sábado , 4 febrero 2023

Las inyecciones K0 B1T no son vacunas son inyecciones de terapia génica con muchos mayores riesgos

Test tube with DNA moleculeon abstract background,3d rendering,conceptual image.
  • La industria farmaceutica esta haciendo todo lo posible para ocultar que el público se entere que las inyecciones contra el COVID son una forma de terapia génica y no son vacunas.
  • The Associated Press falsamente argumenta que las inyecciones de COVID no son una terapia génica porque no alteran los genes
  • Associated Press engañó a los lectores al centrarse en solo una parte de la definición de terapia génica de la FDA: la parte sobre la modificación de la expresión de un gen. Pero la definición completa también incluye las palabras “o alterar las propiedades biológicas de las células vivas”, que es precisamente lo que hacen las inyecciones de ARNm contra COVID
  • Cuando se implementaron las inyecciones de ARNm en 2021, no cumplían con la definición de vacuna de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. solo cumplían con la definición de la FDA de una terapia génica.
  • La única razón por la que las inyecciones contra el COVID supuestamente cumplen ahora con la definición de vacuna de los CDC es porque cambiaron la definición para evitar que diga que «las inyecciones contra la COVID-19 no son vacunas».

Mientras tanto, según la definición de «terapia génica» de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU., FDA, son claramente terapias génicas, y tanto Moderna como BioNTech lo reconocen. Las farmaceuticas estan haciendo todo lo posible 1 para asegurarse de que las personas no distingan la diferencia.

Dra. Chinda Brandolino explicando efectos adversos y muertes por las inyecciones K0 B1T y el fraude de las terapias génicas mal llamadas vacunas https://rumble.com/v24yecs-exceso-de-efectos-adversos-graves-y-muertes-por-las-inyecciones-k0-b1t.html

Associated Press, AP miente acerca de que las inyecciones contra Covid al negar que son terapia génica

AP, a fines de diciembre de 2022, publicó una «verificación de hechos» titulada «No, las vacunas COVID-19 no son terapia génica», en la que argumentaron: 2

«Las vacunas COVID-19 no cambian los genes de una persona, como lo hace la terapia génica… Las inyecciones de Pfizer y Moderna usan ARN mensajero, o ARNm, para indicarle al cuerpo que cree una proteína. Mientras tanto, la vacuna de Johnson & Johnson , utiliza un adenovirus modificado para desencadenar una respuesta inmune…

La definición de terapia génica

La FDA definió la terapia génica en julio de 2018 y no la ha cambiado desde entonces. Según el sitio web de la FDA al momento de escribir este artículo: 4

«La terapia génica humana busca modificar o manipular la expresión de un gen o alterar las propiedades biológicas de las células vivas para uso terapéutico. La terapia génica es una técnica que modifica los genes de una persona para tratar o curar enfermedades…»

https://www.fda.gov/vaccines-blood-biologics/cellular-gene-therapy-products/what-gene-therapy

AP da una información falsa. dado que solo utilizaron una parte de la definición de terapia génica de la FDA, la parte sobre la modificación de la expresión de un gen, en su intento de desacreditación. Pero la definición completa también incluye las palabras «o para alterar las propiedades biológicas de las células vivas«, que es precisamente lo que hacen las inyecciones de COVID.

El mRNA en la inyección COVID son moléculas que contienen instrucciones genéticas para hacer varias proteínas. Las inyecciones de mRNA COVID entregan mRNA sintético con un código genético que le indica a sus células que produzcan una forma modificada de la proteína de pico o spike del SARS-CoV-2.

En otras palabras, «alteran las propiedades biológicas de las células vivas para uso terapéutico».  Tenga en cuenta la palabra «o» en la definición de la FDA. Significa que puede ser uno O el otro. No tienen que alterar la expresión génica para seguir calificando como terapia génica, al menos no según la definición de la FDA.

Sí, las inyecciones de COVID son terapias genéticas por definición

La declaración de registro 5 de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de noviembre de 2018 de Moderna también confirma que sus inyecciones de ARNm se definen como terapia génica, y establece claramente que «la FDA considera que el ARNm es un producto de terapia génica».

[En] los Estados Unidos y en la Unión Europea, las terapias de ARNm se han clasificado como medicamentos de terapia génica… ~ Registro BioNTech SEC

La presentación ante la SEC de septiembre de 2019 para BioNTech (su tecnología de ARNm se usa en la inyección de Pfizer) es igualmente clara y se indica en la página 21: 6

«… en los Estados Unidos y en la Unión Europea, las terapias de ARNm se han clasificado como medicamentos de terapia génica…»

Por lo tanto, en los EE. UU. y Europa, las terapias de ARNm, como grupo, se clasifican como «medicamentos de terapia génica». 7 Simplemente no hay manera de evitar esto. Sin embargo, hasta el día de hoy, los principales medios de comunicación intentan «desacreditar» la realidad de las inyecciones COVID.

La definición de vacuna se cambió para engañar al público

En 2018, Moderna reconoció que la tecnología de ARNm era de una «naturaleza nueva y sin precedentes», 8 sin embargo, durante los últimos tres años, nos han dicho que es solo una forma más nueva y más rápida de fabricar «vacunas».

El hecho es que cuando se implementaron las inyecciones de ARNm a principios de 2021, no cumplían con la definición de vacuna de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Solo cumplían con la definición de terapia génica de la FDA. Y la única razón por la que ahora cumplen con la definición de vacuna de los CDC es porque los CDC cambiaron su definición. 9

Hasta finales de octubre de 2021, los CDC definieron una vacuna como «un producto que estimula el sistema inmunitario de una persona para producir inmunidad contra una enfermedad específica, protegiendo a la persona de esa enfermedad». La inmunidad, a su vez, se definió como «Protección contra una enfermedad infecciosa», lo que significa que «Si eres inmune a una enfermedad, puedes estar expuesto a ella sin infectarte».

La nueva definición 10 de «vacuna» es: «Preparado que se utiliza para estimular la respuesta inmunitaria del organismo contra las enfermedades». Entonces, una «vacuna» pasó de ser algo que produce inmunidad protectora, a simplemente estimular una respuesta inmune. Las palabras clave «para producir inmunidad» fueron eliminadas de la ecuación.

Esto hace que las inyecciones contra el COVID se ajusten a la descripción, ya que no nos vuelven inmune contra el COVID-19 y, en primer lugar, no fueron diseñadas para prevenir infecciones.

La correspondencia interna de los CDC 11 obtenida a través de las solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) también prueba de manera concluyente que el motivo del cambio fue simplemente cerrar los argumentos de los cientificos expertos que cuestinaban la falsa pandemia de COVID-19″ de que «las vacunas contra el COVID-19 no son vacunas según la propia definiciónlos de los CDC». «.

La FDA sabía que las inyecciones COVID eran muy riesgosas

La guía de la FDA para la industria de productos de terapia génica humana, 12 publicada en enero de 2020, también clasificó las inyecciones de ARNm como terapia génica. Es importante destacar que, en este documento, la FDA enfatizó que los productos de terapia génica que contienen microARN o citoquinas pueden tener «efectos pleotrópicos* desconocidos, incluida la expresión alterada de los genes del huésped (humano) que podrían tener resultados impredecibles e indeseables».

*La pleiotropía ocurre cuando un gen influye en dos o más rasgos fenotípicos aparentemente no relacionados. Tal gen que muestra expresión fenotípica múltiple se denomina gen pleiotrópico. La mutación en un gen pleiotrópico puede tener un efecto en varios rasgos simultáneamente, debido a que el gen codifica un producto utilizado por una miríada de células o diferentes objetivos que tienen la misma función de señalización.

Si bien la inyección de COVID ciertamente produce resultados indeseables, las consecuencias negativas no fueron imprevistas . Al principio, varios científicos que habían investigado los mecanismos de acción de las inyecciones advirtieron sobre la posibilidad de resultados adversos graves, incluido:

Hoy en día, una amplia gama de datos y estadísticas demuestran que esas primeras preocupaciones eran válidas.

El análisis de riesgo-beneficio anula las afirmaciones de seguridad

Por ejemplo, un análisis de riesgo-beneficio 13 que analizó el impacto de los mandatos de refuerzo para estudiantes universitarios concluyó que entre 22.000 y 30.000 adultos previamente no infectados (de 18 a 29 años) deben ser reforzados para prevenir una hospitalización por COVID-19.

Mientras tanto, por cada hospitalización evitada, la inyección causará de 18 a 98 eventos adversos graves, incluidos 1,7 a 3 «casos de miocarditis asociada con el refuerzo en hombres, y 1373 a 3234 casos de reactogenicidad de grado ≥3 que interfiere con las actividades diarias». Según los autores, exigir una tercera vacuna contra el COVID para los estudiantes universitarios resultará en «un daño neto esperado».

Los autores también subrayan que «dada la alta prevalencia de inmunidad post-infección, este perfil de riesgo-beneficio es aún menos favorable». Continúan afirmando que «los mandatos de refuerzo universitario no son éticos porque:» 14

«1) no existe una evaluación formal de riesgo-beneficio para este grupo de edad;

2) los mandatos de vacunación pueden resultar en un daño neto esperado para los jóvenes individuales;

3) los mandatos no son proporcionados: los daños esperados no son superados por los beneficios para la salud pública dada la eficacia modesta y transitoria de las vacunas contra la transmisión;

4) los mandatos de los EE. UU. violan el principio de reciprocidad porque los daños graves raros relacionados con las vacunas no se compensarán de manera confiable debido a las brechas en los esquemas actuales de lesiones por vacunas; y

5) los mandatos crean daños sociales más amplios. Consideramos contraargumentos como el deseo de socialización y seguridad y mostramos que tales argumentos carecen de respaldo científico y/o ético».

El estudio del gobierno también destaca los problemas de las inyecciones de COVID

Un pequeño estudio observacional 15 , 16 dirigido por investigadores de neurología de los Institutos Nacionales de Salud trajo igualmente malas noticias, ya que encontraron «una variedad de síntomas neuropáticos» que ocurren dentro de las tres o cuatro semanas posteriores a la inyección de COVID:

«Estudiamos a 23 pacientes (92 % mujeres; mediana de edad 40 años) que informaron nuevos síntomas neuropáticos que comenzaron dentro de 1 mes después de la vacunación contra el SARS-CoV-2. El 100 % informó síntomas sensoriales que incluían parestesias graves en la cara o las extremidades, y el 61 % tenía ortostasis , intolerancia al calor y palpitaciones…

En conjunto, el 52 % (12/23) de los pacientes tenían evidencia objetiva de neuropatía periférica de fibras pequeñas… Este estudio observacional sugiere que una variedad de síntomas neuropáticos pueden manifestarse después de las vacunas contra el SARS-CoV-2 y, en algunos pacientes, podría ser un mecanismo inmunitario. proceso.»

La FDA y los CDC se niegan a publicar análisis clave de seguridad

La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU., FDA, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU, los del Instituto Nacional de Salud, NIH y los principales medios de comunicación se niegan a admitir que existen riesgos, a pesar de que la propia investigación de los NIH lo demuestra. Con toda probabilidad, la recopilación de datos de la FDA y los CDC sobre las inyecciones también revela que hay problemas importantes, ya que ambas agencias están obstruyendo los intentos de publicar los análisis de seguridad clave. 

«De acuerdo con los procedimientos operativos establecidos por la agencia el 18 de enero de 2021 y el 19 de febrero de 2022, la FDA realizaría una extracción de datos ‘al menos cada dos semanas’ para identificar eventos adversos ‘informados con más frecuencia de lo esperado después de la vacunación con vacunas COVID-19 .’ La agencia realizaría la extracción de datos del Sistema de Informe de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS).

La oficina de registros de la FDA no proporcionó ninguno de los análisis, ni siquiera en forma redactada. La agencia citó una exención a la Ley de Libertad de Información que le permite al gobierno retener memorandos y cartas interinstitucionales e intrainstitucionales ‘que no estarían disponibles por ley para una parte que no sea una agencia en litigio con la agencia’.

La agencia también se refirió al Código de Regulaciones Federales, que dice que ‘todas las comunicaciones dentro de la Rama Ejecutiva del gobierno federal que estén en forma escrita o que posteriormente se reduzcan a la escritura pueden ser retenidas de la divulgación pública excepto aquella información fáctica que sea razonablemente segregables…’

No está claro por qué la FDA no pudo producir copias de los análisis con información no fáctica redactada».

De acuerdo con los procedimientos operativos estándar de VAERS citados anteriormente, los CDC también deben realizar análisis de extracción de datos utilizando la extracción de datos de la Relación de informes proporcionales (PRR). PRR 20 mide qué tan común es un evento adverso para un medicamento específico en comparación con todos los demás medicamentos en la base de datos.

El tipo de análisis se conoce como proporción de informes proporcionales (PRR). La PRR implica comparar la incidencia de un evento adverso específico después de una vacuna específica con la incidencia después de todas las demás vacunas. El PRR se calcula tomando el número de informes de un evento adverso dado dividido por el número total de eventos informados para la nueva inyección o el número total de informes. Luego lo divide por la misma proporción para uno o más medicamentos/vacunas existentes que se consideran seguros. 

Los CDC también se negó a publicarar sus resultados. 21 Los CDC también han proporcionado dos veces información falsa al responder preguntas. En primer lugar, afirmaron que no se realizaron análisis de PRR y que la extracción de datos estaba fuera de su ámbito.

Algún tiempo después, admitieron que la agencia realizó PRR a partir de febrero de 2021, solo para luego dar marcha atrás, diciendo que solo comenzaron a realizar PRR en marzo de 2022. The Epoch Times cita varios documentos en los que la FDA y/o los CDC ante una demanda legal de FOIA tuvieron que admitir que:

  • El análisis de señales «de seguridad» VAERS de los CDC basado en informes del 14 de diciembre de 2020 al 29 de julio de 2022 para las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 muestra señales claras de muerte y una variedad de problemas tromboembólicos, cardíacos, neurológicos, hemorrágicos, hematológicos e inmunológicos muy preocupantes. – Eventos adversos menstruales y del sistema entre adultos.
  • Hubo 770 tipos diferentes de eventos adversos (EA) que mostraron señales «de seguridad» (lease inseguridad) en mayores de 18 años, de los cuales más de 500 (o 2/3) tuvieron una señal mayor de miocarditis/pericarditis.
  • El análisis de los CDC muestra que la cantidad de eventos adversos graves notificados en menos de dos años para las inyecciones de ARNm contra la COVID-19 es 5,5 veces mayor que todos los informes graves de vacunas administradas a adultos en los EE. UU. desde 2009.
  • Se clasificó como grave el doble de informes de la inyección mRNA COVID-19 en comparación con todas las demás vacunas administradas a adultos (11 % frente a 5,5 %). Esto cumple con la definición del CDC de una señal de seguridad.
  • Hay 96 señales (de inseguridad) para jóvenes de 12 a 17 años, que incluyen: miocarditis, pericarditis, parálisis de Bell, ulceraciones genitales, presión arterial alta y frecuencia cardíaca, irregularidades menstruales, insuficiencias de las válvulas cardíacas, embolia pulmonar, arritmias cardíacas, trombosis pericárdica y pleural. derrame, apendicitis y apéndice perforado, trombocitopenia inmune, dolor torácico, aumento de troponina, estar en cuidados intensivos y en tratamiento anticoagulante.
  • Hay 66 señales para niños de 5 a 11 años, que incluyen: miocarditis, pericarditis, disfunción ventricular e incompetencia de las válvulas cardíacas, derrame pleural y pericárdico, dolor torácico, apendicitis y apendicectomías, enfermedad de Kawasaki, irregularidades menstruales, vitíligo y avance de la vacuna infección.
  • Las señales (mal llamadas de seguridad) no pueden descartarse como informes «estimulados», exagerados, fraudulentos o inflados artificialmente, ni pueden descartarse debido a la gran cantidad de inyecciones COVID administradas.  ver fuentes en: https://cienciaysaludnatural.com/los-cdc-reconocen-cientos-de-senales-de-inseguridad-para-las-inyecciones-contra-k0-b1t-de-pfizer-y-moderna/

¿Por qué la renuencia a publicar los datos? ¿No quieren que sepamos que estas inyecciones son tan seguras como dicen que son? 

Aprobación de medicamentos sin los estudios de prueba correspondientes

La Operation Warp Speed, ideada en la primavera de 2020 por una docena de altos funcionarios de los departamentos de salud y defensa del entonces presidente Trump para acelerar el desarrollo de la inyección COVID 19 22 , ha tenido la intención de normalizar la aprobación de medicamentos de terapia génica sin las pruebas adecuadas.

Antes de que se autorizara el uso de emergencia de las inyecciones contra el COVID, ninguna terapia génica de ARNm había llegado al mercado, a pesar de más de 20 años de investigación y desarrollo. Eso dice bastante sobre lo difícil que es hacer que estos productos funcionen correctamente, para asegurarse de que funcionen y sean seguros.

Con la implementación por parte de la FDA de un esquema » Future Framework » en junio de 2022 para acelerar la entrega de refuerzos de COVID, 23 los obstáculos regulatorios para las terapias génicas, especialmente los estrictos requisitos de seguridad, quedaron a un lado. Ahora, la FDA puede y autorizará inyecciones reformuladas de COVID sin ensayos en humanos. 24 , 25 , 26

Básicamente, la FDA reescribió las reglas sobre la marcha y decidió que las terapias génicas de ARNm son equivalentes a las vacunas convencionales contra la influenza y pueden actualizarse y lanzarse sin pruebas.

La idea es que la seguridad de las inyecciones de ARNm COVID ya ha sido probada por las inyecciones originales, que afirman que no dañaron ni mataron a nadie. Por lo tanto, la seguridad es un hecho, y la eficacia de los refuerzos reformulados puede evaluarse simplemente verificando los niveles de anticuerpos en algunos ratones, que es lo que hicieron Pfizer y Moderna.

En realidad, sin embargo, millones de personas en todo el mundo han resultado dañadas y muertas por las inyecciones originales , los ensayos en humanos para esas inyecciones estuvieron plagados de fraude , los niveles de anticuerpos no nos dicen nada sobre la capacidad de la inyección para proteger contra infecciones, y las dos tecnologías (las vacunas contra la gripe convencionales y la terapia génica de ARNm) no tienen puntos en común.

Cuidado con las futuras inyecciones de ARNm

Los Medicos: Dr. Aseem Malhotra, Dr. Peter McCullough, Dr. Eduardo Yahbes y Dr. Claudio Linares, denuncian los daños graves de la inyección Ko B1T y actos de negligencia graves departe de las autoridades responsables al vacunar a los que ya tenian inmunidadad natural por haber padecido la infección. https://www.bitchute.com/video/c5pVoatgVqJI/

Este «marco futuro» también, con el tiempo, se ampliará para incluir otras vacunas , inyecciones génicas y medicamentos. Ya hay inyecciones de ARNm en proyecto contra el herpes, la malaria, la influenza, el virus respiratorio sincitial (RSV) , la enfermedad de células falciformes, el VIH, Epstein-Barr y el cáncer, 27 , 28 y los fabricantes de vacunas han recibido la designación de aprobación acelerada para al menos menos algunos de estos proyectos. 29

Eventualmente, esta tendencia acelerada puede incluso reducir los estándares para los ensayos de medicamentos en general, que históricamente han requerido al menos 10 años de pruebas multifase. 30 Los peligros de esta tendencia realmente no se pueden exagerar, especialmente cuando hablamos de productos basados ​​en genes.

Esperamos que ahora el publico pueda comenzar a ver cómo la AP y otros medios nos están engañando en sus «verificaciones de hechos» al enfocarse en solo un aspecto de la definición de terapia génica de la FDA (la parte que altera el ADN), mientras ignora el hecho de que las inyecciones de COVID SÍ cumplen con la definición completa y ESTÁN clasificadas como terapia génica, como lo reconocen BioNTech y Moderna en sus presentaciones ante la SEC.

Si encuentra “ este artículo útil suscríbase como miembro de nuestro equipo para apoyarnos y en conjunto podamos aclarar el tema en discusiones con familiares, amigos, funcionarios y empleadores. La experiencia nos dice que cuando la gente esta siendo coaccionada y no entiende que pasa, cuando finalmente se enteran quien y como los están coaccionando, entonces pueden salir de la confusión, eliminar el miedo y actuar seguros para defenderse. Para lograr esto primero hace falta informar con evidencia de primera línea, no de forma periodística sino con una base de datos con la documentación científica de expertos, libre de conflictos de intereses. Para llevar a cabo esta base de datos en cienciaysaludnatural.com hacen falta recursos, pagar hosting y el tiempo de elaboración de contenidos. Necesitamos que las personas que reconocen el valor del proyecto nos recomienden para poder continuarlo. Muchas gracias. Puede Apoyarnos en  https://cienciaysaludnatural.com/colaboracion

Tambien agradecemos su apoyo a esta base de datos con un bono contribución en mercado pago por única vez:
3000$ https://mpago.la/2qphKTN
1000$ https://mpago.la/1Q1NEKM
500 $ https://mpago.la/2u2cZrG
300 $ https://mpago.la/1bPs2pS

Via Paypal: Euros o dólares click aqui

Referencias