jueves , 13 junio 2024

Vacunados versus no vacunados: ¿por qué no se han realizado los estudios correspondientes?

Print Friendly, PDF & Email

Los médicos han administrado vacunas de forma rutinaria a niños y adultos desde que el Dr. Edward Jenner desarrolló la vacuna contra la viruela en 1796. En la década de 1940, los niños recibieron las vacunas DPT (difteria, tos ferina y tétanos) y contra la viruela; en la década de 1950, los niños empezaron a recibir la vacuna contra la polio; y a finales de la década de 1960, los niños también recibieron las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola. 1 En 1986, los practicantes comúnmente vacunaban a niños menores de dieciocho años con once inyecciones diferentes para siete enfermedades. En ese momento, los bebés y los niños recibían las vacunas DPT o DTaP (difteria, tétanos y tos ferina acelular), triple vírica (sarampión, paperas y rubéola) y polio.

Desde la promulgación de la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas Infantiles de 1986

Desde que se autorizó la Ley, que protege de responsabilidad a los fabricantes de vacunas, el calendario de vacunación se ha multiplicado considerablemente. Hoy en día, los niños que siguen el calendario de vacunación recomendado por los CDC reciben un mínimo de setenta y tres inyecciones para diecisiete enfermedades diferentes, y la friolera de veintiocho inyecciones antes de su primer cumpleaños. 2 A los dos meses un “bebé sano” ”puede recibir hasta seis vacunas para ocho enfermedades diferentes.

Faltan estudios a largo plazo sobre la seguridad de las vacunas

A pesar de este enorme aumento en la vacunación, los investigadores han hecho muy poco para estudiar la salud de estos niños, ya sea a corto o largo plazo. Si bien las autoridades médicas atribuyen a los programas de vacunación infantil universal la erradicación de varias enfermedades infecciosas mortales, cosa que en realidad se le atribuye a cloacas, agua potable e higiene en este estudio. Estos mismos expertos muestran poco interés en estudiar los efectos adversos agudos y a largo plazo de la vacunación, ni los estudios de seguridad se centran en los efectos del calendario de vacunación colectiva sobre la salud. Los ensayos clínicos para la aprobación de vacunas por parte de la FDA evalúan exclusivamente productos de una sola vacuna, aunque los bebés que siguen el calendario de los CDC reciben hasta seis vacunas al mismo tiempo.  Incluso después de la aprobación de la FDA, los CDC completan la vigilancia posterior a la comercialización de vacunas individuales únicamente.

Muchas vacunas tienen impactos en la salud a largo plazo que no se hacen evidentes durante años. En una entrevista de 1999, Anthony Fauci, ex director de los Institutos Nacionales de Alergias y Enfermedades Infecciosas durante mucho tiempo, reconoció que muchas lesiones graves permanecerían ocultas durante años, y si la agencia se apresuraba a aprobar las vacunas, “descubre que se necesitan doce Años para que se desate el infierno, ¿y luego? 3

A pesar de la advertencia del Dr. Fauci, los estudios de seguridad clínica de la FDA generalmente duran relativamente poco tiempo, lo que impide la detección de efectos sobre la salud a largo plazo. Por ejemplo, los investigadores monitorearon a los receptores de la vacuna en el ensayo clínico Engerix-B (hepatitis B) para detectar eventos adversos durante solo cuatro días después de la inyección4 De manera similar, los investigadores monitorearon a los receptores de la vacuna en el ensayo clínico Infanrix (DTaP) para detectar eventos adversos durante solo cuatro días después de la inyección. 5  Para el ActHIB ( Haemophilus influenzae B), los científicos monitorearon a los pacientes durante apenas cuarenta y ocho horas después de la inyección. 6 ¡Eso es todo!

Aquí hay copias de los gráficos de esa respuesta de 2018 al HHS que muestran lo que recibió el grupo de control en cada ensayo clínico para cada vacuna infantil:

https://icandecide.org/wp-content/uploads/2019/09/ICAN-Reply-1.pdf

Prácticamente no existe ninguna ciencia que evalúe los efectos generales sobre la salud del calendario de vacunación o de las vacunas que lo componen. En 2011, el Instituto de Medicina (IOM), ahora Academia Nacional de Medicina, encargó a un comité que evaluara 158 eventos adversos de las vacunas relacionados con ocho vacunas diferentes. 7  El comité del IOM determinó que para dieciocho eventos adversos, la evidencia “apoyaba convincentemente” o “favorecía” aceptación” de una relación causal con la administración de la vacuna8  El comité también determinó que la relación entre cinco eventos adversos y la vacunación “favorecía el rechazo”. 9  Sin embargo, para la colosal 135 de las 158 relaciones entre eventos adversos y vacunas consideradas, el comité del IOM consideró que la evidencia era “inadecuada para aceptar o rechazar” la relación causal, 10  incluida la relación entre la vacuna DTaP y el autismo. 

La conclusión del IOM contradice las firmes afirmaciones de los CDC de que “las vacunas no causan autismo”11 Otras relaciones para las cuales no hay evidencia suficiente de seguridad incluyen la vacuna contra la influenza y la encefalopatía, la vacuna triple vírica y las convulsiones afebriles, la vacuna contra el VPH y la encefalomielitis aguda diseminada, y muchas otras. ¿No es sorprendente comprender que para casi el 90% de los eventos adversos de las vacunas, los CDC nunca han completado suficientes estudios para afirmar o descartar una relación causal? Esto significa que no puede saber si estas vacunas realmente causan daño y ciertamente no puede decir honestamente que no lo hacen.

En 2013, la Oficina del Programa Nacional de Vacunas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) encargó a otro comité de la OIM que actualizara los hallazgos anteriores sobre la falta de evidencia que respaldara las afirmaciones de seguridad para todo el calendario de vacunación de bebés y niños de los CDC. 12 

El comité encontró que “pocos estudios han evaluado exhaustivamente la asociación entre todo el calendario de vacunación o las variaciones en el calendario general y las categorías de resultados de salud, y ningún estudio ha examinado directamente los resultados de salud y las preocupaciones de las partes interesadas precisamente en la forma en que se le encargó al comité abordar en su declaración de tareas”. 13 

El comité continuó,“no se han realizado estudios diseñados para examinar los efectos a largo plazo del número acumulado de vacunas u otros aspectos del calendario de vacunación ”. 14  La falta de información sobre la seguridad general del calendario de vacunación era tan apremiante que el comité recomendó entonces “que el Departamento de Salud y Servicios Humanos incorpore el estudio de la seguridad del calendario general de vacunación infantil en sus procesos para establecer prioridades de investigación, reconocer las preocupaciones de las partes interesadas, y establecer las prioridades sobre la base de la evidencia epidemiológica, la plausibilidad biológica y la viabilidad”. 15  El IOM también recomendó que los CDC utilicen su base de datos privada, el VSD, para estudiar los efectos generales del calendario de vacunación en la salud mediante análisis retrospectivos. 16

Una década después, los CDC aún tienen que responder a las recomendaciones del comité del IOM con un estudio significativo de los efectos del calendario de vacunación en la salud.

Si bien los CDC no realizan estos estudios, ¿qué pasa con los demás? Desafortunadamente, estudiar la seguridad de las vacunas puede tener un costo. Los médicos y científicos que no siguen la ortodoxia de la vacunología emergen como herejes y parias. 

El ejemplo más famoso tuvo lugar en 1998 cuando el Dr. Andrew Wakefield informó que 8 de cada 12 de sus pacientes autistas recibieron la vacuna MMR antes de desarrollar síntomas gastrointestinales y recomendó más estudios. 17  El nivel de las consecuencias fue épico. El Dr. Wakefield perdió su licencia médica, su reputación y su país por esta breve declaración que hizo en un artículo de 1998, ahora retirado, en la revista médica Lancet . Su persecución fue de tal alcance que el término “Wakefielded” 18 se utiliza ahora para describir la difamación y el engaño sistemático de los médicos y científicos que se atreven a desafiar las ortodoxias sobre las vacunas por parte del gobierno, los medios de comunicación y las empresas farmacéuticas. 

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) establece una dosis máxima de aluminio de 4 a 5 microgramos por kilogramo de peso por dia. Si un bebe pesa 4 kg , puede recibir hasta 20 microgramos, pero con solo la vacuna contra la Hepatitis B, cuando nace, recibe 12 veces más que los niveles permitidos, porque esta vacuna tiene por lo menos 250 microgramos (mcg) de aluminio.
https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/CFRSearch.cfm?fr=201.323

Desde 1998, muchos otros médicos han pagado un alto precio por investigar los riesgos de las vacunas y ofrecer a los pacientes opciones que se desvían del calendario de los CDC. Los científicos que realizan investigaciones honestas sobre la seguridad de las vacunas ven sus estudios revisados ​​por pares retractados y retirados de circulación en circunstancias dudosas. Muchos han perdido carreras, ingresos y reputación a medida que las comunidades científicas y médicas, las agencias gubernamentales y los medios de comunicación los marginan y condenan.

Cienciaysaludnatural.com/aluminio
El calendario de vacunación escolar tiene sobredosis de aluminio neurotóxico

Sin embargo, recientemente la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) de la FDA de EE. UU.

La búsqueda de vacunas experimentales basadas en genes contra la COVID-19 ha arrojado al público numerosas preguntas sobre la seguridad de las vacunas. El minucioso escrutinio público de las pruebas de vacunas llevó a muchas más personas a plantear preguntas difíciles. En el momento de escribir este artículo, sólo el 69,4% de la población estadounidense está “completamente vacunada” contra el COVID-19 (sin tener en cuenta los refuerzos), 19   a pesar de miles de millones de dólares en publicidad, propaganda sistemática en los medios, incentivos, medidas coercitivas, mandatos y numerosas fotografías de funcionarios gubernamentales y celebridades que reciben la inyección. 

Las autoridades han distribuido vacunas contra el COVID-19 en EE. UU. durante aproximadamente 30 meses y las tasas de eventos adversos son extremadamente altas. El personal médico y los pacientes han informado poco más de 951.000 eventos adversos de las vacunas (Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson y Novavax) solo en Estados Unidos20 

De hecho, en tres años, las inyecciones de COVID-19 han causado el 97% de todos los eventos adversos reportados al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) de los CDC desde la introducción de este programa en 1986. Los medios ahora están comenzando a reconocer ciertos eventos adversos, aunque con el descargo de responsabilidad obligatorio sobre cuán “raras” son las lesiones por vacunas.

¿Por qué no se realizan los estudios necesarios? 

Una de las razones que dan los reguladores para descartar un enfoque más riguroso al estudiar los efectos a largo plazo del calendario de vacunación en la salud es que los eventos adversos de la vacuna son “uno entre un millón” y, por lo tanto, deberíamos dejar de promover el miedo a los daños causados ​​por la vacuna. 

El gobierno obtiene su cifra de uno entre un millón comparando el número de lesiones por vacunas compensadas por el Programa Nacional de Compensación por Lesiones por Vacunas (NVICP) con el número total de vacunas administradas en Estados Unidos. 21 

Desafortunadamente, la mayoría de las personas lesionadas por vacunas ni siquiera saben que existe el NVICP, y aún menos reciben compensación. 22

El estudio de Lazarus, que los CDC financiaron y luego abandonaron (probablemente porque a la agencia no le gustaron los resultados) contrasta marcadamente con la cifra de uno entre un millón.  Específicamente, los investigadores del estudio de Lazarus encontraron que la tasa de eventos adversos era de 1 en 38 23 entre una población de aproximadamente 375.000 personas que recibieron 1,4 millones de vacunas de rutina. 

Durante el período de estudio de tres años, eso se tradujo en que un individuo tenía una probabilidad de 1 entre 10 de experimentar una reacción adversa a una vacuna. Esto está muy lejos de la mítica retórica de “uno entre un millón” promocionada por la industria farmacéutica y las agencias gubernamentales de salud. El estudio de Lazarus sugiere que los funcionarios federales y la industria farmacéutica deben prestar atención urgente a esta tasa astronómica de eventos adversos. Aún así, los CDC y la FDA se niegan rotundamente a estudiar los resultados de salud en poblaciones vacunadas versus no vacunadas.

Hay opciones viables disponibles para un estudio Vax versus Unvax

Un ensayo controlado aleatorio (ECA) es un estudio prospectivo (que analiza los efectos sobre la salud en el futuro) en el que los investigadores eligen al azar individuos de un grupo de voluntarios para formar el grupo experimental o de control. Luego, los investigadores cegaron a ambos grupos sobre lo que recibieron (tratamiento o placebo) para evitar sesgos entre los participantes del ensayo.

En los ensayos clínicos de la FDA, el grupo experimental recibe la vacuna y el grupo de control recibe el placebo. Las directrices de los CDC exigen que un placebo sea fisiológicamente inerte, como una solución salina. Sin embargo, la mayoría de los ensayos clínicos de vacunas carecen de un verdadero placebo salino, lo que hace imposible una evaluación adecuada de la seguridad de la vacuna

Por ejemplo, la FDA no exigió un placebo inerte antes de aprobar en 2007 la vacuna contra el virus del papiloma humano Gardasil ® . De hecho, en lugar de utilizar un placebo de solución salina, los investigadores administraron al grupo de control una inyección de sulfato de hidroxifosfato de aluminio amorfo (AAHS) altamente tóxico, un potente adyuvante 24 sin pruebas de seguridad previas. 25

En el siguiente video queda demostrado que la vacuna Gardasil contra el VPH, en los ensayos clínicos realizados por el fabricante (Merck) causó que 1 cada 40 vacunadas contrajeran una enfermedad autoinmune que podría durar toda la vida. www.bitchute.com/videos/qF54EmZg3MRt/ comprobar con el prospecto de la propia vacuna en: https://www.fda.gov/media/74350/download

Luego, en el ensayo de seguimiento de la vacuna Gardasil-9 de Merck, aprobada en 2014, los investigadores administraron la vacuna Gardasil ® original como control de placebo. 26 Como otro ejemplo, en un estudio sobre vacunas contra la gripe en mujeres embarazadas, los investigadores administraron al grupo de control una vacuna meningocócica cuya seguridad durante el embarazo la FDA nunca había probado. 27

Los expertos en salud pública afirman que no es posible estudiar las poblaciones vacunadas versus las no vacunadas porque no sería ético completar un ensayo clínico controlado y aleatorizado (ECCA)  en el que los investigadores no proporcionen vacunas que salvan vidas a un grupo de control ciego con placebo. 28  Su argumento es una farsa. Las compañías farmacéuticas suelen utilizar este método durante el proceso de aprobación de la FDA para probar nuevos medicamentos o productos biológicos cuando no existe un tratamiento comparable. Por ejemplo, la FDA exige estudios clínicos ECCA, (Randomized controlled trial, RCT) para ciertos tratamientos contra el cáncer, 29 , 30   enfermedades cardíacas, medicamentos, 31 y fármacos respiratorios, 32 y nadie parece cuestionar la ética de negar remedios que pueden salvar vidas de grupos de control ciegos con placebo. De hecho, es una práctica habitual.

Sin embargo, cuando un periodista médico que realizó una entrevista con Frontline el 23 de marzo de 2015 preguntó al Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia y firme defensor de la industria de las vacunas, sobre un ensayo clínico controlado y aleatorizado (ECCA) entre niños vacunados y no vacunados. Para determinar si las vacunas causan autismo, el médico afirmó: “Es muy poco ético hacer un estudio como ese”. 33  Explicó que un estudio de este tipo habría “condenado francamente a aquellos en el grupo no vacunado (algunos en el grupo no vacunado) a desarrollar enfermedades que pueden dañarlos permanentemente y/o matarlos”. 34 Además, el sitio web “Ethical Issues and Vaccines” del Children’s Hospital of Philadelphia afirma, con respecto a las pruebas de seguridad de las vacunas, que “no proporcionar ninguna opción de prevención adecuada (al grupo de control) puede ser una decisión difícil cuando la vacuna puede potencialmente prevenir una enfermedad grave, Infección intratable o mortal”. 35

