miércoles , 28 septiembre 2022

Muertes de bebés en los documentos que retenía Pfizer

Por la Dra. Naomi Wolf

Los Voluntarios de la Investigación de los Documentos de Pfizer, (WarRoom) son un grupo de 3.000 médicos altamente acreditados, RN, bioestadísticos, investigadores de fraudes médicos, clínicos de laboratorio y científicos de investigación, han estado produciendo informe tras informe,  para transmitir lo que hay en los 55.000 documentos internos de Pfizer que la FDA había pedido a un tribunal que mantuviera en secreto durante 75 años. Por orden judicial, estos documentos fueron revelados a la fuerza. Y nuestros expertos están leyendo estos documentos y explicándolos en términos sencillos. 

Los voluntarios médicos de WarRoom han confirmado:

Pfizer (y, por lo tanto, la FDA) sabían en diciembre de 2020 que las inyecciones MRNA no funcionaban , que “disminuían en eficacia” y presentaban “fallas de las inyección”. Un efecto secundario de vacunarse, ya sabían un mes después del lanzamiento masivo de 2020.

Pfizer supo en mayo de 2021 que el corazón de 35 menores se había dañado una semana después de la inyección de MRNA, pero la FDA implementó la Autorización de Uso de Emergencia, EUA para adolescentes un mes después de todos modos, y los padres no recibieron un comunicado de prensa del gobierno de los EE. UU. sobre los daños cardíacos hasta agosto de 2021, después de que miles de adolescentes fueran vacunados. [Ver aqui ]

Dra. Naomi Wolf explicando lo que se esta encontrando en los documentos que tuvo que dar a conocer Pfizer explicados médicos acreditados que los están revisando y dando a conocer (WarRoom)

Pfizer (y por lo tanto la FDA; muchos de los documentos dicen “FDA: CONFIDENCIAL” en el límite inferior) sabía que, contrariamente a lo que los portavoces altamente pagados y los médicos comprados aseguraban a las personas, el MRNA, la proteína pico (spike) y las nanopartículas de lípidos no se quedaban en el sitio de la inyección en el deltoides, sino que dentro de las 48 horas, entraba al torrente sanguíneo, de ahí a alojarse en el hígado, bazo, glándulas suprarrenales, ganglios linfáticos y, si es mujer, en los ovarios. [Ver esto ]

Pfizer (y, por lo tanto, la FDA) sabía que la vacuna Moderna tenía 100 mcg de MRNA, nanopartículas de lípidos y proteína pico (spike), que era más de tres veces la dosis de 30 mcg de Pfizer para adultos ; los documentos internos de la compañía muestran una tasa más alta de eventos adversos con la dosis de 100 mcg, por lo que dejaron de experimentar internamente con esa cantidad debido a su “reactogenicidad” (palabras de Pfizer), pero nadie les dijo a todos los millones de estadounidenses que recibieron la primera y la segunda dosis de Moderna de 100 mcg, y los refuerzos .

Pfizer distorsionó a los sujetos del ensayo para que casi las tres cuartas partes fueran mujeres, un género que es menos propenso al daño cardíaco. Pfizer perdió los registros de lo que pasó con cientos de sujetos de prueba.

En los ensayos internos, hubo más de 42.000 eventos adversos y más de 1200 personas murieron. Cuatro de las personas que fallecieron, fallecieron el día que los inyectaron.

Los eventos adversos registrados en los documentos internos de Pfizer son completamente diferentes de los informados en el sitio web de los CDC o anunciados por médicos cómplices, organizaciones médicas y hospitales. Estos incluyen:

  • grave dolor en las articulaciones,
  • dolor muscular (mialgia),
  • masas de efectos neurológicos que incluyen esclerosis múltiple, Guillain Barre y parálisis de Bell, encefalia,
  • todas las iteraciones posibles de coagulación sanguínea,
  • trombocitopenia a gran escala,
  • accidentes cerebrovasculares,
  • hemorragias y muchos tipos de rupturas de membranas de todo el cuerpo humano.

Los efectos secundarios que Pfizer y la FDA conocían, pero usted no, incluyen problemas de:

  • formación de ampollas,
  • erupciones cutáneas,
  • culebrilla y
  • condiciones herpéticas (de hecho, una variedad de condiciones de formación de ampollas que extrañamente presagian los síntomas de la viruela del simio).

Los documentos internos muestran que Pfizer (y, por lo tanto, la FDA) sabían que los verdugones rojos o la urticaria eran una reacción común al PEG, un alérgeno derivado del petróleo en los ingredientes de la inyección, uno que ciertamente no debe ingerir. De hecho, el PEG es un alérgeno tan grave que muchas personas pueden sufrir un shock anafiláctico si se exponen a él. Pero a las personas con alergia al PEG no se les advirtió que no se vacunaran ni sus médicos las observaron atentamente, con el EpiPen en la mano. 

La Dra. Clare Craig expone cómo Pfizer tergiversó los datos de sus ensayos clínicos para niños. Dos tercios de los niños participantes en el ensayo, 3000 de 4500, no lo terminaron. Sólo por este dato el ensayo se debería haber marcado como nulo. Luego de una serie de manipulaciones y datos ignorados, al final, compararon a 3 niños vacunados que tenían K0 B1T con 7 con placebo, y dijeron que esto demostraba que la inyección era efectiva.
https://www.bitchute.com/video/3rNg9XPZnGsf/

Pfizer sabía que la “exposición” a la inyección restringía contacto sexual (especialmente en el momento de la concepción), contacto con la piel, inhalación o lactancia. [Ver esto  y esto y esto]. 

¿Qué es el contagio por vacunas?
Es cuando un individuo libera o elimina los componentes de una vacuna o inyección ya sea dentro o fuera de su cuerpo. Esto solo puede suceder con cierto tipo de vacuna llamada vacuna viva atenuada. Algunos ejemplos de vacunas vivas atenuadas que se administran comúnmente incluyen:

vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR)
vacuna contra la gripe en aerosol nasal (FluMist)
vacuna contra la varicela
vacuna contra el rotavirus

Los atletas, los estudiantes universitarios y los adolescentes se están derrumbando en los campos de fútbol y fútbol. Pero la presentación ante la SEC de BioNTech muestra un hecho sobre el cual los CDC y la AMA no dicen una palabra: desmayarse tan violentamente que puede lastimarse es uno de los efectos secundarios lo suficientemente importantes como para que BioNTech lo destaque ante la SEC.

Se ha confirmado que las nanopartículas de lípidos, las diminutas cubiertas grasas duras que contienen el MRNA, atraviesan la membrana amniótica. Eso significa que entran en el entorno fetal, por supuesto. (También atraviesan la barrera hematoencefálica, lo que puede ayudar a explicar los accidentes cerebrovasculares posteriores a la vacunación con MRNA y los problemas cognitivos que estamos viendo). Los Voluntarios médicos profundizaron en los informes de los documentos de Pfizer sobre el embarazo y descubrieron que la garantía de que la vacuna es “segura y eficaz” para las mujeres embarazadas se basó en un estudio de 44 ratas francesas, seguidas durante 42 días (los científicos que dirigieron el estudio son accionistas o empleados de BioNTech). [Ver esto ]

Los voluntarios descubrieron que, si bien las mujeres embarazadas fueron excluidas de los estudios internos y, por lo tanto, de la Autorización de uso de Emergencia, EUA sobre cuya base se aseguró a todas las mujeres embarazadas que la inyección era “segura y eficaz”, unas 270 mujeres quedaron embarazadas durante el estudio. Más de 230 de ellos se perdieron de alguna manera la historia clínica. Pero de las 36 mujeres embarazadas cuyos resultados se siguieron, 28 perdieron a sus bebés.

Los voluntarios médicos que hacen la revisión descubrieron que un bebé murió después de ser amamantado por una madre lactante vacunada y se descubrió que tenía el hígado inflamado. Muchos bebés amamantados de madres vacunadas mostraron agitación, malestar gastrointestinal y retraso en el desarrollo (crecimiento) y estaban desconsolados.

Los documentos de Pfizer también muestran que algunas madres vacunadas habían suprimido la lactancia o no podían producir leche en absoluto.

La base de datos del NIH tiene un estudio preliminar que demuestra que hay cantidades «insignificantes» de PEG en la leche materna de las mujeres vacunadas. [Ver esto ]

Pero, ¿qué es una cantidad insignificante de un producto derivado del petróleo en la leche materna, cuando eres un pequeño recién nacido sin inmunidades que acaba de llegar al mundo? La preimpresión del NIH en sí misma informó niveles más altos de malestar gastrointestinal e insomnio en los bebés estudiados, y una madre tenía niveles elevados de PEG en la leche materna, y la letra pequeña concluye que se necesitan más estudios:

“Se necesitan estudios para aumentar nuestra comprensión de la transferencia de PEG a la leche humana y los efectos potenciales después de la ingestión por parte del bebé. Aunque el consenso de expertos establece que existe un riesgo potencial mínimo o nulo para el bebé debido a la vacunación materna contra el COVID-19( 20 , 21 ), los síntomas menores que se informaron (cambios en el sueño y síntomas gastrointestinales) podrían investigarse más a fondo en estudios futuros para determinar si están relacionados con la vacunación”.

Dado que ningún bebé murió en el breve período de tiempo del pequeño estudio, el estudio concluyó que los bebés lactantes no sufrieron efectos nocivos reales de las madres vacunadas. Pero el estudio no siguió a estos bebés, con su insomnio reconocido y su malestar gastrointestinal confirmado, para ver si realmente “prosperaron”.

Con una ciencia tan defectuosa, se les aseguró a las mujeres que las inyecciones eran “seguras y efectivas” para ellas y sus bebés lactantes.

Pero, cuatro de las mujeres lactantes vacunadas en los documentos de Pfizer informaron leche materna “azul verdosa”.  Y el bebé lactante que murió, con el hígado inflamado, el caso ha sido enterrado; no ha aparecido en los titulares.

Coincidentemente, o no, la FDA no se pronunció ante los grandes daños a los humanos y a la subcategoría de madres y bebés, en los documentos de Pfizer, declaró que Abbot, un importante productor de fórmula para bebés en los EE. UU., tenía que cerrar su fábrica. [Ver esto ]

Coincidentemente, con poca fórmula disponible y con algunas o muchas (no sabemos) madres vacunadas que tienen leche materna comprometida, resulta que Bill Gates, Jeff Bezos, Richard Branson y Mark Zuckerberg han invertido en una empresa emergente llamada “BioMilq ”, que produce leche materna cultivada en laboratorio a partir de células mamarias. [Ver esto ]. 

“El equipo de BIOMILQ crea su producto a partir de células extraídas de tejido mamario humano y leche, donadas por mujeres de la comunidad local, que reciben a cambio una tarjeta de regalo de Target”. [Ver esto ]

En Escocia, altamente vacunada, casi el doble de la cantidad de bebés que murieron en 2021 en comparación con las cifras de referencia. 

En Ontario, Canadá, 86 bebés murieron en 2021, frente a una línea de base de cuatro o cinco; esta fue una mortandad de bebés tan grave que un parlamentario llevó el tema al Parlamento. [Ver esto ].

En Israel, en el Hospital RamBam de Haifa, hubo un 34 % más de abortos espontáneos y mortinatos en mujeres vacunadas que en mujeres no vacunadas.

Haga clic aquí para leer.

La desregulación menstrual en mujeres vacunadas ahora está totalmente confirmada por muchos estudios, con un promedio de un día adicional de sangrado al mes.

Un ciclo menstrual desregulado, sin mencionar la acumulación de proteínas pico spike en los ovarios, sin mencionar el atravesamiento de las membranas del cuerpo, incluido el saco amniótico, por diminutas grasas duras. Las nanopartículas de lípidos, sin mencionar el PEG en la leche materna, afectarán la fertilidad, la salud fetal, el parto y el bienestar o la angustia gastrointestinal de los bebés y, por lo tanto, su capacidad o fracaso para prosperar (y mucho menos para vincularse).

¿Qué hacemos con todo esto?

Sabiendo c que Pfizer y la FDA sabían que los bebés estaban muriendo y que la leche materna se estaba decolorando con solo mirar sus propios registros internos; sabiendo que no alertaron a nadie y mucho menos detuvieron lo que estaban haciendo, y que hasta el día de hoy Pfizer, la FDA y otras entidades de “salud pública” están presionando para vacunar con MRNA a más y más mujeres embarazadas; ahora que están a punto de imponer esto a las mujeres en África y otras naciones de bajos ingresos que no buscan las inyecciones MRNA, según el CEO de Pfizer, Bourla, la semana pasada en el WEF, y sabiendo que Pfizer ha logrado la autorización para inyectar bebés hasta niños cinco años: estamos ante un abismo de corrupción.

Están apuntando a la capacidad del cuerpo femenino para sostener a un ser humano recién nacido. Están apuntando a la membrana amniótica, los ovarios que liberan el óvulo, están apuntando a la linfa y la sangre que ayudan a mantener la producción de leche materna, están apuntando al feto en el útero, indefenso.