jueves , 13 junio 2024

El encubrimiento de Wuhan explica el fraude de las armas biológicas y su relación con las vacunas

Print Friendly, PDF & Email

El nuevo libro de Robert F. Kennedy Jr. “El encubrimiento de Wuhan : y la aterradora carrera armamentista de armas biológicas” es un libro crucial para comprender cómo ocurrió la catástrofe del COVID-19 . El libro explica las causas del desastre global, que ocurrió antes de marzo de 2020.

Así es como RFK Jr. resume esos efectos:

“Todo el mundo ha visto ahora que las pandemias son otra forma para que los servicios militares, de inteligencia y de salud pública amplíen sus presupuestos y su poder. En 2020, las agencias de salud pública, defensa e inteligencia utilizaron como arma una pandemia [Covid-19], lo que resultó en ganancias sin precedentes para las grandes farmacéuticas y la dramática expansión del estado de seguridad/vigilancia, incluido un abandono sistémico de los derechos constitucionales (en la práctica, un golpe de estado).

Poniendo a Covid en el contexto de la guerra biológica

Curiosamente, en la publicidad del libro y en las entrevistas al respecto , RFK Jr. se centra en “la etiología de la investigación de ganancia de función ” y todo lo que condujo a que un virus fuera diseñado en un laboratorio financiado por Estados Unidos en Wuhan por un grupo de científicos chinos y occidentales.

En el centro de esta historia está el deseo de RFK Jr. de advertir a los lectores sobre los peligros de la investigación de ganancia de función, que, según muestra en el libro, es un esfuerzo irrefutable de guerra biológica , no de salud pública.

Robert F. Kennedy Jr. «Tomaron un virus que sólo podía infectar a los murciélagos y lo hicieron mortal para los humanos permitiendo que pueda infectarnos muy fácilmente». Ver documentación en su nuevo libro: «El Encubrimiento de Wuhan» https://www.bitchute.com/video/nt1flRKNOfxI/

La historia de “El encubrimiento de Wuhan” muestra el surgimiento del complejo industrial-de guerra biológica: el gigante global que comprende alianzas militares/de inteligencia, grandes farmacéuticas , grandes tecnológicas , instituciones académicas y médicas y organizaciones no gubernamentales, o ONG, que crearon el virus conocido como SARS-CoV-2 y dirigieron la respuesta global al mismo.

El libro ha sido tan censurado que no puedo encontrar ni una sola reseña real en Google. Newsweek informó que las librerías independientes no lo tinen disponible.

Gran parte de la censura tiene que ver con la animosidad generalizada hacia la campaña presidencial de RFK Jr. Sin embargo, es probable que el contenido explosivo del libro, como se analiza en este artículo, también sea un factor.

Resumen de alto nivel del surgimiento del complejo industrial de guerra biológica, contado por RFK Jr.

  • La industria de la guerra biológica comenzó a crecer después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las agencias de inteligencia occidentales importaron científicos japoneses y alemanes para ayudar a desarrollar armas contra los enemigos comunistas. Esta fue, de hecho, la primera tarea de la recién formada CIA [Agencia Central de Inteligencia].
  • Después del 11 de septiembre, la financiación para la investigación de armas biológicas se disparó, al igual que el poder y el alcance de las agencias militares y de inteligencia a cargo de dicha investigación. La investigación, presentada al público como “preparación y respuesta a una pandemia (pandemic preparedness and response (PPR))”, abarcó principalmente intentos de diseñar patógenos mortales y, simultáneamente, crear contramedidas para ellos, predominantemente vacunas.
  • Se estaba invirtiendo tanto dinero en la investigación de PPR/armas biológicas que las agencias de salud pública y las instituciones académicas involucradas en la investigación gubernamental y contratistas del estado se volvieron dependientes de ella o, tal vez más exactamente, adictas al dinero y al poder que otorgaba este tipo de investigación.

Se crearon asociaciones multinacionales público-privadas y “organizaciones no gubernamentales” (por ejemplo, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Wellcome Trust ) para financiar y promover la necesidad de este tipo de investigaciones.

  • En el otoño de 2019, un patógeno diseñado desde uno de los laboratorios de armas biológicas de China llegó a la población. Todos los funcionarios militares, de inteligencia y de salud pública de China, Estados Unidos, el Reino Unido y otros países, con sus socios farmacéuticos y académicos, conspiraron para encubrir la fuga del laboratorio, mientras se preparaban simultáneamente para desatar sus contramedidas en el mundo.

Cómo la naturaleza de la investigación sobre guerra biológica no ha cambiado

Virus modificados por el Departamento de Defensa de EE.UU para usarlos como armas biológicas. Es importante que las personas comprendan el inicio de lo estudios de ganancia de función de los virus, y su relación con el grupo finaciero Vanguard-BlackRock que financian al Foro Económico Mundial, que fueron los que organizaron la falsa pandemia y ahora el falso cambio de clima. Este grupo controla a la OMS y varios funcionarios de varios gobiernos… https://www.bitchute.com/video/ar28nr0ETXAv/

Como lo explica RFK Jr., la historia de la industria de la guerra biológica actual comienza después de la Segunda Guerra Mundial, cuando científicos alemanes y japoneses fueron repatriados en secreto para ayudar a la comunidad de inteligencia y al ejército en el desarrollo de programas de armas químicas y biológicas.

No es coincidencia, sostiene, que muchas características siniestras de aquellos programas anteriores se hayan conservado hasta el presente.

Estas características incluyen:

  • Estrechas alianzas con la industria farmacéutica y los medios de comunicación.
  • La complicidad de la academia y las facultades de medicina.
  • La control de los medios.
  • Secreto intenso.
  • Experimentación generalizada con sujetos humanos.
  • Uso ambiguo de la palabra «voluntarios».
  • Pruebas al aire libre en grandes poblaciones renuentes.
  • Elasticidad ética.
  • La normalización del engaño.
  • El uso de la microbiología para alterar y convertir insectos en armas.
  • El uso del desarrollo de vacunas como máscara para la investigación de armas biológicas.
  • La corrupción de todo el establishment médico.

Incluso esta lista basta para explicar lo que pasó con la COVID-19: si se toman todos estos ingredientes, se añaden miles de millones de dólares y asociaciones multinacionales público-privadas que involucran a las principales instituciones de investigación y miles de científicos, ¿cómo no se podría producir un desastre global?

Profundos vínculos entre la CIA y la guerra biológica

“The Wuhan Cover-Up” dedica mucho tiempo a documentar la correspondencia entre el ascenso de la CIA y el surgimiento del programa moderno de guerra biológica. RFK Jr. escribe:

“Vale la pena revisar la preocupación de setenta y cinco años de la agencia por las armas biológicas, las pandemias y las vacunas. El desarrollo de armas biológicas fue el primer amor de la CIA y sigue siendo su pasión incansable. La obsesión natal de la CIA por las armas biológicas enfrentó a la agencia contra todos los fundamentos idealistas tanto de la democracia como de las artes curativas de la medicina”.

Un punto importante relacionado que se enfatiza en el libro es que la investigación de armas biológicas no es una industria oscura y de nicho. Más bien, según “The Wuhan Cover-Up”, es una de las principales preocupaciones de defensa nacional, que impulsa la agenda de seguridad nacional:

“Tras el colapso de la Unión Soviética, el aparato militar y de inteligencia erigieron la agenda de bioseguridad como la nueva punta de lanza de la política exterior estadounidense. Estas agencias reemplazaron hábilmente el miedo al monolito soviético y al comunismo progresivo por el miedo a las enfermedades infecciosas, que han avivado con éxito para justificar vastas expansiones de poder”.

El general de cuatro estrellas Wesley Clark, quien fuera Comandante Supremo de la OTAN, explica como desde los despachos políticos se trazan planes para aniquilar millones de vidas. https://www.bitchute.com/video/xPxSww3WhV3t/

Participación sorprendentemente amplia de académicos y científicos

Debido a que la agenda de bioseguridad –que se centra en la investigación bioquímica y médica– es tan central para la política exterior y la seguridad nacional, controla grandes porciones de financiación de la investigación.

Por lo tanto, como documenta RFK Jr., ha llegado a abarcar muchas instituciones académicas importantes y miles de médicos y científicos:

“Entre los efectos secundarios más alarmantes de la preocupación federal por las armas biológicas se encuentra el desvío sistemático de vastos recursos y ejércitos de científicos académicos y gubernamentales fuera de la salud y la salud pública.

