sábado , 20 abril 2024

La vacuna contra la gripe causó accidentes cerebrovasculares en ancianos, dice la FDA

Print Friendly, PDF & Email

Stroke Risk After COVID-19 Bivalent Vaccination Among US Older Adults doi:10.1001/jama.2024.1059 https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2816237

Como ya habia publicado la Dra. María José Martínez Albarracín en diciembre de 2020 hay una asociación entre efectos graves por COVID-19 y la vacuna contra la influenza.

Recien en marzo de 2024 The American Medical Association (JAMA) publica que la vacuna contra la gripe, no el refuerzo bivalente contra el COVID-19, aumentó el riesgo de accidente cerebrovascular entre las personas mayores que recibieron las dos vacunas al mismo tiempo. También encontraron un riesgo elevado de accidente cerebrovascular entre aquellos que solo recibieron la vacuna contra la gripe.

Investigadores de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) encabezaron el estudio financiado por la FDA, que se lanzó después de que la agencia detectara e informara una señal de seguridad (lease señal de inseguridad) entre las personas mayores que tomaban los refuerzos en enero de 2023.

Los investigadores de la FDA analizaron datos de beneficiarios de Medicare para evaluar el riesgo de accidente cerebrovascular después de tomar los refuerzos y cuando los recibieron concomitantemente con las vacunas contra la gripe.

Entre los más de 5 millones de beneficiarios de Medicare que recibieron los refuerzos de Pfizer o Moderna, al menos 11.001 sufrieron accidentes cerebrovasculares dentro de los 90 días posteriores a recibir la vacuna.

«11.001 accidentes cerebrovasculares dentro de los 90 días posteriores a la recepción de la vacuna contra la influenza/ COVID-19 es una cantidad astronómica de eventos neurológicos evitables en nuestros beneficiarios de Medicare», dijo el cardiólogo Dr. Peter McCullough .

«Estos datos deberían provocar la suspensión de la administración de ambas vacunas hasta que se puedan realizar ensayos aleatorios a gran escala en poblaciones seleccionadas que estarían en riesgo de hospitalización o muerte».

El estudio analizó a las personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares, utilizando los datos de cada individuo como su propio grupo «autocontrolado».

Eso significa que compararon el riesgo de cada individuo de sufrir un accidente cerebrovascular en diferentes períodos de tiempo después de la vacunación. Usaron esa comparación para determinar si la vacunación podría haber causado su accidente cerebrovascular y, de ser así, si fue el refuerzo, la vacuna contra la gripe o la combinación de las dos las que lo causaron.

Los accidentes cerebrovasculares que ocurrieron dentro de los 42 días posteriores a la vacunación se consideraron relacionados con la vacunación y los accidentes cerebrovasculares que ocurrieron entre 43 y 90 días después de la vacunación no lo fueron.

Los investigadores no incluyeron un grupo de control no vacunado. También excluyeron a las personas que sufrieron un derrame cerebral después de la vacunación pero que habían sido diagnosticadas con COVID-19 en los 30 días anteriores al derrame cerebral.

Los investigadores encontraron un riesgo elevado de accidente cerebrovascular no hemorrágico o ataque isquémico transitorio en personas de 85 años o más después del refuerzo de Pfizer y en personas de 65 a 74 años después del refuerzo de Moderna en los primeros 42 días.

Luego, cuando analizaron los datos de aquellas personas que habían recibido tanto un refuerzo bivalente como una vacuna contra la gripe, encontraron que el riesgo elevado de accidente cerebrovascular persistía sólo entre aquellos que habían recibido las dos vacunas al mismo tiempo.

También encontraron un riesgo elevado de accidente cerebrovascular entre aquellos que solo recibieron la vacuna contra la gripe.

Según el estudio, “entre los beneficiarios de Medicare de 65 años o más que sufrieron un accidente cerebrovascular después de recibir cualquiera de las marcas de la vacuna bivalente COVID-19, no hubo evidencia de un riesgo significativamente elevado de sufrir un accidente cerebrovascular durante los días inmediatamente posteriores a la vacunación”, pero sí hubo una asociación entre el accidente cerebrovascular y la vacuna contra la gripe.

Las vacunas contra la gripe con adyuvante generalmente se ofrecen a todas las personas menores de 65 años. Las vacunas contra la gripe en dosis altas se administran a personas mayores de 65 años, que tienen un mayor riesgo de contraer la gripe y para quienes, según se informa, la vacuna contra la gripe estándar no es tan eficaz, ambas presentan mas riesgos que beneficios.

Un estudio diseñado para ofuscar

Brian Hooker, Ph.D., coautor de » Vax-Unvax : Let the Science Speak», dijo que «La única conclusión que pueden sacar de este artículo es que no sabemos si la inyección COVID-19 causa un accidente cerebrovascular, pero no lo causa con mayor prevalencia entre 1 y 42 días en comparación con 43 a 90 días después de recibir la vacuna».

Hooker añadió:

“Este tipo de estudio está diseñado para ocultar los problemas obvios con la inyección COVID-19, que es trombótica y se ha relacionado con innumerables trastornos de la coagulación y del corazón .

“Al centrarse en este estudio la FDA desvía de su obvia omisión de estudios que realmente brindan respuestas sobre las secuelas de la vacunación COVID-19”.

La FDA continuó recomendando inyecciones concomitantes después de la señal de seguridad

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron el 13 de enero de 2023 que habían identificado una señal de seguridad preliminar para los refuerzos bivalentes. La señal, identificada a través del análisis Vaccine Safety Datalink de los CDC , indicó un mayor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en personas de 65 años o más que recibieron el refuerzo bivalente de Pfizer.

En una reunión del 26 de enero de 2023 del comité asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA), funcionarios de ambas agencias plantearon la hipótesis de que el mayor riesgo de accidente cerebrovascular estaba relacionado con la administración simultánea de la vacuna contra la gripe.

A pesar de la señal de seguridad, el comité recomendó refuerzos para las personas mayores. También continuaron diciendo que era seguro recibir las dos «vacunas» simultáneamente. Dijeron que debido a la señal de seguridad, las agencias estarían investigando más a fondo el tema.

«La evidencia no es suficiente para concluir que existe una asociación», dijo el Dr. Tom Shimabukuro de los CDC en la reunión. «Y dado eso, creo que hablar de espaciar las vacunas es prematuro y simplemente reforzaré que las recomendaciones de los CDC para la vacunación contra el COVID y la vacuna contra la gripe no han cambiado».

Es bueno recordar que el Dr. Tom Shimabukuro ya tiene antecedentes de minimizar señales de seguridad .

Los autores del editorial de JAMA señalaron que las recomendaciones de salud pública sugieren que se administren múltiples vacunas a la vez como estrategia para aumentar la aceptación de la vacuna en general.

Añaden que en “algunas poblaciones (como en los adultos mayores frágiles) y cuando las vacunas pueden ser bastante reactivas, se debe evaluar la tolerabilidad y seguridad de la administración concomitante”, antes de hacer tales recomendaciones.

El estudio JAMA no es el primero en encontrar un mayor riesgo de accidente cerebrovascular asociado con la vacuna contra la gripe en adultos mayores. El propio editorial citó cinco estudios diferentes que plantean preocupaciones similares .

Investigadores de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. ,(FDA) publicaron recientemente que identificaron un mayor riesgo de accidente cerebrovascular en algunas personas mayores que recibieron las inyecciones de Moderna o Pfizer concomitantemente con una vacuna contra la influenza en dosis altas o con adyuvante. Se encontró un mayor riesgo para las personas menores de 65 años en las personas que recibieron la inyección Pfizer-BioNTech COVID-19 y una vacuna contra la gripe el mismo día, informaron investigadores de Kaiser Permanente poco después.

Identificaron 373 accidentes cerebrovasculares dentro de los 42 días posteriores a la vacunación bivalente y 1.511 después de 42 días. El riesgo elevado se encontró entre personas menores de 65 años que recibieron una inyección de Pfizer o Moderna, tenían antecedentes de COVID-19 y recibieron una vacuna contra la influenza al mismo tiempo.

También se encontró un riesgo elevado entre el mismo grupo de edad en personas que recibieron la inyección de Pfizer con una inyección contra la influenza y no tenían antecedentes de COVID-19, y personas que recibieron la inyección de Moderna, tenían antecedentes de COVID-19 y no recibir una vacuna contra la influenza concomitantemente.

La evidencia de inseguridad de la inyeccines contra Covid ya es contundente

El último estudio mundial sobre la seguridad de las inyecciones Covid, que examina datos de 99 millones de personas, revela aumentos en las lesiones cardiovasculares y neurológicas.

Principales problemas observados:

  • 6,9 veces más pericarditis
    6,1 veces más miocarditis
    3,8 veces más encefalomielitis
    3,2 veces más coágulos de sangre
    2,5 veces más Guillain-Barré
  • La miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, aumentó notablemente después de la segunda dosis de la inyección de Moderna. La misma inyección también mostró un aumento en los casos de pericarditis.
  • La inyección de AstraZeneca se asoció significativamente con el Síndrome de Guillain-Barré, GBS, un trastorno neurológico, y con un aumento de 3 veces en la trombosis del seno venoso cerebral, CVST, un coágulo de sangre cerebral poco común.
  • Tanto las inyecciones de vectores virales como las de ARNm indicaron riesgos potenciales de mielitis transversa y encefalomielitis aguda diseminada, que afectan a la médula espinal y al cerebro, respectivamente.

El estudio de cohorte observacional revisado por pares, publicado en la revista Vaccine el 12 de febrero, tenía como objetivo evaluar el riesgo de 13 eventos adversos de especial interés (AESI) después de la vacunación contra la COVID-19. Los AESI abarcaron tres categorías: neurológica, hematológica (sangre) y cardiovascular.

Se revisaron los datos recopilados de más de 99 millones de personas vacunadas de ocho países (Argentina, Australia, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Nueva Zelanda y Escocia) y se analizaron los riesgos hasta 42 días después de recibir las inyecciones.

https://www.openvaers.com/covid-data/myo-pericarditis

Ver Más en https://cienciaysaludnatural.com/category/cardiaco/

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos