lunes , 3 octubre 2022

Finalmente reconocen que las dosis de refuerzo podrían tener un efecto dañino

Un artículo reciente del New York Times titulado “ ¿Podrá ‘El resfuerzo permanente’ vencer al coronavirus? ” la información clave revelada es sobre un fenómeno inmunológico conocido en la literatura médica como “pecado antigénico original”.

Presidente de Pfizer admite que sus inyecciones no son efectivas, propone refuerzos que son perjudiciales https://www.bitchute.com/video/XH46w70adbFh/

El New York Times es propiedad de The New York Times Company, que cotiza en bolsa. El periódico ha sido propiedad de la familia Sulzberger desde 1896, a través de una estructura de acciones y siempre han estado descalificando a los que cuestionen el relato de los laboratorios dado que los dueños reales son los mismos dueños de los laboratorios, Vanguard y BlackRock, incluyendo a todos los que fabrican la inyección K0 B1T, de la que ya se han reportado más de 50.000 muertes y 2.000.000 de efectos adversos y de esto no dicen ni una palabra.

Esta vez han tenido que admitir cosas que científicos sin conflicto de intereses, que ellos han tildado de antivacunas, han estado alertando durante ya más de 2 años, la conclusión clave de la mayor parte del artículo del Times es que sus científicos referentes se muestran escépticos de que recibir continuamente inyecciones de “refuerzo” sea una solución factible al problema Covid. Por un lado, los estudios ya muestran que “el aumento de la inmunidad es transitorio” e “incluso en los niveles máximos de anticuerpos” no es eficaz contra la infección con la variante Omicron ahora dominante (ver estudios al final del artículo).

“No tiene sentido seguir combatiendo una cepa que ya se ha ido”, cita el Times al inmunólogo Ali Ellebedy.

The Times no lo explica, pero lo que quiere decir el Dr. Ellebedy es que las vacunas están diseñadas para inducir una respuesta inmune solo a la proteína de pico (spike) de la cepa original de Wuhan del SARS-CoV-2, que ahora está extinta (excepto dentro de laboratorios).

Al final del artículo, el Times analiza cómo la administración repetida de dosis de “refuerzo” a las personas también podría tener un efecto dañino en lugar de beneficioso. Esta es una lección aprendida de las vacunas contra la influenza, también admite el Times . Vacunarse contra la gripe todos los años “tiene un rendimiento decreciente”, explica el Times citando al epidemiólogo Ben Cowling. 

Hay dos formas en las que podría resultar contraproducente:

  • El primero es un fenómeno “en el que el sistema inmunológico se agota por la estimulación repetida, una condición llamada ‘anergia’, y deja de responder a las vacunas contra el coronavirus”. 
  • La segunda forma en que vacunarse podría dañar la inmunidad de manera plausible se conoce como “pecado antigénico original”.

El “pecado antigénico original”

El “pecado antigénico original” es cuando “la respuesta del sistema inmunitario se adapta a la primera versión del virus, y sus respuestas a las variantes posteriores son mucho menos poderosas”.

La variante de Omicron tiene muchas mutaciones en su proteína espiga, por lo que “los anticuerpos creados para la versión original del virus luchan por reconocer la última versión”. Ya hay indicadores de que el pecado antigénico original podría ser un problema real con las vacunas contra el COVID-19, dijo al Times la vacunóloga Amy Sherman .

El pecado antigénico original, no es sólo un desajuste entre el componente antigénico de la vacuna y las cepas circulantes del virus,  sino un fenómeno en el que el cebado original del sistema inmunitario perjudica cualquier respuesta inmunitaria posterior debido a la reexposición a una cepa diferente del virus de manera que resulta en una inmunidad subóptima en comparación a la respuesta inmunitaria que se habría producido sin la inyección.

Es decir que es posible que los anticuerpos circulantes de la vacunación no protejan contra la infección debido a una falta de coincidencia entre esos anticuerpos y la cepa circulante. El pecado antigénico original es cuando el sistema inmunitario produce respuestas inmunitarias ineficaces a la nueva variante infecciosa porque está atascado en un modo de producir respuestas inmunitarias específicas al antígeno dado en la inyección inicial. Está atascado aumentando las respuestas a la proteína espiga de una cepa extinta del coronavirus, por lo que la respuesta inmunitaria a cualquier exposición viral posterior siempre será subóptima .

Dependiendo del virus, el pecado antigénico original puede ocurrir ya sea con la infección o con la vacunación. En el caso del SARS-CoV-2, la evidencia es que no ocurre con infección. La inmunidad natural no solo es robusta y duradera, sino también amplia y adaptativa . Existe una memoria inmunológica a largo plazo con evolución de células productoras de anticuerpos para generar anticuerpos de mayor afinidad con mayor capacidad de neutralizar cualquier variante. Incluso si, como con Omicron , si surge una variante que escapa parcialmente a la capacidad de neutralización de los anticuerpos existentes, es probable que el sistema inmunitario se actualice y comience a adaptarse para combatir con mayor eficacia la cepa infectante.

Existe evidencia de que el pecado antigénico original ocurre cuando el cebado inmunológico no es de la infección sino de las inyecciones K0 B1T. Como ejemplo de la evidencia es el hallazgo de que cuando las personas inyectadas contra K0 B1T experimentan una infección “innovadora”, no desarrollan una respuesta de anticuerpos tan sólida a la proteína de la nucleocápside como las personas no inyectadas, cuyo sistema inmunitario se prepara a partir de una infección .

Esto sugiere que las inyecciones perjudican al sistema inmunitario para favorecer siempre las respuestas contra la proteína espiga de la cepa original de Wuhan, mientras que la inmunidad natural incluye respuestas equilibradas y coordinadas no solo a la espiga sino también a otras partes del coronavirus.

Por lo tanto, una nueva variante podría tener muchas mutaciones en la proteína espiga que dan como resultado un escape inmunitario de los anticuerpos inducidos por la vacunación o una infección previa, pero mientras que el individuo con inmunidad natural aún podría generar respuestas adaptativas efectivas para combatir la infección, el individuo vacunado podría tener un caso relativamente más grave de COVID-19 debido al pecado antigénico original .

Esa es la relevancia clave del “pecado antigénico original” con respecto a las vacunas contra el COVID-19 que el New York Times no logra explicar al público: debemos considerar la inmunidad natural como el costo de oportunidad de la vacunación.

A pesar de que el Times no pudo explicar adecuadamente el significado o la importancia del “pecado antigénico original”, es refrescante ver al menos que el fenómeno finalmente se reconoce como un riesgo de las vacunas contra el COVID-19, del que los científicos aún no saben casi nada porque todavía no lo han estudiado.

El Dr Robert Malone le dijo al periodista Joe Rogan que los datos científicos señalan que las dosis de refuerzo hacen más daño que bien, citando datos de Dinamarca, que parece haber una ‘eficacia negativa en correlación con el aumento de las dosis’, lo que significa que cuantas más dosis o refuerzos reciba una persona, mayor será la probabilidad de que se infecte.

Las inyecciones, incluidos los refuerzos, muestran una fuerte eficacia negativa frente a omicron esto es consistente con que omicron sea una variante de escape habilitada por un pedado antigénico original (original antigenic sin, OAS) omicron continúa mostrando evidencia de ser mas débil en relación con variantes anteriores para este análisis, ver datos nacionales daneses publicados AQUÍ y AQUÍ. Para el % vacunado por fecha, ver datos AQUÍ ver mas https://boriquagato.substack.com/p/theres-something-antigenic-in-denmark

Otros estudios están convergiendo en el hecho de que 2 dosis de vacunación tienen poca efectividad vacunal contra Omicron. 3 dosis tiene un efecto que disminuye rápidamente. Estos estudios tienen implicaciones inmediatas para las políticas de vacunas y atención médica.

Primero,  Kaiser del Sur de California . Aquí hay datos de 2 dosis de ARNm para la eficacia contra Omicron. Sigue la línea roja. Con el tiempo, es 0%.

Ahora, pasemos a la  provincia de Ontario , la eficacia de la vacuna de 2 dosis o de 3 dosis está muy débil; Tenga en cuenta el eje y y el amplio intervalo de confianza posterior a la dosis 3. Aquí, la dosis 3 no cumpliría con el estándar de la FDA de al menos 50 % de VE, con un límite inferior de IC >30 %, el estándar para EUA.

Ahora examinemos  Dinamarca ; Estas son las probabilidades brutas de un ataque secundario en un hogar.

Juntando estos 3 estudios: ¿cuál es la conclusión? Dos dosis de vacuna no hacen nada o casi nada para detener el sars-cov-2 sintomático. Tres dosis tampoco suma, y es probable que el efecto se atenúe con el tiempo. Finalmente, a medida que el número de exposiciones aumenta de 2 a 22 a 202, la probabilidad acumulada de infección se acercará a 1. 

Conclusión: no se puede contener la propagación viral de omicron mediante el refuerzo.

Los mandatos de refuerzo no tienen sentido para los jóvenes/los trabajadores/los hospitales/en cualquier lugar. Los jóvenes solo tendrán, en el mejor de los casos, una probabilidad un poco menor de propagarse durante un corto período de tiempo.

Algunos argumentan que todavía hay una justificación para refuerzos porque puede ayudar a evitar que los hospitales se vean abrumados. Lamentablemente, ese argumento falla de varias maneras. Primero, no tiene evidencia de que en las personas más jóvenes los refuerzos reduzcan las hospitalizaciones. Una persona más joven vacunada ya tiene muy bajo riesgo de ser hospitalizada. El aumento no puede reducir más lo que ya es muy bajo. Simplemente no tenemos pruebas. Las tasas de eventos son escasas en esas edades.

En segundo lugar, este argumento significaría que el estado podría decirle a la gente qué comer, cuánto ejercicio y cuánto beber. La comida, la bebida y la obesidad son factores determinantes de las hospitalizaciones. En cambio, no hemos aceptado esta quita de derechos en el pasado. La justificación de los mandatos de vacunación es que ayuda a frenar la propagación de la población. Las últimas cifras de efectividad de la vacuna muestran que el efecto ahora casi ha desaparecido y, en el mejor de los casos, es transitorio. Ergo, los mandatos son injustificados.

Despedir enfermeras y otros trabajadores de la salud por no cumplir con los mandatos ahora es una derrota. Es mejor para ellos y toda la sociedad.

Omicron o una variante futura eventualmente nos encontrará a todos. Incluso puede ser preferible encontrarse con omicron unas pocas semanas o meses después de la última vacuna que uno o dos años después, ya que la infección puede ser más leve. Como se explica en un post anterior, es hora de que los medios dejen de generar psicosis colectiva y enfrentar la realidad.