sábado , 15 junio 2024

Riesgos con las transfusiones de sangre de vacunados contra K0 B1T

Print Friendly, PDF & Email

Concerns regarding Transfusions of Blood Products Derived from Genetic Vaccine Recipients and Proposals for Specific Measures doi: 10.20944/preprints202403.0881.v1 – https://www.preprints.org/manuscript/202403.0881/v1

Muchos países de todo el mundo han informado que las llamadas inyecciones genéticas, como las que utilizan ARNm modificado que codifica la proteína de pico o spike usando nanopartículas de lípidos como sistema de administración de medicamentos, han provocado trombosis posvacunación y daño cardiovascular posterior, así como una amplia variedad de enfermedades que afectan a todos los órganos y sistemas, incluido el sistema nervioso. 

En este artículo, basándose en estas circunstancias y en el volumen de evidencia que ha salido a la luz recientemente, llamamos la atención de los profesionales médicos sobre los diversos riesgos asociados a las transfusiones de sangre utilizando hemoderivados derivados de personas que han padecido COVID prolongado y enfermedades genéticas, receptores de inyecciones, incluidos aquellos que han recibido inyecciones de ARNm, y hacemos propuestas sobre pruebas, métodos de prueba y regulaciones específicos para abordar estos riesgos. 

Esperamos que esta propuesta sirva como base para el debate sobre cómo abordar el síndrome posvacunación y sus consecuencias tras estos programas de vacunación genética.

1. Introducción

El 11 de marzo de 2020, el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) [1] declaró la pandemia de coronavirus y los países implementaron activamente medidas clásicas de salud pública, incluidas cuarentena, aislamiento, desinfección y cierres. Sin embargo, las esperanzas de una vacuna crecieron a medida que el consenso general era que la inmunidad colectiva rápida era la mejor solución para superar la pandemia. Desde 2021, como medio para combatir la infección por SARS-CoV-2, varias compañías farmacéuticas globales, incluidas Pfizer-BioNTech, Moderna y AstraZeneca, han desarrollado varias inyecciones genéticas que utilizan la proteína de pico o spike de la cepa Wuhan del SARS-CoV-2 como antígeno y se ha promovido la vacunación rápida a escala mundial [2,3]. 

Durante este período, se han llevado a cabo intensamente estudios virológicos del SARS-CoV-2 y se ha dilucidado en detalle el mecanismo patogénico de este virus [4,5]. En resumen, los procesos patogénicos clave incluyen la unión de la proteína de pico del SARS-CoV-2 al receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) en las células endoteliales vasculares, lo que permite la entrada y amplificación viral [6]; el desencadenamiento de la agregación de glóbulos rojos y plaquetas por la proteína de pico o spike [7-11]; y la formación de microtrombos [12,13].

Sin embargo, en varios países del mundo se ha informado que las inyecciones genéticas, como las inyecciones de ARNm que codifican proteínas de pico, también han causado una amplia variedad de enfermedades en todos los órganos y sistemas, incluido el sistema nervioso, además de trombosis y los consiguientes trastornos cardiovasculares en receptores de inyecciones [14-21]. 

Esto se debe a que cuando el gen extraño se introdujo en células autólogas utilizando nanopartículas lipídicas (LNP) con capacidad de transferencia de genes u otros medios, las proteínas de pico producidas a partir del ARNm o el ADN introducidos a través de la vacuna genética indujeron trombosis en el receptor de la vacuna. 

Si bien se han reportado evidencias de problemas específicos individualmente, Parry et al. han propuesto la teoría de la espiguopatía (enfermedad de las proteinas spike o espigas) como una hipótesis que sintetiza toda la evidencia de este problema [22]. Además, existen dos mecanismos generales mediante los cuales un gen modificado introducido en el cuerpo mediante vacunación genética y algunos de los antígenos producidos debido a la expresión de ese gen pueden transmitirse por todo el cuerpo. 

En primer lugar, las Nano Partículas Lípidas, LNP que encapsulan el ARNm pueden propagarse por el cuerpo a través del torrente sanguíneo desde el lugar de la inyección. Ya se ha demostrado que las LNP tienen tendencia a acumularse en órganos específicos, como el hígado, el bazo, los ovarios, los testículos y la médula ósea [22,23]. 

La otra es la liberación de moléculas de ARNm pseudouridinadas y proteínas de pico sintetizadas como vesículas extracelulares, o exosomas, a partir de células que han incorporado LNP. Estos exosomas se transportan en la circulación por todo el cuerpo para llegar a diversos órganos [24-27]. Y ya se ha demostrado que las proteínas de pico producidas por las células que han adoptado el gen modificado viajan por todo el cuerpo en el torrente sanguíneo [28,29]. Por tanto, hay que destacar que el transporte, distribución y expresión de los componentes de la vacuna genética más allá del lugar de administración a órganos y tejidos de todo el cuerpo después de la vacunación implican el riesgo de inducir diversas afecciones.

Aunque el Director General de la OMS declaró el fin de la emergencia de salud pública COVID-19 el 5 de mayo de 2023, el síndrome posvacunación (PVS), causado por inyecciones genéticas que han sido promovidas en todo el mundo y han sido administradas a miles de millones de personas , se ha convertido en un problema global importante [19,21,27,30] que requiere una evaluación razonable de daños y beneficios del uso global de inyecciones genéticas [27,31–33]. 

Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus y la vacunación genética, ha habido mucho debate sobre la seguridad de los hemoderivados y su uso en transfusiones [34-39]. Sin embargo, debido a que al principio no se comprendía completamente la patología del SARS-CoV-2, no hubo una discusión específica basada en datos o análisis sobre qué era un problema y qué podía ser un riesgo; sólo se expresaron preocupaciones y no se extrajeron conclusiones ni políticas claras. 

Por ejemplo, Jacobs et al. argumentó que no había ningún requisito para recopilar o compartir el estado de vacunación genética de los donantes de sangre y que los hospitales no estaban obligados a informar a los pacientes sobre el estado de vacunación genética de los donantes de sangre [37], porque no había informes de problemas de salud derivados de la vacunación genética en 2021. Sin embargo, este argumento no se basó en datos

Contrariamente a las expectativas iniciales, se descubrió que los genes y proteínas de las inyecciones genéticas persisten en la sangre de los receptores de la vacuna durante períodos prolongados [22,28,40–44], y ahora se están analizando una variedad de eventos adversos resultantes de las inyecciones genéticas, reportado a nivel mundial. 

Roubinian et al. informaron que las transfusiones de plasma y componentes sanguíneos de plaquetas recolectados antes y después de la vacunación contra COVID-19 no se asociaron con un aumento de resultados adversos en los receptores de transfusiones que no desarrollaron COVID-19 [39]. Sin embargo, evaluaron sólo preparaciones de plasma y plaquetas, no preparaciones de glóbulos rojos o sangre total. Los efectos a largo plazo siguen sin estar claros, ya que el estudio solo hizo un seguimiento de los receptores hasta el punto de obtener tasas de reingreso a los 30 días.

Teniendo en cuenta la situación actual y el volumen de evidencia que ha salido a la luz recientemente, el propósito de este artículo es crear conciencia entre las partes relevantes y señalar direcciones futuras haciendo recomendaciones específicas sobre el uso de productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas, incluyendo aquellos que han recibido inyecciones de ARNm. 

Para ser más precisos, las inyecciones genéticas son el equivalente de la biomedicina (es decir, la terapia inmune) en lugar de las vacunas convencionales en términos de su mecanismo de acción [45,46]. Las diversas inyecciones genéticas que ahora se tratan como vacunas deberían haber sido tratadas originalmente como biomedicina, pero debido a que fueron clasificadas como vacunas, se inocularon con ellas a un gran número de personas [2,3]. 

Como resultado, amplias áreas de la medicina están empezando a verse afectadas porque la mayoría de la población en muchos países ha sido vacunada [19,21,27,30,47]. Esto nunca antes había sucedido en la historia de la biomedicina y, en consecuencia, es muy sospechable que los productos sanguíneos para transfusión se hayan visto afectados por las llamadas mal llamadas vacunas genéticas (son inyecciones). Por lo tanto, esta revisión se preparó para examinar los riesgos de las transfusiones de sangre en la etapa actual cuando se administran inyecciones genéticas en grandes cantidades. Los receptores de inyecciones descritos en esta propuesta se limitan a receptores de inyecciones genéticas.

2. Resumen de casos de anomalías sanguíneas tras la vacunación genética

Después de la vacunación genética, incluso con inyecciones de ARNm, se ha desarrollado una amplia variedad de enfermedades relacionadas con la sangre y los vasos sanguíneos, como la trombosis, y se han notificado muchos casos de daños graves a la salud. 

Por ejemplo, una búsqueda en PubMed sobre enfermedades como trombocitopenia, trastornos trombóticos con trombocitopenia, trombosis venosa profunda, púrpura trombocitopénica, vasculitis cutánea y trombosis sinusal combinada con las palabras clave esenciales “vacuna COVID-19” y “efectos secundarios” arrojó varios cientos de artículos. en sólo unos dos años desde el lanzamiento de las inyecciones genéticas [14,17,20,21,48]. 

Además de los glóbulos rojos con formas anormales, se ha encontrado material amorfo flotando en la sangre de individuos vacunados con ARNm bajo observación microscópica, algunos de los cuales han mostrado hallazgos extremadamente anormales (Tabla 1, punto 5) [7–10,49]. 

Estudios recientes también han informado que la proteína de pico tiene potencial amiloidogénico [50-54], es neurotóxica [55-57] y puede cruzar la barrera hematoencefálica [58-60]. Por lo tanto, ya no hay ninguna duda de que la proteína de pico utilizada como antígeno en las inyecciones genéticas es en sí misma tóxica [22,61,62].

Además de la trombosis, las personas que han recibido múltiples dosis de una inyección genética pueden tener múltiples exposiciones al mismo antígeno en un breve período, lo que les imprime una respuesta inmune preferencial a ese antígeno [63,64]. 

Pecado antigénico original o impronta inmune y ADE

Este fenómeno, llamado pecado antigénico original o impronta inmune, ha provocado que los receptores de la inyección COVID-19 se vuelvan más susceptibles a contraer COVID-19 [65]. Además, también se conoce el aumento de la infección dependiente de anticuerpos, ADE; los anticuerpos producidos por la vacunación pueden más bien promover la infección viral y los síntomas [66,67]. 

Por otro lado, también se ha sugerido que la administración repetida de inyecciones genéticas puede dar lugar a tolerancia inmunitaria debido a un cambio de clase a inmunoglobulina G4 (IgG4) no inflamatoria [68-71], por lo que el sistema inmunitario del receptor no montar una respuesta excesiva, como una tormenta de citocinas [27,72], y han comenzado a aparecer informes de casos de enfermedades relacionadas con IgG4 [73-75].

Esto genera preocupación de que también puedan ocurrir alteraciones en la función inmune debido a la impronta inmune y al cambio de clase de inmunoglobulina a IgG4 en los receptores de inyecciones genéticas. Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades graves debido a infecciones oportunistas o virus patógenos que normalmente no serían un problema si el sistema inmunológico fuera normal [76–82]. 

Por ejemplo, se han notificado casos de sospecha de viremia [82]. Por lo tanto, desde la perspectiva de la contención tradicional de enfermedades infecciosas, se requiere mayor precaución en la extracción de sangre de receptores de inyecciones genéticas y la posterior manipulación de productos sanguíneos, así como durante el trasplante de órganos sólidos e incluso en procedimientos quirúrgicos [83-87] en para evitar el riesgo de infección accidental transmitida por la sangre (Tabla 1, punto 3) [84–87]. El fenómeno de la impronta inmune puede ocurrir incluso cuando la proteína de pico o spike no se usa como antígeno o cuando se usa otro antígeno (por ejemplo, vacuna inactivada contra la influenza) [88]. 

Sin embargo, en comparación con las vacunas inactivadas convencionales, se espera que las inyecciones genéticas, que producen un antígeno dentro del cuerpo, prolonguen el período de exposición al mismo antígeno y, como resultado, el riesgo de impronta inmune puede ser mayor que con las vacunas convencionales. En realidad, no se sabe cuánto tiempo permanecen los componentes de la vacuna en el cuerpo después de que una persona ha recibido una vacuna genética [22,40,43], pero se espera que permanezcan en el cuerpo por un período más largo de lo que se pensaba originalmente, en en parte porque se ha detectado proteína de pico en el cuerpo de personas varios meses después de la vacunación (Tabla 1, punto 1) [22,28,41,42]. 

Además, dado que la exposición prolongada a un antígeno idéntico específico (en este caso, la proteína de pico) hace que las inmunoglobulinas se conviertan en IgG4 [68,70] y es probable que algunas de las células B que las producen se diferencien en células B de memoria que sobrevivan. en el cuerpo durante un período sostenido [70,89], se espera que la disfunción inmune de los receptores de inyecciones genéticas se prolongue (Tabla 1, puntos 3 y 6). 

Se espera que en el futuro se revelen más detalles sobre estos puntos. En resumen, existe un riesgo innegable de que los pacientes puedan experimentar algunos problemas si reciben productos sanguíneos derivados de sangre extraída, al menos, en un breve período de aplazamiento después de la vacunación genética. 

Aunque actualmente se desconoce si la transfusión de productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas causa daños secundarios, es necesario que las instituciones médicas y las organizaciones administrativas respondan e investiguen de manera cooperativa, teniendo en cuenta diversas posibilidades, porque mecanismos como la toxicidad de la proteína de pico en sí y los efectos de las LNP y el ARNm modificado sobre la respuesta inmune no se han dilucidado completamente y aún están en estudio. 

Cabe enfatizar que una proporción significativa del síndrome posvacunación (PVS) de COVID-19 en los receptores de la inyección de ARNm se debe a proteínas de pico tóxicas, y la inclusión de estructuras en el dominio de unión al receptor dentro de estas proteínas que pueden inducir enfermedades priónicas es particularmente alarmante, como señala Seneff. et al. y Pérez et al. han advertido [50,90-96]. 

Además, se ha demostrado que la similitud de priones en el dominio de unión al receptor existe no solo en la proteína de pico de la cepa de Wuhan, que todavía se utiliza como antígeno en inyecciones genéticas, sino también en la proteína de pico de las variantes del SARS-CoV. -2, como la cepa Delta, a excepción de la cepa Omicron [93,97]. 

Aún queda por analizar si debemos estar uniformemente atentos a la proteína de pico del coronavirus o simplemente a la proteína de pico de ciertas variantes, como la cepa de Wuhan. con la excepción de la cepa Omicron [93,97]. Aún queda por analizar si debemos estar uniformemente atentos a la proteína de pico del coronavirus o simplemente a la proteína de pico de ciertas variantes, como la cepa de Wuhan. con la excepción de la cepa Omicron [93,97]. Aún queda por analizar si debemos estar uniformemente atentos a la proteína de pico del coronavirus o simplemente a la proteína de pico de ciertas variantes, como la cepa de Wuhan.

Tabla 1. Principales preocupaciones con el uso de productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas.

3. Propuestas específicas para muestras de sangre y productos sanguíneos de los receptores de inyecciones

En la sección anterior, analizamos una variedad de anomalías relacionadas con la sangre que se produjeron después de la vacunación genética. En esta sección ofrecemos propuestas específicas sobre cómo responder a estas circunstancias. Dado que la contaminación sanguínea afecta a tantas áreas de la atención sanitaria, es especialmente importante anticipar lo peor [95,96,108-110] y planificar y actuar desde el principio para garantizar que no haya errores ni omisiones.

3.1 Requisitos adicionales para la extracción de sangre (donación)

Actualmente, en Japón, la Sociedad de la Cruz Roja Japonesa (https://www.jrc.or.jp/english/ ) desempeña un papel central en las actividades de recolección de sangre, y sus productos sanguíneos se utilizan para transfusiones de sangre y otros fines. 

La Sociedad de la Cruz Roja Japonesa tiene una regla que establece que se puede recolectar sangre de los receptores de la vacuna genética después de un período de aplazamiento (48 horas para los receptores de la vacuna de ARNm y 6 semanas para los receptores de la vacuna de ADN de AstraZeneca), pero no se han especificado los datos ni el fundamento de la regla.

Al igual que con infecciones como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y las enfermedades priónicas, se debe obtener mediante entrevista un historial de vacunación genética (tipo ADN y/o ARNm), incluido el momento y el número de dosis, y conservarlo en el registro oficial cuando se extrae sangre se recoge (Figura 1, Tabla 2).

 Se necesita precaución adicional, especialmente si no han pasado muchos días desde que se administró la vacuna genética, porque las LNP [23,101-103] y el ARNm de la proteína de pico, que puede inducir inflamación, pueden permanecer en la sangre (Tabla 1, punto 4) [22 ,40,43,44]. Si ciertos eventos, como el shock anafiláctico, ocurren inmediatamente después de la vacunación genética, también se deben sospechar los efectos de las LNP [100]. También se ha informado que las propias LNP cargadas negativamente interactúan con el fibrinógeno para formar trombos [99]. Por lo tanto, la presencia de LNP puede ser en sí misma un factor que exija precaución con los productos de transfusión.

Por otro lado, incluso si una persona no ha recibido una inyección genética, si ha tenido COVID durante mucho tiempo, es posible que la proteína de pico permanezca en su cuerpo, por lo que sería mejor llevar un registro oficial de si ha recibido una inyección genética. COVID prolongado o no [51,111-113]. 

Como actualmente se desconocen las tasas de degradación del ARNm pseudouridinado y de la proteína de pico en el cuerpo, los productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas deben usarse con extrema precaución, teniendo en cuenta los casos de SIDA, encefalopatía espongiforme bovina (EEB) y la variante Creutzfeldt. – Enfermedad de Jakob (vECJ) causada por el uso de productos sanguíneos contaminados en el pasado [110,114-121].

3.2 Manipulación de productos sanguíneos existentes

En la actualidad, el estado de vacunación genética de los donantes de sangre no está confirmado ni controlado por organizaciones, incluidas las instituciones médicas, y el uso de sangre extraída de estos donantes para transfusiones puede representar riesgos para los pacientes. Por lo tanto, cuando se utilizan productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas, es necesario confirmar la presencia o ausencia de proteína de pico o ARNm modificado como en otras pruebas para patógenos (Figura 1, Tabla 2). 

Estos deben cuantificarse mediante un ensayo inmunoquímico de inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA), mediante inmunofenotipado, mediante espectrometría de masas directa de la propia proteína, mediante una biopsia líquida basada en exosomas como la que se utiliza en la detección del cáncer, o mediante PCR [28,29,122-128].  

Para los ensayos de proteínas, dado que puede llevar tiempo generar un anticuerpo anti-proteína de pico de buena calidad o un control positivo para una proteína de pico recombinante con el cual compararlos, clasificarlos y distribuirlos a cada laboratorio, sugerimos que se realice la espectrometría de masas. se utiliza como paso inicial para identificar y cuantificar la proteína de pico en la sangre [28,125]. 

Paralelamente, será necesario un análisis de los componentes del material amiloide inducido por la proteína de pico [51,98]. Una vez que se identifiquen los componentes de los agregados amiloides, podrán utilizarse como biomarcadores en el futuro. El análisis de exosomas también será útil como prueba, ya que ya se ha demostrado que los exosomas transportan las proteínas de pico y sus genes en la circulación por todo el cuerpo [24-27].

Si se descubre que el producto sanguíneo contiene la proteína de pico o un gen modificado derivado de la vacuna genética, es esencial eliminarlos. Sin embargo, actualmente no existe una forma confiable de hacerlo. Como se señaló anteriormente, la estructura similar a un prión dentro de la molécula de proteína de pico [91,95,96] sugiere que esta molécula puede ser una proteína persistente, poco soluble, resistente al calor y a la radiación [141,142]. 

La proteína priónica puede inactivarse con tiocianato, hidróxido e hipoclorito [143-145], pero aún no se sabe si estos pueden aplicarse a la proteína de pico y a los materiales amiloides resultantes. Por lo tanto, como no hay forma de eliminar de manera confiable la proteína patógena o el ARNm, sugerimos que se descarten todos esos productos sanguíneos hasta que se encuentre una solución definitiva. 

Desechar productos sanguíneos preparados a partir de sangre extraída de muchos donantes de sangre dedicados puede ser muy doloroso, pero es necesario porque se ha demostrado que la proteína de pico o spike en sí misma induce trombosis y enfermedades similares. 

Sin embargo, algunas instalaciones médicas pueden tener dificultades para deshacerse de los productos sanguíneos inmediatamente, en cuyo caso es esencial agregar la posibilidad de contaminación con proteína de pico u otras sustancias extrañas al formulario de consentimiento de transfusión y explicarlo completamente al paciente. En cualquier caso, para prevenir y reducir los accidentes médicos causados ​​por sangre contaminada, es imperativo resaltar la importancia de confirmar el historial y la frecuencia de vacunación genética en el momento de la extracción de sangre y esta información debe documentarse como un registro oficial, gestionarse y administrarse. almacenados por organizaciones médicas y gubernamentales (ver Figura 1, Tabla 2).

  1. La necesidad de realizar controles periódicos y estudios de cohortes para obtener una imagen completa de la contaminación sanguínea

Como actualmente se desconoce el estado residual de la proteína de pico o de los fragmentos de genes modificados derivados de inyecciones genéticas, en el futuro será necesario incluir la medición de estas cantidades en los controles médicos de rutina. También es necesario incluir una sección en el cuestionario de chequeo médico de rutina para verificar el estado genético de vacunación y el número de inyecciones para obtener una imagen general del estado residual de las proteínas de pico en la sangre. Esto se debe a que una variedad de afecciones posteriores a la vacunación genética implican trombosis y afecciones inmunológicas [12,14,16,17,21,22,68,70]. Por lo tanto, también se deben analizar las anomalías en los componentes sanguíneos relacionadas con estos eventos.

Por otro lado, cuando los exosomas recolectados de los receptores de la vacuna se administraron a ratones que no habían sido vacunados con la vacuna genética, se transmitió la proteína de pico [25]. Por tanto, no se puede negar que la proteína de pico y sus genes modificados pueden transmitirse a través de exosomas

Por esta razón, sugerimos que inicialmente se realicen pruebas completas, independientemente del estado genético de vacunación, y que se realice un estudio de cohorte para capturar rápidamente el panorama completo (Figura 1). 

Este es un esfuerzo constante y laborioso que requiere la colaboración entre todas las partes involucradas, pero dichos análisis pueden conducir al desarrollo de criterios de diagnóstico y pruebas para síndrome posvacunación (PVS) COVID-19. Además, como se mencionó anteriormente, no se puede descartar que incluso aquellos que no han sido vacunados con la inyección genética, pero han tenido COVID durante mucho tiempo, puedan tener proteínas de pico residuales o microtrombos derivados de fibrina en su cuerpo, por lo que sería aconsejable realizar las mismas pruebas y seguimiento que para los receptores de inyecciones genéticas [51,52,111-113]. 

La presencia o ausencia y la cantidad de anticuerpos antinucleocápside, así como los isotipos de anticuerpos, pueden ser indicadores para distinguir si la causa es la vacunación genética o la COVID prolongada (Tabla 2, punto 10) [135-137]. 

En cualquier caso, se espera que estos estudios de cohorte ayuden a establecer valores de corte para los niveles sanguíneos de proteína de pico y otras sustancias para determinar la seguridad de los productos sanguíneos. Faksova et al. realizó un gran estudio de cohorte de 99 millones de personas utilizando una red multinacional Global Vaccine Data Network™ (GVDN®) y encontró un riesgo significativamente mayor de miocarditis, pericarditis, síndrome de Guillain-Barré y trombosis del seno venoso cerebral en receptores de inyecciones genéticas [140]. Este tipo de estudios serán cada vez más necesarios en el futuro.

  1. La necesidad de un desarrollo temprano de guías de práctica clínica y criterios de diagnóstico para la EVP de COVID-19

Aunque el espectro de la EVP de la COVID-19 es diverso, se caracteriza por una alta prevalencia de enfermedades hematológicas e inmunitarias [21]. Teniendo esto en cuenta, independientemente de los problemas de transfusión discutidos en esta revisión, es probable que los análisis de sangre sean el primer paso en el diagnóstico de EVP por COVID-19. La capacidad de desarrollar rápidamente sistemas de pruebas de alta precisión, en particular análisis de sangre, en colaboración con otros países será fundamental en el tratamiento de pacientes que padecen síndrome posvacunación (PVS) debido a la inyección COVID-19. Se necesitarán metanálisis adicionales de datos de revisiones sistemáticas y análisis de cohortes para evitar sesgos en los criterios de diagnóstico y desarrollar guías de práctica clínica adecuadas (Figura 1) [146-148].

4. Problemas posteriores a una transfusión de sangre utilizando productos sanguíneos preparados a partir de sangre donada de receptores de inyecciones genéticas y la necesidad de trazabilidad de los productos sanguíneos para transfusión

Con la llegada de la vacunación genética, ha habido un debate considerable sobre la seguridad de los productos sanguíneos preparados a partir de sangre donada de los receptores de la inyección y su uso en transfusiones de sangre [36-39]. Sin embargo, en esta etapa no se comprende bien qué sucede en el cuerpo cuando se administra una inyección genética como una inyección de ARNm y, como se mencionó anteriormente, es necesario evaluar los resultados de las pruebas en la sangre del receptor de la inyección. 

Se han notificado casos de encefalitis causada por sangre de receptores de la vacuna contra el dengue en 2023 [149], lo que indica que el sistema actual para gestionar y rastrear los productos sanguíneos no es adecuado. A menos que se establezcan pruebas precisas, no se pueden sacar conclusiones sobre el riesgo o la seguridad de las transfusiones de sangre utilizando productos sanguíneos de receptores de inyecciones genéticas. Por lo tanto, es necesario realizar una investigación exhaustiva y continua

Para lograr esto, se deben registrar todos los donantes potenciales, se debe garantizar la trazabilidad de los productos sanguíneos y se deben mantener metanálisis y estudios rigurosos de los resultados de los receptores. 

Además, como hemos dicho en repetidas ocasiones, es fundamental obtener rigurosamente de los donantes un historial de vacunación e infección por COVID-19, preservar los registros oficiales y almacenar muestras de hemoderivados para su posterior detección y verificación de sustancias como proteínas de pico y exosomas ( Figura 1). 

Dada la amplia variedad de pruebas y registros, el movimiento de personas en todo el mundo y la importación/exportación de productos sanguíneos, en el futuro puede ser necesario establecer la trazabilidad mediante la introducción de la tecnología blockchain en la gestión de productos sanguíneos manteniendo al mismo tiempo el anonimato [ 150,151].

5. La necesidad de desarrollar legislación pertinente

Se espera que la cuestión de los productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas descrita en esta revisión afecte a una amplia gama de áreas en países de todo el mundo. En Japón, se ha promulgado la “Ley sobre prevención de enfermedades infecciosas y atención médica para pacientes con enfermedades infecciosas” ( https://www.japaneselawtranslation.go.jp/en/laws/view/2830/en) para prevenir la propagación. de enfermedades infecciosas a través de productos sanguíneos, y se ha promulgado la «Ley sobre trasplantes de órganos» para gestionar los trasplantes de órganos. 

El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social (MHLW) ha publicado las “Directrices para la terapia de transfusión de sangre” en relación con las transfusiones de sangre. Estas leyes y directrices especifican las responsabilidades del público, los médicos y los gobiernos nacionales y locales y protegen sus derechos. Sin embargo, como la proteína de pico utilizada como antígeno o su gen no es un organismo, es probable que surjan una serie de cuestiones difíciles, como por ejemplo cómo definir legalmente su patogenicidad. 

Desde este punto de vista, cuando se hayan aclarado a grandes rasgos los riesgos y los daños a la salud causados ​​por los productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas (Cuadro 2), será esencial formular regulaciones para reducir y prevenir los riesgos y la contaminación, mediante el desarrollo de leyes relacionadas. con la participación del poder legislativo, expertos legales, personal de la administración médica, proveedores de atención médica e investigadores médicos, y tomando medidas como verificar el estado y las fechas de vacunación y regular legalmente la importación/exportación de productos sanguíneos (Figura 1). La amplia gama de cuestiones hace que la coordinación entre agencias y profesionales sanitarios sea esencial desde el principio.

En segundo lugar, se espera que la situación ya sea complicada porque, a diferencia de anteriores desastres relacionados con las drogas, la vacunación genética se implementó a escala global y simultáneamente para un número sustancial de personas [2,3]. 

Esto significa, como en el contexto de la pandemia de coronavirus, o incluso más críticamente, que existe una necesidad urgente de legislación y tratados internacionales que aclaren explícitamente los acuerdos bilaterales y multilaterales relacionados con la gestión de productos sanguíneos. 

Estos marcos legales deben delinear las regulaciones que rigen el manejo de productos sanguíneos y establecer protocolos para la compensación gubernamental y la respuesta a los problemas y peligros asociados con estos productos, incluidas sanciones y prohibiciones. 

Por ejemplo, el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de 2005 puede resultar útil [152,153], pero dado el fuerte impulso de la OMS a favor de la vacunación genética [154], puede ser necesario otro marco. En relación con los estudios de cohorte descritos en la Sección 3.3 de este artículo, también será necesario que los países realicen encuestas epidemiológicas activas [155], como fue el caso de la COVID-19, recopilen los resultados de estas encuestas y establezcan una organización internacional encargada de monitorear los esfuerzos de respuesta y evaluar los daños dentro de cada país (Figura 2). Se espera que sea importante incorporar no sólo la perspectiva de las enfermedades infecciosas sino también la bioseguridad y la biocustodia [153,156].

En cuanto a Japón, el artículo 15 (2) de la Ley de Enfermedades Infecciosas (https:/ /www.japaneselawtranslation.go.jp/ja/laws/view/2830/en#je_ch3at5) estipula que el gobierno japonés es responsable de realizar estudios epidemiológicos. Dados los importantes riesgos para la salud asociados con síndrome posvacunación (PVS) de COVID-19, instamos al gobierno japonés a priorizar el análisis y la verificación de la seguridad de los productos sanguíneos derivados de los receptores de inyecciones genéticas. Esto es imperativo dada la naturaleza urgente de la situación.

6. Otras consideraciones importantes

Existe una necesidad urgente de desarrollar métodos para identificar y eliminar proteínas de pico y genes modificados derivados de inyecciones genéticas en productos sanguíneos. Para desarrollar una norma de inspección uniforme, existe una necesidad urgente en Japón de que la Sociedad Japonesa de Hematología ( http://www.jshem.or.jp/modules/en/index.php?content_id=1), la Sociedad de Transfusión y Terapia Celular (http://yuketsu.jstmct.or.jp/en/) y sus organizaciones relacionadas para desarrollar pautas sobre cómo manejar los productos sanguíneos que contienen proteínas de pico residuales o sus genes modificados. 

Además, como se señaló anteriormente, la vacunación genética se ha promovido a escala global [2,3], lo que requerirá coordinación e intercambio de información con las administraciones nacionales y las sociedades médicas internacionales pertinentes (Figura 1). Serán necesarias directrices internacionales sobre la manipulación de productos sanguíneos y el establecimiento de una organización internacional de investigación (Figura 2). 

Sin embargo, existe una necesidad urgente de compartir entre las partes interesadas los riesgos de la transfusión de productos sanguíneos derivados de receptores de inyecciones genéticas, y es esencial que todas las partes interesadas realicen una pronta investigación y respuesta. La acción inicial más importante es concienciar al personal médico pertinente de esta situación.

Al desarrollar diversas directrices, será útil hacer referencia a la respuesta de cada país cuando la transmisión de la encefalopatía espongiforme bovina, EEB y la vCJD, también a través de transfusiones de sangre, se convirtió en un problema (por ejemplo, la Red Internacional de Vigilancia de la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en https://www.eurocjd.ed.ac.uk/) [110,114,115,121,157]. 

Por ejemplo, en el Reino Unido, cuando la encefalopatía espongiforme bovina, EEB, se convirtió en un problema social y se desconocía el modo de transmisión de la proteína priónica, la leucodepleción de productos sanguíneos se llevó a cabo universalmente. 

Es controvertido si esto fue efectivo para prevenir la transmisión de EEB y vCJD a través de productos sanguíneos [110,120,121,158], pero en ese momento no era común eliminar los glóbulos blancos de todos los productos sanguíneos, como se hace ahora de manera rutinaria con la sangre extraída. 

Sin embargo, debido a la leucodepleción, la seguridad de los productos sanguíneos ha aumentado [159]. En el caso de la proteína de pico, que causa anomalías como la aglutinación de glóbulos rojos y plaquetas [8–11,49], no esperamos que el problema se elimine únicamente mediante la leucodepleción. Sin embargo, vale la pena confirmar si el lavado de glóbulos rojos puede ser eficaz [160,161]. En casos urgentes, la autotransfusión puede ser una opción [162].

Estudios recientes han demostrado que la pseudouridilación del ARN puede provocar un cambio de marco [133]. Aún no está claro si una porción del ARNm pseudouridinado de la proteína de pico se traduce en otra proteína de función desconocida en los receptores de la vacuna. 

Si estas proteínas también son patógenas, es posible que en el futuro se necesiten pruebas adicionales para detectar dichas proteínas de cambio de marco. Incluso si una proteína de cambio de marco no es tóxica, debe ser extraña para el cuerpo y podría causar enfermedades autoinmunes. 

Además, las LNP en sí mismas son sustancias altamente inflamatorias [23,100–102], como se describe en la Sección 3.1, pero se ha descubierto que las LNP tienen una actividad adyuvante más fuerte que los adyuvantes utilizados en las vacunas convencionales [104] , y también existe preocupación por las enfermedades autoinmunes. resultante de este aspecto (Tabla 1, punto 4) [105,163]. 

Por lo tanto, aunque no está claro cuál es el agente causante de la enfermedad autoinmune, el gran número de casos notificados de enfermedad autoinmune después de la vacunación genética es extremadamente preocupante [15,21,27,30,105,164]. 

El propio mecanismo de las inyecciones genéticas que hace que las propias células produzcan antígenos de patógenos conlleva el riesgo de inducir enfermedades autoinmunes, que no pueden evitarse por completo incluso si se utiliza la tecnología de pseudouridilación del ARNm. 

En este contexto, las personas con un análisis de sangre positivo para la proteína de pico pueden necesitar entrevistas y pruebas adicionales para indicadores de enfermedades autoinmunes, como anticuerpos antinucleares (Tabla 2, punto 4) [27,105,129,130]. 

Alternativamente, si la secuencia de aminoácidos de la proteína resultante del cambio de marco es predecible, estas proteínas candidatas podrían incluirse en el ensayo de espectrometría de masas inicial (Tabla 2, punto 6). En cualquier caso, resulta especialmente importante desarrollar pruebas y establecer entornos de atención médica anticipándose a estas situaciones.

7. Conclusión

Por último, nos gustaría afirmar que si continuamos utilizando inyecciones genéticas como los ARNm pseudouridinados y las plataformas de ARNm-LNP [46,103], habrá más riesgos como los descritos en esta revisión. También se debe enfatizar que las cuestiones que se discuten aquí son cuestiones que pertenecen a todos los trasplantes de órganos, incluidos los trasplantes de médula ósea, y no sólo a los productos sanguíneos. Actualmente se desconoce el impacto de estas inyecciones genéticas en los productos sanguíneos y el daño real que causan. Por lo tanto, para evitar estos riesgos y evitar una mayor expansión de la contaminación sanguínea y una complicación de la situación, solicitamos encarecidamente que se suspenda la campaña de vacunación con inyecciones genéticas y que se lleve a cabo una evaluación de daños y beneficios lo antes posible, como se pide. por Fraiman et al. y Polykretis et al. [27,31–33]. Como hemos dicho repetidamente, los daños a la salud causados ​​por la vacunación genética ya son extremadamente graves, y ya es hora de que los países y las organizaciones pertinentes tomen medidas concretas juntas para identificar los riesgos, controlarlos y resolverlos.

Artículos relacionados sobre la sangre de los vacunados y donacion de Sangre:
1. https://cienciaysaludnatural.com/es-segura-la-sangre-y-organos-de-los-inoculados-contra-k0-b1t/
2. https://cienciaysaludnatural.com/la-sangre-de-los-inyectados-k0-b1t-esta-contaminada-con-el-arnm-de-la-inyeccion/
3. https://cienciaysaludnatural.com/riesgos-con-la-donacion-de-sangre-de-inyectados-contra-k0-b1t/
4. https://cienciaysaludnatural.com/donacion-de-sangre-estudio-demuestra-que-las-inyecciones-de-arnm-estan-asociadas-con-coagulos-de-sangre-letales/

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Referencias

  1. Sohrabi, C.; Alsafi, Z.; O’Neill, N.; Khan, M.; Kerwan, A.; Al-Jabir, A.; Iosifidis, C.; Agha, R. World Health Organization declares global emergency: A review of the 2019 novel coronavirus (COVID-19). International Journal of Surgery 2020, 76, 71–76.
  2. Francis, A.I.; Ghany, S.; Gilkes, T.; Umakanthan, S. Review of COVID-19 vaccine subtypes, efficacy and geographical distributions. Postgraduate Medical Journal 2022, 98, 389–394.
  3. Patel, R.; Kaki, M.; Potluri, V.S.; Kahar, P.; Khanna, D. A comprehensive review of SARS-CoV-2 vaccines: Pfizer, Moderna & Johnson & Johnson. Human Vaccines & Immunotherapeutics 2022, 18.
  4. Harrison, A.G.; Lin, T.; Wang, P. Mechanisms of SARS-CoV-2 Transmission and Pathogenesis. Trends inImmunology 2020, 41, 1100–1115.
  5. Lamers, M.M.; Haagmans, B.L. SARS-CoV-2 pathogenesis. Nature Reviews Microbiology 2022, 20, 270–284.
  6. Lan, J.; Ge, J.; Yu, J.; Shan, S.; Zhou, H.; Fan, S.; Zhang, Q.; Shi, X.; Wang, Q.; Zhang, L.; Wang, X. Structure of the SARS-CoV-2 spike receptor-binding domain bound to the ACE2 receptor. Nature 2020, 581, 215–220.
  7. Zhang, S.; Liu, Y.; Wang, X.; Yang, L.; Li, H.; Wang, Y.; Liu, M.; Zhao, X.; Xie, Y.; Yang, Y.; Zhang, S.; Fan, Z.; Dong, J.; Yuan, Z.; Ding, Z.; Zhang, Y.; Hu, L. SARS-CoV-2 binds platelet ACE2 to enhance thrombosis in COVID-19. Journal of Hematology & Oncology 2020, 13. Neurological Sciences 2021, 43, 3–40.
  8.  Berzuini, A.; Bianco, C.; Migliorini, A.C.; Maggioni, M.; Valenti, L.; Prati, D. Red blood cell morphology in patients with COVID-19-related anaemia. Blood Transfus 2021, 19, 34–36.
  9. Melkumyants, A.; Buryachkovskaya, L.; Lomakin, N.; Antonova, O.; Serebruany, V. Mild COVID-19 and Impaired Blood Cell–Endothelial Crosstalk: Considering Long-Term Use of Antithrombotics? Thrombosis and Haemostasis 2021, 122, 123–130.
  10. Boschi, C.; Scheim, D.E.; Bancod, A.; Militello, M.; Bideau, M.L.; Colson, P.; Fantini, J.; Scola, B.L. SARS- CoV-2 Spike Protein Induces Hemagglutination: Implications for COVID-19 Morbidities and Therapeutics and for Vaccine Adverse Effects. International Journal of Molecular Sciences 2022, 23.
  11. Scheim, D.E. A Deadly Embrace: Hemagglutination Mediated by SARS-CoV-2 Spike Protein at Its 22 N- Glycosylation Sites, Red Blood Cell Surface Sialoglycoproteins, and Antibody. International Journal of Molecular Sciences 2022, 23.
  12. McFadyen, J.D.; Stevens, H.; Peter, K. The Emerging Threat of (Micro)Thrombosis in COVID-19 and Its Therapeutic Implications. Circulation Research 2020, 127, 571–587.
  13. Grobbelaar, Lize M.; Venter, C.; Vlok, M.; Ngoepe, M.; Laubscher, Gert J.; Lourens, Petrus J.; Steenkamp, J.; Kell, Douglas B.; Pretorius, E. SARS-CoV-2 spike protein S1 induces fibrin(ogen) resistant to fibrinolysis: implications for microclot formation in COVID-19. Bioscience Reports 2021, 41.
  14. Bilotta, C.; Perrone, G.; Adelfio, V.; Spatola, G.F.; Uzzo, M.L.; Argo, A.; Zerbo, S. COVID-19 Vaccine-Related Thrombosis: A Systematic Review and Exploratory Analysis. Front Immunol 2021, 12, 729251.
  15. Garg, R.K.; Paliwal, V.K. Spectrum of neurological complications following COVID-19 vaccination.Neurological Sciences 2021, 43, 3–40.
  16. Oldenburg, J.; Klamroth, R.; Langer, F.; Albisetti, M.; von Auer, C.; Ay, C.; Korte, W.; Scharf, R.E.; Pötzsch, B.; Greinacher, A. Diagnosis and Management of Vaccine-Related Thrombosis following AstraZeneca COVID-19 Vaccination: Guidance Statement from the GTH. Hämostaseologie 2021, 41, 184–189.
  17. Sharifian-Dorche, M.; Bahmanyar, M.; Sharifian-Dorche, A.; Mohammadi, P.; Nomovi, M.; Mowla, A. Vaccine-induced immune thrombotic thrombocytopenia and cerebral venous sinus thrombosis post COVID-19 vaccination; a systematic review. J Neurol Sci 2021, 428, 117607.
  18. Lane, S.; Yeomans, A.; Shakir, S. Reports of myocarditis and pericarditis following mRNA COVID-19 vaccination: a systematic review of spontaneously reported data from the UK, Europe and the USA and of the scientific literature. BMJ Open 2022, 12.
  19. Oster, M.E.; Shay, D.K.; Su, J.R.; Gee, J.; Creech, C.B.; Broder, K.R.; Edwards, K.; Soslow, J.H.; Dendy, J.M.; Schlaudecker, E.; Lang, S.M.; Barnett, E.D.; Ruberg, F.L.; Smith, M.J.; Campbell, M.J.; Lopes, R.D.; Sperling, L.S.; Baumblatt, J.A.; Thompson, D.L.; Marquez, P.L.; Strid, P.; Woo, J.; Pugsley, R.; Reagan-Steiner, S.; DeStefano, F.; Shimabukuro, T.T. Myocarditis Cases Reported After mRNA-Based COVID-19 Vaccination in the US From December 2020 to August 2021. Jama 2022, 327.
  20. Yasmin, F.; Najeeb, H.; Naeem, U.; Moeed, A.; Atif, A.R.; Asghar, M.S.; Nimri, N.; Saleem, M.; Bandyopadhyay, D.; Krittanawong, C.; Fadelallah Eljack, M.M.; Tahir, M.J.; Waqar, F. Adverse events following COVID-19 mRNA vaccines: A systematic review of cardiovascular complication, thrombosis,and thrombocytopenia. Immun Inflamm Dis 2023, 11, e807.
  21. Konishi, N.; Hirai, Y.; Hikota, H.; Miyahara, S.; Fujisawa, A.; Motohashi, H.; Ueda, J.; Inoue, M.; Fukushima, M. Quantifying side effects of COVID-19 vaccines: A PubMed survey of papers on diseases as side effects presented at academic conferences in Japan. Rinsho Hyoka (Clinical Evaluation) 2024, 51.
  22. Parry, P.I.; Lefringhausen, A.; Turni, C.; Neil, C.J.; Cosford, R.; Hudson, N.J.; Gillespie, J. ‘Spikeopathy’: COVID-19 Spike Protein Is Pathogenic, from Both Virus and Vaccine mRNA. Biomedicines 2023, 11.
  23. Ndeupen, S.; Qin, Z.; Jacobsen, S.; Bouteau, A.; Estanbouli, H.; Igyártó, B.Z. The mRNA-LNP platform’s lipid nanoparticle component used in preclinical vaccine studies is highly inflammatory. iScience 2021, 24.
  24. Maugeri, M.; Nawaz, M.; Papadimitriou, A.; Angerfors, A.; Camponeschi, A.; Na, M.; Hölttä, M.; Skantze, P.; Johansson, S.; Sundqvist, M.; Lindquist, J.; Kjellman, T.; Mårtensson, I.-L.; Jin, T.; Sunnerhagen, P.; Östman, S.; Lindfors, L.; Valadi, H. Linkage between endosomal escape of LNP-mRNA and loading into EVs for transport to other cells. Nature Communications 2019, 10.
  25. Bansal, S.; Perincheri, S.; Fleming, T.; Poulson, C.; Tiffany, B.; Bremner, R.M.; Mohanakumar, T. Cutting Edge: Circulating Exosomes with COVID Spike Protein Are Induced by BNT162b2 (Pfizer–BioNTech) Vaccination prior to Development of Antibodies: A Novel Mechanism for Immune Activation by mRNA Vaccines. The Journal of Immunology 2021, 207, 2405–2410.
  26. Seneff, S.; Nigh, G.; Kyriakopoulos, A.M.; McCullough, P.A. Innate immune suppression by SARS-CoV-2 mRNA vaccinations: The role of G-quadruplexes, exosomes, and MicroRNAs. Food Chem Toxicol 2022, 164, 113008.
  27. Polykretis, P.; Donzelli, A.; Lindsay, J.C.; Wiseman, D.; Kyriakopoulos, A.M.; Mörz, M.; Bellavite, P.; Fukushima, M.; Seneff, S.; McCullough, P.A. Autoimmune inflammatory reactions triggered by the COVID-19 genetic vaccines in terminally differentiated tissues. Autoimmunity 2023, 56.
  28. Brogna, C.; Cristoni, S.; Marino, G.; Montano, L.; Viduto, V.; Fabrowski, M.; Lettieri, G.; Piscopo, M. Detection of recombinant Spike protein in the blood of individuals vaccinated against SARS-CoV-2: Possible molecular mechanisms. Proteomics Clin Appl 2023, 17, e2300048.
  29. Yonker, L.M.; Swank, Z.; Bartsch, Y.C.; Burns, M.D.; Kane, A.; Boribong, B.P.; Davis, J.P.; Loiselle, M.; Novak, T.; Senussi, Y.; Cheng, C.A.; Burgess, E.; Edlow, A.G.; Chou, J.; Dionne, A.; Balaguru, D.; Lahoud-Rahme, M.; Arditi, M.; Julg, B.; Randolph, A.G.; Alter, G.; Fasano, A.; Walt, D.R. Circulating Spike Protein Detected in Post-COVID-19 mRNA Vaccine Myocarditis. Circulation 2023, 147, 867–876.
  30. Chen, Y.; Xu, Z.; Wang, P.; Li, X.M.; Shuai, Z.W.; Ye, D.Q.; Pan, H.F. New-onset autoimmune phenomena post-COVID-19 vaccination. Immunology 2022, 165, 386–401.
  31. Polykretis, P.; McCullough, P.A. Rational harm-benefit assessments by age group are required for continued COVID-19 vaccination. Scandinavian Journal of Immunology 2022, 98.
  32. Fraiman, J.; Erviti, J.; Jones, M.; Greenland, S.; Whelan, P.; Kaplan, R.M.; Doshi, P. Serious adverse events of special interest following mRNA COVID-19 vaccination in randomized trials in adults. Vaccine 2022, 40, 5798–5805.
  33. Bardosh, K.; Krug, A.; Jamrozik, E.; Lemmens, T.; Keshavjee, S.; Prasad, V.; Makary, M.A.; Baral, S.; Høeg, T.B. COVID-19 vaccine boosters for young adults: a risk benefit assessment and ethical analysis of mandate policies at universities. Journal of Medical Ethics 2024, 50, 126–138.
  34. Stanworth, S.J.; New, H.V.; Apelseth, T.O.; Brunskill, S.; Cardigan, R.; Doree, C.; Germain, M.; Goldman, M.; Massey, E.; Prati, D.; Shehata, N.; So-Osman, C.; Thachil, J. Effects of the COVID-19 pandemic on supply and use of blood for transfusion. The Lancet Haematology 2020, 7, e756–e64.
  35. Chang, L.; Yan, Y.; Wang, L. Coronavirus Disease 2019: Coronaviruses and Blood Safety. Transfusion Medicine Reviews 2020, 34, 75–80.
  36. Bouhou, S.; Lahjouji, K.; Masrar, A. Blood donor eligibility after COVID-19 vaccination: the current state of recommendations. Pan Afr Med J 2021, 40, 207.
  37. Jacobs, J.W.; Bibb, L.A.; Savani, B.N.; Booth, G.S. Refusing blood transfusions from COVID-19-vaccinated donors: are we repeating history? British Journal of Haematology 2021, 196, 585–588.
  38. Hunain, R.; Uday, U.; Rackimuthu, S.; Nawaz, F.A.; Narain, K.; Essar, M.Y.; Rehman, M.U.; Ahmad, S.; Butt, A. Effects of SARS-CoV-2 vaccination on blood donation and blood banks in India. Ann Med Surg (Lond) 2022, 78, 103772.
  39. Roubinian, N.H.; Greene, J.; Liu, V.X.; Lee, C.; Mark, D.G.; Vinson, D.R.; Spencer, B.R.; Bruhn, R.; Bravo, M.; Stone, M.; Custer, B.; Kleinman, S.; Busch, M.P.; Norris, P.J. Clinical outcomes in hospitalized plasma and platelet transfusion recipients prior to and following widespread blood donor SARS-CoV-2 infection and vaccination. Transfusion 2023, 64, 53–67.
  40. Fertig, T.E.; Chitoiu, L.; Marta, D.S.; Ionescu, V.-S.; Cismasiu, V.B.; Radu, E.; Angheluta, G.; Dobre, M.; Serbanescu, A.; Hinescu, M.E.; Gherghiceanu, M. Vaccine mRNA Can Be Detected in Blood at 15 Days Post-Vaccination. Biomedicines 2022, 10.
  41. Mörz, M. A Case Report: Multifocal Necrotizing Encephalitis and Myocarditis after BNT162b2 mRNA Vaccination against COVID-19. Vaccines 2022, 10.
  42. Yamamoto, M.; Kase, M.; Sano, H.; Kamijima, R.; Sano, S. Persistent varicella zoster virus infection following mRNA COVID-19 vaccination was associated with the presence of encoded spike protein in the lesion. Journal of Cutaneous Immunology and Allergy 2022, 6, 18–23.
  43. Castruita, J.A.S.; Schneider, U.V.; Mollerup, S.; Leineweber, T.D.; Weis, N.; Bukh, J.; Pedersen, M.S.; Westh, H. SARS-CoV-2 spike mRNA vaccine sequences circulate in blood up to 28 days after COVID-19 vaccination. APMIS 2023, 131, 128–132.
  44. Krauson, A.J.; Casimero, F.V.C.; Siddiquee, Z.; Stone, J.R. Duration of SARS-CoV-2 mRNA vaccine persistence and factors associated with cardiac involvement in recently vaccinated patients. NPJ Vaccines 2023, 8, 141.
  45. Xu, S.; Yang, K.; Li, R.; Zhang, L. mRNA Vaccine Era-Mechanisms, Drug Platform and Clinical Prospection. Int J Mol Sci 2020, 21.
  46. Bitounis, D.; Jacquinet, E.; Rogers, M.A.; Amiji, M.M. Strategies to reduce the risks of mRNA drug and vaccine toxicity. Nat Rev Drug Discov 2024.
  47. Yamamoto, K. Adverse effects of COVID-19 vaccines and measures to prevent them. Virology Journal 2022, 19.
  48. Rodriguez, Y.; Rojas, M.; Beltran, S.; Polo, F.; Camacho-Dominguez, L.; Morales, S.D.; Gershwin, M.E.; Anaya, J.M. Autoimmune and autoinflammatory conditions after COVID-19 vaccination. New case reports and updated literature review. J Autoimmun 2022, 132, 102898.
  49. Perico, L.; Morigi, M.; Galbusera, M.; Pezzotta, A.; Gastoldi, S.; Imberti, B.; Perna, A.; Ruggenenti, P.; Donadelli, R.; Benigni, A.; Remuzzi, G. SARS-CoV-2 Spike Protein 1 Activates Microvascular Endothelial Cells and Complement System Leading to Platelet Aggregation. Front Immunol 2022, 13, 827146.
  50. Idrees, D.; Kumar, V. SARS-CoV-2 spike protein interactions with amyloidogenic proteins: Potential clues to neurodegeneration. Biochemical and Biophysical Research Communications 2021, 554, 94–98.
  51. Charnley, M.; Islam, S.; Bindra, G.K.; Engwirda, J.; Ratcliffe, J.; Zhou, J.; Mezzenga, R.; Hulett, M.D.; Han, K.; Berryman, J.T.; Reynolds, N.P. Neurotoxic amyloidogenic peptides in the proteome of SARS-COV2: potential implications for neurological symptoms in COVID-19. Nature Communications 2022, 13.
  52. Kruger, A.; Vlok, M.; Turner, S.; Venter, C.; Laubscher, G.J.; Kell, D.B.; Pretorius, E. Proteomics of fibrin amyloid microclots in long COVID/post-acute sequelae of COVID-19 (PASC) shows many entrapped pro- inflammatory molecules that may also contribute to a failed fibrinolytic system. Cardiovascular Diabetology 2022, 21.
  53. Nyström, S.; Hammarström, P. Amyloidogenesis of SARS-CoV-2 Spike Protein. Journal of the American Chemical Society 2022, 144, 8945–8950.
  54. Chesney, A.D.; Maiti, B.; Hansmann, U.H.E. SARS-COV-2 spike protein fragment eases amyloidogenesis of alpha-synuclein. J Chem Phys 2023, 159.
  55. Olajide, O.A.; Iwuanyanwu, V.U.; Adegbola, O.D.; Al-Hindawi, A.A. SARS-CoV-2 Spike Glycoprotein S1 Induces Neuroinflammation in BV-2 Microglia. Molecular Neurobiology 2021, 59, 445–458.
  56. Oh, J.; Cho, W.-H.; Barcelon, E.; Kim, K.H.; Hong, J.; Lee, S.J. SARS-CoV-2 spike protein induces cognitive deficit and anxiety-like behavior in mouse via non-cell autonomous hippocampal neuronal death. Scientific Reports 2022, 12.
  57. O’Brien, B.C.V.; Weber, L.; Hueffer, K.; Weltzin, M.M. SARS-CoV-2 spike ectodomain targets alpha7 nicotinic acetylcholine receptors. J Biol Chem 2023, 299, 104707.
  58. Buzhdygan, T.P.; DeOre, B.J.; Baldwin-Leclair, A.; Bullock, T.A.; McGary, H.M.; Khan, J.A.; Razmpour, R.; Hale, J.F.; Galie, P.A.; Potula, R.; Andrews, A.M.; Ramirez, S.H. The SARS-CoV-2 spike protein alters barrier function in 2D static and 3D microfluidic in-vitro models of the human blood-brain barrier. Neurobiol Dis 2020, 146, 105131.
  59. Rhea, E.M.; Logsdon, A.F.; Hansen, K.M.; Williams, L.M.; Reed, M.J.; Baumann, K.K.; Holden, S.J.; Raber, J.; Banks, W.A.; Erickson, M.A. The S1 protein of SARS-CoV-2 crosses the blood–brain barrier in mice. Nature Neuroscience 2020, 24, 368–378.
  60. Zhang, L.; Zhou, L.; Bao, L.; Liu, J.; Zhu, H.; Lv, Q.; Liu, R.; Chen, W.; Tong, W.; Wei, Q.; Xu, Y.; Deng, W.;Gao, H.; Xue, J.; Song, Z.; Yu, P.; Han, Y.; Zhang, Y.; Sun, X.; Yu, X.; Qin, C. SARS-CoV-2 crosses the blood– brain barrier accompanied with basement membrane disruption without tight junctions alteration. Signal Transduction and Targeted Therapy 2021, 6.
  61. Trougakos, I.P.; Terpos, E.; Alexopoulos, H.; Politou, M.; Paraskevis, D.; Scorilas, A.; Kastritis, E.; Andreakos, E.; Dimopoulos, M.A. Adverse effects of COVID-19 mRNA vaccines: the spike hypothesis. Trends in Molecular Medicine 2022, 28, 542–554.
  62. Halma, M.T.J.; Plothe, C.; Marik, P.; Lawrie, T.A. Strategies for the Management of Spike Protein-Related Pathology. Microorganisms 2023, 11.
  63. Monge, S.; Pastor-Barriuso, R.; Hernán, M.A. The imprinting effect of covid-19 vaccines: an expected selection bias in observational studies. Bmj 2023.
  64. Wang, Q.; Guo, Y.; Tam, A.R.; Valdez, R.; Gordon, A.; Liu, L.; Ho, D.D. Deep immunological imprinting due to the ancestral spike in the current bivalent COVID-19 vaccine. Cell Rep Med 2023, 4, 101258.
  65. Shrestha, N.K.; Burke, P.C.; Nowacki, A.S.; Simon, J.F.; Hagen, A.; Gordon, S.M. Effectiveness of the Coronavirus Disease 2019 Bivalent Vaccine. Open Forum Infectious Diseases 2023, 10.
  66. Arvin, A.M.; Fink, K.; Schmid, M.A.; Cathcart, A.; Spreafico, R.; Havenar-Daughton, C.; Lanzavecchia, A.; Corti, D.; Virgin, H.W. A perspective on potential antibody-dependent enhancement of SARS-CoV-2. Nature 2020, 584, 353–363.
  67. Lee, W.S.; Wheatley, A.K.; Kent, S.J.; DeKosky, B.J. Antibody-dependent enhancement and SARS-CoV-2 vaccines and therapies. Nat Microbiol 2020, 5, 1185–1191.
  68. Irrgang, P.; Gerling, J.; Kocher, K.; Lapuente, D.; Steininger, P.; Habenicht, K.; Wytopil, M.; Beileke, S.; Schäfer, S.; Zhong, J.; Ssebyatika, G.; Krey, T.; Falcone, V.; Schülein, C.; Peter, A.S.; Nganou-Makamdop, K.; Hengel, H.; Held, J.; Bogdan, C.; Überla, K.; Schober, K.; Winkler, T.H.; Tenbusch, M. Class switch toward noninflammatory, spike-specific IgG4 antibodies after repeated SARS-CoV-2 mRNA vaccination. Science Immunology 2023, 8.
  69. Kiszel, P.; Sík, P.; Miklós, J.; Kajdácsi, E.; Sinkovits, G.; Cervenak, L.; Prohászka, Z. Class switch towards spike protein-specific IgG4 antibodies after SARS-CoV-2 mRNA vaccination depends on prior infection history. Scientific Reports 2023, 13.
  70. Uversky, V.; Redwan, E.; Makis, W.; Rubio-Casillas, A. IgG4 Antibodies Induced by Repeated Vaccination May Generate Immune Tolerance to the SARS-CoV-2 Spike Protein. Vaccines 2023, 11.
  71. Yoshimura, M.; Sakamoto, A.; Ozuru, R.; Kurihara, Y.; Itoh, R.; Ishii, K.; Shimizu, A.; Chou, B.; Nabeshima, S.; Hiromatsu, K. The appearance of anti-spike receptor binding domain immunoglobulin G4 responses after repetitive immunization with messenger RNA-based COVID-19 vaccines. Int J Infect Dis 2024, 139, 1– 5.
  72. Murata, K.; Nakao, N.; Ishiuchi, N.; Fukui, T.; Katsuya, N.; Fukumoto, W.; Oka, H.; Yoshikawa, N.; Nagao, T.; Namera, A.; Kakimoto, N.; Oue, N.; Awai, K.; Yoshimoto, K.; Nagao, M. Four cases of cytokine storm after COVID-19 vaccination: Case report. Front Immunol 2022, 13, 967226.
  73. Masset, C.; Kervella, D.; Kandel-Aznar, C.; Fantou, A.; Blancho, G.; Hamidou, M. Relapse of IgG4-related nephritis following mRNA COVID-19 vaccine. Kidney International 2021, 100, 465–466.
  74. Patel, A.H. Acute Liver Injury and IgG4-related Autoimmune Pancreatitis following mRNA based COVID- 19 vaccination. Hepatology Forum 2022.
  75. Aochi, S.; Uehara, M.; Yamamoto, M. IgG4-related Disease Emerging after COVID-19 mRNA Vaccination. Internal Medicine 2023, 62, 1547–1551.
  76. Katsikas Triantafyllidis, K.; Giannos, P.; Mian, I.T.; Kyrtsonis, G.; Kechagias, K.S. Varicella Zoster Virus Reactivation Following COVID-19 Vaccination: A Systematic Review of Case Reports. Vaccines 2021, 9.
  77. Lensen, R.; Netea, M.G.; Rosendaal, F.R. Hepatitis C Virus Reactivation Following COVID-19 Vaccination—A Case Report. Int Med Case Rep J 2021, 14, 573–576.
  78. Psichogiou, M.; Samarkos, M.; Mikos, N.; Hatzakis, A. Reactivation of Varicella Zoster Virus after Vaccination for SARS-CoV-2. Vaccines 2021, 9.
  79. Fathy, R.A.; McMahon, D.E.; Lee, C.; Chamberlin, G.C.; Rosenbach, M.; Lipoff, J.B.; Tyagi, A.; Desai, S.R.;French, L.E.; Lim, H.W.; Thiers, B.H.; Hruza, G.J.; Fassett, M.; Fox, L.P.; Greenberg, H.L.; Blumenthal, K.; Freeman, E.E. Varicella-zoster and herpes simplex virus reactivation post-COVID-19 vaccination: a review of 40 cases in an International Dermatology Registry. J Eur Acad Dermatol Venereol 2022, 36, e6–e9.
  80. Gringeri, M.; Battini, V.; Cammarata, G.; Mosini, G.; Guarnieri, G.; Leoni, C.; Pozzi, M.; Radice, S.; Clementi, E.; Carnovale, C. Herpes zoster and simplex reactivation following COVID-19 vaccination: new insights from a vaccine adverse event reporting system (VAERS) database analysis. Expert Rev Vaccines 2022, 21, 675–684.
  81. Hertel, M.; Heiland, M.; Nahles, S.; von Laffert, M.; Mura, C.; Bourne, P.E.; Preissner, R.; Preissner, S. Real- world evidence from over one million COVID-19 vaccinations is consistent with reactivation of the varicella-zoster virus. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology 2022, 36, 1342–1348.
  82. Shafiee, A.; Amini, M.J.; Arabzadeh Bahri, R.; Jafarabady, K.; Salehi, S.A.; Hajishah, H.; Mozhgani, S.-H. Herpesviruses reactivation following COVID-19 vaccination: a systematic review and meta-analysis. European Journal of Medical Research 2023, 28.
  83. Culver, J. Preventing transmission of blood-borne pathogens: a compelling argument for effective device- selection strategies. Am J Infect Control 1997, 25, 430–433.
  84. Beltrami, E.M.; Williams, I.T.; Shapiro, C.N.; Chamberland, M.E. Risk and Management of Blood-Borne Infections in Health Care Workers. Clinical Microbiology Reviews 2000, 13, 385–407.
  85. Ison, M.G.; Grossi, P.; Practice, A.S.T.I.D.C. o. Donor-derived infections in solid organ transplantation. Am J Transplant 2013, 13 Suppl 4, 22-30.
  86. Fishman, J.A.; Grossi, P.A. Donor-derived infection–the challenge for transplant safety. Nat Rev Nephrol 2014, 10, 663–672.
  87. Bahakel, H.K.; Pellet Madan, R.; Danziger-Isakov, L. Approach to suspected donor-derived infections. Front Pediatr 2023, 11, 1265023.
  88. Tobin, G.J.; Trujillo, J.D.; Bushnell, R.V.; Lin, G.; Chaudhuri, A.R.; Long, J.; Barrera, J.; Pena, L.; Grubman, M.J.; Nara, P.L. Deceptive imprinting and immune refocusing in vaccine design. Vaccine 2008, 26, 6189– 6199.
  89. Gatto, D.; Brink, R. The germinal center reaction. J Allergy Clin Immunol 2010, 126, 898–907; quiz 08-9.
  90. Seneff, S.; Nigh, G. Worse Than the Disease? Reviewing Some Possible Unintended Consequences of the mRNA Vaccines Against COVID-19. International Journal of Vaccine Theory, Practice, and Research 2021, 2, 38– 79.
  91. Bernardini, A.; Gigli, G.L.; Janes, F.; Pellitteri, G.; Ciardi, C.; Fabris, M.; Valente, M. Creutzfeldt-Jakob disease after COVID-19: infection-induced prion protein misfolding? A case report. Prion 2022, 16, 78–83.
  92. Lukiw, W.J.; Jaber, V.R.; Pogue, A.I.; Zhao, Y. SARS-CoV-2 Invasion and Pathological Links to Prion Disease. Biomolecules 2022, 12.
  93. Tetz, G.; Tetz, V. Prion-like Domains in Spike Protein of SARS-CoV-2 Differ across Its Variants and Enable Changes in Affinity to ACE2. Microorganisms 2022, 10.
  94. Makhoul, K.; Beeber, T.; Cordero, R.; Khan, A.; Saliaj, M. Prion Disease After COVID-19: A Case Report. Am J Case Rep 2023, 24, e940564.
  95. Perez, J.-C.; Moret-Chalmin, C.; Montagnier, L. Emergence of a New Creutzfeldt-Jakob Disease: 26 Cases of the Human Version of Mad-Cow Disease, Days After a COVID-19 Injection. International Journal of Vaccine Theory, Practice, and Research 2023, 3, 727–770.
  96. Seneff, S.; Kyriakopoulos, A.M.; Nigh, G.; McCullough, P.A. A Potential Role of the Spike Protein in Neurodegenerative Diseases: A Narrative Review. Cureus 2023.
  97. Perez, J.C.; Lounnas, V.; Montagnier, M. The Omicron Variant Breaks the Evolutionary Lineage of Sars- Cov2 Variants. International Journal of Research -GRANTHAALAYAH 2021, 9, 108–132.
  98. Bhardwaj, T.; Gadhave, K.; Kapuganti, S.K.; Kumar, P.; Brotzakis, Z.F.; Saumya, K.U.; Nayak, N.; Kumar, A.; Joshi, R.; Mukherjee, B.; Bhardwaj, A.; Thakur, K.G.; Garg, N.; Vendruscolo, M.; Giri, R. Amyloidogenic proteins in the SARS-CoV and SARS-CoV-2 proteomes. Nature Communications 2023, 14.
  99. Faizullin, D.; Valiullina, Y.; Salnikov, V.; Zuev, Y. Direct interaction of fibrinogen with lipid microparticles modulates clotting kinetics and clot structure. Nanomedicine 2020, 23, 102098.
  100. Moghimi, S.M. Allergic Reactions and Anaphylaxis to LNP-Based COVID-19 Vaccines. Molecular Therapy 2021, 29, 898–900.
  101. Moghimi, S.M.; Simberg, D. Pro-inflammatory concerns with lipid nanoparticles. Molecular Therapy 2022, 30, 2109–2110.
  102. Tahtinen, S.; Tong, A.-J.; Himmels, P.; Oh, J.; Paler-Martinez, A.; Kim, L.; Wichner, S.; Oei, Y.; McCarron,M.J.; Freund, E.C.; Amir, Z.A.; de la Cruz, C.C.; Haley, B.; Blanchette, C.; Schartner, J.M.; Ye, W.; Yadav, M.; Sahin, U.; Delamarre, L.; Mellman, I. IL-1 and IL-1ra are key regulators of the inflammatory response to RNA vaccines. Nature Immunology 2022, 23, 532–542.
  103. Halma, M.T.J.; Rose, J.; Lawrie, T. The Novelty of mRNA Viral Vaccines and Potential Harms: A Scoping Review. J 2023, 6, 220–235.
  104. Alameh, M.G.; Tombacz, I.; Bettini, E.; Lederer, K.; Sittplangkoon, C.; Wilmore, J.R.; Gaudette, B.T.; Soliman, O.Y.; Pine, M.; Hicks, P.; Manzoni, T.B.; Knox, J.J.; Johnson, J.L.; Laczko, D.; Muramatsu, H.; Davis, B.; Meng, W.; Rosenfeld, A.M.; Strohmeier, S.; Lin, P.J.C.; Mui, B.L.; Tam, Y.K.; Kariko, K.; Jacquet, A.; Krammer, F.; Bates, P.; Cancro, M.P.; Weissman, D.; Luning Prak, E.T.; Allman, D.; Locci, M.; Pardi, N. Lipid nanoparticles enhance the efficacy of mRNA and protein subunit vaccines by inducing robust T follicular helper cell and humoral responses. Immunity 2021, 54, 2877–2892 e7.
  105. Jara, L.J.; Vera-Lastra, O.; Mahroum, N.; Pineda, C.; Shoenfeld, Y. Autoimmune post-COVID vaccine syndromes: does the spectrum of autoimmune/inflammatory syndrome expand? Clinical Rheumatology 2022, 41, 1603–1609.
  106. Varghese, J.L.; Fung, A.W.S.; Mattman, A.; Quach, T.T.T.; Gauiran, D.T.V.; Carruthers, M.N.; Chen, L.Y.C. Clinical utility of serum IgG4 measurement. Clin Chim Acta 2020, 506, 228–235.
  107. Katz, G.; Stone, J.H. Clinical Perspectives on IgG4-Related Disease and Its Classification. Annu Rev Med 2022, 73, 545–562.
  108. Chapman, C.W. S. Project risk management: Process, techniques and insight. Wiley: London, UK, 2003.
  109. Aven, T. Risk assessment and risk management: Review of recent advances on their foundation. European Journal of Operational Research 2016, 253, 1–13.
  110. Watson, N.; Brandel, J.-P.; Green, A.; Hermann, P.; Ladogana, A.; Lindsay, T.; Mackenzie, J.; Pocchiari, M.; Smith, C.; Zerr, I.; Pal, S. The importance of ongoing international surveillance for Creutzfeldt–Jakob disease. Nature Reviews Neurology 2021, 17, 362–379.
  111. Maltezou, H.C.; Pavli, A.; Tsakris, A. Post-COVID Syndrome: An Insight on Its Pathogenesis. Vaccines 2021, 9.
  112. Theoharides, T.C. Could SARS-CoV-2 Spike Protein Be Responsible for Long-COVID Syndrome? Molecular Neurobiology 2022, 59, 1850–1861.
  113. Greene, C.; Connolly, R.; Brennan, D.; Laffan, A.; O’Keeffe, E.; Zaporojan, L.; O’Callaghan, J.; Thomson, B.; Connolly, E.; Argue, R.; Martin-Loeches, I.; Long, A.; Cheallaigh, C.N.; Conlon, N.; Doherty, C.P.; Campbell, M. Blood-brain barrier disruption and sustained systemic inflammation in individuals with long COVID-associated cognitive impairment. Nat Neurosci 2024.
  114. Houston, F.; Foster, J.D.; Chong, A.; Hunter, N.; Bostock, C.J. Transmission of BSE by blood transfusion in sheep. Lancet 2000, 356, 999–1000.
  115. Hunter, N.; Foster, J.; Chong, A.; McCutcheon, S.; Parnham, D.; Eaton, S.; MacKenzie, C.; Houston, F. Transmission of prion diseases by blood transfusion. J Gen Virol 2002, 83, (Pt 11), 2897–2905.
  116. Seki, Y.; Yamazaki, Y.; Inoue, Y.; Wakabayashi, C.; Seto, S. How HIV infected haemophiliacs in Japan were informed of their HIV-positive status. AIDS Care 2002, 14, 651–664.
  117. Llewelyn, C.A.; Hewitt, P.E.; Knight, R.S.; Amar, K.; Cousens, S.; Mackenzie, J.; Will, R.G. Possible transmission of variant Creutzfeldt-Jakob disease by blood transfusion. Lancet 2004, 363, 417–421.
  118. Cullinane, J. Tainted Blood and Vengeful Spirits: The Legacy of Japan’s Yakugai Eizu (AIDS) Trial. Culture,Medicine and Psychiatry 2005, 29, 5–31.
  119. Hewitt, P.E.; Llewelyn, C.A.; Mackenzie, J.; Will, R.G. Creutzfeldt–Jakob disease and blood transfusion: results of the UK Transfusion Medicine Epidemiological Review study. Vox Sanguinis 2006, 91, 221–230.
  120. McLeod, N.P.; Nugent, P.; Dixon, D.; Dennis, M.; Cornwall, M.; Mallinson, G.; Watkins, N.; Thomas, S.; Sutton, J.M. Evaluation of efficacy of prion reduction filters using blood from an endogenously infected 263K scrapie hamster model. Transfusion 2015, 55, 2390–2397.
  121. Seed, C.R.; Hewitt, P.E.; Dodd, R.Y.; Houston, F.; Cervenakova, L. Creutzfeldt-Jakob disease and blood transfusion safety. Vox Sanguinis 2018, 113, 220–231.
  122. Tighe, P.J.; Ryder, R.R.; Todd, I.; Fairclough, L.C. ELISA in the multiplex era: Potentials and pitfalls. PROTEOMICS—Clinical Applications 2015, 9, (3–4), 406–422.
  123. Macklin, A.; Khan, S.; Kislinger, T. Recent advances in mass spectrometry based clinical proteomics: applications to cancer research. Clinical Proteomics 2020, 17.
  124. Zhou, B.; Xu, K.; Zheng, X.; Chen, T.; Wang, J.; Song, Y.; Shao, Y.; Zheng, S. Application of exosomes as liquid biopsy in clinical diagnosis. Signal Transduction and Targeted Therapy 2020, 5.
  125. Wang, D.; Baudys, J.; Bundy, J.L.; Solano, M.; Keppel, T.; Barr, J.R. Comprehensive Analysis of the Glycan Complement of SARS-CoV-2 Spike Proteins Using Signature Ions-Triggered Electron-Transfer/Higher- Energy Collisional Dissociation (EThcD) Mass Spectrometry. Analytical Chemistry 2020, 92, 14730–14739.
  126. Ding, Z.; Wang, N.; Ji, N.; Chen, Z.-S. Proteomics technologies for cancer liquid biopsies. Molecular Cancer 2022, 21.
  127. Pu, R.; Liu, S.; Ren, X.; Shi, D.; Ba, Y.; Huo, Y.; Zhang, W.; Ma, L.; Liu, Y.; Yang, Y.; Cheng, N. The screening value of RT-LAMP and RT-PCR in the diagnosis of COVID-19: systematic review and meta-analysis. J Virol Methods 2022, 300, 114392.
  128. Mustafa Hellou, M.; Górska, A.; Mazzaferri, F.; Cremonini, E.; Gentilotti, E.; De Nardo, P.; Poran, I.; Leeflang, M.M.; Tacconelli, E.; Paul, M. Nucleic acid amplification tests on respiratory samples for the diagnosis of coronavirus infections: a systematic review and meta-analysis. Clinical Microbiology andInfection 2021, 27, 341–351.
  129. Agmon-Levin, N.; Damoiseaux, J.; Kallenberg, C.; Sack, U.; Witte, T.; Herold, M.; Bossuyt, X.; Musset, L.; Cervera, R.; Plaza-Lopez, A.; Dias, C.; Sousa, M.J.; Radice, A.; Eriksson, C.; Hultgren, O.; Viander, M.; Khamashta, M.; Regenass, S.; Andrade, L.E.C.; Wiik, A.; Tincani, A.; Rönnelid, J.; Bloch, D.B.; Fritzler, M.J.; Chan, E.K.L.; Garcia-De La Torre, I.; Konstantinov, K.N.; Lahita, R.; Wilson, M.; Vainio, O.; Fabien, N.; Sinico, R.A.; Meroni, P.; Shoenfeld, Y. International recommendations for the assessment of autoantibodies to cellular antigens referred to as anti-nuclear antibodies. Annals of the Rheumatic Diseases 2014, 73, 17–23.
  130. Xiao, Z.X.; Miller, J.S.; Zheng, S.G. An updated advance of autoantibodies in autoimmune diseases.Autoimmun Rev 2021, 20, 102743.
  131. Tsang, S.; Royse, C.F.; Terkawi, A.S. Guidelines for developing, translating, and validating a questionnaire in perioperative and pain medicine. Saudi J Anaesth 2017, 11, (Suppl 1), S80-S89.
  132. Semmler, A.; Mundorf, A.K.; Kuechler, A.S.; Schulze-Bosse, K.; Heidecke, H.; Schulze-Forster, K.; Schott, M.; Uhrberg, M.; Weinhold, S.; Lackner, K.J.; Pawlitzki, M.; Meuth, S.G.; Boege, F.; Ruhrländer, J. Chronic Fatigue and Dysautonomia following COVID-19 Vaccination Is Distinguished from Normal Vaccination Response by Altered Blood Markers. Vaccines 2023, 11.
  133. Mulroney, T.E.; Pöyry, T.; Yam-Puc, J.C.; Rust, M.; Harvey, R.F.; Kalmar, L.; Horner, E.; Booth, L.; Ferreira, A.P.; Stoneley, M.; Sawarkar, R.; Mentzer, A.J.; Lilley, K.S.; Smales, C.M.; von der Haar, T.; Turtle, L.; Dunachie, S.; Klenerman, P.; Thaventhiran, J.E.D.; Willis, A.E. N1-methylpseudouridylation of mRNA causes +1 ribosomal frameshifting. Nature 2023.
  134. Islam, A.; Bashir, M.S.; Joyce, K.; Rashid, H.; Laher, I.; Elshazly, S. An Update on COVID-19 Vaccine Induced Thrombotic Thrombocytopenia Syndrome and Some Management Recommendations. Molecules 2021, 26.
  135. Schaffner, A.; Risch, L.; Weber, M.; Thiel, S.; Jungert, K.; Pichler, M.; Wohlwend, N.; Lung, T.; Ritzler, M.; Hillmann, D.; Copeland, S.; Renz, H.; Paprotny, M.; Risch, M. Sustained SARS-CoV-2 nucleocapsid antibody levels in nonsevere COVID-19: a population-based study. Clin Chem Lab Med 2020, 59, e49–e51.
  136. Chansaenroj, J.; Yorsaeng, R.; Posuwan, N.; Puenpa, J.; Wanlapakorn, N.; Sudhinaraset, N.; Sripramote, M.; Chalongviriyalert, P.; Jirajariyavej, S.; Kiatpanabhikul, P.; Saiyarin, J.; Soudon, C.; Thienfaidee, O.; Palakawong Na Ayuthaya, T.; Brukesawan, C.; Chirathaworn, C.; Intharasongkroh, D.; Chaiwanichsiri, D.; Issarasongkhram, M.; Kitphati, R.; Mungaomklang, A.; Nagavajara, P.; Poovorawan, Y. Long-term specific IgG response to SARS-CoV-2 nucleocapsid protein in recovered COVID-19 patients. Sci Rep 2021, 11, 23216.
  137. Van Elslande, J.; Oyaert, M.; Ailliet, S.; Van Ranst, M.; Lorent, N.; Vande Weygaerde, Y.; Andre, E.; Lagrou, K.; Vandendriessche, S.; Vermeersch, P. Longitudinal follow-up of IgG anti-nucleocapsid antibodies in SARS-CoV-2 infected patients up to eight months after infection. J Clin Virol 2021, 136, 104765.
  138. Mevorach, D.; Anis, E.; Cedar, N.; Bromberg, M.; Haas, E.J.; Nadir, E.; Olsha-Castell, S.; Arad, D.; Hasin, T.; Levi, N.; Asleh, R.; Amir, O.; Meir, K.; Cohen, D.; Dichtiar, R.; Novick, D.; Hershkovitz, Y.; Dagan, R.; Leitersdorf, I.; Ben-Ami, R.; Miskin, I.; Saliba, W.; Muhsen, K.; Levi, Y.; Green, M.S.; Keinan-Boker, L.; Alroy-Preis, S. Myocarditis after BNT162b2 mRNA Vaccine against Covid-19 in Israel. New England Journal of Medicine 2021, 385, 2140–2149.
  139. Nakahara, T.; Iwabuchi, Y.; Miyazawa, R.; Tonda, K.; Shiga, T.; Strauss, H.W.; Antoniades, C.; Narula, J.; Jinzaki, M. Assessment of Myocardial (18)F-FDG Uptake at PET/CT in Asymptomatic SARS-CoV-2- vaccinated and Nonvaccinated Patients. Radiology 2023, 308, e230743.
  140. Faksova, K.; Walsh, D.; Jiang, Y.; Griffin, J.; Phillips, A.; Gentile, A.; Kwong, J.C.; Macartney, K.; Naus, M.; Grange, Z.; Escolano, S.; Sepulveda, G.; Shetty, A.; Pillsbury, A.; Sullivan, C.; Naveed, Z.; Janjua, N.Z.; Giglio, N.; Perala, J.; Nasreen, S.; Gidding, H.; Hovi, P.; Vo, T.; Cui, F.; Deng, L.; Cullen, L.; Artama, M.; Weintraub, E.; Lu, H.; Clothier, H.J.; Batty, K.; Paynter, J.; Petousis-Harris, H.; Buttery, J.; Black, S.; Hviid,A. COVID-19 vaccines and adverse events of special interest: A multinational Global Vaccine Data Network (GVDN) cohort study of 99 million vaccinated individuals. Vaccine 2024.
  141. Pan, K.M.; Baldwin, M.; Nguyen, J.; Gasset, M.; Serban, A.; Groth, D.; Mehlhorn, I.; Huang, Z.; Fletterick, R.J.; Cohen, F.E. Conversion of alpha-helices into beta-sheets features in the formation of the scrapie prion proteins. Proceedings of the National Academy of Sciences 1993, 90, 10962–10966.
  142. Langeveld, Jan P. M.; Wang, J.J.; Van de Wiel, Dick F. M.; Shih, Giles C.; Garssen, G.J.; Bossers, A.; Shih, Jason C. H. Enzymatic Degradation of Prion Protein in Brain Stem from Infected Cattle and Sheep. The Journal of Infectious Diseases 2003, 188, 1782–1789.
  143. Prusiner, S.B.; Groth, D.F.; McKinley, M.P.; Cochran, S.P.; Bowman, K.A.; Kasper, K.C. Thiocyanate and hydroxyl ions inactivate the scrapie agent. Proceedings of the National Academy of Sciences 1981, 78, 4606– 4610.
  144. Race, R.E.; Raymond, G.J. Inactivation of Transmissible Spongiform Encephalopathy (Prion) Agents by Environ LpH. Journal of Virology 2004, 78, 2164–2165.
  145. Peretz, D.; Supattapone, S.; Giles, K.; Vergara, J.; Freyman, Y.; Lessard, P.; Safar, J.G.; Glidden, D.V.; McCulloch, C.; Nguyen, H.-O. B.; Scott, M.; DeArmond, S.J.; Prusiner, S.B. Inactivation of Prions by Acidic Sodium Dodecyl Sulfate. Journal of Virology 2006, 80, 322–331.
  146. Stroup, D.F.; Berlin, J.A.; Morton, S.C.; Olkin, I.; Williamson, G.D.; Rennie, D.; Moher, D.; Becker, B.J.; Sipe, T.A.; Thacker, S.B. Meta-analysis of observational studies in epidemiology: a proposal for reporting. Meta- analysis Of Observational Studies in Epidemiology (MOOSE) group. JAMA 2000, 283, 2008–2012.
  147. Moher, D.; Liberati, A.; Tetzlaff, J.; Altman, D.G.; Group, P. Preferred reporting items for systematic reviews and meta-analyses: the PRISMA statement. Int J Surg 2010, 8, 336–341.
  148. Murad, M.H.; Montori, V.M.; Ioannidis, J.P.; Jaeschke, R.; Devereaux, P.J.; Prasad, K.; Neumann, I.; Carrasco-Labra, A.; Agoritsas, T.; Hatala, R.; Meade, M.O.; Wyer, P.; Cook, D.J.; Guyatt, G. How to read a systematic review and meta-analysis and apply the results to patient care: users’ guides to the medical literature. JAMA 2014, 312, 171–179.
  149. Gould, C.V.; Free, R.J.; Bhatnagar, J.; Soto, R.A.; Royer, T.L.; Maley, W.R.; Moss, S.; Berk, M.A.; Craig- Shapiro, R.; Kodiyanplakkal, R.P.L.; Westblade, L.F.; Muthukumar, T.; Puius, Y.A.; Raina, A.; Hadi, A.; Gyure, K.A.; Trief, D.; Pereira, M.; Kuehnert, M.J.; Ballen, V.; Kessler, D.A.; Dailey, K.; Omura, C.; Doan, T.; Miller, S.; Wilson, M.R.; Lehman, J.A.; Ritter, J.M.; Lee, E.; Silva-Flannery, L.; Reagan-Steiner, S.; Velez, J.O.; Laven, J.J.; Fitzpatrick, K.A.; Panella, A.; Davis, E.H.; Hughes, H.R.; Brault, A.C.; St George, K.; Dean, A.B.; Ackelsberg, J.; Basavaraju, S.V.; Chiu, C.Y.; Staples, J.E.; Yellow Fever Vaccine Virus, T.; Transfusion Investigation, T. Transmission of yellow fever vaccine virus through blood transfusion and organ transplantation in the USA in 2021: report of an investigation. Lancet Microbe 2023, 4, e711–e21.
  150. Yaqoob, I.; Salah, K.; Jayaraman, R.; Al-Hammadi, Y. Blockchain for healthcare data management: opportunities, challenges, and future recommendations. Neural Computing and Applications 2021, 34, 11475– 11490.
  151. Musamih, A.; Salah, K.; Jayaraman, R.; Arshad, J.; Debe, M.; Al-Hammadi, Y.; Ellahham, S. A Blockchain- Based Approach for Drug Traceability in Healthcare Supply Chain. IEEE Access 2021, 9, 9728–9743.
  152. WHO, International Health Regulations (2005). 2nd edn. In World Health Organization: Geneva, 2008.
  153. Bakanidze, L.; Imnadze, P.; Perkins, D. Biosafety and biosecurity as essential pillars of international health security and cross-cutting elements of biological nonproliferation. BMC Public Health 2010, 10, (Suppl 1).
  154. WHO, Global Covid-19 Vaccination Strategy in a Changing World July 2022 update. In World Health Organization: Geneva, 2022.
  155. Wu, Y.C.; Chen, C.S.; Chan, Y.J. The outbreak of COVID-19: An overview. J Chin Med Assoc 2020, 83, 217– 220.
  156. Beeckman, D.S.A.; Rudelsheim, P. Biosafety and Biosecurity in Containment: A Regulatory Overview.Front Bioeng Biotechnol 2020, 8, 650.
  157. Taylor, D.M. Inactivation of TSE agents: safety of blood and blood-derived products. Transfus Clin Biol 2003, 10, 23–25.
  158. Klein, M.A.; Frigg, R.; Flechsig, E.; Raeber, A.J.; Kalinke, U.; Bluethmann, H.; Bootz, F.; Suter, M.; Zinkernagel, R.M.; Aguzzi, A. A crucial role for B cells in neuroinvasive scrapie. Nature 1997, 390, 687–690.
  159. Singh, S.; Kumar, A. Leukocyte depletion for safe blood transfusion. Biotechnol J 2009, 4, 1140–1151.
  160. Schmidt, A.; Refaai, M.; Kirkley, S.; Blumberg, N. Proven and potential clinical benefits of washing red blood cells before transfusion: current perspectives. International Journal of Clinical Transfusion Medicine 2016, Volume 4, 79-88.
  161. Cardigan, R.; New, H.V.; Tinegate, H.; Thomas, S. Washed red cells: theory and practice. Vox Sanguinis 2020, 115, 606–616.
  162. Palmqvist, M.; Von Schreeb, J.; Älgå, A. Autotransfusion in low-resource settings: a scoping review. BMJ Open 2022, 12.
  163. Guimaraes, L.E.; Baker, B.; Perricone, C.; Shoenfeld, Y. Vaccines, adjuvants and autoimmunity. Pharmacol Res 2015, 100, 190–209.
  164. Kaulen, L.D.; Doubrovinskaia, S.; Mooshage, C.; Jordan, B.; Purrucker, J.; Haubner, C.; Seliger, C.; Lorenz, H.M.; Nagel, S.; Wildemann, B.; Bendszus, M.; Wick, W.; Schönenberger, S. Neurological autoimmune diseases following vaccinations against SARS-CoV-2: a case series. European Journal of Neurology 2021, 29, 555–563.