sábado , 1 octubre 2022

Que hay detrás de las asignaciones personales de carbono

Cada vez más círculos de científicos y políticos financiados por las corporaciones del grupo Vanguard buscan la formulación de políticas, para la implementación de “asignaciones personales de carbono”, PCA, (personal carbon allowances, PCAs) para cada ser humano.

El concepto de “asignaciones personales de carbono”, PCA en sí no es nuevo. En 2008, por ejemplo, el gobierno del Reino Unido examinó una propuesta de PCA como medio para reducir las emisiones. Sin embargo, el fraude sanitario de COVID y las medidas extraordinarias implementadas en respuesta a ella pueden haber ayudado a sentar las bases para la aceptación pública del esquema PCA.

Un artículo de agosto de 2021 en Nature , “Revisión de las asignaciones personales de carbono”, señaló precisamente este punto. El artículo conectaba directamente las medidas impuestas durante la pandemia con el argumento a favor de los PCA.

Los autores enfatizaron la “que durante la pandemia, “las restricciones a las personas por el bien de la salud pública y las formas de rendición de cuentas y responsabilidad individual que eran impensables solo un año antes, han sido adoptados por millones de personas”.

Según el artículo, «las personas pueden estar más preparadas para aceptar el seguimiento y las limitaciones relacionadas con las asignaciones personales de carbono, PCA para lograr un clima más seguro y los muchos otros beneficios… asociados con el abordaje de la supuesta crisis climática».

Los autores también argumentaron que “otras lecciones que podrían extraerse [del fraude sanitario K0 B1T] se relacionan con la aceptación pública en algunos países de vigilancia y control adicionales a cambio de una mayor seguridad”.

Dos semanas después de que se publicara el artículo en Nature, Popular Science publicó este artículo : «Cómo las asignaciones personales de carbono pueden ayudar a las personas normales a combatir el supuesto cambio climático».

“El momento podría finalmente ser el adecuado para esta estrategia de reducción de carbono”, el artículo trazó una analogía entre las PCA y los tipos de asignaciones que los niños reciben de sus padres.

¿Qué es exactamente un PCA? El artículo de Nature lo describe de esta manera:

“Un esquema de PCA implicaría que todos los adultos recibieran una asignación de carbono negociable e igual que se reduzca con el tiempo de acuerdo con los objetivos nacionales… que abarque las emisiones de carbono de las personas relacionadas con los viajes, la calefacción de espacios, el calentamiento de agua y la electricidad”.

En otras palabras, cada individuo recibiría una asignación igual de carbono a la que tendría «derecho» y cuyo consumo sería rastreado.

En la práctica, este sistema funcionaría así, según el artículo de Nature:

“Se prevé que las asignaciones se dedujeran del presupuesto personal con cada pago de combustible para el transporte, combustibles para la calefacción del hogar y facturas de electricidad. Las personas en escasez podrían comprar unidades adicionales en el mercado personal de carbono de aquellos con exceso para vender”.

Este sistema se puede comparar con las medidas relacionadas con la falsa pandemia impuestas en los últimos 18 meses, incluido el reciente advenimiento de los «pasaportes COVID» digitales, donde los no vacunados tienen prohibido participar en numerosas actividades sociales, desde ir de compras hasta salir a cenar.

En Lituania , la entrada a los supermercados está prohibida para quienes no tengan un «pase COVID» digital. Algunos estados de Nigeria han prohibido el acceso a los bancos a los ciudadanos no vacunados.

Y en Pakistán , las tarjetas SIM de teléfonos móviles de muchas personas no vacunadas han sido bloqueadas.

El Foro Económico Mundial presionando para un ‘gran reinicio’ en la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana

Durante el último año y medio, varias palabras y frases nuevas y estrechamente relacionadas se han infiltrado en nuestro uso diario. Estos incluyen «Reconstruir mejor» (Build Back Better), la «nueva normalidad», la «economía de créditos de carbono», la «cuarta revolución industrial«, el «transhumanismo» y el » Gran reinicio«, el último de los cuales es promovido calurosamente por el Foro Económico Mundial (WEF) y por varios cientos de corporaciones multinacionales, que van desde MasterCard hasta Moderna , que figuran como » socios » del Great Reset, todo financiado por el Grupo Vanguard dueños del 80% de las grandes corporaciones de occidente .

Lo que todos estos términos reflejan es una nueva economía y sociedad digital donde los movimientos, transacciones, interacciones y comportamientos de uno son monitoreados y están conectados a «objetivos» que a su vez están estrechamente vinculados a políticas y puntos de referencia supuestamente «verdes», como como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas .

Las intenciones de tal economía basada en créditos de carbono, o sociedad «verde», fueron durante mucho tiempo el tema de conversación de los «teóricos de la conspiración «, incluso antes de la falsa pandemia.

Sin embargo, muchos de estos objetivos ahora están siendo propuestos abiertamente por organizaciones influyentes.

Está claro que la aplicación de dichos límites de consumo puede implementarse mediante PCA. Pero, ¿cómo podrían los PCA realizar un seguimiento del consumo de cada individuo en tiempo real?

Ver como se prepara el Foro Económico Mundial para un control y vigilancia total via  fintech «, como se lo conoce ahora.

Ver como se prepara el Foro Económico Mundial (Vanguard) para un control y vigilancia total via  fintech «, como se lo conoce ahora. Colabore con nosotros para que podamos subtitular este video y generar conciencia, masa critica, el primer paso para una resistencia sólida…

En 2019, Doconomy, una empresa fintech sueca, presentó una tarjeta de crédito conocida como DO Card . Con el respaldo de MasterCard, rastrea las emisiones de dióxido de carbono de los bienes que se compran y establece un «límite de impacto climático» para cada usuario individual de la tarjeta.

Este año, Doconomy se asoció con otra empresa fintech sueca, Klarna, para brindar a 90 millones de consumidores «perspectivas de la huella de carbono» mediante el cálculo del «impacto climático» de cada transacción completada a través del servicio Doconomy.

La empresa fintech sueca Doconomy ha lanzado una tarjeta de crédito que rastrea las emisiones de dióxido de carbono de las compras y limita el supuesto impacto climático del gasto de los usuarios. https://www.dezeen.com/2019/05/03/doconomy-climate-change-credit-card/

Quizás como era de esperar, Foro Económico Mundial (financiado por el Grupo Vanguard) con siglas WEF en inglés ha elogiado tales iniciativas, escribiendo en 2019:

Son las grandes empresas y la minería como el fracking los que deben mantener un control, monitorear y recortar sus emisiones de carbono” y prohibir las emisiones de estelas químicas de aviones (chemtrails) y el uso de H.A.A.R.P para modificación del clima.

H.A.A.R.P., el Programa de Investigación de Auroras Activas de Alta Frecuencia, es un arma geofísica tan poderosa que es un arma de destrucción masiva. H.A.A.R.P. es solo una entre muchas instalaciones de este tipo en la ‘autopista superDARN‘ del mundo, una serie de radares de alta frecuencia (HF) que ahora cubren la mayor parte de los hemisferios norte y sur.

Los mercados financieros también se han sumado al acto: el SCR500 Top SDG Equity, «Metas de Desarrollo Social» (Social Development Goals, SDGs) es una cartera de inversión compuesta por corporaciones que cotizan en bolsa que «han demostrado ser las más comprometidas con los ODS». El UNGSII SCR500 es un análisis verificado de las 500 empresas más importantes del mundo que analiza y clasifica sus compromisos con las «Metas de Desarrollo Social» (Social Development Goals, SDGs). Las empresas reciben una clasificación Verde (Mejor), Amarilla (en el camino correcto) o Roja (necesita mejorar) según sus informes anuales.

Si la implementación de este sistema de monitoreo no solo de las transacciones, sino también del comportamiento individual, parece descabellada, considere el sistema de crédito social de China , que va varios pasos más allá de los puntajes crediticios tradicionales para recopilar datos sobre el comportamiento de un usuario.

Las infracciones que van desde cruzar la calle imprudentemente hasta tocar música a un volumen demasiado alto en un espacio público, hasta cualquier cantidad de delitos, podrían resultar en un puntaje de «crédito social» más bajo. Cuanto más baja es la puntuación, más privilegios se pierden, como la posibilidad de reservar un billete de avión o de tren, o recibir un préstamo bancario.

De hecho, el contacto con personas con puntajes de crédito social bajos puede, a su vez, afectar negativamente su propio puntaje también.

Otras propuestas similares han llegado a los escritorios de los gobiernos de todo el mundo. Por ejemplo, un informe publicado por la Universidad de Oxford y el Imperial College exige el cierre de todos los aeropuertos del Reino Unido excepto tres, el cese de la construcción de nuevos edificios y la abolición del consumo de carne de res y cordero para 2050.

Además, es fácil imaginar cuán omnipresentes son las redes 5G y 6G , y el Internet de las cosas (IoT), donde todo, desde medidores eléctricos «inteligentes» hasta «relojes inteligentes» y electrodomésticos como refrigeradores, marcarán el comienzo de un cambio global. red que estaría ligada al consumo individual.

Una “ sociedad sin efectivo ”, en la que todas las transacciones se realicen con tarjetas de crédito/débito u otros medios digitales, parecería ser una pieza integral de este rompecabezas, a través de la eliminación de las transacciones anónimas en efectivo.

Control de la privacidad y la libertad personal

Las iniciativas para proteger el medio ambiente y reducir las emisiones y la contaminación pueden ser nobles y bien intencionadas a simple vista. Sin embargo, una amplia gama de académicos y comentaristas expresaron sus reservas con respecto a las implicaciones potenciales de las PCA y los límites de gasto basados ​​en el carbono sobre la privacidad y la libertad personal.

El caso en Holanda

Tomemos el caso de Holanda por ejemplo, los globalistas han decidido usar el poder del gobierno holandés para promulgar leyes para frenar la producción de óxido de nitrógeno y amoníaco por parte de los agriculores que crían ganado (principalmente cerdos y vacas).

La nueva política holandesa se deriva de una orden judicial de 2019 de que la contaminación por compuestos de nitrógeno en los Países Bajos «tendrá que reducirse entre un 70% y un 80%». El objetivo es reducir el uso de fertilizantes nitrogenados por políticas climáticas y reducir la cantidad de proteínas que alimentan a su ganado para, según sus documentos, mejorar la biodiversidad y reducir el riesgo para la salud humana.

Si bien este tipo de agricultura puede producir este tipo de desechos, el verdadero mensaje es que solo alrededor de la mitad de los agricultores podrán continuar cultivando, y aquellos que sobrevivan al corte de nitrógeno lo harán, según un comunicado del gobierno . El gobierno holandés ha anunciado más acuerdos de compra multimillonarios, pero también ha declarado que expropiará la tierra de los agricultores que no cumplan.  Tomarán sus tierras. Se espera que aproximadamente un tercio de las 50,000 granjas holandesas ‘desaparecerán’ para 2030

Podemos ver en los Países Bajos un conjunto agresivo de políticas e intentos de convertirlas en leyes que dirige Klaus Schwab quien dijo que admira mucho a Mark Rutte, el primer liberal en ser nombrado Primer Ministro en 92 años, como el epítome de un líder nacional favorable a la Políticas del Foro Económico Mundial .

10 dictados del Foro Económico Mundial, WEF

Sobre la Cumbre Mundial de Gobiernos 2022, pasos hacia la Agenda 2030. https://www.bitchute.com/video/6mB5FBvWTKSj/

Tiene que leer sus propias palabras para averiguarlo. Si bien algunos de sus dictados son muy disimulados por los medios, no obstante, tienen una forma de infiltrarse en la psique colectiva.

1. Gobiernos infiltrados: la intención del WEF es penetrar y capturar gobiernos de todo el mundo para acabar con la democracia y establecer un mundo globalizado dirigido por una «coalición autoseleccionada de corporaciones multinacionales, gobiernos (incluso a través del sistema de la ONU), y seleccionar organizaciones de la sociedad civil”.

Esto es exactamente lo contrario de una democracia.

Yendo aún más lejos, Schwab , propietario y presidente de WEF, dijo a la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard en 2017: «De lo que estamos muy orgullosos es de que penetramos en los gabinetes globales de los países con nuestros Jóvenes Líderes Globales de WEF». De hecho, WEF mantiene un programa de “ Jóvenes Líderes Globales ”, un adoctrinamiento de cinco años en sus principios.

Su objetivo es crear líderes mundiales que no respondan a su gente sino a sus jefes en WEF. Los graduados del programa incluyen líderes mundiales que están «sospechosamente al mismo paso» con el Gran Reinicio de WEF, tales como:

  • Justin Trudeau, primer ministro de Canadá
  • Emmanuel Macron, presidente de Francia
  • Mark Zuckerberg, cofundador y director ejecutivo de Facebook

Otros graduados de Young Global Leader incluyen a Angela Merkel de Alemania y Vladimir Putin de Rusia, junto con al menos la mitad del gabinete de Canadá.

Al final de este video esta el presidente argentino confirmando su obediencia a los lineamientos del Foro Económico Mundial https://www.bitchute.com/video/Q53bpY8Eghor/

Los patrocinadores del Programa de Jóvenes Líderes Globales de WEF incluyen la Fundación Bill y Melinda Gates y Google. Google censura y da forma a la información para que se apoye exactamente la narrativa del Foro Económico Mundial.

2. Neuromodulación: WEF promociona la «neuromodulación no invasiva» como una «nueva era de la atención médica» en un artículo de 2018 que desde entonces se eliminó de Internet, pero que Internet Archive conserva. Inicialmente discutido como una herramienta para controlar las enfermedades de Parkinson y Alzheimer, el artículo, titulado «¿Control mental usando ondas de sonido ?» — rápidamente da un giro:

“Pero, ¿qué sucede si esta técnica para alterar nuestras ondas cerebrales escapa a la regulación y cae en manos equivocadas? Imagine un régimen como el de Trudeau en Canadá, totalmente dictatorial con acceso a los trucos y herramientas para cambiar la forma en que sus ciudadanos piensan o se comportan”.

3. Píldoras con microchips: en la reunión de WEF de 2018, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla , describió la aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. de la primera «píldora electrónica».

La tableta contiene un chip biológico que ingresa a su estómago y es capaz de enviar señales de que, de hecho, se tomó la píldora, para garantizar el cumplimiento. Bourla dijo: “Así que imagina las aplicaciones de eso, el cumplimiento. Las compañías de seguros sabrían que los medicamentos que deben tomar los pacientes, los toman”.

4. Elogios por los confinamientos

Las políticas de salud pública que restringen el movimiento, prohíben los viajes internacionales y cierran escuelas y negocios, comúnmente conocidas como cierres, se implementaron en prácticamente todos los países del mundo durante la pandemia, comenzando en China, luego en Italia y extendiéndose desde allí.

Los confinamientos causaron un inmenso sufrimiento humano en forma de pérdida de empleos, aislamiento social y suicidios, con poco o ningún efecto sobre la mortalidad por COVID-19.

Sin embargo, WEF «le encantaría ver que la vida ‘covidiana’ se vuelve permanente», como lo demuestra el video a continuación, que WEF eliminó rápidamente después de una reacción violenta. El video elogia el papel de los bloqueos en la reducción de la actividad humana y conduce al «período más silencioso de la Tierra en décadas».

5. Planes distópicos para el futuro: WEF también ha publicado videos que muestran un «vistazo a nuestro futuro», que incluyen personas con máscaras, mucho desinfectante para manos y códigos QR, drones vigilando, además de más ajustes lejos de la sociedad tal como la conocemos y hacia una cada vez más mundo virtual aislado.

En uno de los ejemplos de WEF de «cómo podrían verse pronto nuestras vidas», se sugiere que usted podría ser identificado por los latidos de su corazón. Esto es necesario porque la tecnología de reconocimiento facial a menudo se ve afectada por las máscaras faciales, pero «el latido de su corazón es tan único como su cara».

La NASA ha inventado un sistema que utiliza un láser que puede identificar a las personas solo por los latidos del corazón. WEF también promueve cada vez más enseñar a los niños a usar tecnología digital y pregunta, mientras muestra una foto de una persona con una máscara sola, al aire libre: “¿Qué cambios de la era de la pandemia le gustaría que se vuelvan permanentes?”

En términos de educación, WEF también prevé una «reinvención» de las aulas actuales con un fuerte enfoque en la realidad virtual y las tecnologías de inteligencia artificial, junto con inversiones en «recapacitación y mejora de las habilidades».

Según WEF, los libros de texto, los cuadernos y los lápices ya no deberían verse como herramientas de aprendizaje críticas, debido a las «presiones ambientales». En cambio, la educación debe digitalizarse y «juntarse con el metaverso» para que los estudiantes puedan aprender en un entorno virtual.

6. El Gran Reinicio: el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial implica cambiar todo, desde las futuras relaciones globales y la dirección de las economías nacionales hasta «las prioridades de las sociedades, la naturaleza de los modelos comerciales y la gestión de un patrimonio mundial «.

Parte del plan involucra la Cuarta Revolución Industrial , que Schwab ha estado discutiendo desde al menos 2016 y “se caracteriza por una fusión de tecnologías que está borrando las líneas entre las esferas física, digital y biológica”.

En términos de gobierno, la Revolución traerá nuevos poderes tecnológicos que permitirán un mayor control de la población a través de “sistemas de vigilancia generalizados y la capacidad de controlar la infraestructura digital”. También pretende acabar con el capitalismo.

“Si bien el capitalismo se basa en un sistema de autorregulación de oferta y demanda, el Gran Reinicio busca redefinir la forma en que se evalúan las empresas a través de nuevos parámetros. La principal: Cumplimiento de las agendas sociales y políticas de las élites”.

Un video de propaganda publicado por WEF habla sobre su plan para marcar el comienzo del capitalismo de partes interesadas, en el que las corporaciones privadas, no los líderes electos, se convierten en fideicomisarios de la sociedad, poniendo en riesgo su privacidad y sus datos, su comida y su libertad.

Para llegar a este punto, afirma el narrador del video, se trata de «conseguir a las personas adecuadas en el lugar correcto en el momento correcto». En otras palabras, el sistema estaría subordinado a una agenda más amplia que sería obligatoria en una nueva economía.

7. Recalibración de la libertad de expresión: la censura y la regulación de Internet ocupan un lugar destacado en la agenda del WEF, ya que serviría como punto de partida para «recalibrar» la libertad de expresión.

Esta noción fue presentada por Julie Inman Grant, comisionada de seguridad electrónica de Australia, en la reunión de Davos de WEF de 2022 , durante la cual pidió una «recalibración de la libertad de expresión» y una «recalibración de toda una gama de derechos humanos…»

La libertad de expresión es, de hecho, binaria. O existe o no existe. Y claramente no quieren que exista.

8. Pasaportes digitales en su ropa: si bien la tecnología no parece haber avanzado hasta el punto de que los microchips implantables se utilicen como interfaces cerebro-máquina para controlar sus pensamientos, lo que sí existe hoy en día son pasaportes de vacunas, que pueden convertirse en identificaciones digitales. , que luego conducen a las monedas digitales del banco central (CBDC): el final del juego.

Las CBDC parecen ser inevitables; no es cuestión de si los van a tener, sino de cuándo. Una vez que las CBDC se generalicen, podrán controlar todo, ya que será difícil sobrevivir sin ellas.

Ataque a la soberanía nacional, parte de un ‘golpe global’ Catherine Austin Fitts https://www.bitchute.com/video/vaqSevjXwGG4/

No tienen que poner un microchip en su brazo para obtener este control inconmensurable: podrán rastrear y controlar cada uno de sus movimientos a través de CBDC.

Para garantizar que pueda ser rastreado y rastreado en todo momento, WEF anunció que la ropa del futuro incluirá pasaportes digitales incorporados, y está previsto que lleguen al mercado en 2025.

9. Teléfonos inteligentes en su cuerpo: para 2030, no tendrá que preocuparse por llevar un teléfono celular o usar ropa con un pasaporte digital incorporado, porque WEF planea lanzar teléfonos inteligentes que se implantarán directamente en su cuerpo.

Esta información fue dada a conocer por el CEO de Nokia, Pekka Lundmark, en la reunión de Davos de 2022 y coincide con el lanzamiento de la tecnología 6G .

Si bien las redes 6G aún están en su infancia, Lundmark afirmó que harán que los teléfonos inteligentes como los conocemos hoy sean obsoletos mientras que «los mundos físico y digital crecerán juntos».

Lundmark agregó: «Muchas de estas cosas se incorporarán directamente a nuestros cuerpos», haciéndose eco del movimiento transhumanista, que tiene el objetivo final de controlar a la población humana.

Mucha gente considera que el transhumanismo convierte a los seres humanos en robots, además de ser un movimiento social y filosófico que implica el desarrollo de tecnologías para uso humano.

La compañía Neuralink de Elon Musk involucra un microchip implantado quirúrgicamente que está conectado a su cerebro y sincronizado con inteligencia artificial, IA, con el objetivo de que algún día permita a los humanos controlar extremidades artificiales o incluso participar en la telepatía.

Musk lo describió como “un Fitbit en tu cráneo con pequeños cables” y, según India Today , la compañía “lanzó un video donde se ve a un macaco jugando Ming Pong”.

Si bien el transhumanismo algún día puede usar tecnologías que están físicamente incrustadas en el cuerpo o el cerebro humano para ofrecer una cognición sobrehumana o formas de control mental, tenga en cuenta que en este momento el transhumanismo ya está ocurriendo, no desde un dispositivo implantable sino a través de la psicosis de formación masiva y la manipulación de la información.

10. No tendrás nada y serás feliz: uno de los dictados de la «nueva normalidad» del Gran Reinicio es que no tendrás nada y serás feliz. Esto es parte de la agenda 2030 de WEF , y ya existe un plan para hacerlo realidad.

En sus «8 predicciones para el mundo en 2030», WEF declaró :

“’No soy dueño de nada. No tengo auto. No soy dueño de una casa. No tengo electrodomésticos ni ropa”, escribe la diputada danesa Ida Auken. Ir de compras es un recuerdo lejano en la ciudad de 2030, cuyos habitantes han descifrado energías limpias y piden prestado lo que necesitan a pedido.

«Suena utópico, hasta que ella menciona que todos sus movimientos son rastreados y fuera de la ciudad viven franjas de descontentos, la representación definitiva de una sociedad dividida en dos».

Parte del plan para acabar con la autonomía es que todos los productos se conviertan en servicios.

“En este futuro distópico, no hay productos que puedas poseer. Solo “servicios” que se alquilan y entregan usando drones. Este sistema haría que todos los humanos dependieran completamente de las corporaciones controladas por WEF para cada necesidad básica. No habría absolutamente ninguna autonomía, ni libertad, ni privacidad. Y serás feliz.

Un tema de máximo control

Un tema que atraviesa las múltiples agendas de WEF es el control.

Quieren controlar lo que pensamos, adónde vamos, lo que decimos, lo que comemos y lo que vestimos. La censura está muy extendida, un sistema de crédito social controla el comportamiento de las personas y el COVID todavía se usa como excusa para los cierres masivos y el control total de la población. Los funcionarios chinos están constantemente presentes en las reuniones del WEF. ¿Por qué? Porque China es básicamente un laboratorio para las políticas del Foro Económico Mundial”.

Si desea contraatacar y optar por no participar , elija funcionarios electos que no apoyen al WEF y boicotee a las empresas, como Google, twitter, FB, Instagram, youtube, que están entrelazadas con él. También es urgente que todos tomemos medidas para seguir siendo individuos libres y soberanos.

Volviendo a las asignaciones personales de carbono, PCA

Para Matthew Spitzer, profesor de la Facultad de Derecho Pritzker de la Universidad de Northwestern, las propuestas de PCA se asemejan a los impuestos al carbono y a los esquemas de «tope y comercio» donde los «créditos» de carbono se intercambian entre países y empresas que están por debajo de su límite asignado. y aquellos que están en peligro de exceder su propio tope.

“Todo el tema del carbono/contaminación se ha enfrentado de dos maneras diferentes. Primero, en algunas circunstancias, usamos sistemas de ‘tope y comercio’. Estos son sistemas de derechos de propiedad que imitan al mercado y que se han utilizado de manera extremadamente útil en el sur de California y otras áreas contaminadas, particularmente para SO2 y NO2. En segundo lugar, están los impuestos. Así, podemos gravar la gasolina, o los plásticos, o el concreto, o los vuelos de avión, o cualquier otra actividad o artículo que genere mucha contaminación. La idea es que el impuesto represente el grado de contaminación que representa la actividad o artículo; y obliga a un individuo consumidor a confrontar los aspectos negativos y modificar su comportamiento”.

Además de las preguntas sobre cómo se administraría dicho sistema y quién lo administraría, Spitzer también abordó las preocupaciones relacionadas con la privacidad:

El gobierno recibirá una gran cantidad de datos sobre lo que haces. Los piratas informáticos también terminarán con estos datos. Sospecho que el enfoque fiscal es más directo y más fácil de administrar”.

Miquel Puertas, profesor de economía empresarial en el Institut Obert de Catalunya de Barcelona, ​​criticó aún más. Describió “la agenda verde” y las medidas actuales implementadas en nombre de la salud pública como el epítome de “una enorme crisis sistémica de acumulación”.

¿Cuáles son las implicaciones de este nuevo paradigma económico que se está impulsando?

Puertas agrega:

“La cosmovisión promovida por la agenda verde, la dictadura de la salud y la oligarquía globalista se dedica a desmantelar los remanentes de soberanía estatal, y al sometimiento y colonización de los últimos reductos de la identidad humana: el cuerpo (ahora transformado en otra mercancía) y la familia. Permite que las grandes corporaciones penetren hasta los aspectos más íntimos del ser humano: la sexualidad, la familia y el cuerpo mismo de cada individuo que no tendrá derecho a existir fuera de las reglas y controles impuestos por el régimen distópico nacido de los Verdes. Agenda y la nueva normalidad”.

El ‘Gran Reinicio‘ del Foro Económico Mundial es en realidad el lanzamiento de una economía de créditos de carbono, rediseñada como hipoteticamente «Reconstruir mejor» (para conveniencia de ellos) . ¡Estamos hablando de un racionamiento global basado en tu huella de carbono! ¡para siempre!»

En última instancia, surgen muchas preguntas sobre la futura implementación y las posibles implicaciones de esta tecnología.

Por ejemplo, ¿hasta qué punto las PCA y las iniciativas relacionadas son realmente un medio para proteger el medio ambiente, en lugar de un medio para consolidar aún más el control sobre amplias franjas de actividad humana? De esto se trata realmente el “Gran Reinicio

 ¿Por qué no perseguir a los principales contaminadores del mundo, como el fracking , la minería, el ejército estadounidense ?

Desde una perspectiva regulatoria y de privacidad, ¿adónde irían los datos recopilados por los PCA? ¿Cómo se usará y cómo se protegerá? ¿Cómo se determinarán los “límites” de consumo, por quién y sobre qué base?

Del mismo modo, ¿cómo se determinará el consumo “bueno” o “malo”, y por quién? ¿Quién regularía un sistema tan generalizado de seguimiento de todas las transacciones económicas y el comportamiento humano, y quién regularía al regulador?

Desde una perspectiva de justicia social, ¿se verá exacerbada la desigualdad económica y social por una sociedad de “ricos y pobres” y por un sistema en el que las personas más pobres podrían sentirse obligadas a vender el exceso de créditos de carbono, manteniendo así un nivel reducido de sustento?

Finalmente, en una era en la que se nos dice que «confiemos en la ciencia», ¿por qué no se le da la oportunidad a la innovación científica de brindar soluciones mejores y menos draconianas que no impliquen racionamiento ni restricciones significativas en el comportamiento humano?

El deseo de preservar el medio ambiente y proteger a las generaciones futuras es en gran una excusa para el control de la población.

https://www.indexmundi.com/blog/index.php/tag/carbon-footprint/

Your «Carbon Footprint» is a Lie (and we all fell for it) – colabore con nosotros para que podamos subtitular este video y generar mas conciencia, sea parte del equipo