Hoy en día, unos 13.000 científicos de la muerte trabajan en tecnología de armas biológicas en nombre de las agencias militares, de inteligencia y de salud pública de los EE. UU. en unos 400 laboratorios de armas biológicas gubernamentales y universitarios”.

Quiebra moral

Cuando se enfrentan a las “teorías de conspiración” del COVID-19, como las expuestas en “El encubrimiento de Wuhan”, la gente suele argumentar que es imposible que tantos médicos y científicos hayan aceptado conscientemente ideas que acaban con la civilización, como los confinamientos y las inyecciones de productos médicos inseguros a miles de millones de personas.

Según RFK Jr.:

“La historia ha demostrado una y otra vez el asombroso poder de la agenda de armas biológicas para transformar en monstruos a personas compasivas, brillantes e idealistas.

“Como clase, han demostrado un juicio completamente retorcido y una inclinación confiable por la deshonestidad y las ideas terribles”.


Vacunas innecesarias para justificar la carrera de armas biologicas están causando mas daño que beneficios. Los vacunados con vacunas del calendario infantil tienen muchas mas probabilidades de contraer enfermedades crónicas que los no vacunados, mas de 100 estudios demostrando esto. Robert Kennedy Jr. y Brian Hooker , nuevo libro! ver más: https://cienciaysaludnatural.com/mayor-probabilidad-de-enfermedades-cronicas-en-menores-vacunados-que-en-no-vacunados/https://www.bitchute.com/video/XSkCsstDI9iC/

Investigación de armas biológicas = investigación de vacunas

Otra idea crucial que influye en nuestra comprensión de la respuesta a la COVID-19 es que la investigación de vacunas es una preocupación primordial para el complejo industrial de la guerra biológica, aunque se presenta públicamente como un esfuerzo de salud pública.

El libro cita a Francis Boyle, JD, Ph.D., autor de la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de 1989 , con esta explicación:

“No puedes usar un arma biológica contra tu enemigo sin tener en tu poder un antídoto con el que proteger a tu propio equipo del retroceso. Por esta razón, las armas biológicas y las vacunas siempre se desarrollan en conjunto”.

Además, debido a que la financiación de la investigación de vacunas se destina tanto a agencias de biodefensa como a agencias de salud pública, ambas se han vuelto inextricablemente vinculadas:

“El ejército y las agencias de salud pública trabajan en estrecha coordinación para desarrollar vacunas para aplicaciones militares, compartiendo información y trabajando codo con codo en los laboratorios. La investigación sobre vacunas a menudo sirve como cobertura o justificación para el desarrollo ilegal de armas biológicas”.

De una obsesión por la seguridad nacional estadounidense a una herramienta del globalismo

Como escribe RFK Jr., después del 11 de septiembre, el terrorismo se convirtió en el centro de la defensa nacional de Estados Unidos. Después de los ataques con ántrax, el foco de las actividades antiterroristas se centró en la necesidad de predecir, prevenir y crear contramedidas (inyecciones de ARNm y ahora ARNm-sa) al terrorismo biológico:

“Este enemigo más confiable y aterrador pronto reemplazaría a la guerra contra el terrorismo, justificando una ‘guerra eterna‘ contra los gérmenes. La ‘bioseguridad’, también conocida como Preparación y Respuesta a Pandemias (PPR), proporcionó una justificación para la presencia estadounidense en cada nación en desarrollo”.

Y, como explicó con más detalle RFK Jr., el enfoque en el bioterrorismo, que primero sirvió al impulso imperialista estadounidense, luego se incorporó al programa del globalismo:

“El emergente complejo médico/militar-industrial pronto citaría la bioseguridad como pretexto para un control centralizado, una respuesta coordinada entre las naciones, un proyecto de construcción en expansión para nuevos laboratorios de armas biológicas en Estados Unidos, el archivo de cada germen con potencial armamentístico bajo el pretexto de la protección contra una pandemia.

El control de los medios de comunicación, la imposición de la censura, la construcción de una infraestructura de vigilancia sin precedentes aparentemente necesaria para «rastrear y rastrear» las infecciones, identificaciones digitales universales , monedas digitales para reducir la propagación de enfermedades y la cesión del poder por parte de los gobiernos nacionales a las OMS [Organización Mundial de la Salud]; en resumen, globalismo”.

Robert Kennedy Jr., El complejo industrial militar de EE.UU con el grupo Vanguard y BlackRock son los que estan detras de toda la falsa pandemia https://www.bitchute.com/video/3iL8i0hkt3BK/

China se convierte en un actor dominante en la investigación de guerra biológica

Al mismo tiempo, los líderes chinos estaban trabajando en la misión de convertir a China en un líder mundial en ciencia, investigación e innovación.

Según “The Wuhan Cover-Up”, los chinos han estado utilizando la marcha de Occidente hacia el globalismo para infiltrarse en “la academia, las empresas, los medios de comunicación, los grupos culturales y las agencias gubernamentales occidentales que hablan el lenguaje de la cooperación, el globalismo y la salud pública”.

Como parte de su proceso de infiltración, los chinos prodigaron financiación a instituciones de investigación y editoriales científicas occidentales. Y como la investigación biomédica y de guerra biológica era tan central para los gobiernos y las instituciones de investigación occidentales, los chinos acabaron dominando también ese espacio.

Así, explica el libro, China pudo “cooptar a instituciones académicas y agencias de salud pública estadounidenses para que realizaran investigaciones clandestinas sobre armas biológicas para el ejército chino”.

¿Por qué Estados Unidos haría investigaciones sobre armas biológicas en/para China?

Esta es, quizás, la pregunta que más a menudo se plantea en respuesta a la hipótesis de que el SARS-CoV-2 era un arma biológica diseñada en un laboratorio financiado por el ejército chino, Estados Unidos y otros gobiernos occidentales.

Como explica RFK Jr., siendo los chinos los principales financiadores de instituciones, revistas y proyectos occidentales relacionados con la investigación biomédica, esta extraña colaboración no sólo no fue sorprendente, sino que, de hecho, fue inevitable:

“La campaña china para cooptar a los principales científicos y el río de financiación china para investigadores de las universidades de investigación médica estadounidenses y británicas y para las principales revistas científicas, para entonces, le habían ganado a China amigos poderosos en todo el establishment científico occidental”.

Además, los intereses de China se cruzan con los intereses de las principales corporaciones globales y ONG que componen el complejo industrial de guerra biológica, muchos de los cuales se enriquecieron considerablemente gracias a la respuesta al COVID-19. Como escribe RFK Jr.:

“Existe una intersección natural de intereses entre los titanes empresariales occidentales y un antiguo gobierno comunista [el Partido Comunista Chino] que se ha convertido en el modelo global para fusionar sin problemas el poder corporativo con el gubernamental y promover el crecimiento empresarial mediante la supresión de la democracia, el trabajo y los derechos humanos. derechos.»

Por su parte, la comunidad de inteligencia estadounidense tiene todo tipo de razones (todas en última instancia orientadas a aumentar su propio poder e influencia) para participar en proyectos delicados de investigación científica con los chinos:

“La transferencia deliberada de nuestro conocimiento superior sobre armas biológicas a los chinos –un enemigo potencial– tiene poco sentido para los ciudadanos que piensan en términos de rivalidades convencionales entre naciones.

“El espionaje fue claramente una de las motivaciones complejas para que la comunidad de inteligencia estadounidense apoyara la investigación de armas biológicas chinas en China.

“Saber qué están haciendo los chinos es la misión de la comunidad de inteligencia estadounidense. Pero compartir silenciosamente tecnologías de vanguardia también puede servir al propio interés institucional.

“Después de todo, la comunidad de inteligencia amplía su poder al informar sobre las crecientes capacidades del enemigo; Capacidades más aterradoras en el extranjero justifican mayores presupuestos y un mayor poder en el propio país”.

Se cita al experto en armas biológicas, Boyle, afirmando que:

“Las oportunidades para expandir el poder institucional y las ganancias corporativas siempre parecen prevalecer sobre el patriotismo y el deber dentro de los equipos de armas biológicas de la CIA. El patriotismo es una ficción educada entre el conjunto de armas biológicas”.

RFK Jr. añade que las agencias de salud pública, que están muy involucradas y financiadas por la investigación sobre guerra biológica, comparten el no patriotismo egoísta de la CIA:

“Los NIH [Institutos Nacionales de Salud] y el NIAID [Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas] operan bajo los mismos incentivos perversos que impulsan conductas destructivas en todo el campo de las armas biológicas”.

Una convergencia de intereses personales, políticos, financieros y globales.

En los capítulos finales de “El encubrimiento de Wuhan”, RFK Jr. se centra en varias figuras clave del complejo industrial de la guerra biológica, incluido el Dr. Jeremy Farrar del Wellcome Trust (ahora en la OMS), el Dr. Anthony Fauci de los NIH y Bill Gates .

RFK Jr. utiliza estas cifras para mostrar cómo la pandemia de COVID-19 surgió del guiso tóxico de estándares de investigación de guerra biológica éticamente comprometidos; instituciones/organizaciones militares, de inteligencia, de salud pública y académicas que dependen de la financiación de la guerra biológica; la participación de China y los intereses globales en el floreciente negocio de la “preparación y respuesta ante una pandemia”; y, por supuesto, la búsqueda interminable de poder político y enriquecimiento personal. Ver mas en este enlace: https://cienciaysaludnatural.com/nueva-era-de-las-armas-geneticas-el-mayor-crimen-organizado-de-la-historia/

Aquí hay un gran resumen de cómo todos se unieron, a través de la codicia y el poder personal e institucional, para desatar la catástrofe del COVID-19 en el mundo:

“La evidencia sugiere que en lugar de proteger implacablemente la salud pública, Farrar aprovechó la pandemia para promover las agendas financieras venales de sus patrocinadores del WEF [Foro Económico Mundial], para transformar las democracias occidentales en estados de vigilancia, para expandir su poder personal y su sueldo, y para complacer a funcionarios chinos de alto nivel.

“Lograr estos objetivos requirió que Farrar ocultara los orígenes del laboratorio [de Covid], un proyecto en el que reclutó a un cuadro de sus compinches del cartel médico, aquellos que, gracias a años de financiación de Fauci, Farrar y Gates, ahora ocupan los niveles más altos de virología en el mundo académico, las agencias reguladoras y las empresas farmacéuticas”.

Al menos, recomendaría agregar “El encubrimiento de Wuhan” a su biblioteca como un recurso invaluable sobre figuras destacadas, organizaciones y agentes de poder involucrados en el complejo industrial-de guerra biológica.

Conclusiones y comentarios

“El encubrimiento de Wuhan” demuestra que la respuesta a la pandemia fue dirigida por las ramas de seguridad e inteligencia nacional del gobierno , no por las públicas. agencias de salud.

Finalmente, tenemos un relato detallado que muestra, más allá de lo que yo consideraría una duda razonable, que toda la catástrofe del COVID-19 fue causada y dirigida por una camarilla multinacional militar, de inteligencia, académica, farmacéutica, tecnológica y de ONG.

RFK Jr. concluye que debemos mirar hacia un futuro “en el que las bioélites sean responsables de sus acciones, la gente recupere sus derechos y la Constitución recupere la preeminencia prevista”.

Pero cómo hacemos eso?

El propio RFK Jr. está siendo censurado y excluido tan ampliamente de la esfera pública, que la solución a los problemas que expone es mucho más difícil y compleja que simplemente “ responsabilizar a las bioélites”, lo que de alguna manera conducirá a que las personas recuperen sus derechos.

No va a ser facil salir del complejo industrial de guerra biológica global que puede convencer (¿o coaccionar?) a nuestros gobiernos para que declaren estados de emergencia por supuestas amenazas pandémicas y luego restringir los derechos civiles e imponer una vigilancia masiva. , censura y propaganda que no se permitirían en situaciones que no sean de emergencia. Aun no hemos podido lograr que las personas dejen de usar las redes sociales de estas empresas de la bioelite, por alternativas independientes disponibles…

Siguen manipulando y acumulando enormes riquezas y al mismo tiempo obligan a la población mundial a aceptar “contramedidas” médicas novedosas, no probadas y potencialmente letales .

“The Wuhan Cover-Up” hace un mejor trabajo que cualquier otro libro o artículo que haya leído al exponer las tendencias, fuerzas e instituciones que nos trajeron la catástrofe del COVID-19, con cientos de páginas de notas y referencias.

Lo que es aterrador es que la enormidad del problema está más allá del alcance del libro, no sólo para resolverlo, sino incluso para reconocerlo plenamente.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos