miércoles , 24 julio 2024

La Organización Mundial de la Salud pretende gobernar tiránicamente sobre todos los países

Print Friendly, PDF & Email

El acuerdo mundial de preparación frente a pandemias («tratado sobre pandemias») que está poniendo en marcha la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el Foro Económico Mundial allanará el camino para «un enfoque fascista de la gestión social». Los beneficiarios serán corporaciones e inversores sin escrúpulos a quienes benefició la respuesta al COVID-19. El resultado será la pérdida de derechos humanos y de libertades individuales.

Las  enmiendas propuestas al Reglamento Sanitario Internacional no requieren ningún tratado nuevo, a pesar de que la OMS está intentando lograr que se ratifique un acuerdo pandémico separado además de las enmiendas al RSI. Estas enmiendas por sí solas revolucionarán el marco legal internacional que rige las respuestas a las emergencias de salud pública. Las enmiendas aún se están negociando y la OMS pretende verlas finalizadas en mayo de 2024. Se considerarán plenamente ratificadas diez meses después, a menos que los jefes de Estado las rechacen explícitamente.

Es fundamental que los jefes de Estado rechacen explícitamente estas enmiendas antes de que entren en vigor, porque ceden el poder a la OMS durante emergencias internacionales de salud pública, y la OMS puede activar este poder de emergencia declarando unilateralmente una emergencia de salud pública”. de preocupación internacional”.

Resumen

  1. El acuerdo mundial de tratado sobre pandemias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el Foro Económico es «un enfoque al estilo de China de la gestión social». Los beneficiarios serán corporaciones e inversores sin escrúpulos a quienes benefició la respuesta al COVID-19.
    El resultado será la pérdida de derechos humanos y de libertades individuales.
  2. La OMS tendrá potestad exclusiva y amplia para declarar Emergencias de Salud Pública de Importancia Internacional e imponer protocolos sin derecho a réplica.
  3. lo podrá hacer sin pruebas adecuadas y decidiendo por sí sola las medidas y sustancias médicas que se impondrán a la población sin consentimiento informado.
  4. Sus poderes también incluirán la censura oficial de la información, incluida la libertad de expresión -opiniones contrarias a la narrativa oficial presentada por la OMS y no será responsable ante ningún parlamento nacional ni estará limitada por ninguna salvaguarda constitucional.
  5. Obviamente, la mejor manera de salvarnos de otra pandemia es dejar de financiar de inmediato la investigación de ganancia de función (GOF) y deshacerse de todos los organismos GOF existentes. Así todas las naciones destruyan sus creaciones al mismo tiempo, mientras permiten que otras naciones inspeccionen sus instalaciones y registros biológicos. Ganancia de función significa que los científicos pueden usar una variedad de técnicas para convertir virus y bacterias comunes o patógenos en armas biológicas. Pero la OMS en su Texto del Borrador del Tratado de Pandemia de junio de 2023 tiene un plan que es exactamente lo contrario de esto. En el borrador del tratado de la OMS, que los gobernantes de la mayoría de las naciones parecen haber aceptado, todos los gobiernos compartirán todos los virus y bacterias que inventen y que estén determinados a tener un «potencial pandémico»: compartirlos con la OMS y otros gobiernos, poniendo su secuencias genómicas en línea. El Programa Federal Select Agent (FSAP) conjunto de los CDC y el USDA, que realiza un seguimiento de la investigación sobre posibles patógenos pandémicos, recopila informes de alrededor de 200 accidentes o escapes al año de laboratorios ubicados en los EE. UU. Ver el informe anual del FSAP para 2021.
  6. Luego del trauma global de la falsa pandemia generado por los miembros del Foro Ecómico Mundial, WEF, en conjunto con el Departamento de Defensa de EE.UU. , DARPA, y la OMS, la humanidad puede ahora tener que enfrentarse a una nueva campaña de miedo de una supuesta amenaza potencial: «la enfermedad X» que es uno de los proyectos de «Una sola salud» de la OMS, (One Health) . El concepto «Una sola salud», «One Health» de la OMS toma como ‘emergencia’, el reconocimiento de una amenaza en lugar de un daño real

Han hecho cambio fundamental en el funcionamiento de la OMS. Busca en secreto, a puerta cerrada, asumir amplios poderes bajo la figura de su director general.

