domingo , 25 septiembre 2022

El Fracaso de los encierros y la amenaza de que se vuelvan a imponer como excusa por el cambio de clima

Los últimos dos años muchos gobiernos simultáneamente tomaron medidas supuestamente temporales que ya se extendieron por más de  dos años de restricciones de «emergencia». Restricciones que una por una se hacían en  nombre del bien común. Ahora los miembros del Foro Económico Mundial (WEF) están hablando de utilizar estos encierros para supuestamente “protegernos” del cambio climático.

Bill Gates exigió recientemente medidas drásticas para prevenir el cambio climático, alegando que será peor que la pandemia. En noviembre de 2020, la Cruz Roja proclamó que el cambio climático es una amenaza mayor que el COVID y debe afrontarse con “la misma urgencia”. El exgobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney,  el año pasado dijo que las muertes climáticas empequeñecerán a las de la pandemia. El servicio climático de la UE se regodeó, diciendo que el primer bloqueo de COVID puede haber salvado 800 vidas.

El Foro Económico Mundial (WEF) es una organización comercial que está diseñada para promover los intereses comerciales de empresas extremadamente poderosas y sus propietarios. Con Cinco mil billones de ingresos anuales tienen un club muy exclusivo, como ilustra el último ranking internacional Forbes 2000 (desde 2021).

Es posible que en el mediano plazo comiencen un aumento gradual y discreto de las restricciones por el cambio de clima. Se habla de establecer impuestos especiales al carbono. Dichos impuestos podrían imponerse a las personas  y empresas limitando su capacidad de uso del transporte privado. Ir al trabajo en coche y viajar significará más impuestos. Los niños también podrían verse afectados por los bloqueos climáticos. Las escuelas, especialmente podrían imponer días permanentes solo en línea. Delhi, India, ya está utilizando una versión de este concepto para acabar con la contaminación por smog.

Al mismo tiempo, ya sea a través de una orden directa del gobierno o debido a políticas algunas áreas del país podrían experimentar regularmente apagones al estilo de California. Los consumidores pueden verse impedidos de comprar automóviles o máquinas de alto consumo, generadores, etc.

Ya se están planificando algunas medidas para combatir el cambio climático. California prohibirá la venta de automóviles a gasolina en 13 años, al igual que Alemania. Gran Bretaña planea hacer lo mismo en sólo ocho años. Por supuesto el tema que evitan es el de incentivar tecnologías solares o no contaminantes, que descentralicen y den independencia al consumidor.

Para mantener el control y seguir abarcando los mercados disponibles el grupo de empresas de Foro Económico Mundial insisten en que el cambio climático es la «mayor amenaza a la que se han enfrentado los humanos modernos”. Los bloqueos climáticos y otras restricciones se justificarán como medio para salvar a la gente del mundo, de sí mismos.

Cualquiera que se oponga a tales medidas podría ser etiquetado como un «negador del clima» que se opone al progreso, o simplemente como un «terrorista doméstico”.

Los disidentes estarán buscados con software de reconocimiento facial y lectura de patentes, junto con el impresionante alcance de los drones. El gobierno podría rastrear fácilmente nuestra ubicación y enviar multas automáticamente, o algo peor.

Las nuevas reglas no se aplicarán ni haciendo un análisis objetivo ni a todos por igual. Durante la pandemia, las élites no usan máscaras en privado, solo lo hacen sus meseros, conductores y limpiadores. Los evangelistas del clima como Jeff Bezos o el “zar del clima” John Kerry recibirán dispensas especiales por su uso de carbono.

Tampoco se censurará la publicidad que incentiva el consumo constante, ni se dejará de fabricar productos de corta vida o de obsolescencia programada. Las empresas que controlan los gobiernos se han enriquecido deteriorando el ambiente y ahora que su poder es bestial, le pasan la deuda ambiental al ciudadano común.

La pandemia demostró ser el precedente del nuevo modo de gobiernos manejados por corporaciones. Los bloqueos han sido un fracaso como lo explica el artículo a continuación, fundamentado con más en 400 estudios de expertos publicados en revistas científicas.

Los líderes políticos han aprendido que el miedo lleva al público a aceptar la reducción drástica de libertades a cambio de ilusorias promesas de seguridad: ya saben del increíble poder que tienen a su alcance. Los que están en el poder pueden utilizar los precedentes de los últimos dos años para instituir bloqueos más largos, metódicos y siniestros como en Shanghái,  China. Esto se agravaría si La Organización Mundial de la Salud, OMS, logra concretar el tratado pandémico mundial que trata sobre sobre la preparación para las «próximas pandemias», en donde lograrían tener soberanía sobre los diferentes países para poder imponer sus órdenes, no como recomendaciones, sino como leyes internacionales, con tropas de seguridad armadas para ir a los diferentes países y hacerlas cumplir.

Los diferentes movimientos a favor del medio ambiente deben cuidarse de no fortalecer esta tendencia y apuntar a las verdaderas causas que están afectando al supuesto cambio de clima, que son las fábricas muy contaminantes, el fracking, y empresas de generación de energía principalmente. En el siguiente video el premio nobel Kary Mullis declara que los informáticos que han hecho los estudios del sobre el cambio de clima para gobiernos y la ONU, están exagerando, como lo han hecho los científicos de la OMS, con la cantidad de casos falsos positivos de COVID, realizados con un test PCR inespecífico y mal utilizado, ver artículo a continuación.

Dr. Kary Mullis, Premio Nobel, habla sobre el plan detrás de la Plandemia, explica la falsa propaganda sobre el calentamiento global. Plan de la OMS y Gates explicado por Tucker Carlson https://www.bitchute.com/video/POAYJSJQ1d4T/

El Fracaso de los encierros

A continuación artículo Extraido del libro «The Truth About COVID-19» por el Dr. Joseph Mercola y Ronnie Cummins

Ha quedado en evidencia, que una de las mayores fuentes de miedo es una pandemia global o supuesta pandemia en este caso. El miedo es uno de los catalizadores más potentes del comportamiento humano y ahora tenemos algo que ningún tirano anterior ha tenido, la tecnología para rastrear, vigilar, controlar y manipular a las personas dondequiera que estén. La mayoría de las personas están rodeadas de dispositivos electrónicos e inalámbricos que recopilan todos los puntos de datos imaginables sobre su vida personal. Esa recopilación de datos luego se integra con sistemas de aprendizaje profundo impulsados ​​por Inteligencia Artificial, IA, lo que permite a la élite tecnocrática determinar cómo manipular a las masas de manera más efectiva.

De hecho, en tan solo unos pocos meses, pasamos dramáticamente de un estado de libertad a un estado de totalitarismo, y la forma en que se hizo fue a través de la ingeniería social, que por supuesto implica manipulación psicológica.

La censura y la propaganda son solo dos estrategias que dan forma y moldean a una población. El “gráfico de coerción” 74 del profesor de psiquiatría Albert Biderman  también señala los siguientes métodos, todos incluidos en la respuesta política al problema COVID:

Técnicas de aislamiento : cuarentenas, distanciamiento social, aislamiento de los seres queridos y confinamiento solitario.

Monopolización de la percepción : monopolizar el ciclo de noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana, censurar las opiniones disidentes y crear entornos estériles al cerrar bares, gimnasios y restaurantes.

Técnicas de degradación : regañar y avergonzar (o incluso atacar) a aquellos que se niegan a usar máscaras o distancia social, o que generalmente eligen la libertad sobre el miedo.

Debilidad inducida : verse obligado a quedarse en casa y no poder hacer ejercicio ni socializar.

Amenazas —Amenazas con sacar a sus hijos, cuarentena prolongada, cierre de su negocio, multas por incumplimiento de las reglas de mascarilla y distanciamiento social, vacunación forzada, etc.

Demostrar omnipotencia/omnisciencia : cerrar el mundo entero, reclamar autoridad científica y médica sin dar lugar al debate.

Hacer cumplir demandas triviales : los ejemplos incluyen miembros de la familia que se ven obligados a pararse a seis pies de distancia en el banco a pesar de que llegaron juntos en el mismo automóvil, tener que usar una máscara cuando ingresa a un restaurante a pesar de que puede quitársela tan pronto como se siente hacia abajo, o tener que usar una máscara cuando camina solo por la playa.

Indulgencia ocasional: reabrir algunas tiendas y restaurantes pero solo a cierta capacidad, por ejemplo. Parte del plan de coerción es que se dan indulgencias y luego se quitan de nuevo.

Es hora de hacernos algunas preguntas muy apremiantes. ¿Es razonable esperar que el gobierno elimine  todas  las infecciones y  todas las muertes? Han demostrado que no pueden, pero seguimos renunciando a más y más libertades porque afirman que hacerlo mantendrá a todos más seguros. Es una mentira que tienta a algunos, pero una mentira al fin y al cabo.

Tarde o temprano todos deben decidir qué es más importante: los derechos humanos y las libertades constitucionales, o la falsa seguridad. La buena noticia es que muchos están comenzando a ver que nos han engañado y están empezando a elegir la libertad sobre el totalitarismo brutal en nombre de la salud pública.

Sin embargo, como se describe en el  capítulo 3 , existe un cuerpo de evidencia cada vez mayor que ha permitido a los críticos desmembrar y desacreditar la “historia oficial” sobre los orígenes, la naturaleza, los peligros, la prevención y el tratamiento de COVID-19.

Esta evidencia muestra claramente que COVID-19 y la pandemia subsiguiente  no  provienen de un coronavirus de murciélago relativamente inofensivo previamente existente con transmisibilidad limitada que de alguna manera mutó para que pudiera infectar a los humanos. Más bien, es mucho más probable que el SARS-CoV-2 sea el producto de un accidente de laboratorio desastroso, pero desafortunadamente predecible, en Wuhan, China, a fines de 2019.

Este virus armado, SARS-CoV-2, una creación conjunta de China y EE. UU., es probablemente un descendiente mutante genéticamente modificado de una carrera armamentista biológica de décadas, disfrazado de investigación biomédica, de vacunas o de bioseguridad de ganancia de función.

Durante años, los poderes fácticos nos aseguraron que la ingeniería genética de virus y bacterias en lo que son esencialmente laboratorios de armas biológicas no regulados es segura; que la posibilidad de accidentes, robos y liberaciones de estos posibles patógenos pandémicos (PPP) es muy pequeña y, por lo tanto, vale la pena correr el riesgo. Mintieron, y ahora debemos lidiar con las consecuencias catastróficas de su negligencia criminal. 1

Los bloqueos son la causa de gran parte del daño por COVID

¿Alguna vez se preguntó por qué los medios de comunicación no mencionan los bloqueos como los culpables de gran parte del daño causado por la pandemia? No es sólo negación. La narrativa oficial es que no tuvimos más remedio que destrozar la vida tal como la conocemos y cerrar todo. Lamentablemente, nada podría estar más lejos de la verdad. Ninguna intervención como esta ha tenido lugar en la historia. Los bloqueos son un ataque atroz a los derechos fundamentales, las libertades y el estado de derecho. Y los resultados están a nuestro alrededor.

Incluso después de un año completo de cierres, la mayoría del público sigue ignorando profundamente el gradiente de edad/salud de las muertes por COVID-19, a pesar de que los datos han estado disponibles desde febrero de 2020. Según los CDC, incluso admitiendo la inexactitud de las pruebas y las exigencias. de clasificación de fatalidad: la tasa de supervivencia es del

  • 99,997 % para 0–19 años,
  • 99,98 % para 20–49 años,
  • 99,5 % para 50–69 años y
  • 94,6 % para 70 años o más. 2

Los asilos de ancianos y los hospitales han sido los principales vectores de enfermedades, no las reuniones sociales ni los eventos al aire libre. La amenaza para los niños en edad escolar se acerca a cero. Cuanta más información obtenemos, más normal parece el patógeno SARS-CoV-2. Es una enfermedad respiratoria y gripal que se convirtió en pandemia antes de volverse endémica, como tantos otros virus respiratorios en los últimos cien años. No cerramos la sociedad y, por esa razón, los manejamos muy bien.

Muchos se pasan una buena parte del día estudiando detenidamente las últimas investigaciones, que revelan el terrible costo de los bloqueos. El horror ineludible es que esto es un resultado directo de los  bloqueos , no de la pandemia. No hay evidencia de que los bloqueos realmente hayan salvado vidas. Por el contrario, la evidencia muestra que un número significativo de muertes en exceso no se debe a COVID-19 sino a sobredosis de drogas.

La evidencia también destaca el papel de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en la conducción de la narrativa de la pandemia, la falsedad de la «transmisión asintomática», la increíble proliferación de clasificación errónea de enfermedades y lo absurdo de la idea de que las soluciones políticas pueden intimidar y detener un virus. .

Los bloqueos causaron un cambio masivo de la riqueza

Además de exponer los orígenes imprudentes del laboratorio de ganancia de función del virus y tomar medidas para asegurarnos de que esto nunca vuelva a suceder, necesitamos desesperadamente exponer la ciencia de mala calidad, las pruebas de laboratorio inexactas, las estadísticas engañosas y el pánico que genera la historia oficial. la naturaleza y la virulencia del COVID-19 y las medidas autoritarias y desastrosas, beneficiosas para los ricos, desastrosas para la clase trabajadora, las comunidades minoritarias y la juventud, que la mayoría de los gobiernos han implementado para, supuestamente, contener el virus.

Hasta ahora, la pandemia ha desencadenado o contribuido a la enfermedad y la muerte entre los ancianos y aquellos con condiciones médicas preexistentes graves o comorbilidades, como se explica en el  capítulo 4 . También ha provocado pánico y miedo generalizados en la población en general, en una escala que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial. El pánico ha permitido que políticos oportunistas, científicos e ingenieros genéticos fuera de control, burócratas de la salud pública y grandes corporaciones, especialmente Big Pharma y los gigantes tecnológicos, consoliden su riqueza y poder como nunca antes.

El hecho de que la pandemia se haya utilizado para trasladar la riqueza de los pobres y la clase media a los ultra ricos está claro para cualquiera en este momento. En diciembre de 2020, la riqueza total de los multimillonarios estadounidenses alcanzó los $4 billones, de los cuales más de $1 billón se ganó desde marzo de 2020 cuando comenzó la pandemia, según un estudio del Instituto de Estudios Políticos. 3

Mientras 45,5 millones de estadounidenses solicitaron el desempleo, se crearon 29 nuevos multimillonarios, informó el Instituto de Estudios Políticos en junio de 2020, y cinco de los hombres más ricos de EE. UU. (Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Warren Buffett y Larry Ellison) solo entre el 18 de marzo y el 17 de junio de 2020 aumentó su riqueza en un total de $ 101.7 mil millones (26 por ciento). 4

La razón por la que los ricos solo se han vuelto más ricos durante esta pandemia es que sus negocios no se cerraron. Los cierres afectaron principalmente a las pequeñas empresas privadas. La disparidad en el trato de las grandes tiendas y los pequeños minoristas ha sido sorprendentemente ilógica. ¿Cómo es seguro comprar con cientos de personas en un Walmart pero no es seguro comprar en una tienda que solo puede tener una fracción de eso?

Los especuladores de la pandemia incluyen minoristas en línea y grandes empresas tecnológicas como Amazon, Zoom, Skype, Netflix, Google y Facebook, junto con algunos de los minoristas más grandes. Walmart y Target, por ejemplo, reportaron ventas récord en 2020.5  Como señaló IPS News: “La pandemia de COVID no ha sido el ‘Gran Igualador’ como sugirieron personas como el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y miembros del Foro Económico Mundial.  Más bien, ha exacerbado las desigualdades existentes por género, raza y clase económica en todo el mundo”. 6

Como dijeron los del Foro Económico Mundial, “Con unos 2.600 millones de personas en todo el mundo en algún tipo de confinamiento, estamos realizando posiblemente el experimento psicológico más grande jamás realizado”. 7  Nuestros aspirantes a líderes globales admiten abiertamente que están sentando las bases para lo que eufemísticamente llaman un Gran Reinicio o una Cuarta Revolución Industrial: una dictadura tecnocrática, basada en la vigilancia digital, el control social y la inteligencia artificial.

Como resultado directo de las desastrosas respuestas del gobierno, la negligencia médica y el pánico de los medios de comunicación en torno al COVID-19, el mundo se ha puesto patas arriba. Los bloqueos, la censura, la ciencia de mala calidad, las estadísticas engañosas, las verdades a medias y las mentiras descaradas han exacerbado cualquier daño causado por el virus en sí.

Si bien la clase multimillonaria ha prosperado, las bases globales, especialmente las clases bajas, las minorías raciales y los niños, sufren la peor parte de la crisis: colapso económico, desempleo masivo, hambre, colapso de pequeñas empresas, cierre de escuelas, ansiedad masiva, aislamiento social. y una polarización política sin precedentes.

En agosto de 2020,  Bloomberg  informó que más de la mitad de todos los propietarios de pequeñas empresas temían que sus negocios no sobrevivieran. 8  Tenían razón. Según un informe de impacto económico de septiembre de 2020 9  de Yelp, 163.735 empresas estadounidenses habían cerrado sus puertas al 31 de agosto de 2020, y de ellas, el 60 % (un total de 97.966 empresas) fueron cierres permanentes. 10  Estos cierres de negocios afectaron de manera desproporcionada a las minorías. A fines de abril de 2020, las medidas pandémicas habían eliminado casi la mitad de todas las pequeñas empresas propiedad de negros en los EE. UU. 11  Según un informe de la Reserva Federal de Nueva York, “las empresas propiedad de afro-americanos tenían más del doble de probabilidades de cerrar que sus contrapartes blancas”. 12

El costo oculto de los confinamientos

Con el desempleo viene la inseguridad alimentaria, y apenas unas semanas después de la pandemia, personas de todo el mundo hacían fila en los bancos de alimentos. Un informe del 10 de abril de 2020 del  Financial Times  citó los resultados de una encuesta que mostraban que aproximadamente tres millones de británicos se habían quedado sin comida en algún momento de las tres semanas anteriores. Se estima que un millón de personas ya habían perdido todas sus fuentes de ingresos. 13

Las Naciones Unidas estiman que las respuestas a la pandemia han “empujado a 150 millones de niños más a la pobreza multidimensional, privados de educación, salud, vivienda, nutrición, saneamiento o agua”, 14  y a finales de abril de 2020 advirtió que el mundo se enfrentaba a una “hambruna de recursos proporciones bíblicas”, con solo una cantidad limitada de tiempo para actuar antes de que el hambre se lleve a cientos de millones.

Que los bloqueos tengan un efecto perjudicial en la salud mental tampoco debería sorprender, y los datos muestran que eso es exactamente lo que sucedió. Una encuesta canadiense realizada a principios de octubre de 2020 encontró que el 22 % de los canadienses experimentaron altos niveles de ansiedad, cuatro veces más que la tasa previa a la pandemia, y el 13 % reportó depresión severa. 16

En los EE. UU., una encuesta de agosto de 2020 realizada por la Asociación Estadounidense de Psicología encontró que los miembros de la Generación Z se encuentran entre los más afectados en este sentido, y los adultos jóvenes de 18 a 23 años informan los niveles más altos de estrés y depresión. 17

Más de 7 de cada 10 en este grupo de edad informaron síntomas de depresión en las dos semanas anteriores a la encuesta. Entre los adolescentes de 13 a 17 años, el 51 por ciento dijo que la pandemia hace que sea imposible planificar para el futuro. El sesenta y siete por ciento de los encuestados en edad universitaria se hicieron eco de esta preocupación.

Con la desesperación vienen los problemas relacionados con las drogas y, según la Asociación Médica Estadounidense, la epidemia de sobredosis de drogas ha empeorado significativamente y se ha vuelto más complicada este año. “Más de 40 estados han informado aumentos en la mortalidad relacionada con los opioides, así como preocupaciones constantes para las personas con una enfermedad mental o un trastorno por uso de sustancias”, informó la AMA en un Resumen informativo del 9 de diciembre de 2020. 18

Una lista de noticias nacionales incluidas en el resumen de la Asociación Médica Estadounidense incluye informes de aumentos en los paros cardíacos relacionados con sobredosis, aumentos repentinos en el fentanilo callejero que causan miles de muertes y un «aumento dramático» en las muertes por opioides ilícitos. Se han informado picos y números récord de muertes por sobredosis en Alabama, Arizona, Arkansas, California, Colorado, Delaware, Distrito de Columbia, Illinois, Florida y muchos otros estados.

El hecho de que los bloqueos están haciendo más daño que bien también se puede ver en los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que muestran que, en comparación con años anteriores, el exceso de muertes entre las personas de 25 a 44 años ha aumentado en un notable 26,5 por ciento, a pesar de que este grupo de edad representa menos del 3 por ciento de las muertes relacionadas con COVID-19. 19  Para decirlo sin rodeos, en nuestros esfuerzos equivocados para evitar que los ancianos y los inmunocomprometidos mueran a causa del COVID-19, estamos sacrificando a personas que se encuentran en la plenitud de sus vidas.

Las estadísticas también revelan que los cierres han resultado en aumentos dramáticos en el abuso doméstico, la violación, el abuso sexual infantil y los suicidios. Para julio de 2020, Irlanda informó un aumento del 98 por ciento en las personas que buscan asesoramiento por violación y abuso sexual infantil. 20

Los datos del grupo británico Women’s Aid mostraron que el 61 por ciento de las víctimas de abuso doméstico informaron que su abuso había empeorado durante el encierro. 21  El número de mujeres asesinadas por sus parejas domésticas también se duplicó durante las primeras tres semanas de confinamiento en el Reino Unido 22

En los EE. UU., los datos de un hospital de Massachusetts revelaron que los casos de abuso doméstico casi se duplicaron en las nueve semanas entre el 11 de marzo y el 3 de mayo de 2020, cuando el estado ordenó el cierre de las escuelas. 23  De manera similar, a principios de abril de 2020, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, advirtió 24  sobre un aumento “espantoso” en el abuso doméstico global relacionado con los bloqueos por la pandemia, ya que las llamadas a las líneas de ayuda en algunos países ya se habían duplicado. 25

Mientras tanto, es menos probable que se detecte y denuncie el abuso infantil gracias a la educación virtual. Sin embargo, ha habido indicios de un aumento del abuso infantil, incluido un estudio británico que encontró un sorprendente aumento del 1493 % en la incidencia de traumatismos craneales por abuso entre los niños durante el primer mes del encierro, en comparación con el mismo período de tiempo en los tres años anteriores. . 26

Los niños también corren el peligro de quedarse atrás social y de desarrollo, incluso si no están expuestos al abuso directo. Según un informe, las brechas de rendimiento escolar se ampliaron en los EE. UU. y la alfabetización temprana entre los niños de jardín de infantes experimentó una fuerte disminución en 2020.27

Según  The Economist , los niños estadounidenses mayores de 10 años redujeron la actividad física a la mitad durante el confinamiento, pasando la mayor parte del tiempo jugando videojuegos y comiendo comida chatarra. 28  De hecho, cerrar parques y playas junto con pequeñas empresas y escuelas fueron, sin duda, algunas de las medidas pandémicas más ignorantes y destructivas de todas.

Evitar que las personas sanas trabajen y cambiar la vida de todos también (como se esperaba) resultó en un aumento masivo de suicidios, incluso entre niños, y picos anormales se hicieron evidentes a las pocas semanas de los cierres iniciales. En septiembre de 2020, el Centro Médico Infantil Cook en Fort Worth, Texas, admitió un número récord de 37 pacientes pediátricos que habían intentado suicidarse. 29

En Japón, que ni siquiera implementó bloqueos, las estadísticas del gobierno revelan que más personas murieron por suicidio en el mes de octubre que las que murieron por COVID-19 en todo el año. 30  Si bien solo 2087 japoneses habían muerto a causa de la COVID-19 hasta el 27 de noviembre de 2020, la cifra de suicidios solo en octubre fue de 2153. Las mujeres representan la mayor parte de los suicidios, y las líneas directas también informan que las mujeres están confesando pensamientos de matar a sus hijos por pura desesperación.

Debería ser obvio para cualquiera que preste atención que la pandemia se está prolongando y exagerando por una razón, y no es porque haya preocupación por la vida. Todo lo contrario. Es una estratagema para esclavizar literalmente a la población mundial dentro de un sistema de vigilancia digital, un sistema tan antinatural e inhumano que ninguna población racional seguiría voluntariamente ese camino.

Cómo diseñaron el pánico

Los funcionarios de salud del establecimiento, los virólogos y los ingenieros genéticos son financiados por programas militares de biodefensa/bioguerra, Big Pharma y el gobierno. Sostienen que el virus SARS-CoV-2 es tan infeccioso y peligroso que actualmente no existen medicamentos, protocolos de tratamiento, suplementos, hierbas naturales, prácticas de salud o cambios en la dieta o el estilo de vida que puedan fortalecer su sistema inmunológico natural y protegerlo de enfermedad grave, hospitalización o incluso la muerte a causa del virus.

Las autoridades le dicen que no hay más remedio que seguir las órdenes, obedecer las reglas de uso de máscaras y bloqueos, y esperar a que Big Pharma entregue via «Warp Speed» sus productos probados inadecuadamente, inyecciones modificadas genéticamente. Esta narrativa de pánico orquestada es una gran mentira, destinada a mantenernos a nosotros, la subclase global, en línea, encerrados y obedeciendo a la autoridad.

Con el cuerpo político dividido, mal informado, censurado y viviendo en pánico, los globalistas, la élite económica mundial, pueden consolidar su riqueza y poder más allá de todo lo que el mundo haya visto jamás, escondiéndose detrás de la excusa de que están salvaguardando la salud pública, mitigando el cambio climático. el cambio y la eliminación de la pobreza y el desempleo. A la sombra de la Gran Mentira, nuestra única esperanza es difundir la verdad, resistir, organizarnos y detener este Nuevo Orden Mundial tiránico.

No somos impotentes

Es esencial para su supervivencia rechazar la narrativa del pánico, superar el miedo y hacerse cargo de su salud mental y física. Debemos exponer las calibraciones manipuladas y las deficiencias integradas de las pruebas de laboratorio de PCR que están creando una sensación artificial de pánico.

Es imperativo comprender las estadísticas sobre muertes y hospitalizaciones de una manera que genere conocimiento, no miedo irracional. Los jóvenes y aquellos que son metabólicamente saludables generalmente no están en riesgo. Y, afortunadamente, existe una gran cantidad de medios probados para proteger a los más vulnerables.

Como nos recuerda el defensor de la salud natural Nate Doromal: “Covid-19 no va a desaparecer. A pesar de los bloqueos prolongados y los mandatos de máscara generalizados, el covid-19 todavía está presente en nuestra sociedad y los casos continúan en todo el país. Incluso la tan discutida inyección Covid-19 no es una panacea; Las autoridades dicen que no evitará la transmisión y existen preocupaciones de seguridad pendientes entre los principales candidatos a inyecciones contra el covid-19. La clave está en hacernos más fuertes”. 31

A decir verdad, podemos fortalecer nuestros cuerpos, podemos hacer que nuestro sistema inmunológico sea más poderoso e incluso podemos revertir condiciones preexistentes crónicas. Nunca es demasiado tarde para tomar medidas para mejorar su salud y volverse más resistente a las enfermedades infecciosas como el COVID-19. 32

Si bien los defensores de la historia oficial continúan denigrando y calumniando a los críticos de COVID-19, incluidos los autores de este libro, como «teóricos de la conspiración anti-ciencia y anti-vacunas», la evidencia apunta a que el SARS-CoV-2 es un laboratorio armado. Desencadenante biológico diseñado y altamente transmisible que magnifica y exacerba enfermedades crónicas y comorbilidades preexistentes. Básicamente, COVID-19 no presenta ninguna amenaza para los niños, jóvenes y estudiantes, y muy poca amenaza para las personas con buena salud de cualquier edad, a diferencia de la gripe española de 1918.

Las personas mayores de 65 años que no son saludables desde el punto de vista metabólico y/o tienen niveles bajos de vitamina D, así como aquellas con enfermedades crónicas preexistentes graves, como obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades pulmonares, enfermedades renales, demencia e hipertensión, necesitan para salvaguardar su salud y fortalecer la capacidad de sus cuerpos para combatir enfermedades tomando precauciones que minimicen la exposición al virus SARS-CoV-2, así como a otros virus como la gripe estacional.

Para aquellos en hogares de ancianos u hospitales, también son necesarias precauciones especiales. Como señala la Declaración de Great Barrington, firmada por decenas de miles de médicos y científicos de todo el mundo:

La continuación del cierre de escuelas, bloqueos y otras medidas extremas que afectan más a los grupos de bajos ingresos, las comunidades minoritarias, las pequeñas empresas y los niños son contraproducentes. Necesitamos reducir el pánico público y la polarización política y tener una discusión seria en toda la sociedad sobre los orígenes, la naturaleza, la virulencia, la prevención y el tratamiento de COVID-19.

Hay varios aspectos importantes de la narrativa «científica» oficial sobre la naturaleza, la infectividad y la virulencia de COVID-19 que deliberadamente engañan y propagan el pánico entre el público. Estos incluyen el uso de pruebas de laboratorio de PCR defectuosas y mal calibradas que inflan artificialmente la cantidad de casos de COVID-19, que revisamos en el capítulo 4 .

En un estudio, que analizó a mujeres embarazadas admitidas para dar a luz, el 87,9 por ciento de las mujeres que dieron positivo por la presencia de SARS-CoV-2 no tenían síntomas. 34  Otro estudio analizó un gran refugio para personas sin hogar en Boston. De 408 personas analizadas, 147 (36 por ciento) dieron positivo, pero los síntomas brillaron por su ausencia. La tos ocurrió en solo el 7,5 por ciento de los casos, la dificultad para respirar en el 1,4 por ciento y la fiebre en el 0,7 por ciento. Todos los síntomas fueron «poco comunes entre las personas con COVID positivo», anotaron los investigadores. 35

Un estudio en  Nature Communications  evaluó el riesgo que representan las personas asintomáticas al observar los datos de un programa de detección masiva en Wuhan, China. La ciudad estuvo bajo estricto confinamiento entre el 23 de enero y el 8 de abril de 2020. Entre el 14 de mayo y el 1 de junio de 2020, 9.899.828 residentes de la ciudad de Wuhan mayores de seis años se sometieron a pruebas PCR. De estos, 9.865.404 no tenían diagnóstico previo de COVID-19 y 34.424 eran pacientes recuperados de COVID-19. En total, hubo cero casos sintomáticos y solo se detectaron 300 casos asintomáticos. (La tasa de detección general fue de 0,3 por 10.000). Es importante destacar que ni una sola de las 1.174 personas que habían estado en contacto cercano con una persona asintomática dio positivo.

Además, de los 34.424 participantes con antecedentes de COVID-19, 107 personas (0,310 por ciento) dieron positivo nuevamente, pero ninguno presentó síntomas. Como señalaron los autores, «los cultivos de virus fueron negativos para todos los casos positivos y repositivos asintomáticos, lo que indica que no hay ‘virus viable’ en los casos positivos detectados en este estudio». Curiosamente, cuando realizaron más pruebas de anticuerpos a pacientes asintomáticos, descubrieron que 190 de los 300 (63,3 por ciento) en realidad habían tenido una infección «caliente» o productiva que resultó en la producción de anticuerpos, pero ninguno de sus contactos había sido infectado. En otras palabras, aunque los asintomáticos eran (o habían sido) portadores de un virus aparentemente vivo,  no  lo transmitían a otros. 36

Si los resultados positivos de las pruebas no nos dicen nada sobre la prevalencia real de la enfermedad y su propagación, ¿por qué estamos haciendo pruebas masivas? Por supuesto, si las pruebas de PCR no son confiables, las estadísticas y las declaraciones públicas de los fabricantes de vacunas sobre la eficacia de sus vacunas para prevenir o curar el COVID-19 también son inválidas, ya que «prueban» la eficacia con estas pruebas.

Otra práctica engañosa es combinar estadísticas sobre muertes. Como se revisó en el capítulo anterior, el 94 por ciento de las llamadas muertes por COVID-19 fueron personas que fallecieron  con  COVID-19, ya que tenían otras enfermedades crónicas o comorbilidades preexistentes. 37  La idea de que COVID-19 es una pandemia letal también es refutada por las estadísticas de mortalidad por todas las causas, que muestran que la mortalidad se ha mantenido estable durante 2020 y no se desvía de la norma. 38

Otras tácticas de alarmismo incluyen declaraciones públicas que exageran la amenaza del COVID-19 para los niños, jóvenes y estudiantes, así como el riesgo de que los jóvenes propaguen el COVID-19 a los maestros y adultos mayores en general. Incluso Anthony Fauci ahora admite que los estudiantes representan una amenaza mínima o nula para los maestros o los adultos mayores y que las escuelas deberían reabrirse, aunque es conocido por cambiar de opinión permanentemente. 39

Resultados positivos de la prueba de PCR defectuosos considerados como «casos» de infecciones activas de COVID-19

Si bien el número de muertos fue inicialmente la táctica del miedo, rápidamente cambió a la dudosa afirmación de que hay “casos crecientes” de COVID-19, incluso entre los jóvenes. Estos informes de noticias o proclamaciones de salud pública a menudo van acompañados de gráficos siniestros, siempre con una tendencia ascendente, con advertencias nefastas de una «segunda o tercera ola» de hospitalizaciones masivas y muertes inminentes si las personas no obedecen a la autoridad y se aíslan del modo como lo hicieron en las primeras etapas de la pandemia.

Casi nunca estas historias mencionan que ahora se están haciendo pruebas a 10 veces más personas que las que se estaban haciendo durante las primeras etapas de la pandemia, o que hay una creciente evidencia de falsos positivos, causados ​​por un aumento excesivo en el laboratorio de lo que supuestamente son muestras virales. de frotis nasales o faríngeos.

La noticia optimista de los artículos de miedo es que el peligro de infección y muerte eventualmente disminuirá una vez que todos se vacunen.

Pero debemos preguntarnos: ¿Qué quieren decir estos expertos y medios de comunicación con un número cada vez mayor de “casos” de COVID-19?

¿Significan que más personas que nunca se enferman gravemente y mueren a causa de la COVID-19? Si es así, ¿por qué las estadísticas oficiales de los CDC y otras bases de datos de salud pública muestran un número decreciente de muertes por COVID-19 en los EE. UU. y el mundo, incluso cuando los casos de gripe y neumonía se cuentan erróneamente como casos de COVID-19? 40

¿O simplemente significa que cada vez más personas, especialmente ahora los jóvenes, se están haciendo la prueba y terminan con un resultado positivo? Y si es así, ¿qué significa  eso  realmente? Como  señala Alex Berenson en su libro  Unreported Truths About COVID-19 and Lockdowns : “Un ‘caso’ de coronavirus apunta solo a un resultado positivo en la prueba… No significa que una persona se enfermará, y mucho menos que él o ella será hospitalizado, necesitará cuidados intensivos, o muera.

En la actualidad, la prueba de reacción en cadena de la polimerasa es el método principal utilizado para evaluar a las personas en busca de COVID-19. El problema con eso es doble. En primer lugar, la prueba PCR no puede distinguir entre virus inactivos y «vivos» o reproductivos42  Este es un punto crucial, ya que los virus inactivos y reproductivos no son intercambiables en términos de infectividad. Si tiene un virus no reproductivo en su cuerpo, no se enfermará y no podrá transmitirlo a otras personas. Por esta razón, la prueba de PCR es muy poco fiable como herramienta de diagnóstico.

Ciclos del PCR

En segundo lugar, muchos, si no la mayoría de los laboratorios, amplifican el ARN recolectado demasiadas veces, lo que da como resultado que las personas sanas den positivo. Para que la prueba de PCR sea de alguna utilidad, en términos de diagnóstico de COVID-19, los laboratorios deberían reducir considerablemente la cantidad de ciclos de amplificación utilizados.

Esto es lo que necesita saber sobre la prueba de PCR: El hisopo de PCR recolecta ARN de su cavidad nasal. Este ARN luego se transcribe inversamente en ADN. Debido a su diminuto tamaño, debe amplificarse para que sea perceptible. Cada ronda de amplificación se denomina ciclo, y la cantidad de ciclos de amplificación utilizados por cualquier prueba o laboratorio se denomina umbral de ciclo (CT). Cuanto más alto sea el CT, mayor será el riesgo de que secuencias insignificantes de ADN viral terminen magnificándose hasta el punto de que la prueba arroje un resultado positivo incluso si su carga viral es extremadamente baja o si el virus está inactivo y no representa una amenaza para usted ni para nadie más.

Muchos científicos han notado que nada más de 35 ciclos es científicamente indefendible. 43  Incluso el Dr. Anthony Fauci, uno de los principales defensores de los experimentos de ganancia de función y las vacunas obligatorias, ha admitido que las posibilidades de que un resultado positivo de PCR sea preciso en 35 ciclos o más “son minúsculas”. 44

Un estudio 45 del 28 de septiembre de 2020  en  Clinical Infectious Diseases  reveló que cuando realiza una prueba de PCR en un CT de 35 o más, la precisión cae al 3 por ciento, lo que resulta en una tasa de falsos positivos del 97 por ciento. Sin embargo, las pruebas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud se establecen en 45 ciclos, 46  y la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. , CDC, recomiendan realizar pruebas de PCR en un CT de 4047  La pregunta es por qué, considerando el consenso es que los TC superiores a 35 hacen inútil la prueba. Cuando los laboratorios usan estos umbrales de ciclos excesivos, claramente se termina con una cantidad exageradamente sobreestimada de pruebas positivas, por lo que en realidad estamos tratando con una «casodemia», una epidemia de falsos positivos. 48

Ahora, si los CT por encima de 35 no están justificados científicamente, ¿qué tan bajo debe usarse un CT? Bastantes estudios han investigado esto, por lo que no hay escasez de datos en este momento. El hecho de que la OMS, la FDA y los CDC todavía no hayan cambiado sus CT a la baja a la luz de todos estos datos nos dice que no están interesados ​​en obtener una imagen precisa de la tasa de infección.

Por ejemplo, un estudio de abril de 2020 en el  European Journal of Clinical Microbiology and Infectious Diseases  mostró que para obtener un 100 % de positivos reales confirmados, la prueba de PCR debe ejecutarse en 17 ciclos. Por encima de 17 ciclos, la precisión cae drásticamente. 50

Cuando llega a los 33 ciclos, la tasa de precisión es solo del 20 por ciento, lo que significa que el 80 por ciento son falsos positivos. Más allá de los 34 ciclos, la posibilidad de que una prueba PCR positiva sea un verdadero positivo se reduce a cero. Según una revisión sistemática del 3 de diciembre de 2020 publicada en la revista  Clinical Infectious Diseases , no se pudieron encontrar virus vivos en los casos en los que una prueba de PCR positiva había utilizado una CT superior a 24.51

Lo que muestran estos estudios, entonces, es que si realmente tiene síntomas de COVID-19 y da positivo en una prueba de PCR que se realizó a 35 ciclos de amplificación o más, entonces probablemente esté infectado y probablemente sea infeccioso. Sin embargo, si  no  tiene síntomas, pero da positivo con una prueba de PCR a 35 CT o más, entonces es probable que sea un falso positivo y no represente un riesgo para los demás, ya que es poco probable que tenga un virus vivo. De hecho, siempre que sea asintomático, es poco probable que sea infeccioso incluso si da positivo con una prueba de 24 CT o más. Esto respalda los hallazgos presentados anteriormente en este capítulo, que muestran que es muy poco probable que las personas asintomáticas (aquellas que dan positivo pero no tienen síntomas) transmitan el virus vivo a otras personas.

Según Stephen A. Bustin, profesor de medicina molecular y experto de renombre mundial en la prueba de PCR, cuando obtiene un resultado positivo usando un CT de 35 o más, está viendo el equivalente a una sola copia de ADN viral. , y la probabilidad de que eso cause un problema de salud es minúscula. 52

Si quiere asustar a la gente, vender más pruebas de PCR o reiniciar los bloqueos, todo lo que tiene que hacer es solicitar más pruebas y calibrar las pruebas para que las personas que no están enfermas o contagiosas parezcan  estar infectadas y puedan propagar el COVID-19. Teniendo en cuenta que pocos gobiernos han tomado medidas para remediar esta inflación artificial de casos de COVID-19, que es bastante fácil, realmente tenemos que preguntarnos si es parte de una agenda global para mantener elevado el nivel de miedo.

En diciembre de 2020, Florida se convirtió en el primer estado de EE. UU. en exigir a los laboratorios que informen el umbral de ciclo utilizado para sus pruebas de PCR. 53  Mientras tanto, en Europa, un tribunal de Portugal ha dictaminado que la prueba PCR es ilegal.» 54  China abordó el problema de PCR simplemente dejando de realizar pruebas de COVID-19 a las personas, excepto a aquellas que realmente presentaban síntomas.

Errores fatales encontrados en papel en el que se basa la prueba de PCR

El 30 de noviembre de 2020, un equipo de 22 científicos internacionales publicó una crítica mordaz 57  que cuestionaba el artículo científico sobre las pruebas de PCR para el SARS-CoV-2 escrito por (entre otros) Christian Drosten, PhD y Victor Corman. 58  El artículo de Corman-Drosten había sido aceptado rápidamente por la Organización Mundial de la Salud, y el flujo de trabajo descrito en él se adoptó como estándar en todo el mundo.

Los científicos exigieron que se retirara el artículo de Corman-Drosten debido a varios «errores fatales», uno de los cuales es el hecho de que se escribió (y se desarrolló la prueba en sí) antes de que estuviera disponible cualquier aislado viral. Todo lo que usaron fue la secuencia genética publicada en línea por científicos chinos en enero de 2020.

El hecho de que el documento se haya publicado tan solo 24 horas después de su presentación también sugiere que ni siquiera se sometió a una revisión por pares. 

La conclusión de la revisión dice, en parte:

La crítica contra las pruebas de PCR se fortalece aún más con el estudio del 20 de noviembre de 2020 en  Nature Communications , discutido anteriormente en este capítulo, que no encontró ningún virus viable en los casos positivos de PCR. 62

Demandas colectivas contra pruebas fraudulentas de SARS-CoV-2

Una «Carta abierta de médicos y profesionales de la salud a todas las autoridades belgas y todos los medios belgas» del 20 de septiembre de 2020 reitera algunas de las graves deficiencias de las pruebas de PCR en las que se basa actualmente para hacer la afirmación alarmante de que los casos están aumentando en todo el mundo. Estados Unidos, Europa y el mundo:

El uso de la prueba PCR no específica, que produce muchos falsos positivos, mostró un panorama exponencial. Esta prueba se apresuró con un procedimiento de emergencia y nunca se autoevaluó seriamente. El creador advirtió expresamente que esta prueba estaba destinada a la investigación y no al diagnóstico.

La prueba de PCR funciona con ciclos de amplificación de material genético: cada vez se amplifica una parte del genoma. Cualquier contaminación (p. ej., otros virus, restos de genomas de virus antiguos) puede dar lugar a falsos positivos.

La prueba no mide cuántos virus están presentes en la muestra. Una infección viral real significa una presencia masiva de virus, la llamada carga viral.  Si alguien da positivo, esto no significa que esa persona esté clínicamente infectada, esté enferma o vaya a enfermarse.65

Dado que una prueba de PCR positiva no puede indicar de manera confiable o automática una infección activa o infectiva, no hay absolutamente ninguna justificación para las medidas sociales tomadas, ya que se basan únicamente en estas pruebas.

El 20 de enero de 2021, aproximadamente una hora después de la toma de posesión de Joe Biden como el 46° presidente de los Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud repentinamente y de la nada bajó el umbral recomendado del ciclo de PCR (CT), 66  que automáticamente garantiza que la cantidad de los “casos”, es decir, los resultados positivos de la prueba PCR, se desplomarán. Al día siguiente, 21 de enero de 2021, el presidente Biden anunció que restablecería el apoyo financiero de Estados Unidos a la OMS. 67  La Dra. Meryl Nass explica: “La OMS instruyó a los usuarios y fabricantes de pruebas PCR el 14 de diciembre 68  y nuevamente el 20 de enero 69 que los umbrales del ciclo de PCR necesitaban bajar.  La guía del 14 de diciembre manifestó la preocupación de la OMS con respecto a «un riesgo elevado de resultados falsos de SARS-CoV-2» y señaló el «ruido de fondo que puede llevar a que una muestra con un resultado de valor de umbral de ciclo alto  se interprete [incorrectamente]  como un resultado positivo «. .’” 70  A medida que se redujeron los ciclos de PCR, los “casos” nuevos cayeron un 60 por ciento de 250.000 casos nuevos por día a 100,000 en enero, mientras que las tasas de hospitalización 71  asociadas con COVID cayeron de un máximo de 132.500 estadounidenses el 6 de enero a 71.500 el 12 de febrero. 72 Por supuesto, las autoridades sanitarias y los medios de comunicación han atribuido esta fuerte caída en los «casos» y las hospitalizaciones en EE. UU. a las vacunas, las máscaras y el distanciamiento social, en lugar de a la recalibración de las pruebas PCR ordenada por la OMS.

Las reglas de COVID-19 marcan un “deslizamiento histérico hacia el estado policial”

Los peligros de infundir miedo se resumen bien por el juez de la Corte Suprema británica Lord Sumption en una entrevista del 30 de marzo de 2020 con  The Post . Sumption advirtió que las reglas de COVID-19 están allanando el camino para el despotismo: el ejercicio del poder absoluto de manera cruel y opresiva.

El verdadero problema es que cuando las sociedades humanas pierden su libertad, no suele ser porque los tiranos se la hayan arrebatado. Por lo general, se debe a que las personas renuncian voluntariamente a su libertad a cambio de protección contra alguna amenaza externa. Y la amenaza suele ser una amenaza real pero suele ser exagerada.

Eso es lo que me temo que estamos viendo ahora. La presión sobre los políticos ha venido del público. Quieren acción. No se detienen a preguntar si la acción funcionará. No se preguntan si valdrá la pena pagar el costo. Quieren acción de todos modos. Y cualquiera que haya estudiado historia reconocerá aquí los síntomas clásicos de la histeria colectiva.

La histeria es contagiosa. Nos estamos haciendo espuma en la que exageramos la amenaza y dejamos de preguntarnos si el remedio puede ser peor que la enfermedad. 73

La verdad es que los tecnócratas no tienen ninguna intención de dejarnos volver a la normalidad. El plan es alterar la sociedad  permanentemente . Parte de esa alteración es la eliminación de las libertades civiles y los derechos humanos, que ahora está ocurriendo a una velocidad vertiginosa.

Si Usted quiere obtener las referencias de este extracto, le recomendamos adquiera el libro aqui:

Le dejamos este link con Más de 400 estudios sobre el fracaso de los mandatos y bloqueos por Covid