sábado , 20 abril 2024

Cómo las vacunas pueden causar autismo

Print Friendly, PDF & Email

Por https://substack.com/@amidwesterndoctor , recopilación de 224 estudios que se pueden ver  aquí , el libro  Miller’s Critical Review of Vaccines Studies  y  el Capítulo 5  de Cómo poner fin a la epidemia de autismo. Este libro  proporciona el resumen más conciso (pero detallado) de esos mecanismos.

Uno de los principales obstáculos para demostrar que las vacunas pueden causar autismo ha sido explicar su mecanismo para lograrlo. Este artículo describe los mecanismos más comúnmente citados seguidos por otros que desempeñan un papel clave tanto en las vacunas que causan el autismo como en las lesiones actuales de las proteínas de pico o spike. Dado que todos estos mecanismos están interrelacionados, el tratamiento de uno a menudo incrementa a los demás.


El Dr. Andrew Zimmerman firmó una declaración jurada y la presentó ante del Departamento de Justicia de EE.UU, en donde trabajó como médico experto para defender al estado y a los laboratorios por daños de vacunas. Ahora ha declarado que ha descubierto «excepciones en las cuales las vacunas podrían causar autismo, pero aún no se ha considerado su denuncia, a pesar de que el autismo en EE.UU. es de 1 caso cada 40 niños… https://www.bitchute.com/video/3EJilPT1qt5E/

Gran parte de la investigación sobre el vínculo entre las vacunas y el autismo se ha centrado en las siguientes áreas:

1. Los eventos de activación inmune y activación inmune materna se correlacionan repetidamente con una mayor probabilidad de desarrollar trastornos del desarrollo neurológico como el autismo.

2. Aumento de los niveles sanguíneos de citocinas inflamatorias (p. ej., “ Los niveles plasmáticos de IL-1β, IL-6 e IL-8 aumentaron en niños con TEA y se correlacionaron con autismo regresivo, así como con problemas de comunicación y comportamiento aberrante ”). Los individuos autistas también parecen tener predisposición a desarrollar respuestas inmunes inflamatorias.

3. Las vacunas crean inflamación en el cerebro y la inflamación en el cerebro está relacionada con el autismo. Esta inflamación neurológica suele ser crónicamente activa en el cerebro de personas autistas y parece estar más específicamente relacionada con el aluminio y el componente del virus del sarampión de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola SRP (en ingles MMR). Por ejemplo, se observó que la vacuna contra el virus del sarampión se correlacionaba con la producción de autoanticuerpos contra el tejido cerebral, se  encontró  que los niveles de anticuerpos contra el sarampión eran significativamente mayores en los niños autistas (pero no los anticuerpos contra las paperas o la rubéola) y  se encontraron virus vivos del sarampión.  en células inmunes de niños autistas con trastornos inflamatorios intestinales. El argumento más sólido a favor del vínculo entre el virus de la vacuna contra el sarampión y el autismo provino del  descubrimiento  de que las vacunas con el componente del sarampión han provocado lesiones cerebrales graves y la muerte, pero las que sólo contienen los componentes de las paperas o la rubéola, no.

Stephanie Seneff , Ph.D, MIT : Presencia de glifosato en vacunas infantiles, autismo y disforia de género. Stephanie Seneff , Ph.D, MIT
Lo más inquietante es la presencia de glifosato en muchas vacunas del calendario, incluida la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SRP = MMR) https://www.bitchute.com/video/j2JTd8BI4CgF/

4. Los cerebros agrandados también suelen asociarse con el autismo (probablemente debido a esa inflamación). Esta inflamación puede desempeñar un papel clave en la patología del autismo y explicar por qué ciertas personas son más susceptibles a él.

5. La inflamación cerebral inducida por las vacunas se produce en un período crítico del desarrollo cerebral. 

Cronología de los procesos de desarrollo del cerebro específica en los seres humanos. Sinaptogénesis es más intensa durante los primeros dos años de vida, cuando se administran las vacunas. Se muestra momento de la vacunación de acuerdo con el calendario de vacunación escolar del CDC. Un elevado IL-6 durante la sinaptogénesis puede causar un desequilibrio de la sinapsis inhibidora excitadora, causando excitación. Adaptado de Semple 2013. ver más en https://cienciaysaludnatural.com/el-aluminio-en-las-vacunas-pueden-causar-autismo/

Esto aboga por suministrar las vacunas más tarde de forma más espaciada; algo que muchos han observado reduce drásticamente la tasa de reacciones neurológicas adversas a las vacunas. Desafortunadamente, ni siquiera se discuten prácticas de vacunación más seguras, ya que hacerlo sería una admisión tácita de que las vacunas no son 100% seguras. Esta es también la razón por la que Peter Hotez  Paul Offit y otros se dedican tanta energía a atacar a los padres que intentan desesperadamente tratar las lesiones causadas por las vacunas en sus hijos autistas.

6. Alteraciones patológicas en el microbioma intestinal (que aumenta la probabilidad de autoinmunidad), una respuesta inmune desregulada (que incluye respuestas en el tracto gastrointestinal y otras hacia una variedad de alérgenos comunes, como los que se encuentran en los alimentos), junto con una variedad de enfermedades gastrointestinales. síntomas que se observan en individuos autistas.

7. La neurotoxicidad del mercurio, la tendencia de las personas autistas a tener exposiciones elevadas al mercurio y las personas autistas que tienen dificultades para desintoxicar el mercurio. Todo lo anterior también se ha encontrado en el caso del plomo, otro metal pesado tóxico. Vacuna multidosis de la Gripe y la de Tétano aún tienen timerosal (mercurio)

8. Se descubrió que el aluminio, un adyuvante de vacuna inflamatorio y neurotóxico, cuando se inyecta en ratones  desencadena  rápidamente síntomas similares a los observados en los trastornos del desarrollo neurológico. También se descubrió que el aluminio   provoca un aumento de cuatro veces en los niveles cerebrales de IL-6, la citoquina inflamatoria más estrechamente relacionada con el autismo.

9. El aluminio se encuentra en niveles elevados en el cerebro de personas autistas.  Por ejemplo:

“El contenido de aluminio [ así se escribe en Inglaterra ] del tejido cerebral en el autismo era consistentemente alto. El contenido de aluminio medio (desviación estándar) en los 5 individuos para cada lóbulo fue 3,82 (5,42), 2,30 (2,00), 2,79 (4,05) y 3,82 (5,17) μg/g de peso seco. para los lóbulos occipital, frontal, temporal y parietal respectivamente. Estos son algunos de los valores más altos de aluminio en el tejido cerebral humano registrados hasta ahora y uno tiene que preguntarse por qué, por ejemplo, el contenido de aluminio del lóbulo occipital de un niño de 15 años sería de 8,74 (11,59) μg/g de peso seco. ?”

Christopher Exley, PhD, profesor de química bioinorgánica en la Universidad de Keele y líder del grupo de investigación sobre aluminio y silicio, https://www.bitchute.com/video/fJcwKK0plSeB/

10. Se observa deterioro de la barrera hematoencefálica en el autismo (también se ha observado una mayor permeabilidad de la barrera intestinal).

11. Existe una relación dosis-respuesta entre vacunas específicas y la probabilidad de autismo.  Por ejemplo :

La cobertura promedio de la vacuna contra el Sarampión Rubeola y Paperas, SRP, MMR para Reino Unido, Noruega y Suecia cayó por debajo del 90% después de la infame publicación contra el Dr. Wakefield en 1998, pero comenzó a recuperarse lentamente después de 2001 hasta alcanzar nuevamente una cobertura superior al 90% en 2004. Durante el mismo período, la prevalencia promedio del trastorno del espectro autista en los tres países Reino Unido, Noruega y Suecia disminuyeron sustancialmente después del año de nacimiento 1998 y volvieron a aumentar gradualmente después del año de nacimiento 2000.

Dra. Teresa Forcades: «existe relación entre la vacuna triple viral contra sarampión y el autismo. Actualmente, uno de cada 36 niños varones son autistas en EEUU y uno de cada cuatro niños toma medicamentos por una enfermedad crónica».
https://rumble.com/v3qrxmj-relacin-entre-la-vacuna-contra-el-sarampin-tripleviral-y-el-autismo.html

12. Asimismo, existe una relación dosis-respuesta que ha descubierto que el autismo es más probable que ocurra en bebés prematuros (que efectivamente reciben una dosis más alta porque son más pequeños) y en aquellos que reciben múltiples vacunas simultáneamente.  Por ejemplo :

No se encontró asociación entre el parto prematuro y los NDD [trastornos del desarrollo neurológico] en ausencia de vacunación, pero la vacunación se asoció significativamente con los NDD en niños nacidos a término (OR 2,7; IC del 95 %: 1,2, 6,0). Sin embargo, la vacunación junto con el parto prematuro se asoció con mayores probabilidades de NDD, que van desde 5,4 (IC del 95 %: 2,5, 11,9) en comparación con niños vacunados pero no prematuros, hasta 14,5 (IC del 95 %: 5,4, 38,7) en comparación con niños que no eran prematuros ni estaban vacunados.

Nota: Este es también el mismo patrón que se ha observado con las vacunas  que causan el síndrome de muerte súbita del lactante  (SMSL).

13. Se han estudiado ampliamente una variedad de anomalías genéticas y metabólicas en el autismo. Muchos de estos (p. ej., los relacionados con el glutatión) se correlacionan con una desintoxicación alterada y una disfunción mitocondrial, condiciones que se observan con frecuencia en individuos autistas.

De acuerdo al Instituto de Medicina de la Academia de Ciencias de los EEUU., IOM:  “Tanto las investigaciones epidemiológicas como las mecanicistas sugieren que la mayoría de los individuos que experimentan una reacción adversa a las vacunas tienen una susceptibilidad preexistente. Estas predisposiciones pueden existir por varias razones: variantes genéticas (en el ADN humano o microbioma), exposiciones ambientales, comportamientos, enfermedades intermedias o etapa de desarrollo, por nombrar solo algunas, todas las cuales pueden interactuar entre ellas. Algunas de estas reacciones adversas son específicas de la vacuna en particular, mientras que otras pueden no serlo”. https://www.nap.edu/read/13164/chapter/5#82

A pesar de que gran parte del mercurio de las vacunas se ha retirado del mercado, el autismo ha aumentado .

¿Cómo causan las vacunas el autismo?

Entre otras hay cuatro razones principales por las que las vacunas causan autismo:

  • 1. Crean inflamación neurológica crónica.
  • 2. Provocan un colapso del potencial zeta.
  • 3. Crean una respuesta celular sostenida al peligro en el cuerpo.
  • 4. susceptibilidad preexistente

Hay algunos correlatos importantes de estos tres procesos.

Las vacunas, pueden desencadenar cada una de estas situaciones (p. ej., una infección congénita de rubéola). La diferencia con las vacunas es que es muy probable que causen cada uno de ellos y, lo que es más importante, son algo a lo que (casi) todos los niños están expuestos. Como resultado, el desencadenante más común del autismo es la vacunación, pero otras cosas también pueden servir como desencadenante de cada uno de estos procesos. Esto ayuda a explicar gran parte de la confusión sobre qué causa exactamente el autismo regresivo.

En segundo lugar, estos son los mismos procesos críticos que subyacen a muchas otras enfermedades como el Alzheimer y la multitud de lesiones causadas por la inyección COVID-19. Uno de los datos más convincentes que respaldan esta relación proviene del reciente descubrimiento de Ed Dowd de los  datos de reclamaciones de discapacidad de Inglaterra , dentro de los cuales la tasa de autismo en adultos que requiere apoyo por discapacidad aumentó en paralelo con el lanzamiento de la vacuna:

Nota: este conjunto de datos es para reclamaciones de personas mayores de 16 años.

En tercer lugar, la mayoría de los tratamientos que tratan eficazmente el autismo abordan en última instancia uno o más de estos tres procesos. Por ejemplo, una gran encuesta de padres con niños autistas encontró que prácticamente todos los medicamentos que les recetaron no ayudaron, pero cuatro cosas sí:

  • Abordar las alergias alimentarias (por ejemplo, eliminando el gluten de la dieta).
  • Abordar una infección subyacente por Candida.
  • Abordar la metilación genéticamente alterada.
  • Eliminar metales pesados ​​del cuerpo.

Hay algunos otros tratamientos que mejoran significativamente el autismo regresivo, y cada uno de esos tratamientos también mejora uno o más de los tres procesos críticos. Muchos de esos tratamientos también han sido muy útiles para tratar las lesiones causadas por la inyección COVID-19, por lo que creo que ahora es aún más importante comprenderlos.

Inflamación

El efecto secundario más común de las vacunas son los trastornos autoinmunes. Esto tiene sentido ya que las vacunas funcionan estimulando el sistema inmunológico para que responda a algo, y los trastornos autoinmunes son el resultado de una activación excesiva del sistema inmunológico. Aunque aquí intervienen muchos mecanismos diferentes, en este momento creo que los principales son los siguientes:

1.  Si el sistema inmunitario desarrolla una respuesta inmunitaria a una proteína diana (un antígeno), a menudo también desarrollará una respuesta inmunitaria a otros antígenos con similitudes con el antígeno diana, un proceso conocido como mimetismo molecular que se reconoce que ocurre con ciertos organismos infecciosos (p. ej., la bacteria que causa la  fiebre reumática ). Ciertos antígenos de vacunas tienen una mayor superposición con el tejido humano y, por lo tanto, tienen una mayor tasa de complicaciones autoinmunes.

Nota: una de las principales preocupaciones de las vacunas contra la COVID-19 era que su antígeno de proteína de pico o spike tenía un grado extremadamente alto de superposición con el tejido humano. Aunque esta preocupación se planteó repetidamente (por ejemplo, considere este  artículo de principios de 2021 ), se ignoró, en gran medida en detrimento de los muchos receptores de la vacuna COVID-19 que desarrollaron complicaciones autoinmunes a causa de la vacuna (que oscilaron entre el 5% y el 25% de los receptores, dependiendo de el conjunto de datos).



2.  Las vacunas suelen estar compuestas de un antígeno diana según la teoría de que exponer el cuerpo al antígeno eventualmente hará que desarrolle una respuesta inmune a una infección que también tenga ese antígeno. Los antígenos tienden a ser costosos de producir, por lo que a menudo no es económicamente viable producir una cantidad suficiente de antígeno para que cada vacuna provoque la respuesta de anticuerpos necesaria.

Hay dos soluciones comunes a este enfoque. La primera es crear un antígeno autorreplicante (p. ej., con un virus infeccioso que contenga el antígeno o una terapia génica con ARNm) de modo que se produzca una cantidad suficiente de antígeno para solicitar una respuesta inmunitaria. El segundo enfoque es utilizar un adyuvante, un compuesto barato como el aluminio que provoca que el sistema inmunológico ataque cualquier cosa allí y, por tanto, reduce significativamente la cantidad de antígeno necesaria y, por tanto, el coste de la vacuna.

El problema con los adyuvantes es que a menudo también provocan que el sistema inmunológico desarrolle respuestas indeseables (por ejemplo,  alergias al polen  que circula en el momento de la vacunación o autoinmunidad al tejido humano que se asemeja a partes del antígeno de la vacuna).

3.  En medicina, a menudo resulta caro y lleva mucho tiempo demostrar que un medicamento producirá un beneficio a largo plazo. Por esta razón, en su lugar se evalúan “marcadores sustitutos”, cambios que aparecen rápidamente y que se  supone  que se correlacionan con mejores beneficios para la salud. Desafortunadamente, en muchos casos, los cambios en los mercados sustitutos en realidad no se correlacionan con un beneficio tangible.

En el siguiente video queda demostrado que la vacuna Gardasil contra el VPH, en los ensayos clínicos realizados por el fabricante (Merck) causó que 1 cada 40 vacunadas contrajeran una enfermedad autoinmune que podría durar toda la vida. www.bitchute.com/video/qF54EmZg3MRt/ comprobar con el prospecto de la propia vacuna en: https://www.fda.gov/media/74350/download

La respuesta al peligro celular, CDR

• La respuesta celular al peligro (Cell Danger Response CDR). La respuesta celular al peligro es una adaptación conservada evolutivamente que las células utilizan para protegerse de los factores estresantes ambientales. Las mitocondrias organizan la CDR detectando primero una amenaza y luego pasando de alimentar la célula a apagarla para protegerla del peligro. Muchas enfermedades complejas son el resultado de una CDR sostenida crónicamente que impide que las células funcionen normalmente. Las terapias que abordan la CDR suelen ser necesarias para tratar una variedad de enfermedades complejas como el síndrome de fatiga crónica, el autismo y las lesiones causadas por la vacuna COVID-19.

• Los enfoques existentes para tratar una CDR persistente localizada en un tejido específico (algo que a menudo es necesario para curar lesiones que de otro modo serían crónicas).

Métodos para tratar una CDR sostenida sistémica  (p. ej., lesiones por vacuna contra la proteína de pico o spike).

Dado que una CDR persistente es a menudo la causa subyacente de una variedad de enfermedades crónicas y deterioros funcionales que afectan significativamente la calidad de vida del individuo, la CDR proporciona un contexto útil para comprender por qué tantas cosas diferentes pueden causar la misma enfermedad y por qué el mismo desencadenante. Puede causar muchas enfermedades diferentes, muchas de las cuales persisten años después de que el desencadenante inicial haya desaparecido. Esta sección es un resumen abreviado de esos tres artículos citados sobre el CDR.

Cuando las células se ven amenazadas por algo en su entorno, a menudo cambian a un modo defensivo en el que intentan protegerse en lugar de realizar sus funciones normales. Este proceso está orquestado por las mitocondrias, que pasan de proporcionar la energía para alimentar a la célula a una forma inflamatoria que produce los metabolitos necesarios para defender a la célula.

Cuando se activa la CDR, debe pasar por una fase inflamatoria (CDR1), seguida de una fase proliferativa y regenerativa (CDR2), y luego una fase integrativa donde la célula retoma gradualmente su función normal (CDR3) y luego sale del CDR. Este ciclo es esencial para la supervivencia del cuerpo humano y muchas terapias funcionan induciéndolo a reparar el tejido. Sin embargo, en muchos casos, cuando se activa la CDR, en lugar de completarse, las células quedan atrapadas en CDR1, CDR2 o CDR3, lo que provoca enfermedades crónicas características de la fase específica de CDR congelada y no resuelta.

El modelo CDR es extremadamente útil en la práctica clínica por varias razones:

• Primero, ayuda a explicar muchos de los misterios del tratamiento de enfermedades crónicas complejas. Un ejemplo clásico sería que los médicos integrativos suelen asumir que la disfunción mitocondrial que ven asociada con una enfermedad crónica es la causa de la enfermedad y, por lo tanto, intentan tratarla proporcionando apoyo mitocondrial, un enfoque que a menudo no funciona o empeora la condición del paciente. .

Nota: Se puede demostrar que cada uno de los genes comunes que se sabe que aumentan considerablemente el riesgo de autismo desempeña un papel en la señalización o el mantenimiento de las CDR. Esto ayuda a explicar por qué se ha descubierto que tantos genes diferentes están relacionados con el autismo y por qué normalmente no causaban autismo hasta que el desencadenante de la vacunación masiva también estaba presente. Asimismo, la amplia gama de anomalías metabólicas observadas en el autismo se superponen con los cambios metabólicos creados por la CDR.

•En segundo lugar, una CDR sostenida suele ser la causa principal de los trastornos autoinmunes. Este es un hecho extremadamente importante pero relativamente desconocido. Por el contrario, los factores que se sabe que desencadenan la autoinmunidad (p. ej., un evento de estimulación inmunológica) a menudo también son «peligros» para las células que desencadenan la CDR.

• En tercer lugar, muchas enfermedades degenerativas (p. ej., Alzheimer o un tendón que no sana) son el resultado de que las células quedan atrapadas en un estado latente donde se apagan y, por lo tanto, no sanan ni reanudan su función normal. Como resultado,  el truco de la medicina regenerativa  para tratar muchas enfermedades crónicas diferentes caracterizadas por una funcionalidad del cuerpo dramáticamente reducida es «despertar las células fuera de la CDR».

•Finalmente, el CDR ayuda a guiar cómo tratar enfermedades crónicas y cómo reconocer qué cosas es importante abordar y cuáles deben dejarse como están porque son simplemente el resultado de la compensación del cuerpo por un problema subyacente.

Nota: Hago referencia principalmente al trabajo del  Dr. Robert Naviaux . Otros también han investigado el proceso que Naviaux denominó CDR y le han dado diferentes nombres.

El autismo, por ejemplo, se caracteriza por células atrapadas en la CDR, y muchos de los enfoques más exitosos que he visto utilizados para tratar el autismo tratan la CDR. Naviaux, a su vez,  realizó múltiples estudios  que demostraron que un fármaco bloqueaba la CDR y, cuando se usaba en animales autistas y luego en seres humanos, mejoraba significativamente la condición mientras el fármaco permanecía activo, un resultado que, hasta donde yo sé, nunca se ha encontrado en ensayos clínicos de cualquier otra terapia para el autismo. Lamentablemente, a pesar de años de investigación sobre este tema, el medicamento es imposible de obtener en Estados Unidos.
Nota: excluyendo el enfoque de Naviaux, todos los métodos que he visto y que creo que mejoraron efectivamente el autismo nunca fueron factibles de probar en un ensayo clínico formal.


Mi renovado interés en el CDR surgió después de ver mejoras rápidas en pacientes con COVID prolongado y con lesiones por vacunas (por ejemplo, alguien que había estado recibiendo oxígeno durante meses y ya no necesitaba oxígeno en cuestión de minutos) gracias a uno de los tratamientos con los que anteriormente habíamos tenido éxito para tratar el COVID grave. -19 casos con. Pasé un tiempo tratando de descubrir por qué podría estar ocurriendo esa mejora y finalmente llegué a la conclusión de que tenía que deberse a que se estaba resolviendo rápidamente una CDR no resuelta.

Dado que se sabe que la CDR se activa por peligros tóxicos para las células (por ejemplo, la proteína de pico), especialmente después de exposiciones celulares repetidas a un peligro (por ejemplo, de ARNm sintético que persiste en el cuerpo y produce continuamente nuevas proteínas de pico peligrosas), esto parecía plausible. Después de comunicarme con algunos expertos destacados en esta área, todos me dijeron que sus pacientes lesionados por vacunas se caracterizaban por una CDR sostenida que no podía resolverse por sí sola. Luego pregunté más y descubrí que  el mismo enfoque que estábamos usando para tratar la CDR  en enfermedades de proteínas de pico también estaba tratando una variedad de trastornos autoinmunes complejos (y de otro modo imposibles de tratar). También tomó un poco más de tiempo, pero finalmente pude encontrar médicos que lo estaban usando para tratar a niños autistas y cada uno informó mejoras notables (muchas de las cuales tenían imágenes de video para corroborar).

Por todas estas razones, creo que una CDR sostenida provocada por el peligro que presentan las vacunas para el cuerpo es un componente central del autismo (los eventos de activación inmune desencadenan la CDR). Sin embargo, si bien abordar la CDR a menudo puede mejorar significativamente las condiciones que causa, el beneficio suele ser temporal a menos que se aborde la causa subyacente para que las células ya no tengan la necesidad de volver a ingresar a la CDR.

Potencial zeta

La mayoría de los fluidos en la naturaleza son coloides (partículas suspendidas en agua). Con un coloide, siempre están en juego dos factores: fuerzas que agrupan las partículas del coloide y fuerzas que las separan (dispersan). En la mayoría de los casos, el principal determinante de la dispersión de un coloide (cuantificada mediante el potencial zeta) es si la carga negativa que rodea a cada partícula es suficiente para evitar que esas partículas se agrupen.

Dado que los fluidos dentro del cuerpo son sistemas coloidales, una vez que el potencial zeta ya no es suficiente para evitar la formación de grumos (aglomeración), los fluidos se solidifican en diversos grados y crean una variedad de problemas para el cuerpo. Esto es más fácil de entender con la sangre, ya que cuando el potencial zeta disminuye, las células sanguíneas se separan del plasma, se agrupan y dejan de fluir con la circulación.

En este punto, creo que el potencial zeta fisiológico es uno de los principales determinantes de la salud. Esto se debe a que muchas enfermedades diferentes (particularmente aquellas que causan que uno sea hospitalizado) resultan de un potencial zeta alterado, y que muchas de las consecuencias del envejecimiento provienen de un deterioro gradual de la capacidad del riñón para mantener el potencial zeta fisiológico. En mi propia práctica, he descubierto  que tratar el potencial zeta  es a menudo una de las cosas más útiles que puedo hacer para los pacientes que se presentan, por lo que las aplicaciones de este concepto son muy amplias.

Cuando comencé a estudiar el COVID-19, me di cuenta de que la enfermedad tenía todos los signos clínicos de ser extremadamente perjudicial para el potencial zeta fisiológico del cuerpo (que creo que es la razón por la que el COVID-19 era a menudo tan peligroso). Después de más investigaciones, llegué a la conclusión de que esto probablemente se debía a que había una fuerte carga positiva en la proteína de pico y, desde entonces, he encontrado  artículos que corroboran esta teoría  y que restaurar el potencial zeta suele ser fundamental para tratar tanto la COVID como las lesiones causadas por la vacuna COVID.

El primero en vincular las lesiones causadas por las vacunas con un potencial zeta deficiente fue  Andrew Moulden . Moulden era un neurólogo (y psiquiatra) canadiense que también tenía una amplia experiencia en investigación (por ejemplo, una maestría y un doctorado) en el desarrollo neurocognitivo de niños y adolescentes, trastornos del comportamiento, evaluación neuroconductual del cerebro y detección de lesiones cerebrales adquiridas.

Moulden observó que los niños vacunados frecuentemente presentaban signos neurológicos de haber sufrido un derrame cerebral después de la vacunación; Desafortunadamente, si bien esos signos a menudo se reconocían en los adultos, generalmente se ignoraban en los niños. Del mismo modo, he visto muchas de las mismas lesiones que describió en niños (especialmente la parálisis del nervio abductor) desarrollarse en amigos míos que recibieron la vacuna COVID-19.

Para intentar explicar estas observaciones, Moulden se basó en décadas de investigaciones previas sobre la aglutinación de la sangre y las diversas enfermedades que causaba (discutidas  aquí ). Concluyó que las vacunas disminuían el potencial zeta del receptor, provocando que su sangre se agrupara y obstruyera la circulación de las regiones del cerebro con el suministro de sangre más débil, provocando así microinfartos que eran demasiado pequeños para detectarlos con técnicas de imagen convencionales. Además, encontró evidencia que sugería que el problema del microaccidente cerebrovascular empeoraba con las activaciones inmunes porque los glóbulos blancos (que son más grandes que los glóbulos rojos) migraban a los vasos sanguíneos pequeños y obstruían su flujo, algo que denominó MASA.

Luego, Moulden trazó los microataques más comunes que ocurrirían (debido a la naturaleza de su suministro de sangre). En este, notó que muchos niños que desarrollaron trastornos neurológicos graves como el autismo mostraban simultáneamente signos clínicos de haber tenido microinfartos, lo que lo llevó a concluir que esos microinfartos estaban causando una variedad de lesiones cerebrales, incluido el autismo  y el SMSL .

Una de las cosas más importantes del modelo de Moulden era que, al igual que la CDR, era un mecanismo universal de daño y otras cosas además de las vacunas (por ejemplo, una infección congénita de rubéola) también podían causar esos peligrosos microinfartos. Además, ciertas vacunas ( Gardasil ,  Anthrax  y, diría yo,  la vacuna original contra la viruela ) tenían una propensión mucho mayor a causar los mismos microataques de los que ahora nos han hecho conscientes las vacunas COVID-19.

Por el contrario, aquellos que ya tenían un potencial zeta alterado eran los que tenían más probabilidades de tener reacciones graves a las vacunas porque no podían tolerar un deterioro adicional de su potencial zeta fisiológico. Esto, por ejemplo, caracterizó a los pacientes que he atendido que fueron ingresados ​​en el hospital por una complicación causada por una vacuna tradicional y por qué los ancianos (que tienen un deterioro básico de su potencial zeta) son mucho más vulnerables a enfermedades como la gripe, que constantemente empeorar el potencial zeta fisiológico, haciendo que los individuos vulnerables superen el umbral de aglomeración que pueden tolerar.

Nota: Después de descubrir este mecanismo de lesión, Moulden cambió su enfoque para tratar de tratarlo, pero poco antes de que había planeado lanzar su tratamiento murió inesperadamente y desde entonces muchos han tratado de descubrir qué había descubierto. Basándome en el estudio de su trabajo y hablando con amigos que lo conocieron poco antes de su muerte, creo que el enfoque de Moulden se basó en restaurar el potencial zeta de los niños lesionados por vacunas, algo  que es mucho más fácil de hacer con las herramientas disponibles ahora  que con las que se conocían. cuando Moulden todavía estaba vivo.

Mis colegas que trabajan activamente con la CDR en la práctica creen que va de la mano con el potencial zeta y que la CDR a menudo no se puede tratar a menos que se aborde el estancamiento de líquido dentro del paciente (p. ej., Lyme y las micotoxinas frecuentemente causan estancamiento porque sus cargas positivas alterar el potencial zeta). Además, en muchos casos, la pérdida de flujo sanguíneo o drenaje del tejido puede ser suficiente para desencadenar la CDR. En general, mis colegas creen que uno de los mayores descuidos terapéuticos cometidos por los médicos integrativos que trabajan con enfermedades complejas es la incapacidad del médico para abordar el estancamiento linfático que resulta de un colapso potencial zeta en sus pacientes.

Nota: Si bien el tratamiento de la CDR mejorará muchos síntomas de una enfermedad, especialmente si el desencadenante de la CDR (p. ej., una infección crónica) todavía está presente y también se trata, tratarla no abordará el daño existente, como el causado anteriormente por microgolpes. Esta es la razón por la que los estudios en animales que realizó Naviaux encontraron que su medicamento mejoraba muchos síntomas del autismo, pero no mejoraba los resultantes del tejido cerebral dañado y perdido. Del mismo modo, mis colegas han descubierto que muchos de los síntomas centrales del autismo pueden mejorarse con enfoques dirigidos al CDR o potencial Zeta, que reactiva las células cerebrales inactivas, pero es mucho más difícil tratar déficits neurológicos específicos resultantes de microinfartos cerebrales previos.

También creo que la alteración del potencial zeta va de la mano con la autoinmunidad. Esto se debe a que:

•El sistema de diagnóstico existente que mejor encapsula el potencial zeta alterado es la “estasis sanguínea” de la Medicina Tradicional China. La medicina tradicional china vincula la estasis sanguínea con una variedad de afecciones autoinmunes.

•El estancamiento linfático provocará autoinmunidad. Creo que una razón clave por la que la estasis sanguínea está relacionada con la autoinmunidad es porque la estasis linfática existirá en paralelo a la estasis sanguínea, ya que ambas resultan del mismo potencial zeta fisiológico alterado.

•Los estados inflamatorios (como lo muestra la prueba de VSG) reducen el potencial zeta de la sangre.

•La activación inflamatoria desencadena MASA que crea microinfartos, especialmente en situaciones de potencial zeta pobre.

•El aluminio, el adyuvante de vacunas más comúnmente utilizado, es también el elemento con el mayor efecto adverso sobre el potencial zeta (la capacidad coagulante del aluminio es órdenes de magnitud mayor que la de cualquier otro elemento).

•Sospecho que la capacidad del aluminio para alterar el potencial zeta es la razón por la que funciona como un adyuvante tan eficaz. Esto se debe a que muchos organismos infecciosos también crean una alteración localizada del potencial zeta y, por tanto, cualquier alteración del potencial zeta sirve como una señal universal para activar el sistema inmunológico.

Nota: una de las razones por las que el aluminio es tan problemático es porque los macrófagos lo tratan como un microbio invasor y se lo comen. Sin embargo, como no pueden digerirlo, los macrófagos mantendrán el aluminio en su interior y eventualmente lo depositarán en partes específicas del cuerpo (por ejemplo, donde el macrófago finalmente muere).

Por razones que no se comprenden del todo, los macrófagos concentran predominantemente aluminio en tejidos críticos del cuerpo (p. ej., el cerebro y el bazo) y es más probable que lo hagan cuando se utilizan dosis más pequeñas de aluminio, lo que permite que una pequeña dosis de aluminio se absorba. convertirse en una dosis tóxica. Un problema importante con las terapias génicas tanto con aluminio como con ARNm es que no obedecen los supuestos clásicos de la toxicología (por ejemplo, que la toxicidad aumenta directamente en proporción a la dosis inicial).

Actualmente, creo que la razón por la cual tanto el potencial zeta como la CDR son causas tan frecuentes de enfermedades crónicas es porque cada uno evolucionó en una era en la que teníamos muchos menos factores estresantes en nuestro sistema. En el caso de la CDR, si bien es protectora, si se activa repetidamente, es más probable que las células queden atrapadas en la CDR. Si bien en el pasado fue útil una mayor sensibilidad a los peligros ambientales, dado que ahora estamos expuestos a demasiados factores desencadenantes de la CDR, muchos están ahora en diversos grados atrapados en la CDR.

En el caso del potencial zeta, lo ideal es que el cuerpo tenga un potencial zeta ligeramente por encima del umbral que provocará que la sangre se aglutine y luego se coagule, ya que esto evita hemorragias que de otro modo serían fatales. Sin embargo, debido a que estamos expuestos a tantas toxinas disruptivas con potencial zeta (por ejemplo, el aluminio en nuestro entorno), la carga negativa que nuestros cuerpos evolucionaron para contener a menudo ya no es suficiente para mantenernos por encima del umbral crítico de aglomeración.

Además, creo que los tres mecanismos descritos aquí (inflamación, CDR no resuelta y potencial zeta alterado) también son las causas principales del envejecimiento. Hasta este punto, uno de los efectos secundarios más comunes de una lesión por la vacuna COVID-19 son aquellos individuos que informan que parecía que sus cuerpos habían envejecido significativamente, algo que también observaron los patólogos que realizaron autopsias a personas muertas por el COVID-19. vacunas.

Conclusión

Muchos han argumentado que una epidemia de trastornos neurológicos y autoinmunes caracteriza la era moderna. Por ejemplo :

Bajo el liderazgo del Dr. Fauci, las enfermedades alérgicas, autoinmunes y crónicas que el Congreso encargó específicamente al NIAID investigar y prevenir, se han multiplicado hasta afectar al 54 por ciento de los niños, frente al 12,8 por ciento cuando asumió el control del NIAID en 1984.

Uno de los principales culpables de este cambio fue  una Ley de Vacunas de 1986  que incentivó la entrada al mercado de una avalancha de vacunas infantiles inseguras:

Nota: desde entonces, el calendario de vacunas se ha actualizado para incluir vacunas infantiles injustificables contra la COVID-19. Aún no está claro cuántas dosis se necesitarán (actualmente son 2 o 3, pero la COVID-19 podría convertirse fácilmente en otra vacunación anual).

Normalmente, cuando un fármaco daña a alguien, es relativamente sutil y, por tanto, difícil de reconocer. La mejor manera que se me ocurre para describir el proceso es con este gráfico:

Normalmente, dependeríamos de grandes estudios de investigación para determinar si un producto farmacéutico en realidad estaba causando “reacciones moderadas”. Desafortunadamente, debido a la corrupción sistémica en la ciencia médica, casi nunca se publican datos que muestren que un producto farmacéutico lucrativo está perjudicando a un gran número de personas.

En cambio, a menudo sólo podemos reconocer la presencia de reacciones graves e inequívocas (como la epidemia de muertes súbitas en atletas sanos) para darnos pistas sobre el daño de un fármaco. Es de vital importancia reconocer esas reacciones graves porque, como muestra la curva anterior, son la punta del iceberg e indican que también están ocurriendo un número mucho mayor de reacciones menos graves.

Por ejemplo, si bien se sabe que las vacunas contra la COVID-19 provocan coágulos sanguíneos mortales en el cerebro, lo que se aprecia menos son los efectos generalizados que han tenido en la función cognitiva general (algo que generalmente se reconoce que disminuye con la edad como resultado de una mala circulación sanguínea). fluye hacia el cerebro). Muchas personas (incluidos numerosos colegas médicos) que conozco han informado de deterioro cognitivo después de la vacuna contra la COVID y también he observado esto en muchos colegas que todavía apoyan la vacuna. Del mismo modo, de vez en cuando escucho hablar de un deterioro cognitivo significativo en una persona mayor después de recibir una vacuna tradicional.

Recientemente, me enteré de que el sistema de salud de los Países Bajos había descubierto que desde que se implementaron las vacunas contra el COVID,  hubo un aumento del 24 %  en las visitas al médico por problemas de memoria y concentración en adultos (el aumento varió del 18 % al 40 % según la edad). Este es un aumento absolutamente masivo (que se analiza más adelante  aquí ) y ayuda a ilustrar un ejemplo de la vida real de la curva de campana de lesiones farmacéuticas.

A las personas que son más sensibles a las toxinas (y que probablemente tengan una reacción grave) se les suele denominar “ canarios en las minas de carbón ”. Creo que si como sociedad consideráramos las reacciones graves que esos canarios han experimentado a causa de los productos farmacéuticos en lugar de ignorarlas o  ignorarlas , la salud de la nación mejoraría dramáticamente ya que no tendríamos que lidiar con un número mucho mayor de personas moderadas. Lesiones ocultas dentro de la curva de campana.

El autismo es un ejemplo crítico, ya que los casos regresivos graves causados ​​por la vacunación representan los extremos visibles de la lesión, mientras que también se producen lesiones neurológicas mucho más moderadas causadas por las vacunas en toda la población (incluidas formas menos graves de autismo; de ahí que ahora se le denomine “autismo”). trastorno del espectro”). Por ejemplo, muchos de los mismos mecanismos que causan el autismo, cuando se les permite actuar durante un período más lento,  son las causas más probables de la enfermedad de Alzheimer (por ejemplo, también se encuentran  concentraciones elevadas de aluminio  en esos cerebros ). Del mismo modo, una de las lesiones trágicas más comunes de la vacuna COVID-19 es el rápido deterioro cognitivo en personas mayores después de la vacunación, que luego generalmente se descarta como Alzheimer y nunca se investiga más a fondo.

Al igual que el autismo,  existen muchos tratamientos efectivos  para la enfermedad de Alzheimer (por ejemplo,  tratar la CDR  o  restaurar la circulación de fluidos en el cerebro ), pero como ninguno de ellos gira en torno al uso de drogas lucrativas, todos han sido barridos bajo la alfombra. Tengo la más sincera esperanza de que la necesidad de abordar las graves consecuencias de las vacunas contra la COVID-19 en toda la población haga que el mundo esté abierto a analizar las consecuencias mucho más amplias del programa de vacunación y lo que se puede hacer para curar la enfermedad cada vez mayor. daño que ha causado a la sociedad.

El Dr. Eduardo Yahbes de Argentina, dijo que «las vacunas pueden causar autismo» agregó que hay muchos otros factores de tipo tóxico que pueden estar cusando este daños de autismo regresivo.

Dr. Eduardo Yahbes: «Las vacunas pueden causar autismo» https://www.bitchute.com/video/C3gIQcXUkCQO/

Artículos relacionados, ver más aqui: https://cienciaysaludnatural.com/category/autismo/

Colabore por favor con nosotros para que podamos llegar a más personas: contribución en mercado pago o paypal por única vez, Muchas Gracias!

10.000$ar https://mpago.la/1srgnEY
5.000$ar https://mpago.la/1qzSyt9
1.000$ar  https://mpago.la/1Q1NEKM
Via PAYPAL: Euros o dólares click aqui
Solicite nuestro CBU contactenos

Dr. Bernad Rimnland , Epidemia de Autismo causada por vacunas en evidencia https://www.bitchute.com/video/IpxUsAmuJs8K/