El hecho de que los defensores de las vacunas apliquen este razonamiento erróneo únicamente a las vacunas y no a otros medicamentos sugiere una agenda que no está arraigada en la ciencia ni en la lógica. Además, los investigadores pueden completar muchos otros tipos de análisis además de los ECA utilizando poblaciones existentes de niños y adultos vacunados y no vacunados que, según la Colaboración Cochrane, 36 producen resultados con la misma confiabilidad. 37 

Estos incluyen análisis prospectivos (que analizan los efectos sobre la salud en el futuro) o retrospectivos (que analizan datos e antecedentes médicos pasados). De hecho, los científicos de los CDC realizan rutinariamente estudios retrospectivos y no ciegos sobre la seguridad de las vacunas (es decir, no ECCA). Además, los CDC suelen promocionar este tipo de estudios sobre la vacuna MMR 38 (Sarampión Rubeola y Paperas, SRP) y vacunas que contienen timerosal 39 , 40 como prueba de que las vacunas no causan autismo. 

Todos estos estudios se basan en conjuntos de datos compilados retrospectivamente, incluido el propio Vaccine Safety Datalink (VSD) de los CDC. 41  El VSD es una recopilación de datos de nueve organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO), que incluyen a más de dos millones de niños. El VSD de los CDC también contiene registros de niños no vacunados, lo que lo convierte en una herramienta ideal, fuente de datos para evaluar la seguridad de las vacunas. Y, sin embargo, los científicos de los CDC nunca han realizado un estudio comparativo retrospectivo entre vax y unvax.

Otra excusa para no realizar estudios sobre vacunación versus no vacunados es que el establishment médico nos dice que los grupos de niños no vacunados son tan únicos que los investigadores no pueden compararlos legítimamente con niños vacunados en estudios científicos. Por ejemplo, en respuesta al reportero de UPI, Dan Olmsted, que informó sobre la inexistencia de autismo en los niños Amish (que no están vacunados), el Dr. Offit afirmó: «se seleccionan dos grupos muy diferentes de personas cuando se eligen niños que están completamente vacunados» o completamente no vacunados. 

Sería difícil controlar eso”. 42  El establishment médico afirmó, sin pruebas, que los Amish son una población única y genéticamente distinta que no debería compararse con otros grupos. 43 Este argumento es erróneo porque, si bien los Amish pueden o no ser genéticamente diferentes, constituyen sólo una pequeña porción de los no vacunados en Estados Unidos. Por ejemplo, en una encuesta realizada por los CDC en 2015, el 1,3% de todos los niños de 24 meses aún no habían recibido una sola vacuna del calendario infantil de los CDC. 44  Sin embargo, los Amish representan sólo alrededor del 0,08% de la población estadounidense. 45  Por lo tanto, incluso si los investigadores excluyeran a los Amish del estudio, hay muchos niños y adultos no vacunados para este tipo de investigación, más allá de pequeños grupos de poblaciones potencialmente “genéticamente distintas”.

Propósito del libro Vacunado vs no vacunados “vax versus unvax”

Antes de la pandemia, comenzaron a buscar publicaciones en las que los investigadores estudiaran los resultados de salud de las poblaciones vacunadas frente a las no vacunadas. Hasta ahora identificaron más de 100 artículos revisados ​​por pares de literatura médica y científica abierta y revisada por pares. Además, muchos otros artículos de investigación respaldan las conclusiones de estos estudios. Este libro es un compendio de estos estudios. 46  También incluiyeron estudios de investigación relevantes publicados por otras fuentes acreditadas.

Este libro es para padres, personas curiosas y cualquier persona preocupada por proteger la salud de los niños. En los siguientes capítulos, nos resumió cada uno de los estudios “vax versus unvax”, incluyó gráficos de barras que ilustran los resultados más pertinentes y organizó capítulos en torno a diferentes vacunas y componentes de vacunas. Con solo hojear los capítulos, comprenderá los diferentes resultados asociados con el calendario de vacunación y las vacunas individuales que contiene. También esperamos que desarrolle una apreciación de las complejidades de la ciencia de la seguridad de las vacunas más allá de la imagen muy simplista que habitualmente pintan los funcionarios de salud y los medios de comunicación.

Terminología estadística explicada

Para ayudarle, ofrecemos una breve introducción a la epidemiología, ya que la mayoría de los estudios que reseña este libro son epidemiológicos. Términos que incluyen “odds ratio”, “riesgo relativo” y “hazard ratio” son conceptos clave para comprender estos estudios. Todos estos términos son formas diferentes de expresar la probabilidad de tener un trastorno en el grupo vacunado frente a la probabilidad de tener el mismo trastorno en el grupo no vacunado.

  • El índice de probabilidades (odds ratio) es una forma de expresar estas probabilidades o “probabilidades” en función de la proporción de individuos de cada grupo que padecen el trastorno frente a los que no. Por ejemplo, un odds ratio de 2,0 para retrasos en el desarrollo en vacunados versus no vacunados significa que la proporción de individuos que presentan retrasos en el desarrollo es dos veces mayor en el grupo vacunado en comparación con el grupo no vacunado.
  • El riesgo relativo (Relative risk) es una relación entre el riesgo del trastorno en el grupo vacunado versus el del grupo no vacunado. Por ejemplo, un riesgo relativo de 2,0 para retrasos en el desarrollo significa que la proporción de personas con retrasos en el desarrollo versus toda la muestra de personas vacunadas (tanto las que tienen retrasos en el desarrollo como las que no) es dos veces mayor en el grupo vacunado.
  • Los índices de riesgo (Hazard ratios) se utilizan con menos frecuencia en epidemiología y representan más bien una medida de «riesgo instantáneo», mientras que cuando los investigadores calculan los índices de probabilidades y el riesgo relativo, las «probabilidades» o

El “riesgo” se calcula de forma acumulativa durante toda la duración del estudio. Por ejemplo, exactamente cinco años después de la vacunación, el índice de riesgo de experimentar un evento adverso particular podría ser de 2,0 en comparación con los no vacunados. Sin embargo, el riesgo acumulado promediado durante ese período (es decir, desde la vacunación hasta cinco años después de la vacunación) podría diferir, digamos, 3,0. El primer valor es un índice de riesgo y el segundo es un riesgo relativo.

  • •             El valor P o valor de probabilidad mide la probabilidad de que una relación particular se produzca por azar en lugar de una correlación verdadera, en una escala de 0 a 1. Un valor p de 1,0 implicaría un resultado completamente aleatorio que respalda la “hipótesis nula”. .” La hipótesis nula significa que no existe relación entre «x» e «y». Un valor p cercano a cero muestra una fuerte relación entre “x” e “y” (p. ej., “vacunación” y “evento adverso”). El estándar de oro para lograr significación estadística es cuando el valor p es inferior a 0,05, lo que significa menos del 5% de probabilidad de que la correlación sea aleatoria. Por supuesto, los valores de p muy inferiores a 0,05 dan confianza adicional en una correlación fuerte, ya que el valor de p calculado puede ser tan bajo como <0,0001.
  • Intervalo de confianza del 95% o IC del 95%es una alternativa al valor p. Consta de dos números que enmarcan el índice de probabilidades real, el riesgo relativo o el índice de riesgo. Por ejemplo, digamos que el riesgo relativo de asma es 1,5 en el grupo vacunado frente al grupo no vacunado con un IC del 95% de 1,1 a 1,9. Esto significaría que tenemos un 95% de confianza en que el verdadero riesgo relativo en el análisis se encuentra entre los límites 1,1 y 1,9. Además, debido a que el límite inferior es 1,1 y no cruza un valor de 1,0, consideraríamos que este resultado es estadísticamente significativo (como un valor p inferior a 0,05). En otras palabras, tenemos un 95% de confianza en que el riesgo relativo es al menos 1,1. Una vez que el límite inferior cae por debajo de 1,0, no se logra significación estadística porque 1,0 significa que no hay diferencia entre el resultado entre los vacunados y los no vacunados. Como valores p más bajos (es decir,y que están muy por encima del límite inferior de 1,0 dan confianza adicional de que una relación es significativa y no se logra por casualidad.

Referencias:

  1. “Vaccine History,” The Children’s Hospital of Philadelphia, accessed September 18, 2022, http s://www.chop.edu/centers-programs/vaccine-education-center/vaccine-history/developments-by- year.
  2.            “Birth-18 Years Immunization Schedule,” Centers for Disease Control and Prevention, accessed on September 15, 2022, https://www.cdc.gov/vaccines/schedules/hcp/imz/child-adolescent.html.
  3.            Nova, PBS, “Surviving AIDS,” https://www.pbs.org/wgbh/nova/transcripts/2603aids.html, air date, February 2, 1999. Video link: https://www.youtube.com/watch?v=gpaUH5RK4eI&t=385s
  4.           US Food and Drug Administration, ENGERIX-B: Package Insert, US License No. 1617 (Research Triangle Park, NC: GlaxoSmithKline, 1989), https://www.fda.gov/media/119403/dow nload.
  5.           US Food and Drug Administration, INFANRIX: Package Insert, US License No. 1617 (Research Triangle Park, NC: GlaxoSmithKline, 1997), https://www.fda.gov/media/75157/download.
  6.            US Food and Drug Administration, ActHIB: Package Insert (Swiftwater, PA: Sanofi Pasteur Inc., 1993), https://www.fda.gov/media/74395/download.
  7.            Kathleen Stratton et al., Adverse Effects of Vaccines: Evidence and Causality (Washington, DC: National Academies Press, 2011), doi:10.17226/13164.
  8.            Ibid.
  9.            Ibid.
  10.        Ibid.
  11.        Centers for Disease Control and Prevention, “Autism and Vaccines: Questions and Concerns,” Vaccine Safety, accessed September 16, 2022, https://www.cdc.gov/vaccinesafety/concerns/autis m.html.
  12.        Committee on the Assessment of Studies of Health Outcomes Related to the Recommended Childhood Immunization Schedule, Board on Population Health and Public Health Practice, &       Committee on the Assessment of Studies of Health Outcomes Related to the Recommended Childhood Immunization Schedule, Board on Population Health and Public Health Practice, & Institute of Medicine, The Childhood Immunization Schedule and Safety: Stakeholder Concerns, Scientific Evidence, and Future Studies (Washington, DC: National Academies Press, 2013).
  13.        Ibid. pg. 5.
  14.       Ibid. pg. 6.
  15.        Ibid. pg. 12.
  16.       Ibid. pg. 14.
  17.        A.J. Wakefield et al., “Ileal-Lymphoid-Nodular Hyperplasia, Non-Specific Colitis, and Pervasive Developmental Disorder in Children,” The Lancet 351, no. 9103 (2018): 637-641. doi:10.1016/s0140-6736(97)11096-0.
  18.        Tonya Bittner, “Wakefield’ed,” Urban Dictionary, accessed on September 16, 2022, https://ww w.urbandictionary.com/define.php?term=Wakefield%27ed.
  19.        Hannah Ritchie et al., “Coronavirus (COVID-19) Vaccinations,” Our World in Data, accessed on April 15, 2023, https://ourworldindata.org/covid-vaccinations.
  20. MedAlerts.org, “Search the U.S. Government’s VAERS Data,” National Vaccine Information Center, accessed on April 15, 2023, https://medalerts.org/index.php.
  21.        Anna Halkidis, “Vaccine Injuries Are Rare, Just Look at the Numbers,” Parents, accessed September 12, 2022, https://www.parents.com/health/vaccines/vaccine-compensation-program-s hows-vaccination-injuries-are-rare/.
  22.        Fanny Wong, “Vaccine Injury Program Goes Unknown,” ABA for Law Students, 2018, accessed September 12, 2022, https://abaforlawstudents.com/2016/04/11/the-largely-unknown-n ational-vaccine-injury-compensation-program/.
  23. Ross Lazarus et al., Electronic Support for Public Health-Vaccine Adverse Event Reporting System (ESP: VAERS), Grant ID: R18 HS 017045, Rockville, MD, The Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), Mech2011, https://digital.ahrq.gov/sites/default/files/docs/public ation/r18hs017045-lazarus-final-report-2011.pdf.
  24.        Adjuvants are substances used in combination with vaccine antigens to “produce a more robust immune response than the antigen alone.” Adjuvants stimulate cells in the innate immune system to “create a local immunocompetent environment at the injection site.” Sunita Awate et al., “Mechanism of Action of Adjuvants,” Frontiers in Immunology 4 (2013) 114, doi: 10.3389/fimmu.2013.00114.
  25.        FUTURE II Study Group, “Quadrivalent Vaccine Against Human Papillomavirus to Prevent High-Grade Cervical Lesions,” The New England Journal of Medicine 356, no. 19 (2007): 1915-1927, doi:10.1056/NEJMoa061741.
  26.        US Food and Drug Administration, Gardasil 9: Package Insert, USPI-v503-i-2008r012 (Whitehouse Station, NJ: Merck Sharp & Dohme Corp., 2020), https://www.fda.gov/media/900 64/download.
  27.        Milagritos D. Tapia et al., “Maternal Immunisation with Trivalent Inactivated Influenza Vaccine for Prevention of Influenza in Infants in Mali: A Prospective, Active-Controlled, Observer- Blind, Randomised Phase 4 Trial,” The Lancet: Infectious Diseases 16, no. 9 (2016): 1026-1035. doi:10.1016/S1473-3099(16)30054-8.
  28. The College of Physicians of Philadelphia, “Vaccines 101: Ethical Issues and Vaccines,” The College of Physicians of Philadelphia, accessed September 19, 2022, https://cpp-hov.netlify.app/ vaccines-101/ethical-issues-and-vaccines.
  29.       Food and Drug Administration, “Placebos and Blinding in Randomized Controlled Cancer Clinical Trials for Drug and Biological Products: Guidance for Industry,” August 2019, https://www.fda.gov/media/130326/download.

“Vax-Unvax: Dejemos que la ciencia hable”, el nuevo libro de Robert F. Kennedy Jr. y Brian Hooker, Ph.D. — resume en términos sencillos unos 60 estudios realizados antes de la pandemia de COVID-19 y otros 30 estudios realizados durante la pandemia que compararon los resultados de salud entre personas vacunados y no vacunados con las vacunas del calendario infantil. Vax-Unvax: Dejemos que la ciencia hable”, el nuevo libro de Robert F. Kennedy Jr. y Brian Hooker, Ph.D. 

El libro compara a los niños que habían recibido todas las inyecciones del calendario de vacunas infantiles recomendadas por los CDC con aquellos que no estaban vacunados o que no estaban vacunados solo durante el primer año de vida.

«La abrumadora mayoría de los niños no vacunados estaban mucho más sanos en términos de enfermedades crónicas, dolencias y enfermedades infecciosas», dijo Hooker.

En algunos estudios, dijo, los niños que recibieron todas las vacunas del calendario tuvieron más infecciones respiratorias, más neumonía y más infecciones de oído.

Otra conclusión clave del libro es la “naturaleza extrema” de las lesiones asociadas con la vacuna COVID-19, dijo Hooker a Iversen.

El libro destaca más de 30 estudios que muestran “relaciones fuertes y significativas” entre la vacuna COVID-19 y la miocarditis , la pericarditis , la parálisis de Bell , el herpes zóster y otros trastornos cardíacos y neurológicos.

Sólo 10 días después de su lanzamiento, “ Vax-Unvax: Let the Science Speak ”, el nuevo libro de Robert F. Kennedy Jr. y Brian Hooker, Ph.D. — ocupó el puesto número 11 en la lista de los más vendidos del New York Times .