sábado , 1 octubre 2022

Autorizan un nuevo refuerzo K0 B1T sin pruebas en humanos mientras los daños aumentan

A lo largo de la respuesta a la pandemia, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) se ha vuelto cada vez más imprudente al poner en circulación las inyecciones de Covid. Al comienzo del proceso de investigación de vacunas de la FDA, la agencia prometió transparencia. 

Lo que el público recibió no fue nada por el estilo. Nos han dado comunicados de prensa científicos tomando la palabra de los fabricantes de las inyecciones sobre la eficacia y la seguridad, y finalmente eliminando a sus asesores externos «independientes» una vez alardeados de participar en el VRBPAC

Se advirtió al público a fines de junio que la FDA estaba tratando de imponer nuevos edictos que les permitirían «vacunarse contra la gripe» con la inyección Covid. Un cambio simple pero muy poco científico en el que la plataforma de la vacuna seguiría siendo la misma y las empresas la cargarían con todo tipo de cepas diferentes sin la necesidad de realizar pruebas en humanos

Dr. Peter McCullough: Refuerzos contra K0 B1T sin tener pruebas de seguridad adecuadas en humanos. Sólo se testearon en 8 ratas y el test fue negativo. Por favor, firmá la petición para que no experimenten con bebes y niños. Necesitamos tu firma para lograr una audiencia pública. https://www.bitchute.com/video/sFcJOlS9gnI8/ Firmá aqui:
cienciaysaludnatural.com/para-firmar

Hemos pasado de lanzar rápidamente inyecciones experimentales al mercado con pruebas cortas e inadecuadas durante una emergencia a lanzar rápidamente vacunas experimentales al mercado y eliminar todas las pruebas en humanos ante la ausencia de una emergencia. La lógica falla aquí.   

Un avance rápido hasta la actualidad. Sin convocar a asesores externos para discutir los datos o permitir comentarios públicos y sin ningún ensayo en humanos, la FDA ha dado luz verde a una nueva versión del refuerzo Covid. ¿Como sabemos? Así lo dijeron en un comunicado de prensa 

Sin embargo, a pesar de la falta de rigurosidad científica, la nueva tecnología cargada con nuevas cepas de Covid se probó en 8 ratones según los datos disponibles públicamente. El director de la FDA, Peter Marks, en una breve entrevista de dos minutos con Time elogiando la nueva inyección, usó versiones de la palabra «esperanza» cinco veces al describir el rendimiento esperado de la inyección. 

El propio comunicado de prensa de la FDA es igualmente evangélico en su fe pseudo-religiosa en [en falta de] ciencia que afirma: 

“Según los datos que respaldan cada una de estas autorizaciones, se espera que las vacunas bivalentes COVID-19 brinden una mayor protección contra la variante omicron que circula actualmente”.

Director de la FDA, Peter Marks, en una breve entrevista de dos minutos con Time

Los mejores intentos de normalizar la falta de ciencia, pruebas y datos y calmar al público están fracasando de manera espectacular, como lo demuestra una entrevista de noticias locales de Cleveland de la Dra. Amy Edwards, experta en enfermedades infecciosas de los hospitales universitarios, quien declaró: 

“ Es bastante normal, una vez que probaste la vacuna cuando le hiciste ajustes, especialmente cuando tienes que hacer ajustes frecuentes como la vacuna anual contra la gripe, a menudo no obtienes datos humanos. Eso es bastante estándar. Sé que eso es algo que la gente, especialmente los antivacunas y los anti-COVID, van a darle mucha importancia… 

Dra. Amy Edwards, experta en enfermedades infecciosas de los hospitales universitarios

La Dra. Edwards y otros que hablan como ella, pretender atribuir las pruebas inadecuadas y la falta de una investigación exhaustiva de la FDA a las personas anti ciencia corrupta que ella denigra llamandonos «antivacunas». 

Hay información y datos que conocemos de estudios recientes en poco más de una semana. Un nuevo estudio ahora muestra que los componentes previos a la exposición de las inyecciones de RNAm Covid crean cambios ‘inesperados a largo plazo’ en el sistema inmunológico.  Además de la toxicidad ya conocida de la proteina pico o Spike.

Los cambios en el sistema inmunitario, que sorprende a los autores es que descubrieron que pueden ser generacionales (transmitidos a la descendencia) en estudios con ratones, se centran en las nanopartículas lipídicas (LNP) que acompañan a la proteína pico o Spike dentro de las inyecciones Covid.  

Los mismos LNP que se encontraron se distribuyeron a todos los órganos y sistemas principales del cuerpo en cuestión de horas, según la investigación clínica de Pfizer, una vez omitidos de la vista del público.  

Los autores afirman: 

Dos semanas después de la inoculación, descubrimos que incluso los ratones inyectados cuatro semanas después de la exposición previa mostraron una disminución significativa de las respuestas anti-HA. En la octava semana posterior a la exposición, las respuestas de las células B de GC aún eran significativamente más bajas en los ratones expuestos a mRNA-LNP, pero no los niveles de anticuerpos anti-HA”.

Concluyen: “… los datos en conjunto respaldan que los cambios inmunitarios inducidos por la vacuna mRNA-LNP en los padres pueden transmitirse a la descendencia ”

¿Qué más sabemos de los estudios recientes?

Los investigadores han descubierto que las vacunas de ARNm parecen presentar un mayor riesgo de daños a partir de un análisis realizado con los datos del ensayo de fase III de la inyección de ARNm COVID-19 de Pfizer y Moderna.

“ Combinado, hubo un 16 % más de riesgo de eventos adversos graves en los receptores de la vacuna de ARNm… ”, escribieron los investigadores en el estudio recién publicado. 

En la discusión del estudio, los autores afirman, 

“ El exceso de riesgo de eventos adversos graves encontrado en nuestro estudio apunta a la necesidad de análisis formales de daño-beneficio, particularmente aquellos que se estratifican según el riesgo de resultados graves de COVID-19. Estos análisis requerirán la publicación pública de conjuntos de datos a nivel de participantes. 

La comunidad científica ha exigido la publicación pública de conjuntos de datos a nivel de participantes durante muchos años. Es desafortunado que la ‘ciencia’ aún no haya podido permitir la transparencia de los datos básicos antes de embarcarse en el experimento más grande en la historia humana que involucra nuevas terapias genéticas inyectables administradas en plataformas de ARNm. 

Dado que la aceptación de la inyección contra el covid sigue siendo deficiente en bebés y niños pequeños, no está claro si los refuerzos recién formulados y no probados encontrarán un hogar en los brazos de sujetos de prueba de vacunas involuntarios que no enfrentan ninguna emergencia y, muy probablemente, una alta prevalencia de inmunidad colectiva.