La OMS intenta gobernar tiranicamente sobre todos los paises con un nuevo tratado. Ponencia del abogado en derecho internacional Phillip Kruse en la audición del Senador Ron Johnson de EE.UU.
https://www.bitchute.com/video/eq7Q1rIr3AUd/

El director de la OMS podria, declarar una pandemia, declarar una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (PHEIC) y, a continuación, asumir la autoridad de los gobiernos nacionales para detener a ciudadanos, restringir sus viajes, exigirles pasaportes de vacunación (vacunas y test forzosos) y aumentar la censura en los medios y redes sociales. El acuerdo también funcionaría como un «convenio marco» que se prorroga, año tras año, indefinidamente. Facilita el papel dictatorial de la OMS en su afán por adquirir un poder sin límites.

Si se aprueba por mayoría simple en la 77ª Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2024, el «tratado sobre pandemias» entrará en vigor en un plazo de 12 meses para todos los países, a menos que los países presenten de forma proactiva rechazos u objeciones en un plazo de 10 meses.

Ganacia de funcion

Un grupo de destacados abogados, médicos y ciudadanos preocupados han escrito al primer ministro indio, Narendra Modi, y al ministro de Sanidad y Bienestar Familiar, Shri Mansukh L Mandaviya, instándoles a rechazar el tratado mundial de pandemias de la OMS. Los firmantes figuran al final de este artículo, y la carta de 10 páginas puede consultarse íntegra con todos los enlaces y referencias pertinentes en el sitio web de Awaken India: WHO Pandemic Treaty Ultra Vires of the Constitution).

El Dr. David Bell, médico clínico y de salud pública con un doctorado en salud de la población y antiguo responsable científico y médico de la OMS afirma que el tratado representa una toma de poder aterradora que, si tiene éxito, otorgará a la OMS un papel central de dirección y un poder monopolístico en la gobernanza sanitaria mundial.

En su redacción actual, el tratado otorgará a la OMS autoridad para ordenar medidas que incluyen importantes contribuciones financieras por parte de Estados individuales, confinamientos, restricciones de viaje, reconocimientos médicos forzosos y vacunaciones obligatorias, durante una emergencia de salud pública declarada por ella misma.

La OMS tendrá potestad exclusiva y amplia para declarar Emergencias de Salud Pública de Importancia Internacional (PHEIC por sus siglas en inglés), ante cualquier amenaza potencial o real para zonas extensas, ya sean biológicas, climáticas o medioambientales. Y lo hará sin pruebas adecuadas y decidiendo por sí sola las medidas y sustancias médicas que se impondrán a la población sin consentimiento informado.

Sus poderes también incluirán la censura oficial de la información, incluida la libertad de expresión -opiniones contrarias a la narrativa oficial presentada por la OMS-; y no será responsable ante ningún parlamento nacional ni estará limitada por ninguna salvaguarda constitucional.

La OMS publicó el 1 de febrero de 2023 un proyecto preliminar del «CA+ de la OMS» (Convenio, Acuerdo u otro instrumento internacional de la OMS sobre prevención, preparación y respuesta frente a pandemias) con 38 artículos, ampliados a 41 en un borrador subsecuente de 2 de junio del mismo año. Este tratado de pandemias (ahora conocido oficialmente como «acuerdo») marca un cambio fundamental en el funcionamiento de la OMS. Busca en secreto, a puerta cerrada, asumir amplios poderes bajo la figura de su director general.

Los firmantes dejan claro que, en virtud del acuerdo propuesto, la OMS puede, a voluntad, declarar una pandemia, declarar una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (PHEIC) y, a continuación, asumir la autoridad de los gobiernos nacionales para detener a los ciudadanos, restringir sus viajes, exigirles pasaportes de vacunación (vacunas y test forzosos) y aumentar la censura en los medios sociales. El acuerdo también funcionaría como un «convenio marco» que se prorroga, año tras año, indefinidamente. Facilita el papel dictatorial de la OMS en su afán por adquirir un poder sin límites.

Dos instrumentos, el propio acuerdo y las enmiendas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de 2005, están diseñados para funcionar en paralelo y otorgar poderes draconianos a la OMS. Ambos textos implican irremediablemente la transferencia a la OMS del poder de amenazar la libertad sanitaria, lo que representa una amenaza fundamental para la autonomía nacional, médica y corporal.

En su carta, los autores afirman que la OMS es un órgano externo, no electo, que no puede ni debe ser designado para un cargo tan dictatorial. Durante el evento COVID-19, quedó patente su papel como facilitador de la tiranía médica. Abogó por los confinamientos forzosos, que destruyeron los medios de subsistencia de millones de personas en la India y en todo el mundo y crearon un incremento de los problemas de salud mental. Cerró escuelas, retrasando la educación de una generación. Promovió vacunas insuficientemente probadas y no aprobadas bajo EUA (Autorización de Uso de Emergencia por sus siglas en inglés) que, a pesar de las afirmaciones de «seguras y eficaces» no lo eran, y causaron un importante aumento de las enfermedades cardíacas y cerebrales inducidas por la proteína espiga.

Si se aprueba por mayoría simple en la 77ª Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2024, el «tratado sobre pandemias» entrará en vigor en un plazo de 12 meses para todos los países, a menos que un país presente de forma proactiva rechazos u objeciones en un plazo de 10 meses.

En la carta al Primer Ministro y al Ministro de Sanidad se afirma que el acuerdo y quienes lo impulsan,

«vulneran manifiestamente los derechos fundamentales de los ciudadanos de la India y, por tanto, Ultra Vires de la Constitución india. En su propia declaración de intenciones anulan el derecho fundamental a la autonomía e integridad física, mediante la imposición de procedimientos médicos, la coacción y otros actos manifiestamente ilegales.»

La carta añade:

«Se trata de un ataque impresionante y aterrador a las libertades civiles fundamentales. Debe entenderse como fundamental puesto que la negación de la integridad corporal de cualquier ser humano implica la pérdida de todos los derechos humanos.»

Para exponer su punto de vista, la carta hace referencia al Código de Nuremberg (1947) al afirmar:

«El consentimiento del sujeto humano es absolutamente esencial. El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos retomó esta prohibición contra la experimentación involuntaria en su texto de 1966, que establece: nadie podrá ser sometido sin su consentimiento a experimentos médicos o científicos»

También hace referencia a la declaración de Ginebra de la Asamblea Médica Mundial (1948):

«Respetaré la autonomía y la dignidad de mi paciente. No utilizaré mis conocimientos médicos para infringir los derechos humanos y las libertades civiles, ni siquiera por la fuerza. Mantendré un respeto absoluto por la vida humana, desde la concepción. Consideraré la salud de mi paciente como mi primera preocupación»

Los firmantes señalan que no hay otra alternativa que echar a la OMS de la vida nacional e imploran al Primer Ministro y al Ministro de Sanidad que actúen para defender la soberanía de la India y los derechos de todos los ciudadanos.

Añaden que durante las reuniones de la Asamblea Mundial de la Salud se reúnen en Ginebra delegados no elegidos, que no rinden cuentas, y en gran medida desconocidos, procedentes de 194 países, como hicieron en 2022 cuando adoptaron las enmiendas al RSI. El proceso está plagado de secretismo, autocracia e inminente tiranía, descaradamente desprovisto de cualquier proceso transparente y democrático.

Los delegados de estos países no son elegidos y no representan al pueblo de su país. Los firmantes preguntan:

«¿Cómo pueden negociar en nombre de las naciones, y mucho menos un reglamento sanitario internacional/global vinculante para 194 países?»

Si el «tratado mundial sobre pandemias» se aprueba a la fuerza, podríamos asistir a bloqueos perpetuos. Al mismo tiempo, dominarán los intereses corporativos. Las pandemias se autoalimentarán creando una burocracia cuya existencia dependerá de ellas.

La gente estará a merced de la policía y de los burócratas, que serán inmunes a cualquier sanción por actos realizados de «buena fe». Estos actos podrían adoptar la forma de procedimientos médicos obligatorios, entrada forzosa en locales, confinamiento forzoso y cuarentena.

Ya fue bastante miserable en 2020, toda la fuerza del Estado alineada contra el público, especialmente contra aquellos que no estaban de acuerdo con las políticas del COVID; imaginen el abuso de poder que podría darse si la OMS adquiere los poderes que ansía.

Las semillas del totalitarismo estaban a la vista con Anthony Fauci diciendo que él es «la ciencia», la ex primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Arden declarando que el gobierno es la «única fuente de la verdad», y las compañías de redes sociales trabajando mano a mano con el estado profundo para censurar y denigrar a figuras prominentes y científicos de renombre mundial que cuestionaron la narrativa oficial.

Asistimos a la suspensión de libertades civiles fundamentales bajo la amenaza de la violencia estatal, que a menudo se tradujo en abusos a ciudadanos por parte de fuerzas policiales paramilitares de facto por infringir «normas pandémicas» que carecían de base científica.

Los gobiernos declararon que estaban «actuando de acuerdo con la ciencia», pero lo que vimos fueron cifras infladas de muertes, datos manipulados y el uso fraudulento de pruebas RT-PCR para ayudar a crear la percepción de una pandemia mortal en la mente del público. Los lectores pueden consultar el artículo en línea Stay Home, Save Lives: Uncovering the COVID Deception, que ofrece una visión de los diversos engaños que ayudaron a infundir miedo a la población mundial en 2020.

La OMS también proporcionó unos datos erróneos de mortalidad. La exageración provocó el pánico en la población -era parte de una «pandemia de miedo» cuidadosamente orquestada- y allanó el camino para los confinamientos y el consumo masivo de vacunas vendidas al público basándose en afirmaciones falsas. La proteína sintética de las vacunas ha provocado coágulos, hemorragias, problemas cardíacos y de coagulación de la sangre cerebral, así como problemas neurodegenerativos. Y lo que estamos viendo en muchos países desde la introducción de las vacunas es un importante exceso de mortalidad, sobre el que los medios de comunicación guardan silencio.

Además, la OMS opera dentro de un complejo biofarmacéutico, un complicado sindicato formado a lo largo del tiempo que adopta instrucciones sobre las políticas sanitarias mundiales. En este complejo participan las agencias sanitarias de los gobiernos nacionales, incluidos los de la India, Estados Unidos y Reino Unido, el Foro Económico Mundial, la Fundación Gates, el Welcome Group y las principales empresas farmacéuticas. Los acuerdos de puertas giratorias entre estas organizaciones han dado lugar a una captura regulatoria.

El investigador y activista Yohan Tengra, del Awaken India Movement, llevó a cabo una investigación de dos años sobre cómo funciona esto en la India. A través de su investigación, sacó a la luz el cártel de multimillonarios que controlaba el Grupo Operativo COVID-19 de la India. Tengra no sólo enumeró los nombres de quienes formaban parte de este grupo de trabajo, sino que también detalló cómo están conectados financieramente con la industria farmacéutica y de fabricación de vacunas.

El grupo de trabajo fue responsable de la agresiva campaña de confinamientos, los requisitos de mascarilla obligatoria, las pruebas forzosas a personas asintomáticas, la eliminación de la ivermectina del protocolo nacional, la supresión de los efectos adversos de las vacunas y mucho más.

Tengra también expuso cómo destacadas personalidades de la sanidad pública india que aparecían regularmente en los medios de comunicación y en la televisión, están conectadas con la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller, Welcome Trust, USAID, el Banco Mundial y otras figuras del estado profundo global.

Tenemos todo el derecho a estar preocupados por un «tratado sobre pandemias» configurado por intereses poderosos que se benefician del cierre de economías (véase el artículo en línea Colapso sistémico y simulación de pandemia de Fabio Vighi), de los programas de vacunación obligatoria y de la vigilancia digital, y que están demasiado dispuestos a despojarnos de nuestros derechos fundamentales en su propio beneficio.

La carta al Primer Ministro y al Ministro de Sanidad de la India deja claro que el enorme conflicto de intereses de la OMS debería descalificarla para el desempeño de cualquier rol en la sanidad mundial.

Firmantes:

Dr. Jacob Puliyel, Delhi, MD, MRCP, MPhil, Pediatra y Profesor Visitante Internacional

Prashant Bhushan, Nueva Delhi, Abogado Senior, Tribunal Supremo de la India

Colin Gonsalves, Nueva Delhi, Abogado, Tribunal Supremo de la India

Nilesh Ojha, Mumbai, Presidente del Colegio de Abogados de la India, Abogado del Tribunal Superior de Bombay y del Tribunal Supremo de la India, activista de derechos humanos

Escritor Dr. Amitav Banerjee, Pune, MD, ex epidemiólogo, Fuerzas Armadas de la India

Dr. Aseem Malhotra, Londres (ciudadano indio en el extranjero), MBChB, MRCP. Consultor cardiólogo

Aruna Rodrigues, Mhow, peticionaria principal: GMO PIL en el Tribunal Supremo y miembro de Iridescent Blue Fish (IBF)

Dr. Donthi Narasimha Reddy, Hyderabad, experto en políticas públicas y activista

Dra. Megha Consul, Gurugram, pediatra, consultora principal, neonatóloga

Dr. Pravin Chordia, Pune, Médico Cirujano

Dr. Lalitkumar Anande, Mumbai, MBBS, Diploma PG en Investigación Clínica

Dr. Vijay Raghava, Bangalore, MBBS Dr. Veena Raghava, Bangalore, MBBS, DA

Dr. Kuldeep Kumar, Haridwar, MBBS MS (CIRUGÍA GENERAL) Dr. Praveen Saxena, Hyderabad, radiólogo y metalóxico clínico, MBBS, DMRD Osmania

Dr. Biswaroop Roy Chowdhury, Faridabad, Ph.D (Diabetes)

Dr. Gautam Das, Calcuta, MBBS, Médico generalista

Saraswati Kavula, Hyderabad, directora de documentales y periodista independiente, Awaken India Movement

Bhaskaran Raman, Mumbai, Profesor, Dpto. de Informática e Ingeniería. Indian Institute of Technology Bombay Advocate

Ishwarlal S. Agarwal, Bombay, Abogado

Tanveer Nizam, Bombay

Dra. Susan Raj, Chattisgrah, Enfermera BSc , MSW(M&P), Doctora en Humanidades, Especialista en Conducta

Jagannath Chaterjee, Bhubhaneshwar, Activista social

Dr. Abhay Chedda, Bombay, BHMS, CCAH, FCAH

Dra. Gayatri Panditrao, Pune, médico homeópata, BHMS, PGDEMS

Dra. Rashmi Menon, Bombay, BHMS, ChT

Rossamma Thomas, Pala, Kottayam, Kerala, Periodista independiente

Ambar Koiri, Bombay, Movimiento Despierta India

Dr. G Prema, Tamil Nadu, Homeópata clásico, Aasil Health Care

Dr. S. G. Vombatkere, Mysuru, defensor de los derechos humanos

Anand Singh Bahrawat, Indore, Abogado del Tribunal Superior de Indore

Vijay Kurle, Bombay

Abogado L Shunondo Chandiramani, Indore, Tribunal Superior de Indore

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos