domingo , 27 noviembre 2022

Estudio confirma que la inyección K0 B1T afectó la menstruación de miles de mujeres

Investigating trends in those who experience menstrual bleeding changes after SARS-CoV-2 vaccination – DOI: 10.1126/sciadv.abm7201https://www.science.org/doi/10.1126/sciadv.abm7201

Actualizacion del 29-oct-22:

❣️ La European Medicines Agency, EMA agregó el sangrado menstrual abundante (períodos abundantes) como otro efecto secundario de las inyecciones de Pfizer y Moderna, declaró la agencia de la UE el 28.10.2022.

https://www.ema.europa.eu/en/news/meeting-highlights-pharmacovigilance-risk-assessment-committee-prac-24-27-october-2022

Comirnaty y Spikevax: sangrado menstrual abundante agregado como efecto secundario. El Pharmacovigilance Risk Assessment Committee (PRAC) ha recomendado que se agregue el sangrado menstrual abundante a la información del producto como un efecto secundario de frecuencia desconocida de las vacunas de ARNm COVID-19 Comirnaty y Spikevax.

El sangrado menstrual abundante (períodos abundantes) puede definirse como un sangrado caracterizado por un aumento de volumen y/o duración que interfiere con la calidad de vida física, social, emocional y material de la persona. Se han notificado casos de sangrado menstrual abundante después de la primera, segunda y dosis de refuerzo de Comirnaty y Spikevax.

Antecedentes

A principios de 2021, muchas personas comenzaron a compartir que experimentaron un sangrado menstrual inesperado después de la inoculación de SARS-CoV-2. Este estudio investigó este fenómeno emergente de cambios en los patrones de sangrado menstrual entre personas que menstrúan actualmente y anteriormente utilizando una encuesta basada en la web.

Antecedentes

En la encuesta participaron más de 35.000 mujeres y confirma que la vacunación frente al Covid-19 tiene efectos secundario sobre la menstruación. Se trata del informe que ofrece la evaluación más completa hecha hasta la fecha sobre los cambios menstruales experimentados por las personas pre y postmenopáusicas durante las dos primeras semanas después de recibir la vacuna Covid-19. Más del 40% de las mujeres reportaron sangrado inusual o cambios menstruales después de recibir la inyección contra SARS-CoV-2-

El análisis estadístico reveló que el 42,1% de las encuestadas que tenían la menstruación informó de un flujo menstrual más abundante después de recibir la inyección Covid-19. Algunas lo experimentaron en los primeros siete días, pero muchas otras observaron cambios entre 8 y 14 días después de la vacunación y un porcentaje menor, el 14,3%, experimentó una mezcla de ausencia de cambios o de flujo más ligero, informan los investigadores.

Muchas mujeres han reportado problemas en su menstruación después de haber sido vacunadas, señalan los científicos de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign (EE.UU.) que dirigieron el estudio.

Pero, debido a que en los ensayos de las inyecciones no esta contemplado preguntar por los ciclos menstruales o las hemorragias, este efecto secundario se ignoró o descartó en gran medida. En un principio se desestimaron las preocupaciones de los pacientes, reconoce Kathryn Clancy, coordinadora del trabajo.

Otras vacunas, como las de la fiebre tifoidea, la hepatitis B y contra Papiloma VPH, se asocian con cambios en la menstruación, afirma Clancy.

Se cree que estos efectos secundarios están vinculados a un aumento de las vías inflamatorias relacionadas con el sistema inmunitario. Estos efectos secundarios están al menos vinculados a un aumento de las vías inflamatorias

Las investigadoras utilizaron una encuesta para consultar a mujeres sobre sus experiencias después de la vacunación. La encuesta, lanzada en abril de 2021, además de solicitar información demográfica y de otro tipo, se centraba en los antecedentes reproductivos de las encuestadas y en sus experiencias en relación con el sangrado menstrual.  

El equipo descargó los datos de las encuestas el 29 de junio de 2021. Sólo se incluyeron en el análisis las personas a las que no se les había diagnosticado Covid-19. El estudio también excluyó los datos de las mujeres de entre 45 y 55 años para evitar que los resultados se confundieran al incluir los cambios menstruales asociados a la perimenopausia.

«Centramos nuestro análisis en aquellas mujeres que menstrúan regularmente y en las que no menstrúan actualmente pero lo han hecho en el pasado», señala Clancy. «Este último grupo incluía a mujeres posmenopáusicas y a aquellas que reciben terapias hormonales que suprimen la menstruación, para las que el sangrado es especialmente sorprendente».

Las participantes que se clasificaron a sí mismas como no blancas, hispanas/latinas o mayores, y las que experimentaron fiebre o fatiga como efecto secundario de la vacunación tenían más probabilidades que otros grupos de informar un flujo menstrual más intenso después de la vacunación. Las que habían experimentado endometriosis, menorragia, fibromas u otros problemas reproductivos también eran más propensas a reportar un flujo menstrual más intenso después de la vacunación, encontró el equipo.

Los cambios inesperados en la menstruación aún pueden causar preocupación, dijo Katharine Lee, profesora de antropología en la Universidad de Tulane, quien también dirigió la investigación. «El sangrado intermenstrual inesperado es uno de los primeros signos de algunos tipos de cáncer en las personas posmenopáusicas y en aquellas que usan hormonas de afirmación de género, por lo que experimentarlo puede hacer que las personas se preocupen y requieran procedimientos de detección de cáncer costosos e invasivos», dijo Lee.

«Esta evaluación es muy importante para que podamos detectar los cánceres temprano», dijo Clancy. «Cualquier persona con sangrado intermenstrual debe consultar a su médico. Para fines de diagnóstico, sería útil saber si existen otras causas para el sangrado».

«Es imprescindible ver que los futuros protocolos de prueba de inyecciones incorporen preguntas sobre la menstruación que van más allá de la detección del embarazo», dijo Lee. «La menstruación es un proceso regular que responde a todo tipo de factores estresantes inmunológicos y energéticos, y las personas notan cambios en sus patrones de sangrado, pero no solemos hablar de eso públicamente».