lunes , 5 diciembre 2022

Los niños no vacunados son la única esperanza para generar inmunidad colectiva

Expertos con experiencia en la industria de las vacunas, afirman que son principalmente los niños y adultos no vacunados los que pueden generar inmunidad colectiva . Los niños siguen siendo la única esperanza para generar inmunidad colectiva y la inmunidad colectiva significa que, gracias a su inmunidad natural, pueden matar el virus, o pueden esterilizarlo.

Es solo la inmunidad colectiva la que “podrá, a nivel de la población, reducir drásticamente la presión infecciosa y domar la pandemia para que pueda pasar a una fase endémica”, ya que las vacunas no pueden hacer esto. Por el contrario, las vacunas conducen a la reproducción de más y más variantes infecciosas, lo que aumenta la presión infecciosa en la población”.

La inmunidad colectiva se define cuando un porcentaje de la población se vuelve inmune a una enfermedad, a través de una infección previa y supuestamente una vacunación, que actúa para detener o ralentizar la propagación.

Sin embargo, las vacunas nunca han contribuido significativamente a poner fin a las pandemias de influenza en el pasado. El virus en cada pandemia había seguido su curso en gran medida y se volvió endémico.

La pandemia de gripe española de 1918, causada por el virus H1N1, comenzó en marzo de 1918 y terminó en el verano de 1919 sin el uso de ninguna vacuna. La pandemia de gripe asiática (H2N2) de 1957 terminó en 1958 con un uso limitado de la vacuna contra la gripe. Y tanto en la pandemia H3N2 de 1968 ( pdf ) como en la H1N1 de 2009, la pandemia ya había alcanzado su punto máximo cuando las vacunas estuvieron listas, por lo que la demanda de vacunas disminuyó.

Foto de la época
Tabla que compara las pandemias de influenza y la pandemia de COVID-19

La pandemia de COVID-19 es la primera vez que se realiza una vacunación masiva en medio de una pandemia.

La vacunación masiva con vacunas no puede prevenir la infección durante una pandemia cuando hay una alta presión de infección porque conduce al escape inmunológico, un fenómeno en el que un virus puede escapar del sistema inmunológico del huésped.

El difunto premio Nobel y virólogo Luc Montagnier también se opuso a vacunar a toda la población durante una pandemia. En mayo de 2021, calificó el programa de vacunación masiva como “un gran error científico” y que los “libros de historia mostrarán que es la vacunación la que está creando las variantes”.

Premio Nobel Luc Montagnier expresó su preocupación por las consecuencias de la inyección contra el K 0 BIT que puede afectar a futuras generaciones https://www.bitchute.com/video/2W1XqAeztdG5/

Los partidarios de la vacunación alegan que las inyecciones no crean más variantes, argumentando que el virus ha mutado varias veces antes del lanzamiento de la vacuna en diciembre de 2020 y que los beneficios de las vacunas superan los riesgos. Pero si bien las variantes del virus SARS-CoV-2 pueden ocurrir naturalmente, son las inyecciones de COVID-19 las que están impulsando el proceso. SARS-CoV-2 que es el virus que causa la enfermedad COVID-19.

Dr. Luc Montagnier, Virólogo, Premio Nobel de Medicina denuncia la toxicidad de las inyecciones contra K0 B1T y alerta sobre esta amenaza letal para todos y las futuras generaciones, ante la Cámara de Diputados de Luxemburgo, el 12 de enero,2022 https://www.bitchute.com/video/HDwsze9jU2Ve/

Protección del sistema inmunológico innato

La razón más importante por la que los niños no deben recibir una inyección contra la COVID-19 es para proteger su sistema inmunitario innato de verse comprometido. El sistema inmunológico innato es la primera línea de defensa del cuerpo contra patógenos extraños.

Los niños están equipados con un tipo especial de anticuerpos que llamamos anticuerpos innatos,que solo dura un tiempo durante la infancia y luego desaparece. Estos anticuerpos innatos tienen una función increíblemente importante porque ayudarán al niño a activar su propio sistema inmunológico, y estos anticuerpos pueden neutralizar el SARS-CoV-2 y muchos otros virus que se encuentran.

Un estudio de 65 participantes pediátricos (menores de 23 años) y 60 pacientes adultos infectados con COVID-19 en la ciudad de Nueva York encontró que los niños tenían una respuesta innata más fuerte en comparación con el grupo de adultos y que su sistema inmunitario tenía una concentración más alta de varios compuestos innatos . Esto da una idea de por qué a los niños, en su mayor parte, les va mejor con la enfermedad COVID-19.

Además, cuando los anticuerpos innatos se unen a los virus, este proceso educa al sistema inmunitario innato para que reconozca el virus si vuelve a entrar en el cuerpo en el futuro.

En un estudio de 2009 publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos investigaron si las células inmunitarias innatas pueden retener «la memoria de la activación previa, una función hasta ahora atribuida solo a las células inmunitarias adaptativas específicas de antígeno» mediante el estudio del asesino natural (NK ) de células.

Descubrieron que las células inmunitarias innatas podían reconocer un recuerdo de su activación anterior y, por lo tanto, «responder con mayor facilidad y eficacia a la siguiente llamada de activación», según el Dr. Wayne M. Yokoyama , profesor de Medicina, Patología e Inmunología en Washington. Facultad de Medicina de la Universidad y autor principal del estudio.

Al unirse a los virus, estos anticuerpos innatos evitarán que su sistema inmunitario reconozca los componentes propios», lo que significa que el sistema inmunitario innato también está capacitado para diferenciar lo propio de lo ajeno, por lo que no ataca las funciones normales del cuerpo. células, lo que lleva a una enfermedad autoinmune.

Cuando a los niños se les administra la inyección COVID-19, los anticuerpos inducidos por esta superarán a los anticuerpos innatos en la unión con el virus, ya que los anticuerpos de la inyección tienen una mayor afinidad de unión al antígeno de pico y, por lo tanto, cortan al anticuerpos innato para hacer su trabajo de entrenar adecuadamente el sistema inmunológico innato.

Las autoridades sanitarias federales y locales han estado presionando para aumentar la aceptación de la vacuna COVID-19 en los niños en las últimas semanas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) otorgó la autorización para la vacuna de refuerzo bivalente en niños mayores de 5 años el 12 de octubre y el grupo asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) votó el recientemente para agregar las inyecciones de COVID-19 al calendario de vacunación infantil, que luego permite a los estados exigir que los estudiantes vayan a la escuela. Y ademas exime a los laboratorios de toda responsabilidad de daño por esta inyección en niños y adultos…

El mensaje de los CDC ahora es alentar a todas las personas mayores de 5 años a obtener el refuerzo bivalente, independientemente si ya han recibido dos dosis de refuerzo:

“Se recomienda que cualquier persona mayor de cinco años reciba este refuerzo bivalente actualizado, pero las personas deben haber completado al menos una serie primaria… o si han recibido cualquier número de dosis de refuerzo en el pasado, también son elegibles para recibir este dosis de refuerzo actualizada”, dijo el 12 de octubre la Dra. Sarah Meyer, directora médica de la División de Servicios de Inmunización de los CDC .

“Entonces, en lugar de contar cuántos refuerzos recibió alguien, lo que realmente queremos enfatizar es que todos deberían recibir un refuerzo actualizado este otoño”, agregó Meyer.

El CDC dice que el refuerzo, basado en datos de ocho ratones, brinda protección contra la cepa Wuhan original y las subvariantes BA.4 y BA.5 de Omicron.

El Dr. Vinay Prasad, hematólogo y oncólogo, al hablar en contra de las inyecciones COVID-19 para niños sanos, dijo que no existen datos en humanos que muestren que el nuevo refuerzo protege contra cualquier variante.

Países que han suspendido sus recomendaciones para la vacunación infantil contra el Covid

Después de cinco meses, la protección contra la reinfección de los niños vacunados fue negativa. Por esta razón, muchos gobiernos, incluidos los del Reino Unido , Dinamarca , Suecia , Noruega y Finlandia , han suspendido sus recomendaciones para la vacunación infantil contra el Covid.

Se sabe desde hace mucho tiempo que Covid prácticamente no presenta ningún riesgo para los niños sanos. Según datos de los CDC , la tasa de mortalidad total de Covid para todos los niños de 0 a 17 años es de aproximadamente 0,002 %, y solo de 0,0001 % para aquellos niños de 0 a 17 años sin comorbilidades.

Según un estudio reciente en NEJM , los niños de 5 a 11 años que tenían una infección previa pero NO estaban vacunados tenían un riesgo menor de volver a infectarse que los niños vacunados que tenían una infección previa.

Firmá la petición para que no vacunen a bebes y niños: