jueves , 13 junio 2024

Graves efectos adversos de la Vacuna contra el Virus de Papiloma Humano, VPH

Print Friendly, PDF & Email

Desde el lanzamiento de las vacunas contra el VPH, científicos expertos han investigado la naturaleza discutible de los ensayos clínicos, el rápido proceso de aprobación de la FDA y la extensa lista de los eventos adversos de esta vacuna.  

Por otro lado, la India suspendió sus ensayos con Gardasil después de numerosas muertes y lesiones graves» y » Japón dejó de recomendarla tres meses después de agregarla al calendario de vacunación». En 2014, se publicó en el Journal of Investigative Medicine una serie de casos revisados por pares que describe la insuficiencia ovárica prematura entre mujeres australianas después de la vacunación contra el VPH.

En el propio prospecto de la vacuna Gardasil contra el VPH, en los ensayos clínicos realizados por el fabricante (Merck) ha demostrado que 1 cada 40 vacunadas contrajeron una enfermedad autoinmune que podría durar toda la vida. Puede descargar el prospecto en: https://www.fda.gov/media/74350/download

En el siguiente video queda demostrado que la vacuna Gardasil contra el VPH, en los ensayos clínicos realizados por el fabricante (Merck) causó que 1 cada 40 vacunadas contrajeran una enfermedad autoinmune que podría durar toda la vida. www.bitchute.com/videos/qF54EmZg3MRt/ comprobar con el prospecto de la propia vacuna en: https://www.fda.gov/media/74350/download

Efectos adversos graves en el propio prospecto del Laboratorio fabricante Merck

Veamos el prospecto que pueden encontrarlo aqui en Internet, analizaremos las siguientes tablas.

En la tabla 1 hay tres columnas, la primera columna solo describe los daños en el sitio de la vacuna: el rubor, la picazón, el morado y el dolor en el sitio de la vacuna en 5.088 niñas que recibieron la vacuna Gardasil contra el VPH. Por otro lado está la segunda columna con 3.470 chicas que fueron usadas como control pero recibieron AAHS, que es el adyuvante de aluminio de la vacuna y no un placebo inerte. Este aluminio es una neurotoxina, que se coloca en la vacuna para que provoque una respuesta inmune en el sujeto vacunado.

Descargar prospecto de Merck desde la FDA https://www.fda.gov/media/74350/download

Entonces las  3.470 niñas de la segunda columna recibieron sólo el aluminio (neurotoxico) sin ningún otro componente de la vacuna. En el grupo de Gardasil (columna 1) y en el control con AAHS (columna 2) se ve prácticamente el mismo número de daños. La columna 3. es el grupo con placebo salino, en donde el porcentaje de reacciones adversas se reduce a la mitad.

Veamos las cifras en la tabla 9 del prospecto:

Descargar prospecto de Merck desde la FDA

Ahora, vayamos a ver la tabla 9 en la cual se habla de los daños sistémicos reales… enfermedades autoinmunes. En lugar de mostrarnos la ciencia analizada, que sería mostrarnos lo que ha pasado con el grupo del placebo inerte, en vez se esconde el grupo del placebo y lo incluyen en el  grupo que recibió el aluminio y esto sin aclarar. De esta manera al mezclar la columna 2 y la columna 3 reducen el porcentaje de la cantidad de afecados gravemente.

Lo importante es saber que lo que ha pasado es que han habido reacciones muy graves que en muchos casos pueden ser considerados peores que la muerte y afectan a las personas y las debilitan de por vida.

En este cuadro en la parte inferior del grupo de Gardasil vemos que un 2,3% de las chicas que han recibido la vacuna Gardasil han contraido enfermedades autoinmunes dentro de los seis meses de la administración de la vacuna.

El resultado demuestra que 1 cada 40 niñas contrae efectos adversos graves. 1 cada 40 vacunadas que reciben la vacuna contra el VPH, tienen el riesgo de contraer una enfermedad crónica grave

Y en el grupo que recibió el aluminio ha pasado exactamente el mismo número: 2,3%. Ningún padre permitiría que su hija recibiera una sustancia con una posibilidad de 1 en  40 de convertirse en discapacitada por toda la vida. Dado que 2,3 personas cada 100 es igual a  1 persona cada 40.

Muerte como efectos Adversos en propio prospecto de Gardasil 9

Incluso el propio prospecto de Gardasil 9, el prospecto que proporciona Merck, reconoce que las lesiones que pueden ser causadas por esta vacuna incluyen:

Muerte, pancreatitis, cansancio, malestar, trastornos del sistema inmunológico, enfermedades autoinmunes, anafilaxis, trastornos musculo-esqueléticos y del tejido conectivo, trastornos del sistema nervioso,encefalomielitis aguda diseminada, es decir lesiones cerebrales, síndrome de Guillain-Barré, y otras enfermedades neuronales, parálisis, convulsiones, mielitis transversal y trastornos vasculares.

DETECCIÓN DE VPH

Las vacunas contra el VPH no son un reemplazo para la detección. Si las mujeres que reciben estas vacunas renuncian a las pruebas de detección periódicas con la creencia errónea de que las vacunas contra el VPH han eliminado todo riesgo, las tasas de cáncer de cuello uterino pueden aumentar. 23  Las vacunas cubren un número limitado de tipos de VPH; no se enfocan en todos los tipos de alto riesgo y es posible que no cubran los tipos predominantes entre ciertos grupos étnicos o raciales. Además, al reducir o eliminar solo algunos tipos de VPH, otros tipos pueden llenar el vacío. Por lo tanto, la detección sigue siendo esencial.

Hemos incluido estudios de vacunados versus no vacunados para buscar evidencia sobre la seguridad y eficacia de estos productos.


Graves efectos adversos de la Vacuna Contra el Virus de Papiloma, VPH, ignorados. Laura Loria de Bicentenario, Costa Rica, entrevista a Alberto Castro, editor de Ciencia y Salud Natural. com que presenta evidencia de los efectos adversos de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano, puede ver todos los estudios con los gráficos en el enlace en el comentario del video. https://www.bitchute.com/video/79JOVHFwi86G/

Introducción

Los virus del papiloma humano (VPH) abarcan más de cien cepas del virus que infectan las células de la piel, comúnmente conocidas como células epiteliales. 1 El VPH es omnipresente e infectará a casi todas las personas con una o más cepas en algún momento de su vida. 

Si bien muchas cepas del virus no muestran síntomas aparentes, otras causan verrugas antiestéticas pero inofensivas, también conocidas como papiloma, que pueden aparecer en los dedos, las manos, los pies y los genitales, mientras que otras cepas, como el VPH 16 y el VPH 18, se ha asociado con ciertos cánceres, particularmente el cáncer de cuello uterino. 

La abrumadora mayoría de las infecciones por VPH, incluso aquellas que involucran cepas asociadas al cáncer, son autolimitadas y se resuelven en dos o tres años, con la excepción de un pequeño subconjunto de individuos en quienes las infecciones pueden persistir y eventualmente evolucionar hacia lesiones cancerosas. 2

Afortunadamente, las pruebas de Papanicolaou de rutina pueden identificar de manera confiable las células precancerosas del cuello uterino. Además, los médicos pueden realizar una escisión electroquirúrgica con asa, un procedimiento simple y eficaz para eliminar cualquier célula sospechosa y prácticamente eliminar el riesgo de cáncer. 3 

A pesar de que el riesgo inicial de cáncer de cuello uterino es extremadamente bajo y de que existe un protocolo de detección y tratamiento altamente eficaz para las lesiones precancerosas, la industria farmacéutica identificó el VPH como una oportunidad para sacar provecho mediante la creación de una vacuna que puedan comercializar como inoculación anticancerígena.

En 2006, la FDA apresuró el proceso de aprobación de la vacuna Gardasil contra el VPH de Merck mediante la Ley de Tarifas para Usuarios de Medicamentos Recetados. 4 , 5 Promulgada en 1992, la Ley de Tarifas para Usuarios de Medicamentos Recetados permite a las compañías farmacéuticas pagar una tarifa sustancial a cambio de la aprobación acelerada de medicamentos y productos biológicos humanos específicos. 6 , 7

La vacuna Gardasil original contenía antígenos para cuatro cepas de VPH (6, 11, 16 y 18), dos de las cuales están asociadas principalmente con el cáncer de cuello uterino y dos de las cuales están asociadas principalmente con las verrugas genitales, así como un adyuvante de aluminio (amorfo sulfato de hidroxifosfato de aluminio [AAHS]) para mejorar la respuesta inmune. 

Ensayos clínicos, serias dudas sobre el adyuvante de aluminio

Durante los ensayos clínicos, aparte de un pequeño subgrupo de 300 pacientes, los investigadores no probaron la vacuna Gardasil frente a un placebo de solución salina. En cambio, le dieron al grupo de control una solución que contenía este mismo adyuvante de aluminio. 8 AAHS fue un nuevo adyuvante desarrollado por Merck e introducido por primera vez en Europa con Procomvax, una vacuna contra la hepatitis B y Haemophilus influenzae B.9

Sin embargo, existen dudas importantes sobre la seguridad del AAHS, ya que los investigadores no lo probaron por separado durante la evaluación previa a la licencia de Procomvax. 10 Por lo tanto, su uso como placebo durante los ensayos clínicos de Gardasil fue cuestionable y confundió la capacidad de los investigadores para determinar el verdadero perfil de seguridad de la vacuna. Además, al grupo de placebo se le ofreció la vacuna seis meses después del inicio del ensayo clínico, lo que significa que no fue posible un seguimiento a largo plazo ni de la seguridad ni de la eficacia de la vacuna.

En el ensayo clínico original de Gardasil, tanto el 2,3% del grupo de la vacuna, 10.706 mujeres, como el 2,3% del grupo de control AAHS, 9.412 mujeres, informaron nuevas condiciones potencialmente indicativas de un trastorno autoinmune después de recibir la vacuna o el placebo. 11 Merck ya había decidido utilizar AAHS en los grupos de vacuna y placebo. Luego pudieron descartar el hallazgo ya que los grupos experimental y placebo mostraron el mismo resultado.

Tras su aprobación, Merck comercializó agresivamente Gardasil como profiláctico contra el cáncer de cuello uterino entre mujeres de nueve a veintiséis años, y la FDA

Posteriormente aprobó la vacuna para mujeres de hasta cuarenta y cinco años. Con el tiempo, Merck también amplió sus apuestas y promocionó ampliamente Gardasil para hombres de entre nueve y cuarenta y cinco años. 12 reforzado por la afirmación no probada de Merck de que Gardasil también previene el cáncer anal y varios tipos de cánceres de boca y garganta, 13 el producto fue una gran ayuda para las ventas, con ingresos en 2018 que superaron los 3 mil millones de dólares. 14 Ver más en: https://cienciaysaludnatural.com/aluminio/

Tras el éxito de Gardasil de Merck, GlaxoSmithKline decidió entrar en el negocio

El mercado de la vacuna contra el VPH con su producto, Cervarix, que la FDA aprobó en 2009. 15 Cervarix está formulado para proteger contra el VPH 16 y 18, las cepas predominantemente asociadas con el cáncer de cuello uterino. 16 Al igual que los ensayos de Gardasil, los ensayos clínicos de Cervarix no lograron probar la vacuna frente a un verdadero placebo. En cambio, GlaxoSmithKline administró como placebo la vacuna contra la hepatitis A que contiene adyuvante de hidróxido de aluminio. 17 Esto hizo imposible determinar el perfil de seguridad real de la nueva vacuna. Además, los investigadores nunca probaron de forma independiente un componente del adyuvante de Cervarix, el monofosforil lípido A.

La tasa de nuevas afecciones autoinmunes dentro del ensayo de Cervarix fue del 0,8% tanto en el grupo experimental como en el de control. 18

Al igual que en los ensayos de la vacuna Gardasil, los investigadores descartaron cualquier evento adverso informado en el grupo experimental ya que no hubo diferencias entre los dos grupos.

En 2014, la FDA aprobó Gardasil 9,

Gardasil 9 incluye antígenos para nueve diferentes cepas de VPH y el doble de adyuvante AAHS en comparación con la vacuna Gardasil original. 19 En los ensayos clínicos previos a la aprobación de la nueva vacuna, el grupo de control recibió en realidad la vacuna Gardasil original en lugar de un placebo salino. 20  en consecuencia, el 2,2% del grupo experimental y el 3,3% del grupo de control informaron nuevas condiciones médicas indicativas de autoinmunidad. 21  A pesar de estas tasas alarmantemente altas, Merck convenció a los reguladores de la FDA para que aprobaran su producto.

¿Quién se beneficia de las estimaciones sesgadas sobre la eficacia y seguridad de esta vacuna?

Figura 1: Tasa ajustada por edad de eventos adversos debidos a la vacuna contra el VPH en comparación con todas las demás vacunas, según lo informado en la base de datos VAERS de los CDC (Tomljenovic y Shaw, 2012). https://ajph.aphapublications.org/doi/full/10.2105/AJPH.2012.300837

La figura 1 muestra los resultados del artículo “Who Profits from Uncritical Acceptance of Biased Estimates of Vaccine Efficacy and Safety”, escrito como carta al editor del American Journal of Public Health en 2012. 22  Dres. Lucija Tomljenovic y Chris Shaw, afiliados al Grupo de Investigación de Dinámica Neural de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, son coautores de la carta. Los datos del Sistema de notificación de reacciones adversas a las vacunas (VAERS) de 2012 mostraron que las reacciones adversas más graves

Las reacciones adversas se atribuyeron a Gardasil más que a todas las demás vacunas, y Gardasil representó:

  • más del 60% del total. 23 
  • representó el 63,8% de todas las muertes,
  • el 61,2% de todas las reacciones potencialmente mortales y
  • el 81,8% de todos los casos de discapacidad permanente registrados en los datos VAERS de los CDC. 24 

Si bien los investigadores no pueden establecer una relación causal únicamente a través de informes pasivos en VAERS, el desproporcionado número de informes de eventos asociados a Gardasil debería indicar una mayor revisión de la seguridad.

Preocupaciones de seguridad con la inmunización contra el virus del papiloma humano en Japón: análisis y evaluación de los datos de vigilancia de eventos adversos de la ciudad de Nagoya

Figura 2: Índice de probabilidades para deterioro neurológico, movimientos involuntarios y discalculia en mujeres de 15 y 16 años que recibieron la vacuna contra el VPH versus controles no vacunados (Yaju et al. 2019). https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jjns.12252

La figura 2 muestra los resultados del artículo “Preocupaciones de seguridad con la inmunización contra el virus del papiloma humano en Japón: análisis y evaluación de Nagoya City’s Surveillance Data for Adverse Events”, publicado en el Japan Journal of Nursing Science en 2019. 25 El autor principal es el Dr. Yukari Yaju, afiliado al Departamento de Estadística de la Escuela de Graduados en Ciencias de Enfermería de la Universidad Internacional St. Luke en Tokio, Japón. 

Específicamente, las mujeres de 15 y 16 años tenían mayores probabilidades de sufrir deterioro de la memoria (IC del 95% de 1,24 a 2,33), movimientos involuntarios (IC del 95% de 1,07 a 3,23) y discalculia (una dificultad de aprendizaje en matemáticas) (95 % IC de 1,00 a 3,13) en el grupo que recibió la vacuna contra el VPH versus aquellos que no la recibieron. 26 Estas relaciones fueron estadísticamente significativas. Los autores comentan claramente: «Según nuestro análisis utilizando datos de la encuesta de vigilancia de la ciudad de Nagoya, existe una posible asociación entre la vacunación contra el VPH y síntomas distintos, como deterioro cognitivo o trastornos del movimiento». 27

Anormalidades del comportamiento en ratones hembra después de la administración de adyuvantes de aluminio y la vacuna contra el virus del papiloma humano Gardasil

La figura 3 muestra los resultados del artículo “Anormalidades del comportamiento en ratones hembra después de la administración de adyuvantes de aluminio y la vacuna contra el virus del papiloma humano Gardasil”, publicado en Immunology Research en 2017.28 El autor principal, el Dr. Rotem Inbar, está afiliado al Centro Zabludowicz de Enfermedades Autoinmunes del Centro Médico Sheba y a la Facultad de Medicina Sackler en Tel Aviv, Israel. El Dr. Yehuda Shoenfeld, titular de la Cátedra Laura Schwarz-Kip de Investigación de Enfermedades Autoinmunes en la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv en Tel Aviv, Israel, es el autor correspondiente. 

Los ratones hembra que recibieron tres dosis equivalentes al peso humano de la vacuna tetravalente Gardasil produjeron títulos de anticuerpos antiproteínas cerebrales y antifosfolípidos cerebrales de 8,5 y 10 veces más que los de los ratones de control no vacunados. 29 Estas diferencias de anticuerpos entre Gardasil y los ratones de control fueron estadísticamente significativas, con valores de p inferiores a 0,002. 30

Figura 3: Aumentos en la proteína anticerebral (autoinmune) y los anticuerpos fosfolípidos en ratones que recibieron la vacuna contra el VPH en comparación con ratones de control no vacunados (Inbar et al. 2017). https://link.springer.com/article/10.1007/s12026-016-8826-6

Vacunación contra el virus del papiloma humano en mujeres adultas y riesgo de enfermedades autoinmunes y neurológicas

La figura 4 muestra los resultados del artículo “La vacunación contra el virus del papiloma humano en mujeres adultas y el riesgo de enfermedades autoinmunes y neurológicas”, publicado en el Journal of Internal Medicine en 2018. 31 El autor principal es el Dr. Anders Hviid, afiliado al Departamento de Investigación en Epidemiología en el Statens Serum Institut de Copenhague, Dinamarca. En este estudio, una cohorte de mujeres de Suecia y Dinamarca mostró un riesgo significativamente mayor de enfermedad celíaca después de recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano que las mujeres de control no vacunadas (IC del 95% de 1,29 a 1,89).

Figura 4—Riesgo de diagnóstico de enfermedad celíaca después de la vacuna contra el virus del papiloma humano versus controles no vacunados (Hviid et al. 2018). https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/joim.12694

Un estudio transversal de la relación entre la exposición a la vacuna contra el virus del papiloma humano y la incidencia de asma notificada en los Estados Unidos

La figura 5 muestra los resultados del artículo “Un estudio transversal de la relación entre la exposición a la vacuna contra el virus del papiloma humano y la incidencia del asma reportada en los Estados Unidos”, publicado en la revista SAGE Open Medicine en 2019. 32 El autor principal del estudio , David A. Geier, está afiliado al Instituto de Enfermedades Crónicas de Silver Spring, Maryland. Utilizando datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, los autores del estudio determinaron que los receptores de la vacuna contra el VPH tienen una 8,01 veces mayor incidencia de asma en comparación con personas que no recibieron la vacuna contra el VPH (IC del 95% de 1,98 a 32,41). 33

Figura 5—Índice de probabilidades para el diagnóstico de asma después de la vacuna contra el virus del papiloma humano versus controles no vacunados (Geier et al. 2019). https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/2050312118822650

La tasa de aborto involuntario en los estudios preclínicos después de Gardasil duplicó la tasa de fondo

Aumento del riesgo y eficacia negativa

Cuando las personas dicen que una vacuna es “efectiva”, quieren decir que funciona en el mundo real para proteger contra una enfermedad específica. “Eficacia”, por otro lado, es un término técnico más limitado en un ensayo clínico para comparar un grupo de prueba con un grupo de control. Aquí, compara la reducción en la incidencia de la enfermedad entre un grupo vacunado y un grupo de control. Los datos del ensayo clínico del VPH plantean una pregunta preocupante sobre la «eficacia negativa». Eficacia negativa significa que la vacuna podría causar o contribuir a la misma condición que pretende prevenir. En los ensayos clínicos de Gardasil y Cervarix, los datos muestran que existe una posibilidad aterradora de que algunas niñas vacunadas que tenían una infección por VPH o anticuerpos contra el VPH cuando fueron vacunadas tengan más probabilidades de desarrollar lesiones CIN2 o CIN3, o incluso cáncer.  ¿Pueden las vacunas contra el VPH aumentar el riesgo de cáncer de cuello uterino? No lo sabemos con certeza, pero los hallazgos de «eficacia negativa» en los ensayos clínicos ciertamente sugieren que es posible. Ver más en https://cienciaysaludnatural.com/vacuna-contra-vph-aumento-del-riesgo-eficacia-negativa-parte-3/

Más sobre el fraude en los estudios

Los autores de una revisión Cochrane de 2018 del ensayo clínico de la vacuna contra el VPH afirmaron que no encontraron daños graves o generales asociados con las vacunas contra el VPH.

¿Por qué no pudieron ver la verdad con el diseño del grupo placebo? ¿Fueron fácilmente engañados o cómplices? Para revelar más verdad detrás de los estudios, tres científicos, incluidos dos del Centro Nórdico Cochrane en Copenhague, Dinamarca: Lars Jørgensen y Tom Jefferson, junto con el Dr. Peter Gøtzsche, ex cofundador de Cochrane, llevaron a cabo un estudio riguroso y Revisión sistemática independiente de 24 informes de estudios clínicos sobre la vacuna contra el VPH. La revisión incluyó a 95.670 participantes (83 por ciento mujeres) de entre 8 y 72 años que fueron seguidos durante un promedio de 49 meses.

Uno de los hallazgos más impactantes, basado en los datos originales, fue que el 96,3 por ciento de los participantes en los grupos de control de esos estudios recibieron adyuvantes a base de aluminio. Esto distorsionó (hasta un punto desconocido) una evaluación precisa de los daños causados ​​por la vacuna contra el VPH.

Los autores consideraron que «los 24 estudios tenían un alto riesgo de sesgo» debido a su diseño. Los ensayos incluidos se diseñaron principalmente para evaluar los beneficios y no se diseñaron adecuadamente para evaluar los daños al utilizar aluminio, una toxina, como comparador, lo que hace imposible determinar los daños reales causados ​​por las vacunas contra el VPH.

La evaluación actual de riesgos y beneficios de Gardasil no es válida, ya que no compararon la vacuna Gardasil con algo benigno (solución salina), sino con un componente principal de la vacuna (aluminio). Una tesis doctoral de 2018 del Dr. Lars Jørgensen concluyó que es imposible realizar un análisis riesgo-beneficio de la vacuna Gardasil, ya que la mayoría de los estudios de Gardasil han utilizado AAHS como comparador, que se sabe que causa daño.

Referencias

  1.  Lynette Luria and Gabriella Cardoza-Favarato, Human Papillomavirus (Treasure Island: Stat Pearls Publishing, 2022), Bookshelf ID: NBK448132.

-fee-amendments.

  • 20       Ibid.
  • 21       Ibid.
  • 22       Lucija Tomljenovic and Christopher A. Shaw, “Who Profits from Uncritical Acceptance of Biased Estimates of Vaccine Efficacy and Safety?,” American Journal of Public Health 102, no. 9 (2012): e13, doi:10.2105/AJPH.2012.300837.
  • 23       Ibid.
  • 24       Ibid.
  • 25       Yukari Yaju and Hiroe Tsubaki, “Safety Concerns with Human Papilloma Virus Immunization in Japan: Analysis and Evaluation of Nagoya City’s Surveillance Data for Adverse Events,” Japan Journal of Nursing Science 16, no.4 (2019): 433-449, doi:10.1111/jjns.12252.
  • 26       Ibid.
  • 27       Ibid.
  • 28       Rotem Inbar et al., “Behavioral Abnormalities in Female Mice Following Administration of Aluminum Adjuvants and the Human Papillomavirus (HPV) Vaccine Gardasil,” Immunologic Research 65, (2017):136-149, doi:10.1007/s12026-016-8826-6.
  • 29       Ibid.
  • 30       Ibid.
  • 31       Anders Hviid et al., “Human Papillomavirus Vaccination of Adult Women and Risk of Autoimmune and Neurological Diseases,” Journal of Internal Medicine 283, no. 2 (2018): 154-

165, doi:10.1111/joim.12694.

  • 32       David A. Geier, Janet K. Kern, and Mark R. Geier, “A Cross-Sectional Study of the Relationship Between Reported Human Papillomavirus Vaccine Exposure and the Incidence of Reported Asthma in the United States,” SAGE Open Medicine 7, (2019): 2050312118822650, doi:10.1177/2050312118822650.
  • 33       Ibid.
  • 34       Lucija Tomljenovic and Christopher A. Shaw, “Who Profits from Uncritical Acceptance of Biased Estimates of Vaccine Efficacy and Safety?,” American Journal of Public Health 102, no. 9 (2012): e13, doi:10.2105/AJPH.2012.300837.
  • 35       Yukari Yaju and Hiroe Tsubaki, “Safety Concerns with Human Papilloma Virus Immunization in Japan: Analysis and Evaluation of Nagoya City’s Surveillance Data for Adverse Events,” Japan Journal of Nursing Science 16, no.4 (2019): 433-449, doi:10.1111/jjns.12252.
  • 36       Rotem Inbar et al., “Behavioral Abnormalities in Female Mice Following Administration of Aluminum Adjuvants and the Human Papillomavirus (HPV) Vaccine Gardasil,” Immunologic Research 65, (2017):136-149, doi:10.1007/s12026-016-8826-6.
  • 37       Anders Hviid et al., “Human Papillomavirus Vaccination of Adult Women and Risk of Autoimmune and Neurological Diseases,” Journal of Internal Medicine 283, no. 2 (2018): 154-

165, doi:10.1111/joim.12694.

  • 38       David A. Geier, Janet K. Kern, and Mark R. Geier, “A Cross-Sectional Study of the Relationship Between Reported Human Papillomavirus Vaccine Exposure and the Incidence of Reported Asthma in the United States,” SAGE Open Medicine 7, (2019): 2050312118822650, doi:10.1177/2050312118822650.