lunes , 22 julio 2024

Las inyecciones de refuerzo contra COVID tienen un mayor riesgo de miocarditis para los jóvenes

Print Friendly, PDF & Email

Booster vaccination with SARS-CoV-2 mRNA vaccines and myocarditis in adolescents and young adults: a Nordic cohort study https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehae056 https://academic.oup.com/eurheartj/advance-article-abstract/doi/10.1093/eurheartj/ehae056/7608548

Entre los hombres, una tercera dosis de la inyección Pfizer o Moderna se asoció con una «mayor tasa de incidencia de miocarditis» en 28 días.

https://www.openvaers.com/covid-data/myo-pericarditis

La vacunación de refuerzo contra la COVID-19 está relacionada con un mayor riesgo de inflamación cardíaca entre los adolescentes, según un estudio reciente que utilizó datos de varios países nórdicos. El estudio revisado por pares, publicado en el European Heart Journal el 15 de febrero de 2024, evaluó el riesgo de miocarditis entre personas de 12 a 39 años después de recibir la inyección de refuerzo de ARNm de COVID-19. La miocarditis se refiere a una inflamación del miocardio del músculo cardíaco. El estudio analizó datos de 8,9 millones de adultos jóvenes de cuatro países: Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia.

En total, se identificaron 1.533 casos de miocarditis y el estudio concluyó que «la dosis de refuerzo se asocia con un mayor riesgo de miocarditis en adolescentes y adultos jóvenes».

Entre los hombres, una tercera dosis de la inyección Pfizer o Moderna se asoció con una “mayor tasa de incidencia de miocarditis” dentro de los 28 días posteriores a la inoculación en comparación con un período más largo después de la segunda dosis.

El estudio señaló que la asociación de la miocarditis con las inyecciones de ARNm contra la COVID-19 parece “más fuerte en adolescentes varones y hombres más jóvenes y después de la segunda dosis”. El estudio fue escrito por 12 expertos del Instituto Noruego de Salud Pública, la Agencia Sueca de Productos Médicos, el Statens Serum Institut y el Instituto Finlandés de Salud y Bienestar.

Aumento significativo en los casos

Los últimos datos oficiales de la FOIA (Freedom of Information Act) de Nueva Zelanda sobre mortalidad por todas las causas, según el estado y la edad de vacunación contra el K0 B1T, muestran que las personas vacunadas son las que aumentan el exceso de mortalidad por todas las causas. Las muertes de no vacunados no representaron ningún aumento importante en el exceso de mortalidad.

Los casos de miocarditis entre personas vacunadas en Estados Unidos aumentaron durante el primer año de la campaña de vacunación COVID-19, según un estudio publicado a finales de enero que analizó datos del Sistema de notificación de eventos adversos a las inyecciones (VAERS).

“Descubrimos que la cantidad de informes de miocarditis en VAERS después de la vacunación contra la COVID-19 en 2021 fue 223 veces mayor que el promedio de todas las inyecciones combinadas durante los últimos 30 años. Esto representó un aumento [del 2.500 por ciento] en el número absoluto de informes en el primer año de la campaña al comparar valores históricos anteriores a 2021”, dijo el estudio estadounidense.

Aproximadamente el 50 por ciento de los casos de miocarditis ocurrieron entre jóvenes y el 69 por ciento de los individuos afectados eran hombres. De un total de 3.078 casos de miocarditis inducida por la inyección COVID-19 hasta agosto de 2023, el 76 por ciento requirió atención de emergencia y hospitalización, y el 3 por ciento murió.

Se están publicando nuevos estudios que buscan reducir el riesgo de miocarditis al vacunar a los adolescentes contra el COVID-19, lo que parece confirmar el hecho de que ese riesgo existe con las inyecciones.

Un estudio del 14 de febrero en la revista Vaccines encontró que extender el intervalo entre la primera y la segunda dosis de las inyecciones de ARNm contra el COVID-19 conduce a un 66 por ciento de “menor riesgo de carditis incidente entre los adolescentes”.

Carditis es el término general para la inflamación del corazón. El estudio se refirió a los adolescentes como una “población vulnerable” al tiempo que señaló que “estudios anteriores indican un mayor riesgo de carditis entre los adolescentes después de la inyección COVID-19 de ARN mensajero de dos dosis”.

Datos del VAERS sobre todas las muertes por vacunas desde 1988 hasta 2021. Las muertes por la inyección K0 B1T en 1 año equivalen a las muertes por todas las demás vacunas en 33 años. https://www.openvaers.com/covid-data/mortality

COVID-19 y miocarditis

Ha habido sugerencias de que las infecciones por COVID-19 causan más casos de miocarditis que las vacunas. Por ejemplo, un estudio publicado por el Colegio Americano de Cardiología en 2022 decía que “en general, el riesgo de miocarditis es mayor después de la infección por SARS-CoV-2 que después de la inyección COVID-19”.

El Dr. Daniel Jernigan, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., testificó recientemente en una audiencia del Subcomité Selecto del Comité de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes sobre la pandemia de coronavirus. En su testimonio, el Dr. Jernigan afirmó que el riesgo de contraer miocarditis es “mucho menor entre los vacunados que entre los no vacunados”.

Sin embargo, el cardiólogo Dr. Peter McCullough cuestiona la afirmación de que las infecciones por COVID-19 causen miocarditis. En un estudio publicado explica como la inyección es causa de miocarditis en la población. Si la infección por SARS-CoV-2 causara miocarditis o inflamación del tejido del músculo cardíaco, entonces se detectaría en la autopsia en casos fatales de COVID-19”. El Dr. McCullough citó un estudio de octubre de 2022 que incluía una autopsia de los corazones de personas infectadas con COVID-19. El análisis “concluyó que el virus no infecta el corazón”, dijo.

El cardiólogo calificó las afirmaciones de que el virus COVID-19 infecta el corazón y causa miocarditis como “afirmaciones falsas hechas a partir de datos hospitalarios automatizados y casos no adjudicados y probados por autopsia”.

«Las inyecciones COVID-19 instalan ARNm en el corazón y la proteína Spike daña e incita directamente la inflamación en el músculo cardíaco, provocando la fisiopatología que vemos todos los días en la práctica de cardiología», escribió. Los investigadores de un estudio del 24 de enero que analizaron los ensayos iniciales de fase 3 de las inyecciones de ARNm COVID-19 de Pfizer y Moderna descubrieron que los daños estimados “superan con creces los beneficios”.

Pidieron a los gobiernos del mundo que impongan una “moratoria global” sobre las inyecciones COVID-19 “dados los bien documentados [eventos adversos graves] y la inaceptable relación daño-recompensa”.

Los autores también recomendaron una “eliminación inmediata” de las inyecciones contra la COVID-19 del calendario de vacunación infantil, reafirmando que los niños tenían un riesgo muy bajo de infección.

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos