso:

La primera noticia que circuló por los medios durante los meses pasados fue sobre el brote de “una nueva hepatitis” que afectaba principalmente a niños pequeños, no estaba relacionada con ningún virus hepatógeno habitual y era de extrema gravedad, habiendo llevado a varios niños al trasplante de hígado e incluso a la muerte. Se achacó a un cierto adenovirus y de repente, lo que se estaba convirtiendo en una nueva escalada de terror epidémico, desapareció de los mass media. ¿Es que ya ha pasado el problema? ¿No se dan ya casos de esa grave hepatitis?  ¿Se descubrió la causa? La respuesta a todas estas preguntas es simplemente NO.

Lógicamente, esto nos lleva a otra pregunta: ¿entonces por qué ya no se sigue informando?  Y esta pregunta si que tiene fácil respuesta: Pues porque no interesa.  Y no interesa ya que es relativamente fácil relacionar las nuevas  hepatitis infantiles con las vacunas covid, particularmente con las vectorizadas por adenovirus: AstraZeneca y Janssen, (en Europa y América del Norte, en otros países también la Sputnik rusa o la china Cansino). No es casualidad que precisamente el Reino Unido, país creador de la vacuna covid vectorizada de AstraZeneca sea el país donde primero se detectó y donde más casos se han dado dentro de Europa casi a la par que en USA, donde se difundió ampliamente la vacuna vectorizada de Janssen.

Las primeras informaciones que trascendieron sobre el posible origen de estas hepatitis infantiles señalaban la detección de material genómico del adenovirus 41 (HAdV-F41), sin embargo, un estudio, publicado en el portal bioRxiv, plataforma de preprints, ha encontrado «ADN de AAV2 en la sangre de niños con hepatitis aguda, así como  en su hígado:

Molecular Phylogeny of human adenovirus type 41 lineages https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2022.05.30.493978v1

Casualmente AAV2 es un adenovirus que se utiliza como vector en terapia génica. «el AAV2 puede causar una infección abortiva de las células hepáticas y, por tanto, una lesión de las mismas o desencadenar inmunopatología contra los antígenos del AAV2 en las células hepáticas. También es posible que se produzca  la recombinación de ambos virus: HAdV-F41 (causante de gastroenteritis)  y AAV2 (causante de hepatitis). Es cierto que la mayoría de los niños que sufren estas hepatitis no han recibido la inyección covid debido a su corta edad pero ¿y sus madres? Se dice que el vector viral no se replica y por ello no puede infectar pero eso no es cierto, es de replicación dificultada puesto que solo se le suprimen los genes “early” o de replicación temprana, además, al integrarse en el ADN dicho vector viral puede sufrir un proceso de recombinación y generar variantes tóxicas.

Veamos que dice al respecto la FDA:

https://www.fda.gov/media/151599/download

  • La aplicación clínica de los vectores de virus adenoasociados (AAV) está limitada debido a las preocupaciones sobre la tumorigenicidad mediada por la integración de AAV. Realizamos un análisis del sitio de integración después de la inyección intramuscular de AAV1-LPL (S447X) en cinco sujetos con deficiencia de lipoproteína lipasa, lo que reveló una integración nuclear aleatoria y puntos críticos en las mitocondrias. Concluimos que la integración de AAV es potencialmente segura y que la ruptura e integración del vector puede ocurrir desde cada posición del genoma del vector. Los futuros análisis del sitio de integración viral deberían incluir el genoma mitocondrial.
    • 4 Hepatotoxicidad (pag.31)
    • 4.1 Hepatotoxicidad observada en humanos.
    • Casi todos los vectores AAV pasan al hígado cuando se administran por vía IV, y la hepatotoxicidad es el evento adverso más común en los ensayos clínicos con los que los vectores AAV. Esta hepatotoxicidad a menudo se presenta como elevación de las enzimas hepáticas (ALT y AST) séricas, y con menos frecuencia como lesión hepática inducida por fármacos (DILI).Es decir que el paracetamol (apiretal), fármaco hepatotóxico muy usado en niños, también podría inducir esta hepatitis en niños expuestos al adenovirus vacunal.

Aunque al inicio de la detección de estas hepatitis infantiles podíamos encontrar actualizaciones casi a diario, finalizado el mes de mayo no es fácil hacer el seguimiento. El último dato conocido a partir de la información dada por la OMS es del 13 de julio: “El número de casos globales de hepatitis infantil aguda de origen desconocido se eleva a 1.010 en 35 países, entre ellos 22 mortales”.

¡Qué casualidad! Tras unas pocas neumonías en diciembre de 2019 en Wuhan y apenas un mes después ya tenían detectado al SARS-CoV-2 y hasta elaborados los test PCR para su diagnóstico y ahora, medio año después y con una afectación tan extensa y dramática (se estima que produce al menos un 30% de hospitalización y un 5% de trasplante hepático)  ni la OMS ni ninguna entidad científica sabe nada del origen de estas terribles hepatitis infantiles. Evidentemente la publicación mencionada  anteriormente no será revisada por pares y permanecerá en el olvido “sine die”…

En cuanto a la supuesta nueva epidemia sobre la que sufrimos el nuevo bombardeo informativo es la llamada viruela del mono (monkeypox) supuestamente causada por un virus de la familia de los poxvirus que, oportunamente, ha saltado de los monos de laboratorio a los que se hacen toda clase de perrerías, a los humanos y “gracias al cambio climático” (excelente cajón de sastre que sirve de excusa para casi todo) se ha convertido en epidemia y declarado como Emergencia Sanitaria Internacional por la corrupta OMS.

Ya he hablado en otra ocasión sobre esta viruela del mono, aunque me temo que habrá que seguir informando sobre ella. Lo curioso es que como tiene ese nombrecito que parece poco serio, “los expertos” han decidido cambiarle el nombre y referirse a las dos variantes del poxvirus detectadas como: Clado uno y Clado dos, (un clado no es más que un tipo o variante de una secuencia genómica que procede de un origen común),  El clado de la cuenca del Congo (África central) se denomina clado I y el de África occidental se denomina ahora  clado II. También determinaron que el clado II abarca dos subclados.

Casualmente, se designó así (clado X) a un hipotético virus mortal en otro simulacro de pandemia del mismo tipo que el evento 201, en el cual se simuló la pandemia del coronavirus. El 15 de mayo de 2018, se llevó a cabo el juego de simulación de pandemia Clado X en Washington DC.  El resultado del «escenario ficticio» fue de 900 millones de muertos en todo el mundo.  El juego se realizó con un virus de «parainfluenza» con elementos de la familia del virus mortal Nipah: Otro de los virus que es posible que se extienda mediáticamente en un futuro no muy lejano.

Y hablando de juegos de simulacro, la Iniciativa de Amenazas Nucleares (NTI) se asoció con la Conferencia de Seguridad de Munich para su ejercicio anual el 17 de marzo de 2021, prácticamente debido a COVID-19, y resumió el escenario, los hallazgos clave y las recomendaciones prácticas en un informe publicado en noviembre. El escenario del ejercicio del NTI retrató «una pandemia global mortal que involucra una cepa inusual del virus de la viruela del simio que surgió en la nación ficticia de Brinia y se propagó globalmente durante 18 meses». Según el informe  el brote inicial (simulado) fue causado por un ataque terrorista en mayo de 2022 «utilizando un patógeno diseñado en un laboratorio”.

https://www.newsweek.com/report-simulating-monkeypox-outbreak-released-six-months-ago-1709520

Casualmente, el brote actual de viruela del mono se ha detectado en mayo del 2022, tal como preveía el escenario y también casualmente, el laboratorio de Wuhan pareció participar en una investigación de ganancia de función sobre la viruela del simio hace bastante poco, y unos meses más tarde, la FDA aprobó un medicamento para la viruela.

Volviendo a la viruela del mono, el objetivo final del martilleo del miedo es vacunar y vacunar, otra vez más con una vacuna inútil y peligrosa.

Ya en el 2007 y por miedo a supuestas amenazas terroristas. La FDA aprobó una vacuna contra la viruela de virus vivos: ACAM2000 sin evidencia de que existan ensayos clínicos aleatorios y mucho menos, de que tenga efectividad contra la viruela del mono, sin embargo, los CDC admitieron en su propio informe de recomendaciones que ACAM tiene un elevado nivel de riesgo de miocarditis (¡ nada menos que un 5,7/1000!), además está contraindicada en personas con problemas cutáneos, inmunodeprimidos, embarazo, lactancia y enfermedades cardiovasculares.. y al ser una vacuna viva, existe el riesgo de autoinoculación a otras partes del cuerpo (en los ojos puede producir ceguera), de transmisión a las personas convivientes y de lo que se llama vaccinia progresiva, es decir la generalización de la infección que suele ser mortal, especialmente en inmunocomprometidos o tratados con inmunosupresores.

Debido a la peligrosidad de esta vacuna, actualmente se ha autorizado  una vacuna similar llamada JINNEOS  en USA e IMVANEX  en Europa, fabricada por la empresa danesa Bavarian Nordic, una filial de GMK.

Esta vacuna contiene una forma viva modificada del virus de la viruela vacunal, denominado «viruela vacunoide de Ankara», que está relacionado con el virus de la viruela, pero como con su predecesora, se carece de estudios clínicos en humanos: El CHMP  (Comité de medicamentos de uso humano) basó su recomendación en los datos de varios estudios en animales y  consideró que la eficacia de Imvanex en la prevención de la viruela símica en humanos podía deducirse de éstos, pero al mismo tiempo no tienen recato en afirmar lo siguiente:

“Para confirmar la eficacia de la vacuna contra la viruela del simio, la compañía recopilará datos de un estudio de observación que se llevará a cabo durante el brote de viruela del simio en curso en Europa”. O sea, igual que con la inoculaciones génicas para covid, un nuevo experimento en toda regla, utilizando a la población como cobaya.

Aunque se supone que el virus vivo pero atenuado de la vacuna Imvanex no será tan patógeno como el virus de la vacuna ACAM, los efectos adversos presumiblemente serán similares, ya que se utiliza el mismo virus vaccinia Ankara y lo que es peor, para una vacuna que NO PREVIENE LA TRASMISIÓN, esto es particularmente grave desde el punto de vista epidemiológico, puesto que igual que ha pasado con las inyecciones covid, al no ser esterilizantes facilitarán la aparición de variantes resistentes y pueden generar una epidemia de mayores dimensiones siempre que se supere el umbral de percolación, es decir, se vacune a un número suficiente de personas ( en torno al 40-50% de la población).

Para más INRI, esta vacuna inútil y peligrosa se ha autorizado por vía de emergencia también en niños y está incluida en el protocolo de prevención de pacientes con VIH, cuando se sabe que la inmunodepresión es un claro riesgo de efectos adversos de estas inoculaciones. Por último,  es preocupante que se empuje a la población a recibir esta vacuna después de las inyecciones covid, cuyos efectos adversos de desregulación del sistema inmune hacia la inmunodeficiencia son cada día más palpables y, especialmente en varones jóvenes, multiplicará la patología cardiovascular, ya que ambas vacunas están claramente asociadas con miocarditis e infartos de miocardio.

REFERENCIAS:

https://telegra.ph/7%C2%AA-OLA-NUEVO-ENMASCARAMIENTO-DE-LAS-CONSECUENCIAS-DE-LA-TERCERA-INOCULACI%C3%93N-08-18

https://www.redaccionmedica.com/secciones/pediatria/la-investigacion-de-hepatitis-aguda-en-ninos-da-un-giro-por-una-coinfeccion-2179

https://www.redaccionmedica.com/contenido/images/Hepatitis.pdf

https://www.who.int/es/news/item/12-08-2022-monkeypox–experts-give-virus-variants-new-names

ver https://diariofarma.com/2022/07/22/ema-da-su-visto-bueno-a-la-aprobacion-de-imvanex-para-la-prevencion-de-la-viruela-del-mono#:~:text=Adem%C3%A1s%20del%20uso%20para%20la,la%20viruela%2C%20pero%20m%C3%A1s%20leves .

ver en https://cienciaysaludnatural.com/viruela-del-mono-mas-alarmismo-y-desinformacion-para-aterrorizar/