sábado , 28 noviembre 2020

La inmunidad natural al coronavirus podría durar años

Immunological memory to SARS-CoV-2 assessed for greater than six months after infection – https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.11.15.383323v1.full.pdf https://doi.org/10.1101/2020.11.15.383323;

Estudio de expertos de: Center for Infectious Disease and Vaccine Research, La Jolla Institute for Immunology (LJI), USA 2 Department of Medicine, University of California, San Diego (UCSD), Department of Medicine, Division of Infectious Diseases and Global Public Health, University of California, San Diego Department of Microbiology, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, New York 5 Division of Infectious Diseases, Department of Medicine, Icahn School of Medicine – The Global Health and Emerging Pathogens Institute, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, USA

La inmunidad al coronavirus puede durar años, tal vez incluso décadas, según un nuevo estudio. Ocho meses después de la infección, la mayoría de las personas que se han recuperado todavía tienen suficientes células inmunitarias para defenderse del virus y prevenir enfermedades , muestran los nuevos datos. Una tasa lenta de disminución a corto plazo sugiere, felizmente, que estas células pueden persistir en el cuerpo durante mucho tiempo. Este estudio es el más completo y de mayor alcance sobre la memoria inmune al coronavirus hasta la fecha. Esto pone un fin a la fantasia de los laboratorios fabricantes, de lograr vacunas obligatorias de por vida.

“Esa cantidad de memoria probablemente evitaría que la gran mayoría de las personas contraigan una enfermedad hospitalizada, una enfermedad grave, durante muchos años”, dijo Shane Crotty, virólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla que codirigió el nuevo estudio.

Shane Crotty, virólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla, Cal., EE.UU.

Y la investigación cuadra con otro hallazgo reciente: que los sobrevivientes del SARS, causado por otro coronavirus, todavía portan ciertas células inmunes importantes 17 años después de recuperarse.

Los hallazgos son consistentes con pruebas alentadoras que surgen de otros laboratorios. Investigadores de la Universidad de Washington, dirigidos por la inmunóloga Marion Pepper, habían demostrado anteriormente que ciertas células de “memoria” que se produjeron después de la infección con el coronavirus persisten durante al menos tres meses en el cuerpo.

Un estudio publicado la semana pasada también encontró que las personas que se han recuperado de Covid-19 tienen células inmunes asesinas poderosas y protectoras incluso cuando los anticuerpos no son detectables.

Estos estudios “en general dan la misma imagen, una vez que se supera las primeras semanas críticas, el resto de la respuesta parece bastante convencional”

Deepta Bhattacharya, inmunóloga de la Universidad de Arizona.

Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale, dijo que no le sorprendió que el cuerpo genere una respuesta duradera porque “eso es lo que se supone que debe suceder”. Aun así, la investigación la animó: “Esta es una noticia emocionante”.

Muchos inmunólogos han declarado que es natural que bajen los niveles de anticuerpos con el tiempo. Los anticuerpos son solo un brazo del sistema inmunológico.

Se necesitan anticuerpos en la sangre para bloquear el virus y prevenir una segunda infección , una condición conocida como inmunidad natural, las células inmunes que “recuerdan” el virus con más frecuencia son responsables de prevenir enfermedades graves.

Cada vez más a menudo, las personas que se infectan por segunda vez con un patógeno en particular, el sistema inmunológico reconoce al invasor y rápidamente extingue la infección. El coronavirus en particular es lento para hacer daño, lo que le da al sistema inmunológico suficiente tiempo para ponerse en marcha.

“Puede terminarse lo suficientemente rápido como para que no solo no experimente ningún síntoma, sino que no sea infeccioso”

Alessandro Sette, inmunólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla

El Dr. Sette y sus colegas reclutaron a 185 hombres y mujeres, de 19 a 81 años, que se habían recuperado de Covid-19. La mayoría presentaba síntomas leves que no requerían hospitalización; la mayoría proporcionó solo una muestra de sangre, pero 38 proporcionaron múltiples muestras durante muchos meses.

El equipo rastreó cuatro componentes del sistema inmunológico: anticuerpos, células B que producen más anticuerpos según sea necesario; y dos tipos de células T que matan a otras células infectadas. La idea era construir una imagen de la respuesta inmune a lo largo del tiempo observando sus componentes.

Encontraron que los anticuerpos eran duraderos, con reducciones modestas de seis a ocho meses después de la infección, aunque hubo una diferencia de 200 veces en los niveles entre los participantes. Las células T mostraron solo una leve y lenta descomposición en el cuerpo, mientras que las células B aumentaron en número, un hallazgo inesperado que los investigadores no pueden explicar.

El estudio es el primero en trazar la respuesta inmune a un virus con tanto detalle, dijeron los expertos. “Por supuesto, no tenemos antecedentes aquí”, dijo el Dr. Gommerman. “Estamos aprendiendo, creo que por primera vez, sobre algunas de las dinámicas de estas poblaciones a lo largo del tiempo”.

Ver más: